Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 024. Viernes 3 de febrero de 2023 - 386

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

III. Otras Resoluciones - Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial

386 DECRETO 11/2023, de 26 de enero, por el que se excluyen del procedimiento de evaluación de impacto ambiental los proyectos denominados “Nueva celda de transición en el Complejo ambiental de Los Morenos en la isla de La Palma”, “Proyecto constructivo de mejora en la planta de clasificación del Complejo ambiental de Los Morenos. Instalación prensa de rechazos” y “Proyecto básico de instalación de una planta de lixiviados en el Complejo ambiental de Los Morenos”, promovidos por el Cabildo Insular de La Palma, en el término municipal de Villa de Mazo, isla de La Palma.

15 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 287.81 Kb.
BOC-A-2023-024-386. Firma electrónica - Descargar

Visto que con fecha 14 de diciembre de 2020 se emite Declaración de Impacto Ambiental por la Comisión de Evaluación de Impacto Ambiental del Cabildo Insular de La Palma como órgano ambiental actuante, del proyecto denominado “Complejo medioambiental de Mazo para el tratamiento de residuos de la isla de La Palma” en cumplimiento de la Sentencia 55/2014, del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (recurso contencioso‐administrativo nº 166/2012).

Visto que mediante Resolución de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático nº 136, de 28 de mayo de 2021, se otorgó autorización ambiental integrada a la instalación denominada “Complejo Ambiental de Tratamiento de Residuos Los Morenos”, situado en el término municipal de Villa de Mazo, cuyo titular es el Cabildo Insular de La Palma. Posteriormente, mediante Resolución nº 296, de 14 de octubre de 2021, de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica, se modifica la autorización ambiental integrada de dicha instalación.

Mediante escrito del Presidente del Cabildo Insular de La Palma, de 4 de agosto de 2022, se remite a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, el Acuerdo adoptado en Consejo de Gobierno Insular, en sesión ordinaria celebrada el 29 de julio, en el que se propone:

“Primero.- Comunicar, como entidad operadora del Complejo Ambiental Los Morenos y en aplicación de lo previsto en los artículos 9.2 y 17.4 de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental, a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente la amenaza inminente de daño ambiental y para la salud pública que se puede ocasionar como consecuencia del agotamiento apremiante de la capacidad de vertido del citado complejo ambiental, sin tener disponible una nueva celda.

Segundo.- Solicitar a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias la exclusión del procedimiento de evaluación ambiental del Proyecto constructivo de las obras de la Nueva celda de vertido del Complejo ambiental de Los Morenos (isla de La Palma) y el Proyecto constructivo de mejora en la planta de clasificación del Complejo ambiental de Los Morenos (isla de La Palma) Instalación de prensa de rechazos estableciendo las medidas y condicionantes ambientales que estime pertinentes …”

Vistos los escritos de 24 de octubre de 2022 y de 24 de noviembre de 2022, de la Titular del Área de Seguridad, Emergencias, Participación Ciudadana, Medio Ambiente, Servicios y Cambio Climático del Cabildo Insular de La Palma, en los que se comunica, por un lado que “... el día 3 de octubre de 2022 se procedió a dictar por parte del Presidente del Cabildo Insular de La Palma el Decreto nº 2022/9221, conforme al cual se procede a declarar, conforme a lo previsto en los artículos 9.2 y 17.4 de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental, la amenaza inminente de daño ambiental y para la salud pública que se puede ocasionar como consecuencia de riesgo de desbordamiento de lixiviados en el Complejo Ambiental de Los Morenos,…” y por otro, se solicita “...la Exclusión de evaluación ambiental del Proyecto Básico de instalación de una Planta de Lixiviados en el Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma)”, remarcando que “Dicha actuación es indispensable para asegurar la no producción de daño medioambiental y por tanto revestida de la misma excepcionalidad que las actuaciones que ya han sido comunicadas: la construcción de una nueva celda de vertido (celda de transición) y la instalación de una prensa de rechazos y enfardadora de film, todo ello desde el punto de vista del artículo 8 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental”.

Resultando que el artículo 9.1 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, establece que los proyectos incluidos en el ámbito de aplicación de dicha Ley que puedan tener efectos significativos en el medio ambiente, en virtud, entre otras cosas, de su naturaleza, dimensiones o localización, deberán someterse a una evaluación ambiental antes de su autorización, o bien, si procede, antes de la presentación de una declaración responsable o de una comunicación previa. Asimismo, aquel precepto establece que carecerán de validez los actos de adopción, aprobación o autorización de los planes, programas y proyectos que, estando incluidos en el ámbito de aplicación de dicha Ley, no se hayan sometido a evaluación ambiental, sin perjuicio de las sanciones que, en su caso, puedan corresponder.

Los proyectos denominados “Nueva celda de transición en el Complejo ambiental de Los Morenos en la isla de La Palma”; “Proyecto constructivo de mejora en la planta de clasificación del Complejo ambiental de Los Morenos. Instalación prensa de rechazos”; y “Proyecto básico de instalación de una planta de lixiviados en el Complejo ambiental de Los Morenos” se encuentran comprendidos en el Anexo I de la Ley 21/2013, concretamente, en el Grupo 8. Proyectos de tratamiento y gestión de residuos, apartado c) “Vertederos de residuos no peligrosos que reciban más de 10 t por día o que tengan una capacidad total de más de 25.000 t, excluidos los vertederos de residuos de inertes”. De ahí que, en aplicación de lo previsto en el artículo 7.1.a) de la referida norma legal, el mismo debiera someterse a evaluación de impacto ambiental ordinaria.

No obstante, el artículo 8.3 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, establece que el Consejo de Ministros, en el ámbito de la Administración General del Estado, o en su caso, el órgano que determine la legislación de cada Comunidad Autónoma, en su respectivo ámbito de competencias, podrá, a propuesta del órgano sustantivo, en supuestos excepcionales y mediante acuerdo motivado, excluir un proyecto determinado de la evaluación de impacto ambiental, cuando su aplicación pueda tener efectos perjudiciales para la finalidad del proyecto, o aquellos proyectos que consistan en obras de reparación o mejora de infraestructuras críticas, definidas en la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas, que hayan sido dañadas como consecuencia de acontecimientos catastróficos o cuyo refuerzo sea necesario para garantizar la seguridad nacional.

Para los casos en que se recurra a esta posibilidad excepcional, el artículo 8.4 de la citada Ley establece que el Consejo de Ministros en el ámbito de la Administración General del Estado o, en su caso, el órgano que determine la legislación de cada Comunidad Autónoma en su respectivo ámbito de competencias, decidirá en el acuerdo de exclusión si procede someter el proyecto a otra forma alternativa de evaluación que cumpla los principios y objetivos de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, y que realizará el órgano sustantivo.

Asimismo, dicho precepto establece que el órgano sustantivo publicará el acuerdo de exclusión y los motivos que lo justifican en el Boletín Oficial del Estado o diario oficial correspondiente. Adicionalmente, pondrá a disposición del público la información relativa a la decisión de exclusión y los motivos que la justifican, y el examen sobre las formas alternativas de evaluación del proyecto excluido; debiendo en todo caso comunicar dicha información a la Comisión Europea, con carácter previo a la autorización del proyecto.

En el ámbito de la legislación canaria, este mecanismo de exclusión de la evaluación de impacto ambiental de proyectos ha sido desarrollado en la disposición adicional primera, apartado 5, de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias, que dispone que el Consejo de Gobierno, mediante acuerdo motivado, podrá excluir de evaluación ambiental aquellos proyectos que tengan por objeto la ejecución de obras de restauración del medio físico degradado como consecuencia de acontecimientos catastróficos o derivados de situaciones que pongan en grave peligro la seguridad y salud de la ciudadanía.

Considerando que nos encontramos ante una situación que pone en grave peligro la salud de la ciudadanía en la isla de La Palma y visto el Acuerdo del Consejo de Gobierno Insular de fecha 29 de julio de 2022 en relación al “Proyecto constructivo de las obras de la nueva celda de vertido del Complejo ambiental de Los Morenos”, que señala en antecedente décimo:

“… La situación actual de la celda de vertido en explotación es crítica, ya que se está alcanzando la cota máxima de vertido, por lo que es necesario ejecutar una nueva celda de vertido que garantice la posibilidad de depositar de forma controlada los residuos no peligrosos y no valorizables. La rápida ejecución de este proyecto es necesaria para evitar los efectos perjudiciales del mal funcionamiento del Complejo Ambiental de Los Morenos.

Es decir, el volumen de vida útil de la actual celda de vertido es insuficiente para cubrir las necesidades de vertido durante los meses necesarios para realizar el trámite de evaluación ambiental del proyecto y la ejecución de la obra. Se estima que la vida útil del depósito de residuos es de unos 6 meses, momento a partir del cual no se podrán realizar depósitos de residuos en dicha celda. Esta colmatación de la celda generará una potencial situación de emergencia con un grave impacto para la salud pública, y el medio ambiente al no disponer de una solución para gestionar las 28.000 toneladas anuales de residuos destinados a vertedero.

Esta situación de emergencia se ha visto y se verá agravada por la crisis volcánica sufrida en la isla. Si bien la erupción ha cesado, las consecuencias ambientales siguen estando presentes. El acondicionamiento de las viviendas a las que se ha podido acceder, que hoy por hoy es un pequeño porcentaje, ha supuesto un incremento en la generación de residuos, principalmente voluminosos, que se traduce en un aumento del 20% de los residuos que llegan al complejo. Esta situación irá empeorando conforme los habitantes desalojados del lugar puedan volver a sus viviendas. Por tanto, y considerando esta situación, los 6 meses estimados de vida útil de la celda pueden verse reducidos considerablemente.

El alto costo económico y energético en el caso de no llevarse a cabo la gestión de los rechazos en la propia isla conducirá a un colapso del sistema de gestión de residuos que dará lugar, por un lado, a incumplimientos de las obligaciones legales de tratamiento de los residuos, existiendo un riesgo real de vertidos incontrolados, con todas las consecuencias negativas que ello comporta: potencial contaminación de suelo, aguas subterráneas y superficiales, contaminación atmosférica, afecciones directas al paisaje, la flora y fauna, incluso afección directa a espacios y especies protegidas por la legislación. Por otro lado se podrían dar condiciones de insalubridad generales pudiendo derivar las mismas en una situación que bien podría ser considerada como una emergencia sanitaria sin precedente en la isla de La Palma ...”.

Conforme a lo expuesto, el complejo ambiental de Los Morenos requiere de una intervención inmediata de la Administración para atender a una situación extraordinaria y de imposible previsión, que puede clasificar a este proyecto como “exceptuable” de dicho trámite.

Considerando que esta misma justificación abarca los tres proyectos comunicados por el Cabildo Insular de La Palma, en la medida en que todos ellos se han considerado necesarios para el mismo fin, esto es, la adecuada gestión de los residuos generados a nivel insular, quedando por tanto todos revestidos de la misma excepcionalidad, fundamentada en la posibilidad de derivar en una situación de insalubridad que de lugar a una amenaza de daño ambiental y riesgo a la salud de las personas.

Por todo ello, resulta procedente la exclusión de la evaluación de impacto ambiental para garantizar la realización inmediata de las tres actuaciones propuestas por el Cabildo Insular de La Palma en el Complejo Ambiental de Los Morenos en el marco de la emergencia declarada por la citada Corporación Local.

A tal efecto, el Cabildo Insular de La Palma tiene la consideración de órgano sustantivo en relación con los proyectos, de acuerdo con los artículos 5.1.d) de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, y 26.4 de la Ley 1/1999, de 29 de enero, de Residuos de Canarias.

Visto el informe del Servicio de Impacto Ambiental de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, sobre las medidas y condicionantes ambientales necesarios para excluir a los proyectos del procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

Visto informe-propuesta de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático.

En su virtud, y de conformidad con las disposiciones de general aplicación, a propuesta del Consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, y previa deliberación del Gobierno en su reunión celebrada el día 26 de enero de 2023,

RESUELVO:

Primero.- Excluir los proyectos denominados “Nueva celda de transición en el Complejo ambiental de Los Morenos en la isla de La Palma”; “Proyecto constructivo de mejora en la planta de clasificación del Complejo ambiental de Los Morenos. Instalación prensa de rechazos”; y “Proyecto básico de instalación de una planta de lixiviados en el Complejo ambiental de Los Morenos” del procedimiento de evaluación de impacto ambiental, promovidos por el Cabildo Insular de La Palma, en el término municipal de Villa de Mazo, isla de La Palma.

Segundo.- Establecer las medidas y condicionantes ambientales que figuran como anexo al presente Decreto, para caracterizar correctamente el impacto ambiental de los proyectos y evitar o minimizar el mismo, o hacerlo ambientalmente admisible, sin que proceda ninguna otra forma alternativa de evaluación.

Tercero.- Instar al Cabildo Insular de La Palma a la publicación del presente Decreto en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife; a la puesta a disposición del público de la información relativa a la decisión de exclusión y los motivos que la justifican; así como a la comunicación de dicha información a la Comisión Europea, con carácter previo a la aprobación de los proyectos.

Cuarto.- Notificar el presente Decreto al Cabildo Insular de La Palma y a la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural.

Quinto.- Publicar este Decreto en el Boletín Oficial de Canarias, así como en la página web de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno de Canarias, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su publicación, o bien directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su publicación; significando que, en el caso de presentarse recurso de reposición, no se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente aquel o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de cualquier otro que pudiera interponerse.

Dado en Canarias, a 26 de enero de 2023.

EL PRESIDENTE
DEL GOBIERNO,
Ángel Víctor Torres Pérez.

EL CONSEJERO DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA,
LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO
Y PLANIFICACIÓN TERRITORIAL,
P.S. EL CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS,
TRANSPORTES Y VIVIENDA
(Decreto 3/2023,de 25 de enero,
del Presidente),
Sebastián Franquis Vera.

ANEXO

MEDIDAS Y CONDICIONANTES AMBIENTALES DERIVADOS DE LA EXCLUSIÓN DE LA EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL DE LOS PROYECTOS DENOMINADOS “NUEVA CELDA DE TRANSICIÓN EN EL COMPLEJO AMBIENTAL DE LOS MORENOS EN LA ISLA DE LA PALMA”; “PROYECTO CONSTRUCTIVO DE MEJORA EN LA PLANTA DE CLASIFICACIÓN DEL COMPLEJO AMBIENTAL DE LOS MORENOS. INSTALACIÓN PRENSA DE RECHAZOS”; Y “PROYECTO BÁSICO DE INSTALACIÓN DE UNA PLANTA DE LIXIVIADOS EN EL COMPLEJO AMBIENTAL DE LOS MORENOS”.

1. Medidas preventivas y correctoras respecto al proyecto de “Nueva celda de vertido en el complejo ambiental de Los Morenos en la isla de La Palma”.

1. Medidas preventivas y correctoras para la ejecución de la obra:

• Con respecto a Androcymbium hierrense se prevé la instalación de una prensa embaladora de rechazos que permitirá compactar los residuos, de forma que se evite el volado de los materiales ligeros (papel y plástico) en el proceso de descarga y colocación de las balas de residuos en la celda, así como la reposición y mejora del vallado de protección de la planta protegida y la protección del talud de dicha zona, mediante una malla triple torsión.

• También se establecen medidas preventivas y correctoras en cuanto a la calidad del aire, a la generación de vertidos, a la gestión de residuos, a la generación de ruidos y vibraciones, y al control de especies exóticas invasoras.

2. Medidas preventivas y correctoras en fase de funcionamiento:

• Con respecto a Androcymbium hierrense se prevé la reposición y mejora del vallado de protección de la planta protegida y la protección del talud de dicha zona, mediante una malla triple torsión con una geomembrana sintética permanente, no degradable, que sustente los materiales finos del suelo, para fijar las raíces de las plantas y favorecer la germinación, evitar la caída de piedras y al mismo tiempo ejercer una acción estabilizadora sobre el talud.

• También se establecen medidas preventivas y correctoras en cuanto a las emisiones a la atmósfera (gestión y control del biogás, emisiones de partículas, y control de dispersión de partículas).

• Sin embargo, han de establecerse medidas para el control de los efluentes líquidos, sistema de evacuación y tratamiento de lixiviados, para el sistema de recogida de aguas pluviales, así como para el sistema de tratamiento previsto en las celdas de vertido que cumplan con los criterios y parámetros que se establezcan en la Autorización Ambiental Integrada.

3. Medidas preventivas y correctoras en fase de desmantelamiento:

• Se especifica el sistema de sellado, el cual constituye la obra más importante de las requeridas para la clausura del depósito de rechazos.

• La morfología final será, principalmente en suaves taludes, permitiendo el desagüe de las pluviales, dirigido hacia drenajes y canalizaciones que eviten la formación de acumulaciones indeseadas y arrastres de materiales. A su vez esta morfología suave posibilita la integración paisajística del depósito, tener una superficie en talud más estable, y un mejor asiento de la capa de cobertura final, y un mayor éxito en la revegetación.

• La revegetación se realizará únicamente con especies herbáceas y arbustivas autóctonas, que contribuirán al agarre y estabilización de la capa de cobertura final.

• También se establece el mantenimiento del sistema de captación y tratamiento del biogás, al menos, hasta que la mayor parte de esta materia orgánica se haya degradado. La desgasificación del depósito se realizará a través de dos elementos, una capa de drenaje de gases, y la red de chimeneas (pozos) de captación de gases, y el mantenimiento de su conexión con el sistema de quemado mediante antorcha.

• La potencial valorización de los gases captados deberá será objeto de un estudio posterior, una vez pueda evaluarse realmente la producción potencial de biogás y el desarrollo de la tecnología de aprovechamiento.

• Además, se establece que los vasos de vertido dispondrán de su correspondiente sistema de recogida de lixiviados, para posteriormente ser extraídos y tratados en el propio complejo. Se mantendrá el sistema de tratamiento de lixiviados, hasta que se instale en el siguiente Complejo Ambiental de Residuos un sistema capaz de tratar estos residuos de forma segura en cuyo caso se desmantelará la planta de tratamiento manteniéndose únicamente los pozos de captación de lixiviados y el depósito estanco que deberá controlarse y ser vaciado con la frecuencia requerida, hasta que el residuo confinado no genere lixiviado alguno.

• Para el control de infiltración de pluviales y escorrentías se incluye también un sistema de evacuación de escorrentías exteriores, y un sistema para minimizar los efectos de acumulación de sedimentos en cunetas y zanjas de drenaje, mediante arquetas-desarenadores, tubos de paso y bajantes. Además, y con el objeto de evitar que las aguas de escorrentía exteriores entren dentro del perímetro de vaso, en el diseño se ha considerado la construcción de un vial perimetral que delimitará los bordes de dicho vaso, sobre el que se dispondrá de una cuneta perimetral permanente revestida de hormigón.

• Para el mantenimiento posterior a la clausura se realizarán inspecciones y actividades de mantenimiento, y el seguimiento y control de las características de las aguas subterráneas, superficiales, gases, lixiviados y de la estabilidad de la masa vertida. Este mantenimiento se realizará como mínimo por un periodo de 30 años. Dentro de este mantenimiento post clausura será necesario realizar una vigilancia y análisis de los gases de vertedero cuando estos se generen, de los lixiviados del mismo, de la vigilancia y control de la calidad de las aguas subterráneas en las inmediaciones del vertedero, así como de la estabilidad geomecánica del vertedero. (…)

2. Medidas paliativas de carácter ambiental para la exclusión del procedimiento de evaluación de impacto ambiental para los proyectos remitidos: “Nueva celda de vertido en el complejo ambiental de Los Morenos isla de La Palma”, “Instalación de prensa de rechazos” e “Instalación de planta tratamiento lixiviado”.

1. La Declaración de Impacto Ambiental del proyecto del Complejo Ambiental de Tratamiento de Residuos Los Morenos (cumplimiento de la Sentencia 55/2014 del TSJ de Canarias), término municipal de Villa de Mazo (Santa Cruz de Tenerife), establece en su apartado E, específicamente E.1 y E.1.1, relacionados con las medidas sobre los efectos en la parte ya realizada del proyecto establecidas en el proyecto y en el EIA, que como medida compensatoria sería “Necesario un nuevo estudio, junto a un inventario, de la situación de Androcymbium hierrense en el interior y en el exterior del Complejo, dado que el último estudio y las últimas actuaciones tuvieron lugar entre 2004 y 2005”. Además, en su apartado E.2 (Condicionado del proyecto: medidas adoptadas por el órgano ambiental) se insta a que “los trabajos relacionados con el censo y seguimiento de la especie Androcymbium hierrense se llevarán a cabo en coordinación con el Servicio de Medio Ambiente del Cabildo Insular de La Palma”.

Por último, la AAI (Resolución nº 136/2021) en su capítulo 2, apartado 2.12, incluye el seguimiento de A. hierrense, el cual, indica que el citado seguimiento de las especies traslocadas en 2005 en la parcela situada encima del talud de entrada al Complejo Ambiental, debe realizarse de forma anual en los meses de primavera. Finalmente, es de necesario cumplimiento la elaboración de un informe que debe ser remitido al órgano competente en materia de medio ambiente.

De la documentación remitida se extrae que desde el año 2005, no se ha llevado a cabo seguimiento alguno de la especie citada, manteniéndose sobre ella los factores de amenaza sobre su estado de conservación (caída de materiales y rotura de vallado en la zona de traslocación).

2. Si los proyectos del Asunto no se excluyeran del procedimiento de evaluación ambiental, la planta de lixiviados estaría integrada en el Anexo ll, Grupo 10. Los siguientes proyectos que se desarrollen en Espacios Naturales Protegidos, Red Natura 2000 y Áreas protegidas por instrumentos internacionales, según la regulación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

a) Plantas de tratamiento de aguas residuales cuando puedan suponer transformaciones ecológicas negativas para el espacio; por lo que le correspondería una Evaluación de Impacto Ambiental Simplificada.

En el caso de la nueva celda de vertido, a este proyecto le correspondería según la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, un procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinaria; ya que estaría regulada en el Título II, Capítulo II, Sección 1ª, Grupo 8 Proyectos de tratamiento y gestión de residuos, apartado c) Vertederos de residuos no peligrosos que reciban más de 10 t por día o que tengan una capacidad total de más de 25.000 t, excluidos los vertederos de residuos de inertes.

La modalidad de evaluación resultante deberá incluir el resto de elementos que integran el complejo ambiental y evaluar los efectos sinérgicos y acumulativos que existiesen.

3. No obstante todo lo anterior, si se decidiera, debido a la declaración de emergencia al amparo de la Ley 26/2007, de Responsabilidad Medioambiental, a la exclusión del trámite de evaluación ambiental de los proyectos del Asunto, se deberá tener en cuenta las siguientes medidas paliativas de carácter ambiental, sin que las mismas pudieran excluir el contenido del Programa de Vigilancia Ambiental y el condicionado de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto del Complejo Ambiental de Tratamiento de Residuos Los Morenos (cumplimiento de la Sentencia 55/2014 del TSJ de Canarias).

3.1. Teniendo en cuenta las características del Complejo Ambiental de Los Morenos, se deberá realizar un análisis detallado de todos los potenciales riesgos a los que se expone este tipo de instalación y la probabilidad de ocurrencia, tales como vertidos y sucesos imprevistos entre otros, que pudiesen suponer riesgo de incendio, explosión, etcétera.

De esta manera, en función de los resultados obtenidos se deberán establecer los procedimientos y medidas necesarias para reducir/prevenir y, en su caso, controlar los accidentes, garantizando la adecuada operatividad y la protección de los trabajadores (planes de emergencia) y del entorno natural inmediato. Dicho análisis deberá ser informado por el órgano competente en materia de seguridad de este tipo de actividades.

3.2. Se deberá realizar un estudio geológico y geotécnico previo, ya que se entiende que el “Informe geológico-geotécnico. Estudio de estabilidad de los taludes de los desmontes y el relleno de la Planta de Tratamiento de Basuras de Mazo (Isla de La Palma) para Construcciones Azagra, S.A.” realizado por Geoestudios, S.A., requiere de una actualización debido a que el mismo data de abril de 2006; así como un levantamiento topográfico ya que no ha podido realizarse correctamente debido a la vegetación existente.

3.3. Dado que en el documento “Proyecto constructivo de las obras de la nueva celda de vertido del Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma)” se menciona el uso de explosivos en el apartado 3.9.3.12-Otros trabajos específicos, se deberá definir y concretar todos los aspectos que se precisen para esta intervención (los cálculos exactos de explosivo y número de voladuras, el número de detonaciones de aviso y el tiempo entre las mismas, puntos de detonación, potenciales afecciones a la celda a clausurar, fisuras/grietas en instalaciones, etcétera), tomando como criterio que el número de voladuras solo deben ceñirse a las estrictamente necesarias, aportando este estudio detallado al Órgano sustantivo como responsable de la Vigilancia Ambiental, junto con el informe favorable y la/as pertinente/es autorización/es a la/as administración/es competentes en la autorización para el suministro, manejo y uso de explosivos.

3.4. A los efectos de los movimientos de tierras, el “Proyecto constructivo de las obras de la nueva celda de vertido del Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma)” menciona que: “Debido al desequilibrio existente en la compensación de tierras (desmonte frente a terraplén), y la nula capacidad de acopio en el Complejo Ambiental, se ha previsto el transporte del material excedente de la excavación hasta una distancia de 15 km, para su almacenamiento temporal y adecuado tratamiento en zona habilitada para ello”.

Sin embargo, es necesario concretar y delimitar el lugar exacto donde se almacenará el material excedente y cómo se harán dichos acopios; siendo siempre fuera del Espacio Natural Protegido, y en cualquier caso, el destino final deberá ser una cantera/vertedero autorizado.

3.5. Con respecto a los movimientos de tierras, los taludes de desmonte y terraplén del vial serán respectivamente 1H:1V y 3H:2V. Se debe garantizar que el pie de terraplén del vial perimetral no invada la zona de protección de la especie Androcymbium hierriense ni el cauce del Barranco de La Lava. Así mismo, se debe verificar que los taludes exteriores de dicho vial no se puedan ver afectados por la zona inundable del barranco para un periodo de retorno de 500 años.

A los efectos de verificar que la nueva celda de vertido no se verá afectada por la zona inundable del Barranco de La Lava, se incluye como Anejo nº 4 del Proyecto constructivo de las obras de la nueva celda de vertido del Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma), el cálculo hidrológico detallado de la cuenca de aportación para un periodo de retorno de 500 años, resultando un caudal de 118,94 m3/sg, así como la comprobación de la capacidad hidráulica del cauce mediante modelización con el programa informático de ingeniería hidráulica HEC-RAS. Se comprueba así que el caudal de escorrentía no afectará a la nueva celda de vertido.

Todos los elementos hidráulicos que se han dimensionado en los proyectos del Asunto y sus cálculos (inundabilidad, drenaje de pluviales, vertido al Barranco de La Lava ...etc) deberán contar con el visto bueno del Consejo Insular de Aguas de La Palma y este deberá remitir su conformidad al Órgano Sustantivo como responsable de la Vigilancia Ambiental, antes de la fase de replanteo del proyecto.

3.6. La desgasificación del depósito se plantea a través de dos elementos: una capa de drenaje de gases interpuesta justo por debajo del paquete de impermeabilización, y la red de pozos o chimeneas de captación de gases que se habrá ido construyendo durante la fase de explotación. Se ha previsto un total de 15 pozos de captación, considerando un radio de influencia de 30 metros. Se plantea una disipación pasiva de los gases mediante chimeneas de evacuación verticales, ya instaladas en el primer caso. Se deberá estudiar, valorar y evaluar la incidencia de la eliminación de estos gases sobre los trabajadores del Complejo Ambiental de Los Morenos, avifauna/ quirópteros que hacen un uso territorial de este ámbito y sobre la flora y vegetación circundante (hábitats de interés comunitarios), en especial, el Monumento Natural de la Montaña del Azufre (E.N.P. P-5), de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, la cual está considerada además como Zona Especial de Conservación (ZEC 166_LP) de Red Natura 2000; así como la presencia de Androcymbium hierrense (especie amenazada, exclusiva de las islas de La Gomera, El Hierro y La Palma). Por ello, este aspecto deberá ser objeto de análisis y de vigilancia por parte del Órgano Sustantivo como responsable de la Vigilancia Ambiental.

3.7. En el “Proyecto constructivo de las obras de la nueva celda de vertido del Complejo Ambiental de Los Morenos”, en el punto 6.3 Impermeabilización (pág. 15) habla sobre la importancia de la misma “pues de ella depende en gran medida el control de los lixiviados y su posible incidencia sobre los suelos y las aguas subterráneas”.

El punto 9.7.- Captación y extracción de lixiviados, concretamente en el apartado 9.7.1.- Zanjas drenantes, se especifica que durante la excavación del vaso se ejecutarán las zanjas drenantes de lixiviados, situadas en el perímetro del fondo del vaso, en el encuentro con los taludes. En el apartado 9.7.3.- Pozo de captación se establece que “Los lixiviados generados en la celda de vertido serán conducidos a través de las zanjas drenantes y la capa de drenaje hasta un pozo de captación situado en el punto bajo del vaso. Este pozo es doble, situándose dos pozos juntos, con el fin de que uno de ellos funcione como pozo de emergencia”.

Además, en el apartado 9.7.4.- Extracción de lixiviados se indica que “Desde el fondo del pozo se impulsará el lixiviado al exterior del vaso mediante una bomba de aguas residuales sumergida”, así como en el punto 8 del citado proyecto, también se establece que “Para evitar daños ambientales por afección a los suelos y sistemas acuíferos, el depósito dispone de un sistema de captación de lixiviados que se ha diseñado con el objeto de recoger todos los líquidos acumulados en el interior del vaso, para posteriormente ser extraídos y tratados”.

En el “Proyecto Básico de Instalación de una planta de tratamiento de lixiviado en el Complejo Ambiental de Los Morenos” se indica que “como solución a la problemática planteada se propone dotar al Complejo Ambiental de una planta de tratamiento de lixiviado que permita su adecuado tratamiento conforme a lo estipulado en la normativa vigente”.

Por otro lado, en el citado Proyecto se establece que “El producto de rechazo (concentrado) generado en el proceso de lavado de las membranas de ósmosis inversa es un residuo peligroso formado por diversos productos contaminantes, como metales pesados y sales. Para su estabilización se prevé la instalación de una unidad INERTIS en la que el concentrado es mezclado con reactivos (cal y cemento) dosificados en la dosis conveniente, de manera que los productos integrantes del concentrado pasan a formar un conglomerado sólido con los reactivos de manera que su solubilidad y difusión queda prácticamente anulada, consiguiendo así un residuo no peligroso. El conglomerado obtenido de la mezcla es vertido en bolsas bigbag y una vez fraguado será transportado a la celda de vertido de rechazos del Complejo Ambiental”.

Sin embargo, se deberá establecer, fuera del Espacio Natural Protegido, el lugar donde ocurrirá el fraguado, cuánto tiempo deberá acumularse hasta el transporte a la celda, y la cantidad aproximada. Todas estas cuestiones se deberán planificar adecuadamente, así como la gestión de este tipo de residuo, dando traslado de la solución finalmente adoptada al Órgano Sustantivo como responsable de la Vigilancia Ambiental. También se deberá solicitar autorización del Servicio de Residuos sobre los lixiviados, especialmente sobre la inertización de los rechazos, el paso de líquido a sólido y de residuo peligroso a no peligroso.

Todas estas acciones deberán tener un seguimiento exhaustivo en aras de evitar percolaciones al subsuelo y evitar la contaminación de los acuíferos.

3.8. Habida cuenta que, el ámbito de actuación se trata de una cuenca que se caracteriza por una elevada acción del viento, así como por la inmediatez de áreas protegidas, como el Monumento Natural de la Montaña del Azufre (E.N.P. P-5), de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, la cual está considerada además como Zona Especial de Conservación (ZEC 166_LP) de la red Natura 2000; así como la presencia de la especie amenazada Androcymbium hierrense (especie amenazada, exclusiva de las islas de El Hierro y La Palma), se deberá determinar y estudiar el ámbito de afección real a la flora/vegetación que tendrá la fase de obras y funcionamiento de los proyectos del Asunto, en lo que se refiere a las emisiones de partículas (movimientos de tierras y de maquinaria pesada, etcétera). En caso necesario, se deberán implementar medidas adicionales a las contempladas en el proyecto.

También deberá realizarse una prospección adecuada de la especie amenazada Androcymbium hierrense, ya que, debido a su fenología y a su peculiaridad existen épocas más favorables para su visualización en el terreno.

Se deberá actualizar el estado real de esta especie catalogada “en peligro de extinción” dentro del complejo ambiental y zonas colindantes. A partir de los resultados obtenidos continuar con el seguimiento de esta especie a pesar de la interrupción desde el año 2005. Todo ello sin olvidar lo establecido en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Además de todo lo anterior, se considera imprescindible consultar al Servicio especializado en materia de Biodiversidad del Gobierno de Canarias, máxime cuando se trata de una especie en peligro de extinción.

3.9. Dado que parte del complejo ambiental se encuentra dentro de la ZEC Montaña del Azufre y de que existe gran dispersión de plásticos volados, se deberá planificar y llevar a cabo campañas periódicas de limpieza en todo este entorno protegido.

3.10. Se deberá efectuar un proyecto de restauración vegetal y paisajística de todo el ámbito que abarca el Complejo Ambiental que integre: las zonas a restaurar, los métodos; la vegetación potencial a implantar, si fuera el caso; el vivero correspondiente (vivero temporal al objeto de mantener ejemplares extraídos de la zona de obras) y cuantas otras cuestiones sean necesarias para garantizar la correcta restauración del complejo ambiental en el entorno en el que se encuentra y su inmediatez con áreas protegidas, como el Monumento Natural de la Montaña del Azufre (E.N.P. P-5), de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, la cual está considerada además como Zona Especial de Conservación (ZEC 166_LP) de la red Natura 2000; así como la presencia de la especie amenazada Androcymbium hierrense (especie amenazada, exclusiva de las islas de El Hierro y La Palma).

3.11. Las obras de ejecución implican movimientos de tierra y trasiego de maquinaria que alteran la estructura del suelo, favoreciendo la introducción de especies exóticas e invasoras.

Con la finalidad de evitar la propagación de las especies oportunistas con comportamiento invasor presentes en el ámbito de actuación, antes del inicio de las obras deberá realizarse una campaña de erradicación de los elementos vegetales exótico-invasores, siguiendo los protocolos de actuación que se elaboren y en coordinación con el órgano competente. En este sentido, a ser posible, en la erradicación deberán emplearse medios mecánicos frente al uso de técnicas que requieran el empleo de fitosanitarios químicos, al objeto de no incurrir en el deterioro de la vegetación nativa presente en el entorno, en la contaminación del suelo y en la salud de las personas.

En el caso concreto del rabogato, deberán aplicarse las directrices técnicas para su manejo, control y eliminación, establecidas mediante Orden de 13 de junio de 2014 (BOC nº 120, de 24 de junio de 2014). Como medida preventiva, deberá implantarse la prohibición del trasiego de tierras (ni traídas del exterior del ámbito de las zonas de intervención, ni entre los distintos sectores de actuación), y cuando sea estrictamente necesario su empleo deberá estar exenta de elementos foráneos (semillas, propágulos, larvas, etcétera).

Con posterioridad a las obras deberán realizarse, si se detectara la reaparición de renuevos de especies exóticas invasoras, nuevas campañas de gestión, control y erradicación en coordinación con el órgano competente. Estas labores deberán extenderse temporalmente los años siguientes hasta la total eliminación de las especies invasoras. No obstante, los mecanismos de control deberán ser extensibles a todo el Complejo Ambiental de Los Morenos y de forma constante durante toda su vida útil, máxime cuando esta infraestructura de gestión de residuos es limítrofe con el Monumento Natural de la Montaña del Azufre (E.N.P. P-5), y (ZEC 166_LP) de Red Natura 2000.

3.12. El promotor deberá realizar un estudio cuya finalidad sea la de conocer las especies de aves presentes, su distribución y abundancia en función de las variaciones estacionales y meteorológicas, con especial atención a las especies amenazadas o con interés para la conservación. De los resultados obtenidos del referido estudio, el promotor deberá plantear medidas paliativas necesarias y su integración en el Programa de Vigilancia Ambiental (PVA).

3.13. El promotor deberá actualizar el PVA existente con las medidas resultantes de esta propuesta. En este sentido, se deberá remitir un documento definitivo y refundido, antes del inicio de las obras, al Órgano Sustantivo para su conocimiento, y como punto de partida de la Vigilancia Ambiental que le compete.

En general, este PVA deberá atender a los siguientes aspectos:

A) Una primera fase en la que se chequeen y verifiquen los impactos detectados durante la evaluación y las medidas correctoras propuestas para minimizar o reducir los mismos; para ello se procederá en el documento de la siguiente manera:

- Se aportará un listado de todos los impactos previstos durante la evaluación para la fase de instalación, construcción y operativa y desmantelamiento, en el que deberán figurar sus características temporales y espaciales, así como la o las medidas correctoras correspondientes, si las hubiera.

- Se aportará un listado de todas las medidas correctoras propuestas en la documentación ambiental para la fase de construcción, operativa y aquellas correspondientes a la fase de instalación y desmantelamiento.

- Se indicará el momento de aplicación de cada medida en el tiempo y en el espacio, según la fase a la que corresponda (instalación, construcción, operativa y desmantelamiento).

- Se establecerá el responsable de corroborar los impactos y las medidas correctoras, el momento de su verificación y el método de chequeo utilizado.

B) Una vez establecido lo anterior, se propondrá un Seguimiento y Control que, al menos contemple:

- En relación con los impactos previstos, se tendrán que enumerar las relaciones causa-efecto detectadas en el Estudio de Impacto Ambiental y los indicadores de impacto a controlar.

- Campañas de medidas a realizar, determinándose la periodicidad de estas últimas y la metodología a seguir.

C) Por último, a fin de tener garantías de funcionamiento del PVA como herramienta técnica, se recogerá la posibilidad de proponer acciones de redefinición del mismo como:

- Nuevas medidas correctoras y/o modificación de las previstas en función de los resultados del seguimiento de los impactos residuales y de aquellos que se hayan detectado con datos de dudosa fiabilidad y de los impactos no previstos que aparezcan en fase de instalación, construcción, operativa y desmantelamiento.

- Otras campañas previstas para el Seguimiento y Control en función de los resultados del seguimiento de los impactos residuales, de aquellos que se hayan detectado con datos de dudosa fiabilidad y de los impactos no previstos que aparezcan en fase de instalación, construcción, operativa y desmantelamiento.

D) Se mencionarán también posibles Situaciones Episódicas, proponiéndose un protocolo de las actuaciones a realizar y los mecanismos y procedimientos de comunicación con autoridades y responsables.

E) Por último, será necesario que se incorporen una serie de previsiones en cuanto Emisión y Remisión de Informes:

- Se deberá establecer el formato, contenido, periodicidad y fecha de cada uno de los informes a emitir al Órgano Sustantivo, conforme a lo regulado en el artículo 52 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental.

3.14. En el PVA se deberán integrar el control y vigilancia en fase de obras y operativa de las emisiones e inmisiones atmosféricas y de ruidos/vibraciones, tanto en el interior del Complejo Ambiental de Los Morenos, como en las fachadas de las viviendas aisladas más cercanas que se han observado en las ortofotos disponibles en IDECAN.

Al mismo tiempo, el PVA contendrá la vigilancia y control del tratamiento de lixiviados, aguas subterráneas (afecciones al acuífero por infiltraciones) y la gestión en sí misma de los residuos. Todo ello seguirá las determinaciones que, en su caso, establezca la AAI.

3.15. Es necesario que se especifique cómo se procederá a la gestión insular de residuos si la celda actual se colmata antes de que entre en funcionamiento la segunda celda proyectada. Por tanto, en el supuesto de que esta circunstancia se produzca se deberán arbitrar y que se definan las medidas previstas alternativas.

3.16. Si durante la ejecución de las obras en el ámbito del Complejo Ambiental de Los Morenos se detectasen bienes/valores pertenecientes al Patrimonio Cultural, se deberán paralizar las intervenciones y ponerlo en conocimiento del órgano competente en esta materia del Cabildo Insular de La Palma, para que establezca las indicaciones a seguir.

3.17. Dado que no se ha remitido el Proyecto Básico de Mejoras Técnicas y Ambientales en el Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma), “el órgano sustantivo deberá valorarlo y en su caso establecer las medidas paliativas de carácter ambiental pertinentes de manera general y, en particular, en lo que se refiere a la conducción que transportará los potenciales derrames accidentales de la planta de lixiviado, tal y como se extrae de la documentación relativa a la planta de lixiviado: “se prevé la instalación de una conducción de PEAD DN40 PN16 que cruzará el vial de acceso a las instalaciones del Complejo Ambiental y acometerá a la red de abastecimiento prevista en el Proyecto Básico de Mejoras Técnicas y Ambientales en el Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma), de material y diámetro antes indicado”.

3.18. Para los proyectos “Proyecto constructivo de mejora en la planta de clasificación del Complejo Ambiental de Los Morenos. Instalación de prensa de rechazos” y “Proyecto Básico de Instalación de una Planta de Tratamiento de Lixiviado en el Complejo Ambiental de Los Morenos (isla de La Palma)” no se puede hacer un análisis técnico en profundidad debido a que no se adjunta memoria ambiental ni se contemplan medidas ambientales para el mismo. Las medidas que se han contemplado en el informe técnico son las que se creen más adecuadas desde la Unidad Administrativa sin tener una documentación completa y sin haber hecho una visita de campo.

3.19. Estas medidas no excluyen de lo que otros servicios especializados relacionados con la actividad que aquí se evalúan pudieran decir al respecto.

© Gobierno de Canarias