Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 058. Sábado 22 de Marzo de 2008 - 429

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes

429 - DECRETO 32/2008, de 11 de marzo, por el que se delimita el entorno de protección del Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento "Ermita de San Francisco Javier", en Las Pocetas, término municipal de Antigua, isla de Fuerteventura.

Descargar en formato pdf

Visto el expediente instruido por el Cabildo Insular de Fuerteventura, para la delimitación del entorno de protección a favor del Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento "Ermita de San Francisco Javier" en Las Pocetas, término municipal de Antigua, y teniendo en cuenta los siguientes

ANTECEDENTES DE HECHO

I. Mediante Resolución de la Consejera Delegada del Cabildo Insular de Fuerteventura, de 14 de junio de 2004, se incoa expediente para la delimitación del entorno de protección a favor del Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento "Ermita de San Francisco Javier" en Las Pocetas, término municipal de Antigua, sometiendo el mismo a información pública, por el plazo legalmente establecido.

II. La "Ermita de San Francisco Javier" fue declarada Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento Histórico Artístico de interés para la Comunidad Autónoma mediante Decreto 602/1985, de 20 de diciembre, del Gobierno de Canarias.

III. Habiendo sido notificado el trámite de audiencia a los interesados, por el plazo de 10 días, consta la presentación de alegaciones por interesados en el expediente, las cuales fueron desestimadas.

IV. Solicitados los preceptivos dictámenes a la Universidad de La Laguna, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y al Instituto de Estudios Canarios, consta el informe favorable emitido por este último organismo.

V. Por Resolución de la Consejera Delegada del Cabildo Insular de Fuerteventura de 27 de abril de 2005, se resuelve elevar el expediente al Gobierno de Canarias para la resolución del procedimiento, y en sesión celebrada el 24 de enero de 2008, el Consejo Canario del Patrimonio Histórico emite informe favorable para la delimitación del entorno de protección del Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento "Ermita de San Francisco Javier", en Las Pocetas, término municipal de Antigua, isla de Fuerteventura.

VI. Consta el informe favorable emitido por la Comisión Mixta Comunidad Autónoma de Canarias-Iglesia Católica de fecha 5 de octubre de 2004.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

I. La tramitación de dicho expediente se ha llevado a efecto según lo determinado en la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias.

II. El artículo 26.2 de la citada Ley 4/1999, de 15 de marzo, establece que "se entiende por entorno de protección la zona periférica, exterior y continua al inmueble cuya delimitación se realiza a fin de prevenir, evitar o reducir un impacto negativo de obras, actividades o usos que repercutan en el bien a proteger, en su contemplación, estudio o apreciación de los valores del mismo".

III. Conforme establece el artículo 22.1 del mismo texto legal, la declaración de Bien de Interés Cultural se realizará mediante Decreto del Gobierno de Canarias, a propuesta de la Administración actuante y previo informe favorable del Consejo Canario del Patrimonio Histórico, trámites todos ellos, que se han cumplido y que constan en el expediente administrativo.

En su virtud, a propuesta de la Consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, visto el informe del Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, y tras la deliberación del Gobierno en su reunión del día 11 de marzo de 2008,

D I S P O N G O:

Delimitar el entorno de protección de la "Ermita de San Francisco Javier", Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, situada en Las Pocetas, término municipal de Antigua, isla de Fuerteventura, según la descripción y ubicación en plano que se contienen en los anexos I y II de este Decreto.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación, o directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación; significando que, en el caso de presentar recurso de reposición, no se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente el recurso de reposición o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de cualquier otro que pudiera interponerse.

Dado en Las Palmas de Gran Canaria, a 11 de marzo de 2008.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Paulino Rivero Baute.

LA CONSEJERA DE EDUCACIÓN,

UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES,

Milagros Luis Brito.

A N E X O I

DESCRIPCIÓN

Los vecinos del lugar de Las Pocetas erigen la ermita dedicada a San Francisco Javier, con licencia de su ilustrísima Fray Valentín Mora y Estrada, en una explanada que permitía su contemplación desde la lejanía y posteriormente se fueron construyendo algunas viviendas aisladas y cercados de cultivo. En el año 1771 el obispo Juan Bautista Servera da licencia al vicario de la isla para bendecir dicho recinto; acto que será celebrado el día 2 de diciembre de 1775, año en que también se suscribe la dotación del templo. Si bien a finales de la década de los 70 la ermita está concluida, al comienzo de la siguiente centuria ésta amenazaba ruina, teniéndose que reforzar la construcción y colocar nueva teja.

La ermita tuvo su momento de prosperidad y ello queda reflejado en los inventarios eclesiásticos, como el de 1782 donde se inventarían hasta 19 cuadros de distintos tamaños y variada iconografía. A pesar de sus modestas dimensiones esta ermita cuenta con sacristía y pequeño coro desde antes del año 1800, que se conservan en la actualidad, así como el púlpito. De las obras pictóricas se sabe que en el año 1794 se autoriza la venta, por parte del obispo, de algunos cuadros teniendo preferencia en la compra los donantes de los mismos, no conservándose ninguno de ellos ni conociéndose cuál fue su destino.

El templo está construido siguiendo las pautas de la arquitectura tradicional, de muros de mampostería, utilizando la cantería para las zonas que necesitan mayor refuerzo como huecos y esquinas, enfoscada y enjalbegada de blanco; es de nave única y presbiterio sin diferenciar, de planta en forma rectangular y sacristía adosada a la cabecera del lado de la epístola, esta última no tiene acceso desde la calle y cuenta con una ventana en el muro de poniente. Ambos recintos, sacristía y templo, están cubiertos a tres aguas y teja al exterior. El templo cuenta con dos accesos, uno lateral, abierto hacia la mitad del muro de la epístola, rematado en cantería oscura y arco de medio punto, iguales características tiene la portada principal, aunque es algo mayor, abierta a los pies del templo y orientada a poniente. La fachada principal se remata a dos aguas con la espadaña colocada en el lado derecho de la misma, realizada en cantería y pintada de blanco; tiene forma rectangular con un solo hueco campana rematado en arco de medio punto, en la parte superior de la misma sobresale una pequeña cornisa sobre la que descansan tres pináculos a modo de remate. La nave del templo está reforzada en su lado norte por dos estribos o contrafuertes pareados. Por el lado norte, desde los contrafuertes hacia los pies del templo y por el lado sur, desde la sacristía hasta la fachada principal, la ermita cuenta con un empedrado de laja caliza. Delante de la fachada principal el empedrado se dispone en franjas de piedra oscura con otras más gruesas de piedra caliza. La sacristía y ermita están rodeadas de un pequeño murete o banco adosado de mampostería y frente a la portada principal se sitúa el calvario, de doble grada circular, realizado en mampostería, pintado de blanco y rematado con una cruz.

Al interior la ermita cuenta con una sencilla cubierta a tres aguas, de madera reforzada con tres tirantes simples en la nave y dos pequeños en las equinas de la cabecera del templo, que contrarrestan el empuje que ejerce el artesonado sobre los muros. La zona del altar mayor se diferencia en altura por medio de un escalón realizado en cantería clara, el suelo está realizado en cal y arena.

La sacristía también tiene cubierta de madera y cuenta con una ventana propia de las viviendas tradicionales con asiento interior de mampostería y madera.

Forman parte de la historia de esta ermita los bienes muebles que se relacionan a continuación:

Coro. La fecha de realización posiblemente fuera a finales del siglo XVIII, pues se sabe que en el año 1800 ya existía. Se encuentra situado sobre la puerta principal, adosado al muro de poniente y apoyado en cinco canes y a modo de balcón con antepecho de listones de madera cruzados. A él se accede desde una escalera, también de madera, de dos tramos con sencilla barandilla situada en el lado del evangelio, el primer tramo adosado al muro norte y el segundo al muro de poniente.

Púlpito. Realizado en el siglo XVIII de madera. Se adosa al muro del lado del evangelio, próximo al altar mayor.

Retablo-hornacina. Es de pequeño tamaño, realizado en el siglo XVIII en madera y policromado con motivos vegetales sobre fondo claro donde predominan los tonos azules, rojos y amarillos. Dispone en un solo cuerpo con hornacina central rematada en arco trilobulado y flanqueada por sencillos estípites, coronado por el ático que descansa sobre una cornisa. Todo el conjunto se recorta en curvas y contracurvas a modo de rocalla, que curiosamente se prolongan con las pinturas murales que se encuentran en el muro del testero y que producen un efecto óptico ampliándose con ello la visión del retablo.

Imagen de San Francisco Javier. Esta escultura de bulto redondo del siglo XVIII está tallada en madera y policromada, representa al Santo evangelizador al igual que los misioneros, con la cruz en su mano derecha; lleva el hábito de la congregación, con sobrepelliz y estola de predicador. Está colocado sobre una peana policromada en tonos rojos y amarillos.

Crucifijo. Pequeña escultura de bulto redondo del siglo XIX está realizada en madera y colocada sobre una cruz de maderos redondos. Se sitúa sobre el muro del evangelio.

Bancos antiguos de madera. Pintados de gris, se adosan a lo largo de los muros del templo. Consiste en un asiento pegado a la pared y el espaldar es un listón de madera adosado al muro.

Pila de agua bendita. Es de cantería clara, pintada en su parte exterior de blanco, situada a la derecha de la puerta del muro de la epístola.

Lámpara votiva, del siglo XVIII. Consiste en una gran campana de cristal invertida, en cuyo interior "el Santísimo" permanecía encendido, y en la parte alta, a modo remate o tapadera tiene un gran disco de cristal.

Calvario. De cruz plana con base de doble tramo, pintado de negro, colocada en la mesa del retablo.

Banco de sede, realizado en madera, de tres asientos con apoyabrazos y respaldo.

Atril del siglo XVIII, pequeño, de mesa, realizado en madera. Conserva restos de policromía con motivos vegetales.

Puerta. Comunica el templo con la sacristía. Esta puerta aún conserva la policromía con motivos geométricos y vegetales bajo la actual pintura en tono marrón, también están policromadas las jambas y dintel del hueco de la puerta.

Confesionario, se encuentra en la sacristía. Es antiguo, está pintado del mismo color que la puerta de la sacristía y al igual que ésta, se aprecian bajo la pintura las policromías con motivos vegetales.

Andas. Del siglo XVIII, realizadas en madera y policromadas en color azul claro con decoración en tonos amarillos y rojos.

Atril antiguo de madera pintado de gris.

Cáliz de plata sobredorada.

Pintura mural. Tras el pequeño retablo se exhibe una pintura mural de carácter ilusionista que tiene el efecto óptico de ampliar el tamaño del retablo; se prolonga la pintura mural con una serie de motivos florales que cubren todo el muro del testero y parte de los muros laterales, próximos al altar mayor.

DELIMITACIÓN.

En la delimitación del entorno de protección de la ermita de San Francisco Javier se ha tenido en cuenta el medio natural, las características del caserío en que se ubica y la relación que guarda con el lugar de emplazamiento de la misma.

El caserío de Las Pocetas se sitúa en la planicie central de la isla es un asentamiento disperso, de viviendas aisladas en la llanura, rodeadas de tierras de cultivo que evidencian las características agrícolas de la zona.

La ermita está inmersa en este medio, destacando en la planicie la blancura de sus muros, rodeada de cercados agrícolas que hablan de un pasado, no muy lejano, dedicado al cultivo, principalmente de cereales, y también restos de alguna vivienda, testigo de la arquitectura rural tradicional, y algún otro elemento de este medio agrícola, como la era que se sitúa al este de la ermita.

A pesar del tiempo transcurrido desde la erección del templo, la ermita aún conserva parte del entorno que tuvo desde su fundación, entorno que se ha tenido en cuenta a la hora de delimitar el área de protección, considerando el medio natural y el área de influencia sobre el espacio donde se ubica, en una llanura, en un edificio exento, sin ningún elemento que entorpeciera su visión desde cualquier lugar, en medio del llano.

La ermita, declarada Monumento, debe contar con un entorno de protección que permita salvaguardar y preservar para el futuro los valores que han determinado su consideración de monumento, tanto en lo relativo a la propia edificación como lo concerniente a su entorno inmediato, permitiendo crear un ámbito de protección que garantice la preservación de la imagen histórica de carácter rural de la ermita, impidiendo intervenciones muy cercanas al templo que puedan causar un impacto negativo sobre el mismo, así como prevenir y proteger al monumento de obras, usos y actividades que afecten e impidan la contemplación y disfrute de sus valores.

La delimitación del entorno de protección de la ermita de San Francisco Javier tiene una superficie aproximada de 8.177 m2. El trazado exacto de la delimitación está definido por las coordenadas U.T.M. cuya relación se menciona a continuación.

La descripción literal de esta delimitación es la siguiente: el espacio delimitado se inicia en el punto señalado en la cartografía con el nº 1, de coordenadas X 598.674,780 e Y 3.142.319,100, al suroeste de la ermita, que coincide en el punto de intersección entre la carretera que atraviesa el pueblo de Las Pocetas, de este a oeste, y la carretera que pasa por delante de la puerta principal de la ermita, en dirección norte-sur. Desde ese punto nº 1, la delimitación comienza en línea recta e imaginaria en dirección norte hasta el punto señalado con el nº 2, de coordenadas X 598.673,460 e Y 3.142.334,920 que coincide con el extremo de un muro de piedra seca preexistente, desde ahí, la delimitación sigue hacia el norte, siguiendo los muros preexistentes del jardín de dos viviendas donde se sitúan los puntos señalados con los números 3 y 4 hasta llegar al nº 5, de coordenadas X 598.672,470 e Y 3.142.410,940. Desde este último punto la línea quiebra en dirección oeste-este, de forma imaginaria, atravesando la carretera y en línea recta hasta el punto señalado en la cartografía con el nº 6, coordenadas X 598.715,790 e Y 3.142.409,450, que coincide con una pared de piedra que rodea un cercado que se encuentra al norte de la ermita. Desde este punto la línea continúa, de forma recta e imaginaria, hacia el este hasta llegar al muro oriental de dicho cercado donde se sitúa el punto señalado en la cartografía con el nº 7, coordenadas X 598.748,360 e Y 3.142.400,950, dicho muro va a dar con los restos de una vivienda tradicional en ruina, desde este punto 7, la delimitación continúa de forma recta e imaginaria, en dirección este, a dar con otro muro de piedra seca que delimita un cercado contiguo al anterior, sobre este muro se sitúa el punto nº 8 de coordenadas X 598.779,470 e Y 3.142.388,740. Desde ahí la línea quiebra en dirección sur siguiendo la pared este del citado cercado, pasando por el punto nº 9, hasta la esquina del muro de una casa antigua en ruinas, donde se sitúa el punto nº 10 de coordenadas X 598.755,770 e Y 3.142.332,500. Desde ese punto sigue la delimitación, siempre en dirección sur, hasta un muro de piedra que discurre paralelo a la carretera sobre el que se sitúa el punto nº 11, coordenadas X 598.755,770 e Y 3.142.323,260. Desde este punto la delimitación continúa de forma recta e imaginaria en la misma dirección y atravesando la carretera hasta el punto nº 12, de coordenadas X 598.756,140 e Y 3.142.316,220 y que coincide con la pared de piedra de un cercado, desde ese punto, la línea de delimitación quiebra en dirección oeste, siguiendo la mencionada pared preexistente del cercado, hasta el punto señalado en la cartografía con el nº 13, que coincide con la esquina de una entrada a la parte posterior de una vivienda, de ahí sigue la delimitación de forma recta e imaginaria, atravesando dicha entrada hasta el punto nº 14, que coincide con la esquina noreste de la mencionada vivienda, sigue la delimitación por la pared de la fachada de la vivienda, paralela a la carretera, siguiendo por los puntos señalados en la cartografía con los números 15 y 16, hasta llegar al punto nº 17, de coordenadas X 598.690,250 e Y 3.142.310,570, que coincide con la esquina noroeste de una vivienda y la entrada a un callejón. Desde ese punto la línea, recta e imaginaria atraviesa el callejón hasta el punto nº 18 coordenadas X 598.668,950 e Y 3.142.311,530, que coincide con el extremo de un muro preexistente, bajo de piedra. Desde este último punto, la delimitación quiebra en dirección norte, de forma recta e imaginaria atravesando la carretera hasta el punto señalado en la cartografía con el nº 1, comienzo de la delimitación.

De este modo el entorno de protección de la ermita queda constituido por un espacio contiguo al edificio, al templo, un espacio llano, sin edificaciones en el que el monumento se eleva en su zona central, rodeada por muros de piedra seca preexistentes, testigos del aprovechamiento agrícola de la zona y restos de una vivienda rural.

El espacio del entorno de protección del monumento declarado Bien de Interés Cultural, permite ejercer un control sobre los usos, obras y actividades a realizar en él. De este modo se pueden evitar usos o actuaciones que por su volumetría, masa u otras características incidan negativamente en el monumento, su concentración, contemplación y disfrute de los valores que determinaron su declaración como Bien de Interés Cultural.

Los edificios y espacios que se encuentran dentro del ámbito de la delimitación son: el recinto que rodea a la ermita, delimitado por un muro bajo de piedra, en su interior hay una plataforma de cemento, el calvario y un espacio empedrado, próximo a la ermita. Fuera de este recinto, por el lado norte del templo, hay terrenos agrícolas, muros de piedra que acotan cercados, restos de viviendas antiguas; por la parte de naciente, una antigua era, terrenos de cultivo; por la parte sur la carretera que atraviesa el pueblo de este a oeste; y por la parte de poniente la carretera que pasa por delante de la fachada principal. Los elementos culturales que contienen este espacio como entorno de protección le confieren una especial entidad y singularidad que lo define y caracteriza dentro del medio rural en que se alza la ermita y resulta conveniente para la protección del Monumento e igualmente supone la salvaguarda de un espacio contiguo al Bien de Interés Cultural que permite el disfrute de sus valores culturales y la contemplación de la ermita en su entorno natural.

Ver anexos - páginas 4469-4470

© Gobierno de Canarias