Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 106. Lunes 14 de Agosto de 1995 - 1687

III. OTRAS RESOLUCIONES - C.Política Territorial

1687 - RESOLUCIÓN de 19 de junio de 1995, de la Dirección General de Urbanismo, por la que se hace público el Acuerdo de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias de 25 de mayo de 1995, de Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto denominado “Plan Parcial El Salobre”, término municipal de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), promovido por la Corporación Local.

Descargar en formato pdf

En ejecución de la legislación aplicable, por la presente,

R E S U E L V O:

Ordenar la inserción en el Boletín Oficial de Canarias del Acuerdo de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, en sesión celebrada el 25 de mayo de 1995, de Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto denominado “Plan Parcial El Salobre”, promovido por la Corporación Local, en el término municipal de San Bartolomé de Tirajana, cuyo texto figura como anexo.

Las Palmas de Gran Canaria, a 19 de junio de 1995.- El Director General de Urbanismo, Faustino García Márquez. A N E X O

La Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, en sesión celebrada el 25 de mayo de 1995, adoptó, entre otros, el siguiente Acuerdo:

Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto denominado “Plan Parcial El Salobre”, término municipal de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), promovido por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

PROCEDIMIENTO

La Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, y el Real Decreto-Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, y su Reglamento de ejecución aprobado por el Real Decreto 1.131/1988, de 30 de septiembre, establecen la obligación de formular la Declaración de Impacto Ambiental, con carácter previo a la resolución administrativa que se adopte para la realización, o, en su caso, autorización de las obras, instalaciones o actividades comprendidas en los anexos a las citadas disposiciones.

El proyecto consiste en la elaboración de un Plan Parcial, “El Salobre”, sobre terreno apto para urbanizar (S.A.U.), según las Normas Subsidiarias del municipio de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) aprobadas el 22 de julio de 1986.

Las características principales del proyecto se recogen en el anexo I que forma parte del expediente.

Realizado y firmado por D. Francisco J. González González-Jaraba (Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos) y por D. Guillermo Morales Matos (Geógrafo), el Estudio de Impacto Ambiental fue sometido al trámite de información pública mediante anuncio de 13 de diciembre de 1993 que se publicó en el Boletín Oficial de Canarias nº 2, de 5 de enero de 1994, en cumplimiento de lo establecido en los artículos 28.2 de la Ley 11/1990 y 15 del Reglamento citado.

En virtud del artículo 29.1 de la Ley 11/1990 y el artículo 16 del Reglamento, el Secretario de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias remitió con fecha 3 de marzo de 1994 el Estudio de Impacto Ambiental (E.I.A.). Conforme a lo dispuesto en los artículos 29.3 de la Ley 11/1990 y 17 del Reglamento, la Viceconsejería de Medio Ambiente devuelve el E.I.A. al Secretario de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias con fecha 21 de abril de 1994, al no cumplir el contenido mínimo establecido en el artículo 13.2 de la Ley 11/1990, considerando a su vez someter nuevamente el E.I.A. a información pública. El 11 de noviembre de 1994, fue recibido en la Viceconsejería de Medio Ambiente el E.I.A. modificado. Con fecha posterior de 7 de diciembre de 1994, se recibió copia de la Memoria del Plan Parcial y las alegaciones obrantes en el expediente y, posteriormente, el 12 de diciembre de 1994, el Texto Refundido del Plan Parcial El Salobre.

En virtud de lo establecido en el artículo 29.3 de la Ley 11/1990, la Viceconsejería de Medio Ambiente solicitó nuevamente al promotor información adicional con objeto de evaluar correctamente el E.I.A. La documentación fue recibida el 13 de marzo de 1995 en contestación al requerimiento anterior, y realizada por D. Eric Landrau Potier (Geólogo) y D. Rosendo Jesús López López (Biólogo).

Los aspectos más destacados del referido Estudio y de la documentación que recoge las aclaraciones solicitadas, así como las consideraciones que sobre el mismo realizó la Viceconsejería de Medio Ambiente se recogen en el anexo II que forma parte del expediente. En consecuencia, la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el artículo 20.3.a) de la Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, así como los artículos 4, 16.1 y 18 del Reglamento para la ejecución del Real Decreto-Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, aprobado por el Real Decreto 1.131/1988, de 30 de septiembre, formula, a los solos efectos ambientales, la siguiente Declaración de Impacto Ambiental sobre el Estudio de Impacto Ambiental del “Plan Parcial El Salobre”, término municipal de San Bartolomé de Tirajana, promovido por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

CONTENIDO DE LA PROPUESTA DE DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

En aplicación de la Disposición Transitoria Tercera de la Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, y, de forma supletoria, lo dispuesto en el artículo 18 del Reglamento para la ejecución del Real Decreto-Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, aprobado por el Real Decreto 1.131/1988, se emite la siguiente Declaración de Impacto Ambiental:

A) El título del proyecto presentado para su evaluación es Plan Parcial El Salobre. B) El ámbito territorial de actuación es {REF en terrenos situados en la zona conocida por “El Salobre”, cercana a la zona urbana del Tablero de Maspalomas y a unos 3 km del suelo turístico de Maspalomas}, en el término municipal de San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria.

C) El proyecto es promovido por el Excmo. Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

D) El autor del proyecto es D. Francisco J. González González-Jaraba (Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos).

E) Los autores del Estudio de Impacto Ambiental son D. Francisco J. González González-Jaraba (Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos) y D. Guillermo Morales Matos (Geógrafo).

Los autores de la documentación en la que se recogen las aclaraciones del Es.I.A. son D. Eric Landrau Potier (Geólogo) y D. Rosendo Jesús López López (Biólogo). F) Al proyecto presentado se le ha aplicado la categoría de Evaluación de Impacto Ambiental.

G) La evaluación conjunta del impacto ambiental previsible, tomada del Estudio de Impacto Ambiental presentado, resulta ser poco significativa.

H) La resolución de este órgano ambiental actuante sobre la Declaración de Impacto Ambiental solicitada resulta ser condicionada.

I) La presente Declaración de Impacto Ambiental, en aplicación del artículo 18.3 de la Ley Territorial 11/1990, tiene carácter vinculante.

J) Se ha considerado oportuno hacer las siguientes consideraciones:

El Estudio de Impacto Ambiental (Es.I.A.) presentado, si bien se ajusta al contenido mínimo exigido por el artículo 13 de la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, sus contenidos no se adecúan al tipo de proyecto que se ha de evaluar, un Plan Parcial.

El Plan Parcial no presenta tratamientos de borde con ningún suelo rústico, deficiencia que no es superada tampoco por el Es.I.A.

En el Es.I.A. se mantienen algunas indefiniciones debido a las características del proyecto puesto que al tratarse de un instrumento de planificación de desarrollo y no de un proyecto de ejecución, no resuelve algunos aspectos constructivos, y a que los autores del Es.I.A propiamente dicho y del anexo que recoge las aclaraciones solicitadas son distintos. Por todo ello, para poder considerar el proyecto ambientalmente viable, deben cumplirse las condiciones expuestas en el apéndice de condicionantes.

K) Los órganos ambientales oídos, según la definición expresa del artículo 19.1 de la Ley Territorial 11/1990, son:

1) Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

2) Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Canarias.

3) Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

L) El órgano ambiental actuante es la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias (C.U.M.A.C.).

APÉNDICE DE CONDICIONANTES

1. Al objeto de evitar el incremento del impacto paisajístico motivado por la ejecución de edificaciones en los márgenes del Sector, en las parcelas con Ordenanza R2 y R3 que limiten con el suelo rústico y siempre y cuando no se trate de regularizar situaciones de hecho a través de la normativa, se deberá establecer un retranqueo respecto a este borde superior al resto, y limitar las condiciones de vallado.

2. Dada la fragilidad de la cabecera del Barranco del Negro, las parcelas destinadas a R2 en dicho emplazamiento deberán ser objeto de un tratamiento especial que contemple el que la ejecución del proceso edificatorio conlleve un volumen mínimo de movimientos de tierra a efectuar, y, al objeto de no interrumpir la dinámica hidrológica, se debe adoptar un sistema adecuado de canalización de las aguas pluviales, así como evitar construir muros que obstaculicen la circulación del agua.

Por la misma razón, las superficies de estas parcelas que presenten pendientes acusadas y no sean objeto de edificación, deberán quedar libres de intervención a fin de facilitar su regeneración natural.

3. Con el fin de adaptar las construcciones al paisaje, conseguir una mayor integración en el medio y disminuir el impacto paisajístico: a) se deberán utilizar en los acabados exteriores colores que faciliten su integración en el mismo; b) las cubiertas no podrán superar un ángulo de 30º ni una altura máxima de alero a cumbrera de dos metros; c) se deberá impedir la repetición sistemática y regular del mismo modelo de vivienda incluso en promociones unitarias; d) se deberá promover la adaptación de las edificaciones a la tipología del terreno.

4. En la parcela destinada a servicios se deberá eliminar como uso tolerado la instalación de una Estación de Servicio (Gasolinera).

5. A fin de evitar impactos negativos, las partes de la red de saneamiento que se prevén discurran fuera del Plan Parcial deberán enterrarse, reponiendo el terreno a su estado natural.

6. Con objeto de conocer los impactos ocasionados por la instalación del colector, el cual discurrirá por el barranco y transportará las aguas residuales hasta la estación depuradora del Tablero, en el Proyecto de Urbanización se deberá concretar su colocación respecto de la rasante del terreno, así como señalar su trazado en plazo a escala adecuada.

7. En el mismo Proyecto, y a fin de conocer los impactos que generará el depósito regulador de aguas del Lomo de Los Pajaritos, se deberán especificar las características del mismo (materiales de construcción, dimensiones, aspecto de las partes visibles al exterior, etc.), indicándose además si se prevé su enterramiento.

8. Con objeto de minimizar los efectos erosivos producidos por el desagüe de las aguas pluviales a los Barrancos de Chamoriscán y El Negro, las bocas de los colectores deberán colocarse de tal forma que los caudales vertidos se efectúen sobre roca viva.

9. A fin de evitar la propagación no deseable de especies vegetales exóticas fuera del ámbito del Plan Parcial, los ejemplares que sean implantados en las zonas ajardinadas y en las zonas verdes y aquellos que conformen los posibles setos vegetales de las fincas, deberán ser preferentemente especies autóctonas que se encuentren en el ámbito geográfico de actuación.

Una vez efectuado el trasplante de los ejemplares autóctonos afectados por las obras y en el caso de no resultar suficientes para completar la plantación, los ejemplares habrán de proceder de vivero autorizado.

De emplearse ejemplares de las especies exóticas señaladas en el listado adjuntado en el Estudio de Impacto Ambiental (Es.I.A.), deberán tomarse las medidas necesarias para evitar la citada propagación. En ningún caso se llevarán a cabo plantaciones de especies exóticas en los límites del Plan.

10. Se deberá recoger en la normativa del Plan la obligatoriedad de destinar al menos el 50% de las parcelas residenciales no edificadas a la creación de jardines, considerando lo señalado en el punto anterior y procurando que los mismos posean un marcado carácter de naturalidad.

Para las parcelas destinadas a R2 en la cabecera del Barranco del Negro, se estará a lo dispuesto en el punto 2 de este condicionado.

11. Las plantaciones a efectuar en las zonas verdes con las especies autóctonas no deberán ser en ningún caso lineales sino formar pequeñas asociaciones, rodales o bosquetes con el fin de que la morfología resultante tenga un aspecto de mayor naturalidad.

12. Se deberán ejecutar las zonas verdes y sus ajardinamientos en la primera etapa del mismo.

Por esta razón, las capas de suelo vegetal deberán ser trasladadas a dichas zonas una vez hayan sido extraídas, evitándose así el riesgo de pérdida de su calidad por amontonamiento.

13. El Proyecto de Urbanización deberá incorporar el listado exhaustivo de las especies vegetales a emplear en las distintas zonas ajardinadas, su procedencia, número y el sistema de plantación a emplear, puesto que de todo ello dependerá en gran medida su éxito.

14. Los abonos químicos y productos fitosanitarios a emplear en las zonas verdes deberán ser tales que una vez elegida su materia activa y formulación, el grado de toxicidad resultante para el hombre y la fauna terrestre y acuícola sea bajo, estándose a lo dispuesto en la legislación vigente en la materia.

Los envases, considerados como residuos tóxicos y peligrosos, deberán ser destinados a gestor autorizado.

15. Se deberán aportar las características (pendientes, alturas, etc.) de los taludes resultantes como consecuencia de los movimientos de tierra a efectuar. Asimismo, se incorporarán los tratamientos previstos para su recuperación, los cuales deberán garantizar no sólo la estabilidad de los mismos sino también su integración paisajística.

Esta consideración resultará de aplicación a lo establecido en el punto 2 de este condicionado.

16. Con objeto de proteger las especies de avifauna de la zona, deberá efectuarse una prospección del terreno previa al comienzo de las obras, procediéndose a trasladar los nidos que pudieran encontrarse a otros hábitats similares en los que se pueda garantizar su conservación.

Para no interferir el vuelo nocturno de las aves que nidifican en las zonas aledañas, en el alumbrado exterior se emplearán lámparas de vapor de sodio. Las características técnicas de las mismas, así como del aparallaje y del báculo, cumplirán con la norma DIN 5044, y tendrán un índice de deslumbramiento kb1. La altura del báculo no superará los cuatro metros.

El diseño de las luminarias deberá ser tal que impida la dispersión del haz luminoso, concentrándolo en el suelo.

17. El Proyecto de Urbanización deberá tener previstas las zonas temporales que actuarán como centros de acopio de materiales, de distribución de las obras y de recepción de maquinaria.

En cualquier caso, estos centros se ubicarán en parcelas cuyo destino definitivo sea la edificación y su acceso se efectuará a través de la red viaria existente.

18. El Proyecto de Urbanización deberá recoger todas las medidas protectoras, correctoras y compensatorias propuestas en el Es.I.A., siempre y cuando no vayan en contra de este condicionado. 19. Se deberá remitir, a la Viceconsejería de Medio Ambiente de la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias, certificación anual de la Concejalía de Urbanismo de haber realizado un seguimiento de la adecuación del Plan a los condicionantes especificados en esta Declaración.

20. El contenido de los condicionantes de esta Declaración deberá formar parte del Proyecto de Urbanización. Asimismo, el Proyecto de Urbanización y el de Ajardinamiento, antes de su aprobación definitiva, se remitirán a la Viceconsejería de Medio Ambiente que deberá informar sobre el grado de cumplimiento de lo dispuesto en este condicionado.

No se podrá iniciar ningún tipo de obra sin que se hayan realizado todos los estudios requeridos en esta Declaración de Impacto y adoptadas todas aquellas medidas correctoras previstas que garanticen la viabilidad ambiental del desarrollo de esta actividad en este área.

Del examen de la información adicional solicitada en esta Resolución, la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias podrá establecer nuevos condicionantes y/o modificaciones de los previstos, en función de la consecución de los objetivos ambientales que persigue la presente Declaración de Impacto Ambiental.

Contra este acto, que agota la vía administrativa, cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante la Sala correspondiente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a partir de su notificación, en virtud de lo dispuesto en el artículo 58 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, en relación al artº. 8 del Decreto 164/1994, de 29 de julio, por el que se adaptan los procedimientos administrativos de la Comunidad Autónoma a la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

© Gobierno de Canarias