Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 221. Miércoles 9 de noviembre de 2022 - 3369

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

III. Otras Resoluciones - Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial

3369 Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica.- Resolución de 28 de octubre de 2022, por el que se hace público el Acuerdo de la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental de 27 de octubre de 2022, que formula Informe de Impacto Ambiental del “Proyecto de Cultivo de Lubina en la Agm-Zia-Gc-6 (Urds-3)”, promovido por Aquanaria, S.L., en Castillo del Romeral, en el litoral del término municipal de San Bartolomé de Tirajana, Gran Canaria.- Expte. 2021/48747-SIM.

32 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 481.59 Kb.
BOC-A-2022-221-3369. Firma electrónica - Descargar

En aplicación de la legislación vigente, por la presente,

RESUELVO:

Dar publicidad, en el Boletín Oficial de Canarias, al Acuerdo de la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental de fecha 27 de octubre de 2022, por el que se formula Informe de Impacto Ambiental del “Proyecto de Cultivo de Lubina en la Agm-Zia-Gc-6 (Urds-3)”. Promovido por Aquanaria, S.L., en Castillo del Romeral, en el litoral del término municipal de San Bartolomé de Tirajana, Isla de Gran Canaria (Expediente 2021/48747-Sim).

Santa Cruz de Tenerife, a 28 de octubre de 2022.- El Viceconsejero de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica, Miguel Ángel Pérez Hernández.

ANEXO

La Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, en sesión celebrada el día 27 de octubre de 2022, adoptó, por unanimidad, entre otros, el siguiente Acuerdo:

ANTECEDENTES

Primero.- Con fecha 9 de noviembre de 2021 y TELP 84974, se recibe escrito de la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias, mediante el que se solicita el inicio del procedimiento de evaluación de impacto ambiental simplificada del “Proyecto de Cultivo de Lubina en la Agm-Zia-Gc-6 (Urds-3)” en el Castillo del Romeral, litoral del término municipal de San Bartolomé de Tirajana, isla de Gran Canaria, de acuerdo con lo establecido en la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental.

El escrito de la Dirección General de Pesca se acompaña de información en formato digital consistente en:

- Escrito de Solicitud del promotor de fecha 28 de septiembre de 2021 para participación en Concurso Público para la Selección de Proyecto para el otorgamiento de una concesión acuícola en la isla de Gran Canaria en la Zia Gc-6-Urds-3.

- Documento Proyecto Técnico de Instalación de Viveros Marinos para Aquanaria, S.L., en la Zia-Gc-6 Urds-3 Ures-1”. Proyecto redactado por Elimat Equipamientos, S.L.U., y cuyo responsable es D. Juan Carlos Días Grandío, Ingeniero Técnico Naval Colegiado nº 1104. Fecha de Registro de Visado de 27 de septiembre de 2021 y 246 pp.

- Documento Anexo “Estudio de Seguridad y Salud” del proyecto. Redactado por Elimat Equipamientos, S.L.U., y cuyo responsable es D. Juan Carlos Días Grandío, Ingeniero Técnico Naval Colegiado nº 1104. Fecha de Registro de Visado de 27 de septiembre de 2021 y 39 pp.

- Documento “Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto de Cultivo de Lubina en la Agm-Zia-Gc-6 (Urds-3)”. Realizado por Taxon Estudios Ambientales, S.L., y cuyo responsable es D. Alberto Perán Rex, Licenciado en Biología. Con fecha 26 de septiembre de 2021 y 369 pp. Contiene además:

- Anexo I. Implementación del Modelo Hidrodinámico para la Simulación de los Vertidos.

- Anexo II. Plan de Contigencias.

- Anexo III. Descripción Biológica de Especies.

- Anexo IV. Plan de Gestión Ambiental.

- Anexo V, Planos. Localización; Batimetría; Espacios Naturales Protegidos; Bionomía; Programa de Vigilancia Ambiental; Instalaciones en Tierra.

- Sistema de Información Geográfica.

Segundo.- Una vez revisada la documentación remitida, se remitió escrito con fecha 27 de junio de 2022 y nº de registro interno TELP 70872 a la Dirección General de Pesca, mediante el que se requirió la subsanación de la documentación administrativa y ambiental remitida (solicitud del promotor de inicio de la EIA simplificada y solicitud de autorización para uso de la información técnica y ambiental en los informes técnicos).

Tercero.- Con fecha 28 de junio de 2022 y AGPA 11952, se recibe en la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente escrito de la Dirección General de Pesca, para subsanar la documentación ambiental requerida y poder iniciar el procedimiento, y en concreto:

- Escrito de Solicitud de inicio de la EIA simplificada del promotor.

- Se aporta por el promotor documentación ambiental denominada Documento Ambiental.

- Escrito del promotor y de la empresa TAXON SL autora del Documento Ambiental autorizando a la administración el uso de la información ambiental y técnica necesaria para la elaboración de los informes técnicos de la administración.

Cuarto.- El 25 de julio de 2022 la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático dicta Resolución nº 342, por la que se ordena la tramitación preferente y urgente del Expediente 2021/48747-SIM.

CONSIDERACIONES TÉCNICAS

Primera.- Objeto del proyecto. De acuerdo con la información aportada en el “Estudio de Impacto Ambiental” el objetivo del proyecto es instalar una granja para cultivos marinos con una capacidad de producción de 3.050 Tm año-1; siendo la especie a cultivar la lubina (Dicentrarchus labrax). La instalación constará de un total de 36 jaulas de engorde de 30 m de diámetro cada una, con una superficie de 707 m2/jaula y un volumen de 10.600 m³ (sin incluir el copo). Cada jaula tiene 20 m de profundidad. Las jaulas se configuran en 3 grupos o unidades básicas dispuestas longitudinalmente con un ángulo de inclinación de 7° en orientación N-NO. Cada uno de estos grupos se encuentra constituido por un entramado rectangular de 12 jaulas dispuestas en dos trenes paralelos de 6 jaulas cada una, con unas dimensiones de 450 m de longitud y 150 m de ancho. A partir de estos entramados se realiza el amarre y sustentación de la instalación. La superficie total de concesión del Dominio Público Marítimo-Terrestre es de 1.561.998 m² y la superficie dedicada al cultivo (ocupada por las jaulas) será de 25.450 m²; además en posición equidistante a los 3 entramados, se ubicará un pontón de alimentación de 25,8 x 12 m equipado con 3 líneas de impulsión y suministro de alimento. De acuerdo con la información ambiental, la densidad estimada de cultivo será de 20 kg/m³ y una biomasa máxima por vivero de 212 Tm.

En lo que respecta al ciclo de cultivo, los alevines procederán de diferentes criaderos europeos bajo certificación Global GAP. El proceso de pre-engorde comienza con la entrada de estos alevines de 2-3 g en la planta; estos peces serán engordados y vacunados en las instalaciones que la empresa tiene en Castillo del Romeral hasta alcanzar los 25 g que es el peso de siembra (entre 2,5 y 3 meses); entonces se procede al traslado de los peces hasta el puerto de Castillo del Romeral, para posteriormente realizar un trasvase de los mismos hasta la embarcación de transporte, realizando una siembra de 275.000 ejemplares en el vivero correspondiente. Una vez en las jaulas los peces son engordados hasta alcanzar los 2 kg
de peso, momento en el que se realizan los despesques. Una vez extraídos los peces son llevados al puerto y desde allí en camiones hasta la planta de envasado y etiquetado que la empresa tiene en Las Majoreras. La duración del ciclo se estima en 48 meses.

No obstante es intención del promotor contemplar en el futuro la posibilidad de cultivar otras especies como la dorada o la seriola, ambas incluidas en el Listado de Especies de Interés para la Acuicultura por el artículo 18 de la Normativa del PROAC.

Segunda.- Ubicación del proyecto. De acuerdo con la información aportada en el “Documento Ambiental” del proyecto, la instalación de esta nueva granja marina se proyecta ubicar en la Zona de Interés Acuícola Gran Canaria nº 6 (Zia Gc-6), en la Unidad de Referencia de Desarrollo nº 3 (Urds-3) y en la Unidad de Referencia para la Ejecución Sistemática nº 1 (Ures-1) de acuerdo con lo establecido en la Orden de 10 de marzo de 2021. La futura granja marina se localiza en el sector de litoral comprendido entre la Punta del Tarajalillo y la Playa Corral de Espino, en un tramo de costa del municipio de San Bartolomé de Tirajana, Isla de Gran Canaria, aproximadamente a 3.000 m de la línea de costa. En la página 20 (Figura 5) del “Documento Ambiental” se indican las coordenadas UTM (Datum REGCAN 95) de los vértices de la concesión para instalación de los tres grupos de jaulas marinas:

Ver anexo en la página 42955 del documento Descargar

La distancia de las jaulas al Puerto Base de Castillo del Romeral es de 2.150 m. La zona donde se proyecta instalar esta granja marina no se encuentra incluida en ninguna zona protegida en virtud de la legislación europea, estatal y autonómica, vigentes en materia de conservación medioambiental. No está designado como Zona Especial de Conservación (ZEC) declarados al amparo de la Directiva 92/43/CEE, de 21 de mayo, relativa a la conservación de los Hábitats naturales y de la Fauna y Flora silvestres; ni como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) declaradas al amparo de la Directiva 79/409/CEE, de 2 de abril, relativa a la conservación de las Aves silvestres; ni como Área de Importancia para las Aves (IBA); ni como espacio natural protegido, declarados al amparo de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del suelo y de los espacios naturales protegidos de Canarias; tampoco se encuentra dentro de ‘Áreas prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de las especies amenazadas de la avifauna’ declaradas por el Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto. Tampoco se localiza dentro de los límites de la Reserva de la Biosfera de la isla de Gran Canaria. El proyecto se localiza íntegramente en aguas pertenecientes al Dominio Público Marítimo-Terrestre. Respecto a la batimetría y según el Plano Batimétrico Anexo V Planos del DA, los fondeos de la instalación se situarían entre las batimétricas -27 m y -46 m; mientras que las jaulas se localizan entre -31 m y -40 m.

Tercera.- Categoría de Evaluación de Impacto Ambiental aplicable al proyecto. El proyecto se encuentra incluido en el Anexo II de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, en concreto en el Grupo 1, epígrafe e) que se refiere a “instalaciones para la acuicultura intensiva que tenga una capacidad de producción superior a las 500 t al año”. Por ello y de acuerdo con lo establecido en el artículo 7.2 de la citada ley, debe someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental simplificada.

Cuarta.- Documento Ambiental. El DA presentado por el promotor contiene los epígrafes establecidos en el artículo 45.1 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, para el contenido del mismo.

Quinta.- Consultas a las Administraciones Públicas Afectadas y Personas Interesadas. De acuerdo con lo establecido en el artículo 46 de la misma Ley 21/2013, “1. El órgano ambiental consultará a las Administraciones públicas afectadas y a las personas interesadas, poniendo a su disposición el documento ambiental del proyecto al que se refiere el artículo anterior”; y “2. Las Administraciones públicas afectadas y las personas interesadas consultadas deberán pronunciarse en el plazo máximo de treinta días desde la recepción de la solicitud de informe”. En el presente supuesto se realizó consulta ambiental a las siguientes administraciones públicas y personas interesadas:

* La Dirección General de la Costa y el Mar emitió Informe de Compatibilidad con la Estrategia Marina de la Demarcación Canaria de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 79/219, de 22 de febrero.

- Informes recibidos durante el trámite de Consultas Ambientales del artículo 46 de la Ley 21/2013:

a) Informe de Puertos de Las Palmas, Autoridad Portuaria de Las Palmas, Ministerio de Fomento, con fecha 1 de agosto de 2022:

“…... informamos que no se detectan disconformidades en el mismo desde un punto de vista ambiental, si bien, será necesario, se tomen las medidas oportunas para no modificar la calidad de las aguas portuarias, establecidas en la ROM 5.1. Por otro lado, aprovechamos dicho trámite de consulta, para, desde esta Autoridad Portuaria informar desde las competencias que ostenta este organismo en la gestión y explotación del puerto de interés general de Las Palmas, y la posible afección que podría suponer al mismo la ejecución del citado proyecto.”

b) Informe del Servicio de Seguridad e Inspección Marítima, Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana con fecha 11 de julio de 2022:

El día 11 de julio de 2022 se recibe solicitud de informe a efectos de la viabilidad con respecto al tráfico portuario del siguiente proyecto promovido por Aquanaria, S.L.: 1. Trámite de consultas en relación con el documento ambiental del proyecto de granja marina promovido por Aquanaria, S.L. a situar en la zona de interés acuícola Zia-Gc-6, U.R.D.S.-3 Castillo del Romeral, en la isla de Gran Canaria (Expte. 2021/48747-SIM). Visto también el informe recibido el 25 de julio de 2022 de la Corporación de Prácticos de Las Palmas sobre el asunto se informa, 1- Respecto al proyecto de granja marina a instalar en Zia-Gc-6, U.R.D.S.-3 Castillo del Romeral Expte. 2021/48747-SIM: este Servicio de Seguridad e Inspección Marítima no encuentra impedimento en su instalación, en lo que respecta al tráfico y la seguridad marítima, dadas las condiciones actuales y futuras previstas.

c) Informe de la Dirección General de Infraestructura Turística, Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias con fecha 29 de agosto de 2022 y que concluye lo siguiente:

- Que el objeto del presente documento técnico denominado Proyecto de granja marina promovido por Aquanaria, S.L. a situar en la zona de interés acuícola Ziagc-6, U.R.D.S.-3 Castillo del Romeral, en la isla de Gran Canaria, que aborda el presente Informe, relativo a la instalación anteriormente mencionada, no afecta a las competencias de esta Dirección General de Infraestructuras Turísticas.

d) Informe de la Dirección General de Pesca, Viceconsejería de Pesca con fecha 7 de julio de 2022: no contiene consideraciones de carácter medioambiental.

e) Informe de la Dirección General de Salud Pública con fecha 5 de octubre de 2022 y que informa lo siguiente:

Entre los diferentes efectos producidos por las instalaciones de la acuicultura, las emisiones sobre el medio ambiente de nitrógeno y fósforo son las más destacadas. Estos elementos se pueden descargar por dos vías, una es el excremento del propio animal y la otra es el residuo del pienso que no ha sido consumido. El problema del aumento de nitrógeno y fósforo en el medio es el aumento de la actividad biológica y además del aumento de la materia orgánica, proceso conocido como eutrofización.

Con respecto a la salud de las personas los efectos en la población se podrían relacionar con las emisiones de contaminantes a la atmósfera por el aumento de embarcaciones que controlan las jaulas y la contaminación del agua de baño por los vertidos y las heces de los peces. Por tanto, las medidas de protección y mitigación ante aquellos escenarios que puedan tener consecuencias, por la exposición de las personas o por la afectación medioambiental, deben estar contemplados en el proyecto para evaluación de impacto ambiental.

Cercanas a la instalación se encuentran zonas de baño como la Playa del Cardón y de La Caleta.

La concesión ocupará una superficie de 159,3 ha, estará integrada por 36 jaulas dispuestas en 3 grupos y 2 hileras. La biomasa máxima que podría albergar esta instalación sería de 4.446 Tm, con una producción anual estimada de 3.050 Tm. Para poder ejecutar este proyecto, se prevé la retirada progresiva de las jaulas que actualmente utilizan en esta explotación, para lo cual la empresa ya ha presentado escrito de renuncia con condición suspensiva. En la zona terrestre, la instalación dispone de una planta de pre-engorde en la zona de Castillo de Romeral, que se verá ampliada para poder cubrir los requerimientos de la producción de la futura granja. La planta de envasado, situada en Las Majoreras, Ingenio, no será objeto de ninguna modificación. El Puerto de Castillo del Romeral se utilizará como base para la instalación del presente proyecto.

- Respecto a las emisiones de vertidos y residuos: se producirá un vertido directo producto de los excedentes de pienso no consumido y de las heces que se depositarán en los fondos marinos, lo que podría aumentar las concentraciones de fósforo y el nitrógeno por la actividad microbiana de la materia orgánica. El promotor aporta estudio donde se han realizado simulaciones de dispersión de los vertidos disueltos y particulados (MOHID). Según el promotor en la situación actual no se han detectado modificaciones en la calidad del agua y las estimaciones para la nueva instalación según las predicciones modeladas tampoco las producirá, la tasa de dilución es suficiente para garantizar la calidad del agua y el régimen de corrientes no dirige los vertidos hacia la costa. Durante la fase de obra, donde se llevará a cabo la sustitución e instalación de las jaulas, no se prevé un aumento de la exposición a factores con potencial afectación de la salud y bienestar de la población circundante a la zona del ámbito del proyecto. En cuanto a las instalaciones terrestres, el promotor no aporta datos para conocer si se realizarán modificaciones en las mismas para poder hacer frente a los nuevos requerimientos, dado que se va a aumentar la capacidad para atender a la nueva demanda de alevines, por lo que este centro directivo no puede valorar si se producirán exposiciones con potencial impacto en la salud y bienestar de las personas. En la fase de explotación se producirá un aumento en la emisión de vertidos, residuos y contaminantes atmosféricos (gases) dado que la producción se incrementará, así como el tráfico marítimo y rodado a consecuencia de ello. Las playas de La Caleta y del Cardón se encuentra a una distancia de 2 km aproximadamente a la zona de instalación de las jaulas, por lo que preocupa el riesgo de contaminación del agua, es por ello por lo que se considera necesario el control estricto de los vertidos en el agua y que se realicen análisis de la materia orgánica y granulométrica en el agua periódicamente para confirmar que la calidad del agua es apta para el baño, al margen de los controles habituales de este centro directivo en cuanto a la calidad de aguas de baño.

- Respecto a las emisiones a la atmósfera: las emisiones a la atmósfera se producirán como consecuencia del uso diario de las embarcaciones para alimentar a los peces. El promotor aporta un cálculo de la huella de carbono a partir de los consumos de combustibles dando como resultado unas emisiones bajas en comparación con la pesca tradicional. A pesar de lo expuesto, se recomienda la transición energética hacia fuentes menos contaminantes y neutras en emisiones de CO2, la industria marítima no puede quedarse atrás en la búsqueda de mejoras tecnológicas para proveerse de energía. Alternativas a los combustibles fósiles como los biocombustibles o combustibles con emisiones cero pueden ser opciones plausibles a corto plazo para reducir las emisiones.

- Respecto al riesgo de incendio, explosión, accidentes o catástrofes: la acuicultura no se encuentra sometida a riesgos que habitualmente pueden afectar a otro tipo de instalaciones como pueden ser las explosiones y los incendios. Los riesgos de accidentes asociados a la acuicultura se pueden caracterizar por colisión de las embarcaciones con las jaulas, o fugas masivas como consecuencia de la rotura de las jaulas. Este tipo de accidentes tienen un impacto leve y reversible siendo solo posible en la fase de explotación de la actividad. El programa de vigilancia ambiental (PVA) contiene un plan de contingencia para el caso de escapes masivos y la instalación cuenta con balizamiento para su señalización además de medidas de control frente al oleaje.

- Respecto al Impacto paisajístico: el paisaje forma parte del medio en el cual se vive, y por lo tanto, depende de él la calidad de vida de las personas. La presencia de instalaciones en un medio natural como pueda ser el mar se considera una alteración relevante del medio perceptivo, por lo que, aunque el proyecto únicamente contempla el aumento en el número de jaulas, lo cual puede ser un factor no apreciable por el observador, este centro directivo recomienda que tome todas aquellas medidas oportunas de forma que se respete el entorno, para que residentes y turistas puedan continuar con el uso y disfrute de la costa.

Tras la revisión del proyecto de referencia se solicita que se tenga en cuenta las observaciones y recomendaciones que se han expuesto, así como cualquier otra que considere adecuada para la protección de la salud, el bienestar de las personas y la protección del medio ambiente.

f) Informe del Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente con fecha 3 de octubre de 2022 y que concluye lo siguiente:

1ª.- La explotación de acuicultura proyectada contempla la producción de 3.050 Tm anuales de lubina, siendo una especie considerada nativa de Canarias. No obstante, se cita la posibilidad de ampliar el catálogo de especies a cultivar en estas instalaciones siguiendo lo establecido por el Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura (PROAC). En concreto se citan en la documentación presentada la dorada (Sparus aurata) y el medregal (Seriola dumerili) como potenciales cultivos en el futuro, en función a la demanda de mercado, estando ambas especies incluidas en el Anexo II. Relación de especies de interés para la acuicultura, según figura en la Orden de 1 de abril de 2021, por la que se aprueba la modificación del Listado de Especies de Interés para la Acuicultura, conforme a lo establecido en el Decreto 102/2018, de 9 de julio, que aprueba el Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura de Canarias (PROAC) (BOC nº 79, de 19.4.2021). La evaluación de la instalación, así como de los riesgos e impactos derivados de su actividad, se han llevado a cabo contemplando la especie anteriormente citada. Por ello, cualquier modificación de ese inventario, debe estar sujeto a informe favorable desde esta Unidad Administrativa. De manera independiente, es necesaria la comunicación a esta Unidad Administrativa en caso de producirse un escape masivo de alguna de las jaulas que componen la instalación, debiendo tener los sistema necesarios para su control en el menor tiempo posible.

Por su posible afección a las comunidades cercanas y espacios pertenecientes a la Red Natura 2000, este plan debería ser supervisado por el órgano gestor de la misma. Si bien los riesgos se han evaluado convenientemente, no queda exento de un seguimiento pormenorizado de los efectos derivados de los posibles escapes puntuales.

2ª.- Al margen de las medidas cabe mencionar que la empresa ya adopta de forma interna procedimientos de gestión ambiental y mejora continua más allá de las exigencias de la administración. Así, Aquanaria ha apostado por el cultivo sostenible y de alta calidad de la mano de la mejora medioambiental, social y económica continua, contando con diferentes certificaciones que avalan una adecuada Gestión Medioambiental. El documento del EIA además incluye como anexos los siguientes documentos: 1º. Plan de contingencias; 2º. Protocolo de escapes; y 3º. Plan de gestión ambiental -Manual de Buenas Prácticas. Todos estos procedimientos de gestión avalan la correcta aplicación de las medidas ambientales preventivas y correctoras desarrolladas en el documento.

3ª.- Se requiere al promotor actualizar el informe de compatibilidad con los objetivos de la estrategia marina para la Demarcación Canaria en función a lo establecido en el Real Decreto 218/2022, de 29 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 79/2019, de 22 de febrero, por el que se regula el informe de compatibilidad y se establecen los criterios de compatibilidad con las estrategias marinas.

4ª.- Se requiere al promotor informe de compatibilidad considerando lo establecido en el POEM de la demarcación canaria que si bien en la actualidad se encuentra en tramitación, es relevante que el proyecto considere los criterios establecidos en el Real Decreto 363/2017, de 8 de abril, por el que se establece un marco para la ordenación del espacio marítimo.

5ª.- La ubicación designada para la ejecución de este proyecto se encuentra a una distancia suficiente de los espacios marítimos pertenecientes a la Red Natura 2000, de manera que se considera que los posibles efectos sobre ellos derivados de la actividad cotidiana contemplada en la documentación presentada sean menores. Obviando, lógicamente, las consecuencias de posibles escapes masivos y sus consecuencias sobre las comunidades circundantes y lejanas, gracias a la capacidad de dispersión de los animales cultivados.

6ª.- Si bien no se dispone en la actualidad de registro de especies protegidas en el entorno de la instalación proyectada, se debe seguir un PVA adecuado sobre la modificación de la situación circundante a las jaulas y sobre la influencia de estas sobre la presencia de distintas especies, tanto animales como vegetales.

7ª.- Según la documentación presentada, y como la actividad acuícola proyectada se sitúa íntegramente dentro de esta ZIA, no se prevé que haya afecciones significativas sobre los parámetros indicados. Se observa que las características de la explotación y del entorno en el que se localiza, exposición a corrientes, dinámica marina, alejada de áreas marinas y litorales protegidas, etc., hacen que esta explotación no conlleve graves impactos en la zona.

g) Informe del Servicio de Cambio Climático de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente con fecha 24 de agosto de 2022 y que concluye lo siguiente:

- La documentación ambiental aportada ha tomado en consideración el cambio climático, si bien no se puede concluir que su encaje y desarrollo haya sido adecuado, tal y como se ha expuesto en el cuerpo del presente informe.

- El estudio de impacto ambiental de proyecto debería añadir análisis no realizados y proponer diversas medidas a resultas de la consideración de la perspectiva climática en la evaluación ambiental del proyecto, que debe estar de acuerdo con lo expuesto en el conjunto del apartado 3 de este informe.

h) Informe del Servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria con fecha 12 de julio de 2022, que concluye lo siguiente:

El proyecto objeto del presente informe se encuentra fuera de Espacio Natural Protegido, Red Natura 2000, IBA y áreas prioritarias de reproducción, de alimentación, de dispersión y de concentración de las especies de la avifauna amenazada en la Comunidad Autónoma de Canarias. Sin embargo, dicho proyecto puede tener cierta afección debido a la proximidad de las granjas con estas áreas. Para reducir los impactos del “Proyecto de granja marina promovido por Aquanaria, S.L. a situar en la zona de interés acuícola Ziagc-6, U.R.D.S.-3 Castillo del Romeral, en la isla de Gran Canaria”, de las estructuras artificiales en el funcionamiento de los procesos naturales, se propone especial atención con las siguientes medidas:

1ª.- Respetar la tranquilidad de la fauna silvestre. Por motivos de seguridad marítima, las instalaciones llevan una serie de balizamientos de iluminación nocturna. Queda prohibido el uso de focos y métodos de iluminación nocturna que afecten al comportamiento, provocar molestias por la elevada sensibilidad a la luz de la fauna nocturna. Tanto las charcas naturales como las salinas son frecuentadas por aves limícolas y migradoras, que encuentran su hábitat ideal en una gran plataforma litoral donde abundan el alimento y la tranquilidad.

2ª.- Se adoptarán medidas encaminadas a evitar el enmalle de las aves. Se revisará las redes anti-pájaros frecuentemente su estado y de forma diaria durante las visitas de alimentación se inspeccionara si algún ave ha quedado atrapada en su interior. En tal caso se liberará el ejemplar, o, caso de estar herido, se dará aviso a un centro de recuperación de fauna. Los colores de las redes anti-pájaros deberían ser de un color distinguible para las aves, especialmente las pescadoras por zambullida.

3ª.- Establecer medidas de control y seguimiento frente a posibles efectos de vertidos accidentales u ocasionales de cualquier tipo de residuos sólidos (fouling, basuras, etc.) o escapes que pudieran afectar a las áreas protegidas y contaminar a las especies. Especial cautela con los tóxicos (metales y micro-contaminantes) y terapéuticos (antibióticos y biocidas) que puedan afectar al estado y ciclo biológico de algas y aves protegidas.

4ª.- Resultaría aconsejable el desarrollo de un Plan de Contingencias frente a vertidos que afecten a la calidad de la columna de agua tal y como aconseja Apromar en su Guía de Buenas Prácticas para reducir el impacto de las actividades acuícolas sobre el medio ambiente y llevar a cabo una gestión sostenible de las especies cultivadas. Sería el caso de los vertidos accidentales como la caída de sacos de alimentación, retirada de bajas, etc.

5ª.- Deberán adoptarse especiales cautelas al objeto de evitar el deterioro de los recursos naturales.

6ª.- El seguimiento de Lyngbya majuscula en las instalaciones es muy recomendable tal y como aparece en el estudio de EIA.

7ª.- Mantener la distancia mínima de las instalaciones del proyecto de 3 km con las áreas protegidas terrestres en base al Impacto sobre la RN2000 que aparece en el estudio de EIA referente al impacto del vertido particulado sobre las comunidades de interés comunitario y especies de la RN2000 y sobre la calidad del detrítico costero. Debido a la lejanía de la zona de estudio (3 km) a áreas con figuras de protección, el impacto se considera no significativo (verde).

8ª.- Tal y como se estudia en el EIA, se descarta la alternativa I por considerarla técnicamente inviable y ambientalmente incierta. En el caso de las alternativas II y III, ambas alternativas son compatibles desde el punto de vista ambiental.

i) Informe del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria con fecha 19 de julio de 2022, que concluye lo siguiente:

- “Por lo anteriormente expuesto, se informa negativamente al proyecto y estudio de impacto hasta que no se incorpore una evaluación desde el punto de vista patrimonial que analice los impactos directos e indirectos de las actuaciones, tanto en el ámbito marino como terrestre, sobre posibles bienes del patrimonio cultural insular. Dada la fragilidad de los bienes arqueológicos subacuáticos y contrariamente a la afirmación de la página 180 del estudio de impacto de que “tampoco la disposición de muertos y amarres sobre el lecho marino es una acción que pudiera afectar a los yacimientos enterrados, por ello se ha descartado este impacto”, acciones de este tipo pueden generar impactos o afecciones irreversibles sobre el patrimonio cultural sumergido”.

- “En consecuencia, se hace necesario la realización de un estudio patrimonial basado en el reconocimiento directo del espacio en el que se proyectan las actuaciones que permita conocer la existencia o ausencia de bienes pertenecientes al patrimonio cultural y proponga las medidas necesarias a fin de evitar y prevenir posibles riesgos sobre los mismos. Dicho estudio ha de comprender todo el espacio afectado por las intervenciones y ha de estar realizado, tal y como establece la Ley 11/2019 de Patrimonio Cultural de Canarias por personal con titulación especialista en la materia, en este caso patrimonio Cultural Subacuático y autorizado por la Dirección General de Patrimonio Cultural de Canarias.”

j) El artículo 6.1 del Real Decreto 79/2019, de 22 de febrero, por el que se regula el informe de compatibilidad y se establecen los criterios de compatibilidad con las estrategias marinas, establece lo siguiente: “En el caso de actuaciones públicas o privadas, sujetas a procedimiento de evaluación de impacto ambiental, ordinaria o simplificada, el informe de compatibilidad se solicitará como parte del trámite de consulta a las administraciones públicas afectadas, regulado en los artículos 37 y 46 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, o en la legislación autonómica correspondiente”. Por lo tanto, durante el trámite de consultas ambientales se solicitó al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico el Informe de Compatibilidad con la Estrategia Marina para la Demarcación Canaria; que de acuerdo con el artículo 7.1 del citado Real Decreto, “tendrá la naturaleza de informe preceptivo y vinculante”.

Con fecha 8 de septiembre de 2022 se recibe en la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente el Informe de Compatibilidad con la Estrategia Marina para la Demarcación Canaria aprobada por el Real Decreto 1365/2018, de 2 de noviembre. El informe concluye lo siguiente:

“Por ello, cabe concluir que no se prevén repercusiones negativas, según lo establecido en el artículo 4 del Real Decreto 79/2019, de 22 de febrero, como establece el artículo 6.2 del mismo Real Decreto y que la actuación objeto de la presente consulta sería compatible con los objetivos de la estrategia marina de la demarcación canaria, siempre y cuando se respeten las siguientes condiciones:

1ª.- Todas las instalaciones deben tener en cuenta los posibles riesgos climáticos existentes en la ubicación (en particular las lluvias y los temporales), evitando así vertidos de contaminación al mar.

2ª.- Deberá hacerse un seguimiento de la instalación y poder monitorizar su afección a las comunidades biológicas, incluyendo las conclusiones derivadas en un informe final, el cual deberá trasladarse a la Dirección General de la Costa y el Mar. Igualmente deberá trasladarse periódicamente los informes resultantes del seguimiento de los fondos del emplazamiento a lo largo de la vida útil de la instalación.

3ª.- Los elementos que se instalen han de ser objeto de un adecuado mantenimiento y vigilancia que asegure que cada una de sus partes conserva las características adecuadas para su función. El control debe realizarse tanto sobre el elemento de fondeo como sobre cada una de las partes del tren de fondeo, comprobando que se encuentran adecuadamente fijados y sin desenterrar, sin indicios de desgaste o corrosión, con flotabilidad adecuada, etc.

4ª.- Las embarcaciones usuarias de las instalaciones deben evitar pasar cerca de las balsas (grupos de aves sedimentadas en el mar que se forman al atardecer) de las aves marinas por las que se declara el espacio y adoptar todas las precauciones necesarias para evitar producir episodios que pudiesen suponer un perjuicio para su estado de conservación.

5ª.- Se asegurará el correcto mantenimiento del conjunto de las instalaciones y la realización de un seguimiento visual constante que evalúe su efectividad para evitar el enganche de aves.

6ª.- Se tendrá que hacer un mantenimiento periódico para garantizar que los cabos permanecen tensos, no solamente después de los temporales, con el objeto de evitar capturas accidentales de ejemplares de fauna marina incluidas en el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. Así mismo, deberán comunicar, a la autoridad competente, cualquier captura accidental de estas especies en la estructura de los cabos.

7ª.- Lo residuos originados, por ejemplo, en el laboreo, caídas de utensilios o desprendimientos de los artefactos, deben ser recogidos por los propios titulares y llevados a puerto para ser trasladados por gestores autorizados. Nunca podrán ser arrojados al mar.

8ª.- Deberán obtenerse cuantas autorizaciones, licencias o informes favorables de otros organismos sean exigibles de acuerdo con la legislación vigente.

Según lo establecido en el artículo 10 del Real Decreto 79/2019, de 22 de febrero, este informe tendrá un periodo de vigencia de cuatro años desde su notificación. Siendo necesario volver a consultar a la Dirección General de la Costa y el Mar si se produjese alguna modificación.

Sexta.- Análisis de Alternativas. En el Documento Ambiental del proyecto se han analizado las siguientes alternativas:

- Alternativa 0. Consiste en mantener la situación actual. De acuerdo con la información del DA, En el tramo de estudio existe en la actualidad una concesión correspondiente a las empresa Aquanaria, S.L. (anteriormente a nombre de PROCRÍA) con 24 jaulas de 25 metros de diámetro y 15 metros de calado, con una producción anual de 2.345 Tm autorizadas (Figura 13). Para el diseño de las alternativas se ha supuesto que las nuevas concesiones habrían de sustituir a las actuales, puesto que la empresa ha presentado escrito renuncia con condición suspensiva sobre esa concesión. De esta manera las simulaciones ambientales se han realizado considerando únicamente el vertido de las nuevas instalaciones propuestas.

- Alternativa I. Se encuentra ubicado en el sector sur de la Zia-Gc-6, frente al término municipal de San Bartolomé de Tirajana, a unos 3 km de distancia a la línea de costa. Consiste en un polígono formado por un área de 140,25 ha con capacidad para una producción máxima de 4.320 Tm anuales, lo que supondría una cantidad de pienso al año de 6.336 Tm. Este polígono está compuesto por tres parcelas, por lo que cada una tendría una producción de 1.440 Tm. La mejor configuración es la que ubica las parcelas con una orientación NE/SW, donde los efectos sinérgicos y los solapamientos son poco significativos desde el punto de vista medioambiental y de producción. Las parcelas se disponen cada una en la dirección de la corriente a unas profundidades medias entre -30 y -50 metros, con fuertes corrientes que favorecen la dispersión de los vertidos. Cada tren del vivero estaría dispuesto en 2 filas de 6 jaulas con 120 Tm cada jaula, ocupando una superficie aproximada de 46,75 ha por parcela. El polígono con área total de 140,25 ha está compuesto por tres parcelas perpendiculares a costa, dos localizadas al norte y una al sur. Respecto a los fondos situados justo debajo de la concesión, en este caso se encuentra enteramente sobre la comunidad de arenas vegetadas y sin vegetación. Las coordenadas de los vértices del polígono se encuentran en la página 30 del DA. Según consta en el DA esta alternativa fue descartada al estar basada en estudios anteriores que no se ajustan a la realidad actual del cultivo.

- Alternativa II. Esta concesión ocuparía una superficie de 1.593.258 m² (159,3 ha) y estaría integrada por 36 jaulas de 30 m de diámetro cada una, dispuestas en 3 grupos cada uno con 2 hileras de 6 jaulas (Figura 15). La producción estimada es de 2.500 Tm al año, lo que supone que la concesión podría albergar una biomasa máxima de 3.700 Tm. Las coordenadas de los vértices se encuentran en la página 32 del DA. Esta alternativa fue descartada frente a la A-3 porque tiene una menor producción y prácticamente los mismos impactos según el DA.

- Alternativa III. Es la alternativa seleccionada. Ocuparía la misma superficie que la Alternativa II, 1.593.258 m² (159,3 ha) y estaría integrada también por 36 jaulas de 30 m de diámetro cada una, dispuestas en 3 grupos cada uno con 2 hileras de 6 jaulas. Cada una de estas jaulas puede albergar unas 212 Tm de producción de pescado por cada ciclo. Así, la biomasa máxima que podría albergar esta concesión habría de ser de 4.446 Tm y su producción estimada al año 3.050 Tm. La concesión es la misma que para la Alternativa II, solo viéndose aumentada la producción anual, por lo que comparten número de vértices y coordenadas, así como número de jaulas, diámetro de las mismas, y disposición y orientación de los trenes.

Al encontrarse dentro de la zona de máxima aptitud de la Zia, ninguna de las alternativas planteadas se localiza sobre comunidades sensibles, vías de comunicación marítima, puntos de vertido o cualquier otro condicionante ambiental establecido en la Sección 2ª del PROAC. Así, la distancia más próxima desde las jaulas a comunidades sensibles es de unos 2.000 m a comunidad de sebadal, localizada en diferentes puntos del tramo de costa a lo largo del ámbito de estudio y a 1.500 m en el mismo tramo de los fondos compuestos por rocas dispersas, que pudieran albergar en menor o mayor nivel de desarrollo alguna comunidad de algal fotófilo; superando en todo caso los 300 m de protección establecidos por el PROAC. Del mismo modo, se respeta la zona de retranqueo de jaulas establecida en el Ordenación Detallada de la Zia Gc-6. En cuanto a los porcentajes de ocupación máxima sobre biocenosis que puedan verse afectados por el desarrollo de la actividad establecida por el PROAC, las arenas circalitorales con anguila jardinera (Heteroconger longissimus) y los arenales con Caulerpa, no serán ocupados en más de un 50% de su extensión tal y como se establece en la ficha de unidad de referencia para el desarrollo y la ejecución del ámbito geográfico marino A.G.M-Gc-6 para la U.R.D.S.-3 y la U.R.E.S.-1, quedando dicha ocupación muy por debajo de este porcentaje.

Séptima.- Criterios mencionados en el artículo 47.2 para determinar si un proyecto del Anexo II debe someterse a evaluación de impacto ambiental ordinaria.

1. Características de los proyectos: las características de los proyectos deberán considerarse, en particular, desde el punto de vista de:

a) Las dimensiones y el diseño del conjunto del proyecto.

La superficie marina a ocupar de Dominio Público Marítimo Terrestre es de 1.593.258 m² (159,3 ha), según consta en la documentación aportada. La capacidad de producción prevista para esta granja marina es de 3.050 Tm año-1, dividida en tres grupos de 12 jaulas flotantes (total 36 viveros). La profundidad de las redes de las jaulas es de 15 m más unos 5 m del copo, por lo que en total la granja alcanza aproximadamente los 20 m de profundidad, sin contar con las estructuras de fondeo. El tamaño físico de la granja supera en superficie, volumen y capacidad de producción a los de la granja existente actualmente. De todas formas, el proyecto se ajusta en cuanto a ocupación del medio marino y capacidad a lo legalmente establecido en el PROAC.

En lo que respecta al diseño, se trata de una granja marina formada por viveros circulares con una red cilíndrica terminados en un copo, sistema denominado ‘gravity cage’; estos viveros o jaulas se disponen en grupos y se mantienen en posición gracias a un entramado de cabos y cadenas que van sujetos al fondo marino mediante un sistema de fondeo, que puede estar formado por anclas o estructuras de hormigón.

En lo que se refiere a la definición del proyecto se observan ciertas cuestiones que no se describen adecuadamente; por ejemplo, en el DA se afirma lo siguiente: “En las instalaciones portuarias se dispondrá de una pequeña nave para tareas como el llenado de botellas de buceo, movimientos de carga y descarga de embarcaciones con carretilla elevadora y algún almacén con capacidad para atender tanto a la mercancía que entra en la instalación como la que sale de ella, incluyendo desde el material para mantenimiento, alimento, alevines de siembra, cosecha tras despesque y todo el material que se debe sustituir, cuando proceda, para el buen desarrollo y sostenimiento de la actividad”. Sin que estos elementos hayan sido definidos. También se observa que las coordenadas de la Alternativa I que aparecen en la página 30 del DA no se corresponden con los vértices de las parcelas de la misma alternativa que aparecen en la figura 14 (página 31). También se indica que actualmente la mercantil dispone de un pre-engorde en Castillo del Romeral, situado a 3,2 km por carretera del puerto de la misma localidad, el cual se verá ampliado de 1000 m3 de capacidad a 3000 m3 para poder atender la demanda de alevines de 25 g que requerirá la ampliación productiva objeto de la futura granja (página 37). No se define si esta ampliación se realizará dentro o fuera de las instalaciones preexistentes.

b) La acumulación con otros proyectos, existentes y/o aprobados.

Actualmente existe una granja marina cuya titular es la empresa Aquanaria, S.L. (anteriormente a nombre de Procría) con 24 jaulas de 25 metros de diámetro y 15 metros de calado, con una producción anual de 2.345 Tm autorizadas (Figura 13 del DA). Esta granja se irá desmantelando progresivamente a medida que se vaya construyendo la nueva, además la empresa ha presentado escrito renuncia con condición suspensiva sobre esa concesión, la construcción de la nueva granja y el desmantelamiento de la existente han sido proyectadas en 7 fases (página 170 DA y figura 88), este proceso se estima en 3 meses. De esta manera las simulaciones ambientales se han realizado considerando únicamente el vertido de las nuevas instalaciones propuestas. Teniendo en cuenta esta situación puede considerarse que no existe acumulación de proyectos.

c) La utilización de recursos naturales, en particular la tierra, el suelo, el agua y la biodiversidad.

El principal recurso empleado en este tipo de proyecto es el pienso para el engorde de los peces; para un FCR=2,5 y para una producción anual de 3.050 Tm de lubina, se estima necesaria una cantidad de 7.625 Tm de pienso extruído. Este está compuesto por: harina y aceites de pescado, Aceites vegetales, Productos y subproductos de cereales, Productos y subproductos de leguminosas, Productos y subproductos de oleaginosas, Vitaminas y Minerales. Siendo el componente crítico la harina y aceites de pescado, ya que implica la explotación pesquera de stocks de peces salvajes. Lo que hace que en muchos casos la acuicultura tenga un impacto sobre poblaciones de peces salvajes (un valor del indice FIFO de 0,53 en peces marinos implica que producir 3.050 Tm de lubina requerirá la captura de unas 1.617 Tm de pescado salvaje para la elaboración del pienso necesario), aunque actualmente se trabaja en la línea de investigación de la alimentación para disminuir lo más posible la dependencia de los nutrientes procedentes de los peces salvajes.

En lo que se refiere a los consumos de agua y suelo estos pueden considerarse bajos en este tipo de actividad, hay que tener en cuenta que las instalaciones en lo que se refiere al puerto y a la planta de pre-engorde ya son existentes, por lo que no implican aumento de la ocupación de suelo. Se producirá un consumo de materiales áridos, cemento y agua para la construcción de los bloques de fondeo que son de hormigón, a menos que se reutilicen los que hay en la explotación que existe actualmente.

d) La generación de residuos.

Los residuos generados en la actividad serán principalmente los sacos plásticos donde se almacena el pienso, trozos de cabos, redes y otros residuos asimilables a domésticos, como cartones, maderas, plásticos u otros restos de embalajes.

Los peces que mueren (bajas) en las instalaciones pueden considerarse residuos orgánicos. También se generarán residuos tóxicos y peligrosos, como los aceites procedentes de los motores de embarcaciones y vehículos, grasas, restos de combustibles, aguas contaminadas procedentes de los lavados de la maquinaria, envases vacíos contaminados, etc. Los potenciales impactos que pueden generar estos residuos pueden evitarse mediante un control de la gestión de los mismos por parte del promotor, tal y como se indica en el DA (página 45): “Todos estos residuos son transportados a tierra y depositados en contenedores específicos para su tratamiento por gestores autorizados”.

e) La contaminación y otras perturbaciones.

- Contaminación atmosférica. La acuicultura en el medio marino produce varias fuentes de contaminación: en primer lugar la contaminación atmosférica debida a la producción de gases contaminantes y de efecto invernadero, así como partículas producidas por la maquinaria (grúas, carretillas, winches, vehículos y embarcaciones) (NOx, SOx, hidrocarburos sin quemar, CO, CO2) al quemar combustibles fósiles, se estima un consumo para esta granja de 97.614 l año-1 de gasóleo. Sin embargo, puede considerarse que este tipo de contaminación de la acuicultura marina no es relevante si se tiene en cuenta el producido por otros tipos de industrias. En esta granja en concreto, el hecho de dotarse de pontones de alimentación automática hacen que disminuya de forma significativa el número de viajes desde el puerto base hasta las jaulas para alimentar a los animales, con lo que se disminuye la contaminación atmosférica, al igual que la instalación de cámaras de video en cada vivero también reduce las visitas a las jaulas con fines de vigilancia. Por otra parte, el adecuado mantenimiento de la maquinaria utilizada (filtros) y el uso de combustibles de mayor calidad pueden disminuir significativamente la contaminación atmosférica producida por el proyecto.

En el DA se dedica un epígrafe a las emisiones atmosféricas, donde se analiza las emisiones de gases de efecto invernadero, CO2 fundamentalmente. Se ha calculado la huella de carbono para el uso de las embarcaciones y de camiones en tierra para una producción de 3.050 Tm: 286.239 kg CO2 y 8.595 kg CO2, respectivamente. Con un balance de producción de gas de efecto invernadero de 0,096 kg CO2/kg producido. No se presenta un cálculo global de la huella de carbono del proyecto porque no se ha tenido en cuenta todas las emisiones producidas en todas las fases y actividades del proyecto, producción y transporte de alevines, producción y transporte de piensos, producción para la exportación, etc.

- Contaminación acústica. Emisiones sonoras. La frecuencia de la presión sonora subacuática y su intensidad asociadas al trafico marino generado por las embarcaciones de alimentación y mantenimiento asociadas a la actividad de la acuicultura, estarían en el rango de 100 Hz y 150 dB. La emisión no es continua ya que el trafico se circunscribe a los periodos de alimentación diaria por lo habitual durante la mañana. En este rango son especialmente sensibles los cetáceos misticetos y los humanos, no se ha detectado la presencia de estas especies en la zona. Según el DA en la cuadrícula correspondiente a la zona de estudio fue registrado un índice medio-bajo de ruido dada la proximidad y tráfico marítimo asociado al área portuaria de Arinaga (CEPYC-CEDEX, 2012).

- Contaminación química. En lo que respecta a los productos químicos empleados en la actividad, según se indica en el DA (página 41) se emplean: minerales (nutrientes), antioxidantes para conservar el pienso, pigmentos, antibióticos, desinfectantes y productos antifouling.

Todos estos compuestos terminan alcanzando el medio natural y penetrando de alguna manera en el ecosistema marino pudiendo provocar diversos tipos de impactos ambientales. En el caso de este proyecto y en lo que respecta a los antibióticos, el promotor indica que no se suministraran antibióticos con el pienso, sino que los alevines serán vacunados previo a su introducción en las jaulas, lo cual supone una ventaja ambiental.

Para evitar el colapso de las redes de las jaulas por el crecimiento de organismos marinos (‘fouling’) se emplean productos químicos biocidas, estas sustancia químicas son muy tóxicas para la vida. En la acuicultura se emplean principalmente en las redes de cultivos y estructuras accesorias. Casi todas las cubiertas antifouling incluyen cobre en forma de Cu2O en combinaciones con uno a más biocidas orgánicos tal como SeaNine, Zinc piritionato (= Zinc Omadine) y Diclofluanidos dentro de una matriz polimérica que permite su lenta liberación como elemento activo. Estas sustancias se liberan al medio marino en diferentes concentraciones como consecuencia del desgaste de las redes y estructuras produciendo un impacto en las especies y ecosistemas adyacentes a las jaulas, sobre todo en el fondo marino. Por este motivo es importante realizar la limpieza de las redes en tierra y gestionar los residuos producidos como tóxicos a través de gestor autorizado y nunca hacer la limpieza en el medio marino. Para esta instalación se estima una producción de fouling de 7.328,7 kg. También es común el uso de “Cloro Bacter” (desinfectante bactericida) para la desinfección de embarcaciones, equipos y cubetas, que deberá realizarse de forma controlada para que nunca se libere en el medio marino.

- Contaminación orgánica. La principal fuente de contaminación de la industria acuícola es la orgánica y que procede fundamentalmente de los grandes aportes al medio marino de materia orgánica particulada (restos de piensos no ingeridos y heces de los peces), estas partículas sedimentan en el sustrato a una distancia que es función de su velocidad de caída, altura de la columna de agua y de las corrientes; este aporte de materia orgánica particulada sobre el fondo debajo de las jaulas y en los alrededores, produce impactos o alteraciones en el ecosistema bentónico principalmente, pudiendo producirse en casos extremos fenómenos de eutrofización, con la desaparición de las especies originales del ecosistema y aparición o proliferación de especies oportunistas.

Por otra parte este tipo de cultivos marinos también aporta al medio materia orgánica disuelta que se corresponde con la disolución parcial del pienso no ingerido, sobre todo de las grasas, de las heces y de la orina de los peces (excreción de amonio). Al final, tanto la materia orgánica particulada como disuelta aportan grandes cantidades de C, N y P al medio natural. También pueden producirse aportes de bacterias, virus y parásitos, asociados al vertido de materia orgánica fecal se produce el vertido de coliformes fecales y otros patógenos, aspecto en el que no difiere de otros vertidos como el de las aguas residuales urbanas.

Es posible realizar una estimación del vertido de materia orgánica global de la granja, según su composición elemental C:N:P y de acuerdo con la diferencia entre la composición elemental del alimento suministrado y la de la biomasa cosechada. Estimando una tasa FCR de 2,5 para la lubina se ha cuantificado que un ciclo de producción de 3.050 Tm precisaría de 7.625 Tm de pienso al año, de las que un 4,5% correspondería a pérdidas de alimento no consumido (343 Tm). Considerando su composición elemental en Carbono (C), Nitrógeno (N) y Fósforo (P) así como la forma en que es liberado al medio (particulado o disuelto) o asimilado se puede obtener el balance global de vertido:

Tabla. Vertido global (C/N/P) por ciclo de cultivo de lubina para una producción de 3.050 Tm.

Ver anexo en la página 42968 del documento Descargar

Todas las unidades en Tm.

Resulta evidente que estas cargas de nutrientes inyectadas en el medio marino pueden provocar alteraciones ecológicas importantes, tanto en la columna de agua y la comunidad pelágica, como en los fondos y las comunidades bentónicas; el impacto que se produzca depende mucho del lugar de ubicación de la granja; en general, cuánto más alejada de la línea de costa (mayor profundidad), cuanto más intensas las corrientes y sobre fondos donde no existan comunidades sensibles, son los lugares idóneos para establecer las granjas marinas.

Las grasas y aceites de pescado de la mayoría de los pellets de alimentación les otorga cierta flotabilidad permitiendo que las partículas de pienso permanezcan durante mayor tiempo en superficie antes de sedimentar, mejorando así su consumo y aprovechamiento. Durante este tiempo parte del contenido graso produce lixiviados y forma manchas de aceite en superficie. En ocasiones se ha descrito la llegada a costa de este tipo de manchas, cuyo intenso olor a pescado las identifica fácilmente. Según el DA no existen datos que permitan cuantificar este lixiviado graso al depender en gran medida de la formulación del pienso y su composición lipídica específica. Aunque hasta la fecha en el área de estudio no se ha notificado la presencia en las playas de este tipo de manchas, probablemente debido a que el patrón de vientos y corrientes dominantes no las dirige hacia costa.

Para al alternativa III (proyecto) el modelo empleado para calcular la sedimentación que afectará al substrato, indica una superficie aproximada de 2 ha en situación de estrés hipóxico tipo B severo; mientras que alrededor de la zona de máximo vertido se encontraría una superficie de 15,2 ha que podría presentar estrés prehipóxico con un alcance máximo de 200 m desde la posición de las jaulas hacia el eje mayor de dispersión de las partículas, a partir de aquí el sedimento se tornaría prehipóxico hasta cubrir un área total significativa de afección por el vertido particulado en torno a las 51 ha.

f) Los riesgos de accidentes graves y/o catástrofes relevantes para el proyecto en cuestión, incluidos los provocados por el cambio climático, de conformidad con los conocimientos científicos.

- En lo que se refiere a los accidentes graves. Los proyectos de acuicultura sobre jaulas flotantes en mar abierto no se encuentran sometidos a muchos de los riesgos habitualmente citados en tierra como son el incendio, explosión, vertidos, etc. De forma específica sí se considera el caso de colisión de una embarcación propia o de un tercero que, pese al correcto balizamiento, la inclusión de las posiciones en las cartas náuticas, y las actuales medidas tecnológicas para la navegación, impacte contra los viveros de la instalación y ocasione el escape de los peces albergados por el vivero afectado. No se ha incluido en el DA el caso de accidentes graves de buceo durante las labores de trabajo y mantenimiento de las instalaciones, que en algunos casos se han producido en la isla de Gran Canaria, algunos de ellos con desenlace fatal.

- En lo que se refiere a las catástrofes. Bajo esta categoría se incluyen los fenómenos de oleaje extremo, ya sea producidos por fenómenos meteorológicos o geológicos (tsunamis), capaces de desmantelar las instalaciones y ocasionar un escape masivo.

Así pues tanto en el caso de accidentes graves como de catástrofes el principal riesgo es el mismo: el escape masivo, ya sea provocado por accidente de navegación o por oleaje. Las consecuencias de los escapes masivos sobre el medio ambiente pueden ser: 1. Contaminación genética, por hibridación con las poblaciones salvajes. La lubina se considera una especie nativa de las islas Canarias aunque en el pasado su distribución se restringía a las islas de Lanzarote y Fuerteventura que presentan aguas más frías; ha sido después del desarrollo de la acuicultura en las islas centrales y occidentales cuando la lubina ha ampliado su rango de distribución geográfica a casi todas las islas como consecuencia de los escapes masivos, como consecuencia de temporales, accidentes de manipulación de redes y sabotajes. Al no existir poblaciones nativas en las islas centrales y occidentales no cabe esperar una contaminación genética, mientras que en las islas orientales tampoco ha sido nunca una especie abundante. Otra de las consecuencias de los escapes masivos es la 2. Alteración de la cadena trófica, por presión depredadora o consumo de recursos. Las lubinas están actualmente ampliamente distribuidas en el litoral e incluso en charcos intermareales de la isla de Gran Canaria; habiéndose observados ejemplares de diversos tamaños en muchos puntos de la isla. Todas estas lubinas proceden de la acuicultura marina. Como ya se ha indicado el origen de los escapes puede ser debidos a distintas causas. Los ejemplares asilvestrados ejercen predación sobre diversas especies de peces salvajes litorales, como por ejemplo el guelde blanco (Atherina presbyter), juveniles de boga (Boops boops), tapaculo (Bothus podas) o juveniles de vieja (Sparisoma cretense). Realmente, se desconoce cual es el verdadero impacto de las lubinas sobre las poblaciones de peces salvajes; la investigación científica de este impacto debería ser abordada por el órgano sustantivo, posiblemente en colaboración con las empresas del sector, ya que en mayor o menor medida todas estas entidades tendrían su cuota de responsabilidad. Es importante señalar en este punto que el hecho de que una especie esté incluida como autorizada para su cultivo en acuicultura en Canarias no implica que su escape al medio natural no tenga un impacto ambiental; por este motivo se considera que se debe actuar con la máxima cautela a la hora de autorizar o emplear una determinada especie en la acuicultura.

En el DA (página 245) se considera que el impacto para ambos riesgos se evalúa como de carácter negativo y permanente, pues se produce durante toda la época de actividad de la instalación, extenso, sus consecuencias se evidencian a medio plazo. El efecto es reversible a medio plazo y presentaría medidas preventivas y correctoras: 1ª. Aumento de los requisitos de seguridad de las instalaciones, 2ª Uso de alevines procedentes de stocks próximos y no modificados genéticamente, 3ª Programa de revisión y mantenimiento de los paños de red, y 4ª Plan de contingencia para el caso de escape masivo. El Plan de Contingencias incluye un “Protocolo de Actuación para la Prevención y Mitigación de Escapes de Peces de Cultivo en Viveros” redactado específicamente por Aquanaria.

Sin embargo, la información ambiental incluida en el “Protocolo de Actuación para la Prevención y Mitigación de Escapes de Peces de Cultivo en Viveros”, en su apartado ‘Mitigación’, demuestra que no se trata realmente de un protocolo; por una parte se trata de implicar a los pescadores profesionales en las tareas de recaptura de los ejemplares escapados, sin que se aclare realmente si se producirá o no esta participación, ni en qué condiciones, puesto que no existe ningún tipo de contrato, ni acuerdo en este sentido.

A día de hoy se desconoce por lo tanto qué embarcaciones y qué personal participarían en estas tareas; por otro lado, parece que las artes de pesca a emplear en este tipo de recapturas son artes restringidas a los profesionales, por lo que ni siquiera la empresa podría utilizarlas sin una autorización expresa del órgano competente, siempre y cuando no vulnerara la Ley de Pesca de Canarias. También habría que realizar las recapturas en lugares habitualmente prohibidos para la pesca, como playas, zonas de baño, puertos e inmediaciones, e incluso es posible que en áreas marinas protegidas, como algunas de la RN2000…o sobre hábitats protegidos por la Directiva Europea. Por lo tanto, esto también requeriría de autorizaciones especiales que tendrían que estar respaldadas en todo caso por la vigente legislación pesquera y medioambiental. No se han analizado los potenciales impactos ambientales sobre otras especies marinas y ecosistemas marinos de estas pescas de recaptura; tampoco figura cual sería el personal supervisor de estas tareas, ya que las mismas requieren de un control exhaustivo para evitar los citados impactos. Por lo tanto, hasta la fecha no puede considerarse que exista un protocolo para los escapes de peces que se cultivan en jaulas en el medio marino, ni tampoco puede considerarse una medida ambiental efectiva ya que se desconocen los resultados en caso de aplicarse la misma.

Por otro lado, son muy numerosos los puntos a lo largo del litoral de Gran Canaria donde se observan grupos de lubinas adultas y no se ha está realizando un seguimiento del impacto que tienen estos ejemplares en el medio marino de canarias.

g) Los riesgos para la salud humana (por ejemplo debido a la contaminación del agua, del aire, o la contaminación electromagnética).

Del análisis ambiental realizado en el DA se desprende que el proyecto no implica riesgos para la salud humana. El lugar donde de emplazará la granja no tiene un uso social por parte de la población. La principal fuente de contaminación de las jaulas de engorde que podría afectar a la población es la contaminación orgánica y la microbiota asociada, pero para esto los aportes orgánicos deberían alcanzar la línea de costa y las zonas de baño. Sin embargo, la dirección e intensidad de los vientos y de las corrientes dominantes hacen muy difícil que los vertidos de esta instalación lleguen a la costa, además esta se encuentra a 2.000 m de distancia lo que facilita la dispersión y dilución del vertido antes de que pudiera llegar a tierra; y también a una distancia considerable de las zonas de baño (página 148 DA).

2. Ubicación de los proyectos: la sensibilidad medioambiental de las áreas geográficas que puedan verse afectadas por los proyectos, deberá considerarse teniendo en cuenta los principios de sostenibilidad, en particular:

a) El uso presente y aprobado del suelo.

La zona donde se proyecta la instalación de la granja marina se encuentra dentro de los límites de la Zia-Gc-6 determinada por el PROAC que fue aprobado mediante Decreto 102/2018; posteriormente, mediante la Orden de 10 de marzo de 2021, se aprueba la Ordenación Detallada de la Zona de Interés Acuícola designada como Zia-Gc-6, de forma que la zona ha sido destinada a la acuicultura por un plan aprobado por el Gobierno de Canarias.

b) La abundancia relativa, la disponibilidad, la calidad y la capacidad regenerativa de los recursos naturales de la zona y su subsuelo (incluidos el suelo, la tierra, el agua y la biodiversidad).

En el lugar seleccionado para la instalación de la granja marina el fondo marino está formado por sedimento arenoso, se trata de uno de los tipos de substrato más abundante en el litoral de las Islas Canarias. En lo que respecta a la biodiversidad y de acuerdo con el Mapa Bionómico Anexo Planos del DA, la comunidad que hay en el lugar proyectado es “Comunidad de arenal con Caulerpa”, se trata de fondos arenosos donde crece el alga verde del género Caulerpa, muy probablemente se trate de la especie Caulerpa prolifera (aunque no se identifica que especie de Caulerpa es). Al noreste de la localización hay un sector de fondos arenosos sin vegetación y un poco más lejos una comunidad de Anguilas jardineras. Llama la atención que justo al sureste de la futura instalación no se ha estudiado que comunidad está presente. Por lo demás, las comunidades ambientalmente más sensibles y de mayor valor ecológico se encuentran a una distancia considerable de las futuras instalaciones; la distancia más próxima desde las jaulas a comunidades sensibles es de 2.300 m a comunidad de sebadal (Cymodocea nodosa), localizada en diferentes puntos del tramo de costa a lo largo del ámbito de estudio; a 1.500 m en el mismo tramo de los fondos compuestos por rocas dispersas, que pudieran albergar en menor o mayor nivel de desarrollo alguna comunidad de algal fotófilo y a 1.850 m de la comunidad de bioclasto muerto.

Respecto a la calidad del agua, los análisis y estimaciones realizados en el DA
(epígrafe 7.4. Calidad de las Aguas), en general, la calidad del agua en la zona puede considerarse muy buena, en lo que respecta a la salinidad, temperatura, pH, oxígeno disuelto y concentraciones de nutrientes (nitratos, nitritos y fosfatos) y turbidez los valores hallados se encuentran dentro de los rangos considerados habituales para las aguas de Canarias.

c) La capacidad de absorción del medio natural, con especial atención a las áreas siguientes:

1.º Humedales, zonas ribereñas, desembocaduras de ríos. No corresponde.

2.º Zonas costeras y medio marino. Se trata de una zona sensible tanto desde el punto de vista ambiental como ecológico. Por este motivo debe extremarse la precaución y estudiarse a fondo todos y cada uno de los aspectos ambientales que se puedan ver afectados por le ejecución y funcionamiento del proyecto. Según el promotor el proyecto es compatible con los objetivos ambientales generales y específicos de la Estrategia Marina de la Demarcación Atlántico Nororiental (Subregión Atlántico Macaronésica de Canarias) incluidos en Ley 41/2010 de Protección del Medio Marino, también el informe de compatibilidad del Ministerio concluye en el mismo sentido.

3.º Áreas de montaña y de bosque. No corresponde.

4.º Reservas naturales y parques. No corresponde.

5.º Áreas clasificadas o protegidas por la legislación del Estado o de las Comunidades Autónomas; lugares Red Natura 2000. La zona propuesta no se encuentra incluida en ningún espacio natural marino ni terrestre protegido por la legislación vigente. Los espacios protegidos más próximos son la ZEC Sebadales de Playa del Inglés que se localiza al oeste a 3.000 m y la ZEC Juncalillo del Sur que se localiza a 2.200 m al noroeste.

6.º Áreas en las que se han rebasado ya los objetivos de calidad medioambiental establecidos en la legislación aplicable, y pertinentes para el proyecto, o en las que se considere que se ha producido un incumplimiento de dichas normas de calidad medioambientales. No corresponde.

7.º Áreas de gran densidad demográfica. No corresponde.

8.º Paisajes y lugares con significación histórica, cultural y/o arqueológica. No corresponde.

9.º Áreas con potencial afección al patrimonio cultural. En el Epígrafe 7.13. Patrimonio Cultural se indica lo siguiente: “Dentro de los límites de la Zia Gc-6 no se encuentra ningún punto identificado como patrimonio histórico o yacimiento arqueológico” (página 163 del DA). En el epígrafe destinado a la evaluación de impactos: en el DA (página 180) se afirma lo siguiente: “Respecto a la presencia de restos arqueológicos dentro del Patrimonio Cultural declarado ha sido descartada en base al inventario de yacimientos. Tampoco la disposición de muertos y amarres sobre el lecho marino es una acción que pudiera afectar a los yacimientos enterrados, por ello se ha descartado este impacto dentro de la matriz de identificación”. Sin embargo, el informe del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria determina que el posible presencia de bienes del patrimonio histórico sumergido no ha sido estudiada; más concretamente concluye: “En consecuencia, se hace necesario la realización de un estudio patrimonial basado en el reconocimiento directo del espacio en el que se proyectan las actuaciones que permita conocer la existencia o ausencia de bienes pertenecientes al patrimonio cultural y proponga las medidas necesarias a fin de evitar y prevenir posibles riesgos sobre los mismos. Dicho estudio ha de comprender todo el espacio afectado por las intervenciones y ha de estar realizado, tal y como establece la Ley 11/2019, de Patrimonio Cultural de Canarias, por personal con titulación especialista en la materia, en este caso patrimonio Cultural Subacuático y autorizado por la Dirección General de Patrimonio Cultural de Canarias”.

10.º Masas de agua superficiales y subterráneas contempladas en la planificación hidrológica y sus respectivos objetivos ambientales. El proyecto se ubicará en la masa de agua costera del suroeste de la isla, con código europeo ES120MSPFES70GCTI2 y código estatal de masa ES70GCTI2. Se trata de aguas naturales costeras en buen estado, tanto químico como ecológico.

3. Características del potencial impacto: los potenciales efectos significativos de los proyectos en el medio ambiente, deben considerarse en relación con los criterios establecidos en los apartados 1 y 2, y teniendo presente el impacto del proyecto sobre los factores señalados en el artículo 45, apartado 1.e), teniendo en cuenta:

a) La magnitud y el alcance espacial del impacto (por ejemplo, área geográfica y tamaño de la población que pueda verse afectada).

Los principales impactos relacionados con esta actividad son:

Fase de Instalación:

• Tráfico de embarcaciones: emisión de gases y ruidos.

• Traslado e instalación de muertos y amarres: alteración del fondo marino.

• Traslado e instalación de jaulas y sus elementos.

Fase de funcionamiento:

• Acumulación de residuos bajo las jaulas y en su entorno.

• Producción y acumulación de fouling.

• Contaminación orgánica particulada y disuelta en el área (aguas y sedimentos).

• Interacción y acumulación con las comunidades de peces salvajes.

• Liberación de sustancias químicas al medio natural.

• Posibles escapes de peces de los cultivos (alteraciones genéticas y tróficas).

• Interacción con aves acuáticas, tortugas marinas y mamíferos marinos, como determinadas especies de delfines.

• Alteración de las comunidades bentónicas en el área de influencia.

• Posibles interacciones con zonas de baño y con el tráfico marítimo.

• Posibles alteraciones del paisaje.

• Tráfico de embarcaciones: emisión de gases y ruidos.

• Consumo de recursos: energía, combustibles y materias primas para el pienso.

Fase de Desmantelamiento:

• Tráfico de embarcaciones: emisión de gases y ruidos.

• Retirada de los elementos de la granja, muertos, fondeos, jaulas, redes, etc.

La magnitud del impacto es la que corresponde a este tipo de instalaciones, está en función del tamaño de la granja marina; en general, cuanto mayor es la granja mayor impacto producirá aunque también dependerá del lugar seleccionado para su instalación.

El DA identifica y analiza el impacto ambiental sobre: calidad de la columna de agua, calidad del sedimento, calidad del aire y cambio climático, comunidad de arenas circalitorales, poblaciones ícticas, comunidad planctónica y eutrofización, el paisaje, pesca profesional y deportiva, el tráfico aéreo y la actividad económica. Todos ellos se consideran impactos Compatibles, salvo el impacto sobre la calidad del sedimento y las arenas circalitorales que se considera Moderado (negativo) y el impacto sobre la actividad económica como Moderado (positivo). El impacto ambiental global de la alternativa de proyecto se considera Compatible.

En cuanto al alcance espacial del impacto del proyecto, durante las obras de ejecución se circunscribe al ámbito de instalación de las jaulas con todos sus elementos del fondeo; mientras que durante la fase de funcionamiento el principal impacto en el producido por la contaminación orgánica. El impacto producido por las jaulas de engorde para peces abarca la zona de instalación de las propias jaulas y un área de extensión variable alrededor de las mismas, que depende de las condiciones oceanográficas de la zona (vientos, corrientes, oleaje, etc.), así como de las características y composición de los piensos, cantidad de alimento suministrado y volumen de producción de la instalación. La zona de impacto comprende tanto las aguas superficiales, como la columna de agua y el fondo marino. Según el DA, el área de influencia del vertido particulado sobre el sedimento (figuras 65 y 67) se extiende unos de 200 m desde su vertido en las jaulas, mientras que la contaminación orgánica de material disuelto es mucho más difusa, estando afectada por las corrientes y el viento.

En la zona propuesta para la instalación tanto el viento como las corrientes presentan una dirección más o menos paralela a la costa, esto provocará que sea muy poco probable que la dispersión del vertido orgánico pueda alcanzar la costa y por lo tanto afectar los valores litorales, como ecosistemas sensibles y zonas de baño, por otro lado la distancia a la costa de las instalaciones es lo suficientemente grande como para que en el caso de que se dirigiera hacia la costa se produjera una adecuada dispersión y dilución del vertido. No cabe esperar afecciones a la población humana en este proyecto.

b) La naturaleza del impacto.

Durante la fase de ejecución del proyecto el principal impacto es la alteración física del fondo como consecuencia de la colocación de todos los elementos de fondeo (bloques o anclas y cadenas), cabe esperar una remoción del sedimento y una alteración de la morfología del fondo a escala muy local. Como ya se ha explicado, durante la fase de funcionamiento el principal problema es la contaminación orgánica que puede provocar alteraciones ecológica en las comunidades bentónicas y en la columna de agua, además de ejercer una atracción y concentración de poblaciones de peces salvajes, incluidos elasmobranquios en determinadas instalaciones.

c) El carácter transfronterizo del impacto. No corresponde.

d) La intensidad y complejidad del impacto.

En cuanto a la naturaleza del impacto, el producido como consecuencia de la instalación de las estructuras (fase de ejecución) es concreto y limitado espacialmente a los sitios de colocación de las citadas estructuras, se trata de la alteración física y sedimentológica del fondo marino, así como de la comunidad biológica asociada, este impacto es menos complejo que el producido por la contaminación orgánica debida al funcionamiento del cultivo (fase de funcionamiento); en este caso el impacto es mucho más complejo debido a que entran en juego multitud de variables, como las condiciones meteorológicas, oceanográficas, cantidad de alimento, tamaño del cultivo, etc. Por lo que este impacto es más difícil de definir espacial y temporalmente.

e) La probabilidad del impacto.

En general, la probabilidad de que se produzcan los impactos asociados a este tipo de actividad es alta; aunque en este caso la selección del lugar de ubicación, el método de cultivo y el sistema de seguimiento ambiental propuesto hacen que pueda disminuir la probabilidad de producirse los impactos.

f) El inicio previsto y duración, frecuencia y reversibilidad del impacto.

El impacto del proyecto comenzará en el medio marino con la instalación de las estructuras de fondeo y de las jaulas, este impacto físico sobre el fondo se producirá principalmente durante toda la fase de instalación y se prolongará durante el periodo de funcionamiento de la granja. El impacto como consecuencia de la contaminación orgánica comenzará con la puesta en funcionamiento del cultivo y la alimentación, prolongándose durante toda la vida útil de la instalación, su frecuencia es diaria puesto que los peces se alimentan todos los días. Cuando finalice el proyecto y se desmantelen las instalaciones la capacidad de recuperación dependerá de las características particulares del medio ambiente en esa zona y de los valores y recursos naturales presentes; cabe esperar una recuperación de la calidad de los sedimentos, de la columna de agua y de las comunidades, teniendo en cuenta la capacidad de recuperación del medio marino, por lo que todos los impactos pueden considerarse reversibles.

g) La acumulación del impacto con los impactos de otros proyectos existentes y/o aprobados.

No se espera que se produzca acumulación con otros proyectos en la zona.

Como ya se ha indicado existe una instalación de granja marina en el mismo lugar propiedad del mismo promotor, esta instalación será desmantelada progresivamente a medida que se vaya instalando la nueva granja, con lo que no se produce acumulación de proyectos, aunque si un aumento de la capacidad productiva.

h) La posibilidad de reducir el impacto de manera eficaz.

La posibilidad de reducir el impacto de este tipo de instalaciones es alta. En primer lugar, la selección del lugar adecuado para acoger estas granjas evita significativamente muchos de los impactos asociados o bien los reduce. Por ejemplo, seleccionar lugares alejados de la costa, donde existan vientos y corrientes importantes para dispersar y diluir el vertido, colocar las jaulas a una distancia del fondo suficiente para permitir que disminuya la acumulación de la materia orgánica; evitar la presencia de comunidades bentónicas sensibles a este tipo de vertidos orgánicos, tales como sebadales, comunidades de algas fotófilas y fondos de rodolitos. Por otro lado una correcta gestión ambiental de la granja también evita muchos impactos o los reduce significativamente: realizar una correcta vigilancia y refuerzo de todas las estructuras de la instalación para evitar roturas, accidentes y escapes; instalar un sistema de alimentación óptimo para no desperdiciar y evitar que se acumule el pienso; mantener el fondo limpio de residuos en todo momento; realizar la limpieza de las redes siempre en tierra y destinando todos los residuos al vertedero adecuado. Realizar una correcta gestión de los cadáveres de los peces (bajas), etc. Mantener un sistema de vigilancia en todo momento para evitar sabotajes y realizar un seguimiento ambiental intensivo de la granja.

En conclusión, tras la revisión técnica del expediente, teniendo en cuenta el resultado de las consultas ambientales realizadas a las administraciones públicas afectadas y personas interesadas, una vez revisada la información de las características técnicas del proyecto y la información ambiental contenida en el Documento Ambiental, así como después del análisis de los criterios del Anexo III de la Ley de Evaluación Ambiental, cabe concluir que el “Proyecto de cultivo de lubina en la Agm-Zia-Gc-6 (Urds-3)”, promovido por Aquanaria, S.L., en el Castillo del Romeral, litoral del término municipal de San Bartolomé de Tirajana, isla de Gran Canaria, se considera que el proyecto, en los términos presentados, no va a producir efectos adversos significativos sobre el medio ambiente siempre y cuando se cumplan las medidas ambientales que viene recogidas en el anexo.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

I. El artículo 9.1 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, establece que “los planes y los programas incluidos en el ámbito de aplicación de esta ley deberán someterse a una evaluación ambiental antes de su adopción o aprobación. Asimismo, los proyectos incluidos en el ámbito de aplicación de esta ley que puedan tener efectos significativos en el medio ambiente, en virtud, entre otras cosas, de su naturaleza, dimensiones o localización, deberán someterse a una evaluación ambiental antes de su autorización, o bien, si procede, en el caso de proyectos, antes de la presentación de una declaración responsable o de una comunicación previa a las que se refiere artículo 69 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas”.

En este sentido, señala el mismo precepto que “Carecerán de validez los actos de adopción, aprobación o autorización de los planes, programas y proyectos que, estando incluidos en el ámbito de aplicación de esta ley no se hayan sometido a evaluación ambiental, sin perjuicio de las sanciones que, en su caso, puedan corresponder”.

El proyecto se encuentra incluido en el Anexo II de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, en concreto en el Grupo 1, epígrafe e) que se refiere a “instalaciones para la acuicultura intensiva que tenga una capacidad de producción superior a las 500 t al año”. Por ello y de acuerdo con lo establecido en el artículo 7.2 de la citada ley, debe someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental simplificada.

A estos efectos, el apartado 2 del artículo 47 establece lo siguiente:

“2. El órgano ambiental, teniendo en cuenta la información facilitada por el promotor, el resultado de las consultas realizadas y, en su caso, los resultados de verificaciones preliminares o evaluaciones de los efectos medioambientales realizadas de acuerdo con otra legislación, resolverá mediante la emisión del informe de impacto ambiental, que podrá determinar de forma motivada de acuerdo con los criterios del Anexo III que:

a) El proyecto debe someterse a una evaluación de impacto ambiental ordinaria porque podría tener efectos significativos sobre el medio ambiente. En este caso, el promotor elaborará el estudio de impacto ambiental conforme al artículo 35.

Para ello, el promotor podrá solicitar al órgano ambiental el documento de alcance del estudio de impacto ambiental en los términos del artículo 34.

b) El proyecto no tiene efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, en los términos establecidos en el informe de impacto ambiental, que indicará al menos, las características del proyecto y las medidas previstas para prevenir lo que, de otro modo, podrían haber sido efectos adversos significativos para el medio ambiente.”

Por su parte, en el apartado 3 de este mismo precepto se recoge la obligación de publicación del informe de impacto ambiental en el diario oficial que corresponda, sin perjuicio de su publicación en la sede electrónica del órgano ambiental. Por tanto, procederá la publicación del informe de impacto ambiental en el Boletín Oficial de Canarias.

En cuanto a su vigencia, el apartado 4 señala que “En el supuesto previsto en el
apartado 2.b), el informe de impacto ambiental perderá su vigencia y cesará en la producción de los efectos que le son propios si, una vez publicado en el … diario oficial correspondiente, no se hubiera procedido a la autorización del proyecto en el plazo máximo de cuatro años desde su publicación, salvo que se acuerde la prórroga de la vigencia ... en los términos previstos en los siguientes apartados”.

Y sobre su naturaleza jurídica, según el artículo 3.2.e), el informe de impacto ambiental es un “informe preceptivo y determinante del órgano ambiental con el que finaliza la evaluación de impacto ambiental simplificada”.

II. Según el artículo 11 del Decreto 13/2019, de 25 de febrero, por el que se crea el Órgano Colegiado de Evaluación Ambiental e Informe Único de Canarias, y se aprueba su Reglamento de Organización y Funcionamiento, “La Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental actuará como órgano ambiental en relación con los planes, programas y proyectos de competencia de la Administración Autonómica, así como los casos en que, previo convenio, desempeñe esa función respecto de planes, programas o proyectos de competencia insular o municipal”. En el presente supuesto procede remitir la propuesta de Informe de Impacto Ambiental a dicha Comisión por cuanto que se trata de un proyecto cuya autorización corresponde a un órgano de la Administración Autonómica, como es la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias.

La propuesta debe ser asumida por la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica, de acuerdo con lo previsto en el apartado b) del artículo 12 de la misma norma reglamentaria, que establece que para los asuntos que deba tratar la Comisión, será formulada propuesta “por la Viceconsejería a la que esté adscrito el Servicio competente en materia de declaraciones e informes de impacto ambiental de proyectos”, por lo que al estar el Servicio de Impacto Ambiental adscrito a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, a su vez adscrita a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático, resulta procedente la presente propuesta, conforme a la estructura departamental determinada por el Decreto 203/2019, de 1 de agosto, por el que se determina la estructura central y periférica, así como las sedes de las Consejerías del Gobierno de Canarias.

En este sentido, el artículo 17 del Reglamento Orgánico de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, aprobado por Decreto 54/2021, de 27 de mayo, establece que “En materia de evaluación de impacto ambiental de proyectos, corresponde a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica la función de proponer a la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental la emisión de las declaraciones e informe de impacto ambiental de proyectos en los términos previstos en la legislación aplicable”.

Asimismo, corresponde a esta Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica, por delegación de la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, según el apartado 2 del punto segundo de su Acuerdo de 21 de julio de 2021 (BOC nº 158, de 2.8.2021), “realizar el inicio, ordenación e instrucción de los procedimientos de evaluación de impacto ambiental de proyectos, en sus modalidades ordinaria y simplificada”.

Por su parte, la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el artículo 19.1 del Decreto 212/1991, de 11 de septiembre, de organización de los departamentos de la Administración Autonómica, resulta competente a su vez para proponer la formulación del presente Informe de Impacto Ambiental a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica.

En el mismo sentido, el artículo 34.1 del citado Reglamento Orgánico departamental, le atribuye a dicha Dirección General la función de “Realizar el análisis técnico y jurídico de los expedientes de evaluación de impacto ambiental de proyectos”.

En su virtud, la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental acordó:

Primero.- Formular el Informe de Impacto Ambiental del proyecto denominado “Proyecto de cultivo de lubina en la Agm-Zia-Gc-6 (Urds-3)”, promovido por Aquanaria, S.L.,
en el Castillo del Romeral, litoral del término municipal de San Bartolomé de Tirajana, isla de Gran Canaria, determinando que el mismo no tiene efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, por lo que no debe someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental ordinaria, siempre y cuando se cumplan las medidas ambientales previstas en el anexo.

Segundo.- A través de la evaluación de impacto ambiental simplificada se han analizado los efectos del proyecto sobre el medio ambiente y en particular sobre los siguientes factores: la población, la salud humana, la flora, la fauna, la biodiversidad, la geodiversidad, la tierra, el suelo, el subsuelo, el aire, el agua, el clima, el cambio climático, el paisaje, los bienes materiales, incluido el patrimonio cultural, y la interacción entre todos los factores mencionados.

Por tanto, se considera que el presente informe de impacto ambiental no debe incorporar pronunciamiento alguno sobre cuestiones de índole urbanística y/o territorial, procedimientos judiciales en curso ni sobre la titularidad de los terrenos afectados por el proyecto.

Tercero.- El presente informe de impacto ambiental tendrá una vigencia de cuatro años, a contar desde la fecha de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia de Las Palmas.

En caso de que el proyecto no sea autorizado dentro de dicho plazo, el informe de impacto ambiental perderá su vigencia y cesará en la producción de los efectos que le son propios, salvo en el supuesto de que la vigencia sea prorrogada por el cauce previsto legalmente.

Cuarto.- Notificar el presente acuerdo a Aquanaria, S.L.; a la Dirección General de Pesca y a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias; al Cabildo de Gran Canaria y al Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

Quinto.- Publicar el presente Informe de Impacto Ambiental mediante anuncio en el Boletín Oficial de Canarias y en la web de la Consejería de Transición Ecológica, Cambio Climático y Planificación Territorial.- El Secretario de la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, Ariel Martín Martín.

MEDIDAS AMBIENTALES

- Medida Ambiental nº 1. Cualquier modificación que se pretenda realizar del proyecto técnico evaluado en este procedimiento de evaluación de impacto ambiental simplificada (incluidos cambios en las especies a cultivar, capacidad de producción, cambio de posición de los elementos estructurales, etc.), deberá ser remitida a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente con carácter previo a la ejecución de la modificación; el órgano ambiental determinará si la modificación planteada se debe someter o no a un nuevo procedimiento de evaluación de impacto ambiental de proyectos, según lo dispuesto en la legislación vigente; o bien establecerá, en caso necesario, las medidas ambientales que se deban adoptar para evitar o minimizar los posibles impactos ambientales. De la misma manera también deberá comunicarse cualquier modificación en el proyecto a la Dirección General de la Costa y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, según lo establecido en el artículo 10 del Real Decreto 79/2019, de 22 de febrero.

- Medida Ambiental nº 2. El promotor designará una persona responsable del seguimiento ambiental de la instalación del cultivo de peces. Esta persona velará por el cumplimiento del Programa de Vigilancia Ambiental, de todas las medidas ambientales incluidas en el Documento Ambiental para evitar, reducir o mitigar los efectos sobre el medio ambiente del proyecto y de las incluidas en este Informe de Impacto Ambiental. En caso de contradicción entre las medidas ambientales establecidas, prevalecerán las establecidas en el Informe de Impacto Ambiental. También será el responsable de redactar y firmar los informes con los resultados del PVA y de remitirlos con periodicidad anual a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente y a la Dirección General de la Costa y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

- Medida Ambiental nº 3. Con carácter previo a la ejecución del proyecto, el promotor deberá realizar un Estudio del Patrimonio Histórico-Cultural Subacuático de acuerdo con lo indicado en el Informe del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria; se recomienda realizar esta estudio en colaboración con los técnicos del citado Servicio, en cuestiones como la metodología a emplear, esfuerzo, diseño, etc. Una vez realizado, deberá remitirse al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria para su conformidad, y una vez obtenida la misma, se remitirá a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, pudiendo solo a partir de ese momento iniciarse la fase de ejecución del proyecto.

- Medida Ambiental nº 4. Deberá calcularse la huella de carbono total del proyecto de forma lo más exacta posible, de acuerdo con lo indicado en el Informe del Servicio de Cambio Climático e Información Ambiental de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático y Transición Ecológica. Esta información deberá remitirse junto con los resultados del PVA del primer año.

- Medida Ambiental nº 5. La instalación de los elementos de fondeo de las jaulas, muertos (bloques de hormigón) y cadenas no deberá llevarse a cabo dejando que caigan hasta el fondo por su propio peso desde la embarcación, sino con el control y la supervisión de trabajadores subacuáticos y con las herramientas apropiadas, como grúa de embarcación o globos elevadores.

- Medida Ambiental nº 6. Deberá incluirse en el Programa de Vigilancia Ambiental el seguimiento de la comunidad íctica salvaje mediante censos visuales, empelando la técnica de transectos de 25 m x 4 m; Los transectos se realizarán en las estaciones de muestreo definidas para el sedimento y la fauna bentónica en la páginas 272 y 273 del DA, con un mínimo de 2 transectos por estación. El muestreo de la comunidad íctica se llevará a cabo con carácter semestral (una vez en invierno y otra en verano); durante los censos se prestará especial atención a la presencia de elasmobranquios en las zonas de afección, influencia y control. A partir de los datos obtenidos deberán calcularse los principales índices ecológicos que permiten caracterizar las comunidades de peces (abundancia, riqueza, diversidad taxonómica, diversidad funcional, estructura, etc.,). Deberá contrastarse estadísticamente si existen diferencia significativas en los parámetros estudiados y en la composición y estructura de la comunidad entre las diferentes zonas estudiadas. En las mismas estaciones de muestreo (zonas de afección, influencia y control) y con la misma periodicidad se realizará una estima de la densidad de talos de Caulerpa prolifera por unidad de superficie y también se realizarán controles analíticos de la calidad del agua en la columna, al menos en superficie (0 m) y a la mitad de la profundidad del fondo; los parámetros a medir son los mismos que los citados en el DA para analizar la calidad de las aguas. Todos estos datos deberán ser incluidos en el PVA que se remitirá al órgano ambiental.

- Medida Ambiental nº 7. Deberá realizarse un seguimiento de las especies protegidas por la legislación vigente, especialmente de aves, elasmobranquios, tortugas marinas y cetáceos que pudieran aparecer, agregarse o interactuar con las instalaciones de la granja; para ello se llevará un registro con los datos de observaciones de las especies: especie, número de ejemplares, tamaño aproximado, fecha de la observación, hora, profundidad, altura de vuelo, comportamiento, grado de agregación o interacción, posición aproximada dentro de la granja, así como cualquier otro dato relevante que pueda contribuir a la mejora de la gestión ambiental de esta granja marina u otras. Estos datos deberán ser registrados con cada visita del personal a las instalaciones así como de los registros de vídeo de las cámaras de la instalación. Los datos de este registro serán incluidos en el PVA para ser remitidos al órgano ambiental con carácter anual.

- Medida Ambiental nº 8. En el caso de producirse interacciones de especies protegidas con las instalaciones que pudieran provocar daños para las mismas (colisiones, accidentes, enmalle de aves, tortugas, elasmobranquios o cetáceos), especialmente las incluidas en el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas y posteriores modificaciones, deberá avisarse inmediatamente al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del Cabildo de Gran Canaria para que establezca las instrucciones oportunas y adopte las medidas necesarias de rescate y recuperación, en su caso, del ejemplar o ejemplares afectados. Estos incidentes también deberán ponerse en conocimiento inmediato de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente y del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Todos los datos relativos a los incidentes de este tipo que se produzcan también deberán ser incorporados a los informes anuales del PVA.

- Medida Ambiental nº 9. La granja marina deberá permanecer en todo momento en un estado óptimo de limpieza, gestionándose correctamente todas las clases de residuos y respetándose las normas de sanidad animal. La revisión, y sustitución si fuese necesario, de todos los elementos estructurales de la instalación, debe realizarse semanalmente para garantizar la estabilidad y seguridad de la granja.

- Medida Ambiental nº 10. El desmantelamiento de la granja existente y que va a ser sustituida por la del presente proyecto, debe ser completo y no debe quedar ninguna estructura (muertos de fondeos, cadenas, cabos, redes, sacos, plásticos, herramientas, tubos, etc.), ni restos de la misma en el fondo ni en la columna de agua. Al final de la fase de funcionamiento del presente proyecto deberá realizarse el desmantelamiento de todas las instalaciones de la misma forma indicada anteriormente.

- Medida Ambiental nº 11. En el caso de producirse escapes parciales o masivos deberá ponerse en funcionamiento el Plan de Contingencias: “Protocolo de Actuación para la Prevención y Mitigación de Escapes de Peces de Cultivo en Viveros”, redactado específicamente por Aquanaria y presentado por el promotor. Esta circunstancia deberá ponerse en conocimiento de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente con carácter inmediato, aportando toda la información ambiental relevante para la gestión del evento (Recogidos en el Apartado Mitigación). La ejecución del plan deberá realizarse bajo la supervisión y coordinación de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente y de la Dirección General de la Costa y el Mar del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, debido al impacto de los peces escapados sobre muchas especies y comunidades marinas que no son de interés pesquero pero si medioambiental, biológico y ecológico; además de la posible afección de los escapes a espacios marinos de la Red Natura 2000. Por otro lado, todos los resultados de la aplicación del plan deberán incluirse en el PVA que se remita al órgano ambiental, indicándose la causa del escape, fecha, número de jaulas afectadas, el número de ejemplares escapados, tallas, estado biológico y el número de ejemplares capturados, embarcaciones y participantes en las labores de recaptura, responsable del control de las labores de recaptura, puntos o estaciones donde se realizaron las recapturas, aparición de especies salvajes en las recaptura en su caso y su posterior tratamiento, así como cualquier otro problema o incidencia de interés ambiental.

- Medida Ambiental nº 12. En el caso de producirse eventos meteorológicos adversos que afecten a las instalaciones, el promotor pondrá a la mayor brevedad posible los medios necesarios para retirar cualquier resto o estructura procedente de la granja que pueda afectar al fondo marino o a la costa. Los datos de los efectos de temporales o tormentas que afecten a la instalación así como las medidas y resultados de las mismas, también serán incluidos en los informes del PVA del año correspondiente.

- Medida Ambiental nº 13. En el caso de detectarse la aparición de cualquier enfermedad infecciosa en el cultivo, eventos de mortalidad masiva, proliferaciones o ‘blooms’ de bacterias, cianobacterias u otras especies tóxicas o con carácter invasor en las jaulas o zonas adyacentes, deberá comunicarse de inmediato al órgano ambiental. La información relativa a estos eventos (especies, zona de afección, extensión, intensidad o abundancia, duración, efectos biológicos y ecológicos, etc.) también deberá incluirse en los informes del PVA a remitir al órgano ambiental.

- Medida Ambiental nº 14. Se realizará un control de la calidad de las aguas de baño en Playa del Cardón y Playa de La Caleta. Deberán analizarse los parámetros siguientes: temperatura, pH, oxígeno disuelto, salinidad, concentraciones de nutrientes (nitrógeno y fósforo en todas sus formas), así como concentración de bacterias asociadas a la contaminación orgánica. Estos análisis se realizarán con carácter semestral, una vez en invierno y otra en verano. En el caso de detectarse valores anormales para las aguas canarias y para la calidad de las aguas de baño que pudieran afectar a la población, deberán remitirse los resultados de forma inmediata a la Dirección General de Salud Pública y a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente. Los resultados de las analíticas junto con la descripción de la metodología empleada y coordenadas de los puntos de muestreo en ambas playas deberán incluirse en los informes del PVA a remitir.

- Medida Ambiental nº 15. Las medidas ambientales contenidas en este Informe de Impacto Ambiental son de obligado cumplimiento y deberán integrarse en la autorización sustantiva del proyecto; las ocho (8) medidas establecidas en el Informe de Compatibilidad con la Estrategia Marina de la Demarcación Canaria emitido por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico también son de obligado cumplimiento al tener este informe carácter de preceptivo y vinculante.

- Medida Ambiental nº 16. Será responsabilidad única del Promotor la solución de cualquier problema o alteración del medio no prevista y causada por la actividad que se pretende desarrollar, tanto en la zona de actuación como en cualquier otra área distinta, debiendo poner de forma inmediata todos los medios necesarios para paliar cualquier situación conflictiva. En tales casos, el promotor deberá informar a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente con el fin de que, tras el análisis de las propuestas de corrección que proponga, arbitre la adopción de las medidas correctoras más adecuadas para efectuar la restauración ambiental del medio, de tal modo que no se advierta indicio de que se haya producido alteración alguna.

© Gobierno de Canarias