Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 126. Jueves 3 de Julio de 2003 - 1177

I. DISPOSICIONES GENERALES - Consejería de Obras Públicas, Vivienda y Aguas

1177 - Viceconsejería de Infraestructuras.- Resolución de 23 de junio de 2003, por la que se hace pública la normativa a aplicar en el Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte Central de Gran Canaria, términos municipales de Las Palmas de Gran Canaria, Arucas, Firgas, Moya y Santa María de Guía (Gran Canaria).- Clave 01-PT-GC-282.

Descargar en formato pdf

Habiéndose aprobado definitivamente y de forma parcial el Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte Central de Gran Canaria, según acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias en la sesión celebrada el 25 de febrero de 2003 (B.O.C. nº 14, de 17.6.03) y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 44.2 del Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y Espacios Naturales de Canarias, aprobado por Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, se ordena la inserción en el Boletín Oficial de Canarias de la normativa a aplicar a dicho Plan Territorial cuyo texto figura como anexo.

Santa Cruz de Tenerife, a 23 de junio de 2003.- El Viceconsejero de Infraestructuras, Gregorio Guadalupe Rodríguez.

A N E X O

NORMATIVA

TÍTULO PRELIMINAR

PREÁMBULO

El Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, aprobado por Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, estipula como contenido documental de los Planes Territoriales Especiales de Ordenación el documento normativo, cuyas determinaciones tendrán carácter de recomendaciones para los demás instrumentos de planeamiento.

Por otro lado, las leyes, normativas y demás figuras legislativas vigentes, tanto de carácter general como sectorial, y tanto estatales como autonómicas precisan todas las determinaciones de obligado cumplimiento al efecto del desarrollo de todos los aspectos a los que afecta el Anteproyecto y Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte-Central de la Isla de Gran Canaria.

En base a estas consideraciones previas, en el presente documento normativo, se explicitan aquellos aspectos que deberán tener en cuenta las futuras actuaciones en la zona de afección del Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte-Central de la Isla de Gran Canaria, sin perjuicio de lo estipulado por la legislación vigente y por las figuras de planeamiento que jerárquicamente estén por encima de la presente.

Ante la necesidad de estructurar el territorio con una red de alta capacidad, se propone un modelo que libere a la llanura litoral de la carga de soportar esa infraestructura, de tal forma que el modelo previsto no suponga una barrera física entre las edificaciones y la costa.

Además se propondrán medidas tendentes a minimizar las afecciones agrícolas y ambientales.

Por último, para proporcionar una referencia completa de los aspectos que guíen las acciones inscritas en el área de afección del Plan se relacionan los documentos más destacados, relativos a la ordenación del territorio.

Figuras de planeamiento consideradas.

- Plan Insular de Ordenación del Territorio de Gran Canaria (en aprobación provisional).

- Normas Subsidiarias de Planeamiento del término municipal de Arucas.

- Normas Subsidiarias de Planeamiento del término municipal de Firgas.

- Normas Subsidiarias de Planeamiento del término municipal de Moya.

- Plan General de Ordenación Urbana de Las Palmas de Gran Canaria.

- Revisión de las Normas Subsidiarias de Planeamiento del término municipal de Santa María de Guía.

TÍTULO I

NORMAS GENERALES

Artículo 1.- El Anteproyecto y Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte-Central de la Isla de Gran Canaria tiene por objeto la ordenación viaria del ámbito definido en el Plan Territorial Especial.

Artículo 2.- Los preceptos incluidos en esta normativa se entenderán sin perjuicio de lo dispuesto en normas legales o reglamentarios de rango superior.

Artículo 3.- De igual modo, todos los aspectos de esta normativa están sometidos a las figuras de planeamiento de rango superior, que, de algún modo, estén vinculadas con el Presente Plan Territorial Especial.

Artículo 4.- El ámbito de actuación del presente Plan Territorial Especial se extiende desde Tamaraceite hasta Santa María de Guía y La Atalaya, afectando a los términos municipales de Las Palmas de Gran Canaria, Arucas, Firgas, Moya y Santa María de Guía.

Artículo 5.- La índole de esta normativa es meramente recomendatoria, ya que el PTE no desarrolla determinaciones del Plan Insular, luego no depende jerárquicamente de éste.

Artículo 6.- Todas las determinaciones expuestas en esta normativa quedan sometidas a los regímenes y marcos legales de carácter autonómico, y en su defecto de carácter estatal, vigentes.

TÍTULO II

NORMAS TERRITORIALES

Artículo 7.- Los Planes Generales Municipales de Ordenación redactados de modo posterior al Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte-Central de la Isla de Gran Canaria, determinarán un aumento de las reservas de suelo para uso agrícola en una cantidad no inferior a la afectada por la infraestructura viaria objeto del Presente Plan, dentro de cada término municipal.

Artículo 8.- Se deberán restituir los ecosistemas afectados por toda acción realizada en la zona de afección de las vías del presente Plan Especial en condiciones de máxima naturalidad.

Artículo 9.- Se deberán restablecer o reubicar los elementos o servicios ecológicos importantes, como las repoblaciones hidrológico forestales, afectados por cualquier acción que se inscriba en el área considerada (zona de afección de las vías del presente Plan Territorial Especial).

Artículo 10.- Se potenciarán medidas con la finalidad de actuar contra la erosión o aumentar la infiltración del agua de lluvia y de incrementar los ecosistemas propios al entorno.

Artículo 11.- Dentro de las medidas sugeridas en el artículo anterior, se encuentran las repoblaciones dispersas extensivas de determinadas especies nativas.

Artículo 12.- Toda acción realizada dentro del área demarcada por el presente Plan Especial deberá contener medidas en pro de la restauración geomorfológica.

Artículo 13.- Entre las medidas referidas en el artículo anterior se destaca la reconstrucción de perfiles de conos volcánicos afectados por la actividad extractiva, eliminación de vertidos y la restauración de áreas afectadas por canteras y similares.

Artículo 14.- Dentro de las medidas destinadas a la restauración geomorfológica descritas en los artículos anteriores, se deberá poner especial atención en la revegetación de taludes, con el fin de minimizar la erosión eólica por efluxión, eflación y abrasión.

Artículo 15.- La acciones contempladas por los tres artículos anteriormente citados requerirán posteriormente de una reconstrucción, rehabilitación o restauración ecológica con objeto de consolidar una adecuada cobertura vegetal.

Artículo 16.- Toda acción realizada dentro del área de estudio deberá considerar los aspectos propios de la restauración paisajística del entorno afectado, sin desvirtuar los aspectos propios de tal paraje (valores originales, en paisajes culturales, agrarios o naturales, u otros valores cuando el paisaje tiene una fuerte carga de configuración reciente).

Artículo 17.- Toda acción realizada dentro del ámbito de afección de las vías del presente Plan Especial deberá prever el saneamiento ecológico o ambiental: cuando se eliminen elementos ajenos al sistema natural, bien sean físicos (basuras, contaminantes, vertidos, etc.) o biológicos (especies exóticas, etc.).

Artículo 18.- Se deberán potenciar todo tipo de medidas protectoras o correctoras para los hábitats naturales y seminaturales amenazados y/o poblaciones de especies de flora y fauna amenazadas en el área de estudio, tanto terrestre como marina.

Artículo 19.- Se deberán potenciar todo tipo de actuaciones de control o erradicación de especies invasoras en el ámbito de afección de las vías del presente Plan Especial.

Artículo 20.- Se priorizarán las actuaciones de carácter forestal destinadas al aumento de la infiltración y a medidas de corrección de procesos erosivos en el ámbito de afección de las vías del presente Plan Especial.

Artículo 21.- Se restituirán senderos y caminos reales y encauzamiento del tránsito a pie, compatible con el entorno biológico y paisajístico.

Artículo 22.- Toda acción realizada dentro del ámbito de afección de las vías del presente Plan Especial deberá contemplar la limpieza previa de basuras, escombros y vertidos y eliminación y corrección de impactos (saneamiento ambiental y restauración paisajística previa o simultánea) del ámbito.

Artículo 23.- Toda acción realizada dentro del ámbito de afección de las vías del presente Plan Especial deberá contemplar un correcto acondicionamiento ecológico para facilitar la regeneración natural de la vegetación y la recuperación de los hábitats (de especial importancia en zonas húmedas y ecosistemas litorales).

Artículo 24.- Cualquier acción realizada dentro del ámbito de afección de las vías del presente Plan deberá mantener un control sobre las emisiones de polvo (entendiendo como tal las partículas de suelo desprendidas del sustrato como consecuencia del movimiento de tierras) con medidas de protección del suelo.

Artículo 25.- Toda acción realizada dentro del área de afección de las vías del presente Plan Especial deberá mantener medidas preventivas a fin de evitar incendios forestales.

a) Durante cualquier obra se deberá proceder a la retirada continua de la maleza y, en general, evitar la acumulación de residuos dentro de ella.

b) Para la realización de fuegos se deberán pedir los permisos oportunos a las administraciones competentes y desarrollar las medidas necesarias para su ejecución y control.

Artículo 26.- Toda acción realizada dentro del ámbito de afección de las vías del presente Plan Especial debe considerar medidas tendentes a la integración paisajística de la obra en el entorno.

Artículo 27.- Toda acción realizada dentro del área de afección del presente Plan Especial deberá reponer la pérdida de cubierta vegetal debida a las obras. Así como reponer las formaciones vegetales afectadas como hábitat para la fauna.

Artículo 28.- La vegetación de reforestación empleada dentro del área de afección del presente Plan Especial deberá seleccionarse entre las especies relacionadas en el anexo I de esta normativa, en función de las características intrínsecas del terreno concreto que se pretenda replantar.

Artículo 29.- Cualquier acción que se realice dentro del área de afección de las vías del presente Plan Especial revegetará con siembras y/o plantaciones todos los taludes de desmontes y rellenos resultantes de las obras, así como cualquier estructura que lo precise, y se evitará el empleo de especies vegetales foráneas o propias de usos jardineros, excepto en los enlaces.

TÍTULO III

NORMAS SECTORIALES

Artículo 30.- Son normas sectoriales las que regulan la protección de los recursos naturales, los sistemas generales y equipamientos estructurantes, los usos y actividades ejercitables en el ámbito insular, ya sean pertenecientes a sectores de la actividad pública o privada y la ordenación de la residencia.

Artículo 31.- Las normas sectoriales vinculada al presente Plan Territorial Especial contemplan las normativas sectoriales relativas a Carreteras, Costas, Aguas, Vías Pecuarias, Puertos, Aeropuertos, Defensa Nacional, Explosivos, Minas, Agricultura, Barreras urbanísticas y arquitectónicas, Telecomunicaciones, Medio Ambiente, Montes y desarrollo rural, Hidrocarburos, Sector Eléctrico, Patrimonio histórico-artístico, Señales geodésicas y Deporte, siempre y cuando dichos sectores afecten al ámbito de actuación demarcado por el presente Plan Territorial Especial.

Carreteras.

Artículo 32.- Se establece, en los términos del presente Plan Territorial Especial, una zona de dominio público de 8 metros, una zona de servidumbre de 15 metros, una zona de afección de 7 metros y una línea límite de edificación de 30 metros.

Artículo 33.- No podrán realizarse obras en la zona de dominio público de las carreteras salvo que así lo exija la prestación de un servicio público de interés general.

Artículo 34.- En la zona de servidumbre no podrán realizarse obras, ni se permitirán usos que disminuyan en cualquier grado la seguridad vial.

Artículo 35.- En la zona de servidumbre se permitirán, sin necesidad de autorización alguna y en precario, actividades agrarias y obras de cerramiento diáfano para protección de fincas rústicas, siempre que sean compatibles con la seguridad vial.

Artículo 36.- Entre la línea límite de edificación y la carretera queda prohibido cualquier tipo de obra de construcción, reconstrucción o ampliación de inmuebles.

Artículo 37.- En el suelo comprendido entre la línea límite de edificación no podrán autorizarse instalaciones aéreas o subterráneas, ni cualquier otra alteración de los terrenos existentes que suponga incremento de su valor de expropiación.

Artículo 38.- Se permite excepcionalmente y por un plazo no superior a seis meses, instalaciones ligeras provisionales diáfanas fácilmente desmontables que, en todo caso, se situarán siempre fuera de la zona de servidumbre.

Artículo 39.- Fuera de los tramos urbanos de la autovía queda prohibido realizar cualquier tipo de publicidad dirigida al usuario de la carretera.

No se considerará publicidad los carteles informativos sobre ejecución de obras y aquellos inherentes a la correcta señalización de la circulación, su orientación y su seguridad. Tampoco se considerará publicidad los carteles informativos que indiquen lugares, centros, o actividades culturales o de interés turístico excepcional.

Artículo 40.- Las obras que se realicen en las zonas de dominio público, de servidumbre o de afección de la autovía sin las licencias oportunas deberán ser paralizadas automáticamente, y ser estudiadas en función de la normativa vigente.

Artículo 41.- Queda prohibida la sustracción, deterioro o destrucción de cualquier elemento de la carretera relacionado con la ordenación, orientación y seguridad de la circulación tales como señales, semáforos, balizas, vallas, barreras, hitos, malecones, barandillas y similares, o la modificación intencionada de sus características o situación.

Artículo 42.- En caso de que se de alguna de las circunstancias citadas en el artículo anterior se procederá a su reparación o reposición inmediata de los enseres afectados.

Artículo 43.- Queda prohibida la destrucción, alteración o modificación, de forma directa o indirecta, de cualquier obra o instalación de la carretera o de los elementos funcionales de la misma.

Artículo 44.- En caso de que se de alguna de las circunstancias citadas en el artículo anterior se procederá a su reparación o reposición inmediata de los enseres afectados.

Artículo 45.- Queda prohibida la colocación o vertido, directa o indirectamente, dentro de la zona de dominio público de objetos materiales de cualquier naturaleza, así como basuras y desperdicios en las carreteras y zonas de dominio público.

Artículo 46.- Queda prohibido el establecimiento, incluso fuera de la zona de afección de la carretera, de industrias, almacenes, depósitos o instalaciones de cualquier naturaleza o la realización de alguna actividad que resulte peligrosa, incómoda o insalubre para los usuarios de la carretera, sin adoptar las medidas necesarias para evitarlo.

Artículo 47.- Queda prohibida la circulación de vehículos con pesos o cargas que excedan los máximos autorizados.

Artículo 48.- En la construcción de carreteras se colocarán las medidas correctoras oportunas para conseguir los siguientes objetivos de calidad para niveles de inmisión sonora máximos o durante toda su vida útil de la infraestructura:

· Zonas residenciales:

Leq (7 horas-23 horas) menor que 65 dB (A).

Leq (23 horas-7 horas) menor que 55 dB (A).

· Zonas industriales, comerciales o empresariales:

Leq (las 24 horas) menor que 75 dB (A).

· Zonas hospitalarias:

Leq (7 horas-23 horas) menor que 55 dB (A).

Leq (23 horas-7 horas) menor que 45 dB (A).

· Centros educativos, religiosos, parques y áreas deportivas:

Leq (las 24 horas) menor que 55 dB (A).

Artículo 49.- Estos niveles de inmisión sonora se respetarán en las edificaciones preexistentes, medidos a dos metros de las fachadas y para cualquier altura y en el suelo urbano consolidado. Las nuevas edificaciones ubicadas a menos de 100 metros de la carretera deberán contar con materiales que aseguren la insonorización interna de las mismas.

Artículo 50.- Para prevenir los impactos negativos de posibles desprendimientos, las carreteras deberán proyectar el uso de zanjas y cuentones de pie, y de mallas y redes metálicas en aquellos puntos en los que pueda restarse material por efectos naturales y/o artificiales.

Artículo 51.- Dentro del ámbito del presente Plan Territorial Especial, todas las vías de alta capacidad se deberán diseñar y ejecutar con control total de accesos, y, por tanto, incorporando los cerramientos convenientes en pro de la seguridad vial y para evitar el atropello de fauna.

Artículo 52.- El diseño de las obras de drenaje de las infraestructuras definidas en el ámbito del presente Plan deberán adaptarse, para que sirvieran como pasos de fauna.

Costas.

Artículo 53.- La servidumbre de protección marítimo terrestre recae sobre una zona mínima de 100 metros, medida desde el límite interior a la ribera del mar.

Artículo 54.- La servidumbre de tránsito comprende una zona de 6 metros medidos tierra adentro a partir del límite interior de la ribera del mar, aumentándola al menos 10 metros, en aquellos casos en que el terreno lo permita y se corresponda con zonas especialmente peligrosas.

Artículo 55.- En la zona de servidumbre de protección marítimo terrestre sólo se permitirán las obras, instalaciones y actividades que, por su naturaleza, no puedan tener otra ubicación o presten servicios necesarios o convenientes para el uso del dominio público marítimo-terrestre, así como las instalaciones deportivas descubiertas.

Artículo 56.- En los terrenos comprendidos en la servidumbre de protección marítimo terrestres, se podrán realizar cultivos y plantaciones, respetando siempre la servidumbre de tránsito.

Artículo 57.- En los terrenos de servidumbre de protección marítimo terrestres, sólo se podrán autorizar cerramientos opacos hasta una altura máxima de un metro y debiendo ser diáfanos por encima de dicha altura con, al menos, un 80 por 100 de huecos, salvo que se empleen elementos vegetales vivos.

Artículo 58.- En la zona de servidumbre de protección estarán prohibidos expresamente los siguientes usos:

a) Las edificaciones destinadas a residencia o habitación.

b) La construcción o modificación de vías de transporte interurbanas y las de intensidad de tráfico superior a la que se determine reglamentariamente, así como de sus áreas de servicio.

c) Las actividades que impliquen la destrucción de yacimientos de áridos.

d) El tendido aéreo de líneas eléctricas de alta tensión.

e) El vertido de residuos sólidos, escombros y aguas residuales sin depuración.

Artículo 59.- La servidumbre de tránsito se mantendrá desocupada permanentemente para el uso peatonal y vehículos de vigilancia y salvamento.

Artículo 60.- Únicamente se podrá permitir la ocupación del dominio público marítimo-terrestre para aquellas actividades o instalaciones que, por su naturaleza, no puedan tener otra ubicación.

Artículo 61.- En el dominio marítimo terrestre estará prohibida la publicidad a través de carteles o vallas o por medios acústicos o audiovisuales.

Artículo 62.- También estará prohibido, cualquiera que sea el medio de difusión empleado, el anuncio de actividades en el dominio público marítimo-terrestre que no cuenten con el correspondiente título administrativo.

Artículo 63.- En el dominio marítimo terrestre estará prohibido el vertido de residuos sólidos y escombros al mar y su ribera, así como a la zona de servidumbre de protección, excepto cuando éstos sean utilizables como rellenos y estén debidamente autorizados.

Artículo 64.- En aquellos casos en que el vertido pueda propiciar la infiltración o almacenamiento de sustancias susceptibles de contaminar las aguas o capas subterráneas se requerirá la previa realización de un estudio hidrogeológico que justifique su inocuidad o la prohibición de dichos vertidos.

Artículo 65.- Quedarán prohibidas la extracciones de áridos para la construcción, salvo para la creación y regeneración de playas.

Artículo 66.- Las acciones u omisiones que causen daños o menoscabo a los bienes del dominio público marítimo-terrestre serán convenientemente sancionadas.

Aguas.

Artículo 67.- Los vertidos autorizados se gravarán con un canon destinado a la protección y mejora del acuífero insular. El importe del mismo se determinará según el reglamento.

Artículo 68.- Quedan prohibidas las acciones que causen daño a los bienes del dominio público hidráulico como cauces de barranco o bolsas de aguas subterráneas.

Artículo 69.- Queda prohibida la derivación de agua de sus cauces y el alumbramiento de aguas subterráneas, profundización de catas o sondeos o la elevación del caudal alumbrado, sin la previa autorización o concesión en los casos en que fuere preceptiva.

Artículo 70.- Queda prohibida la ejecución de obras, siembras y plantaciones en terrenos del dominio hidráulico sin la correspondiente autorización.

Artículo 71.- Quedan prohibidos los vertidos que deterioren o puedan deteriorar la calidad del agua, superficial o subterránea, o a las condiciones de desagüe del cauce receptor, sin la correspondiente autorización.

Explosivos.

Artículo 72.- Se deberán mantener las distancias mínimas legales entre el emplazamiento de fábricas, talleres o depósitos de explosivos y la autovía. Ésta depende del factor de riesgo, cantidad neta de material explosivo que puede contener el edificio, instalación o polvorín, y el correspondiente coeficiente multiplicador.

Artículo 73.- Esta distancia nunca será inferior a 25 metros.

Minas.

Artículo 74.- Las instalaciones existentes antes del inicio de las labores mineras, no podrán realizarse a una distancia inferior de 40 metros de edificios, puentes o conducciones de agua, contados desde sus muros exteriores.

Artículo 75.- Las instalaciones existentes antes del inicio de las labores mineras deberán respetar las distancias áticas de las autovías.

Artículo 76.- Las instalaciones existentes antes del inicio de las labores mineras no podrán realizarse a menos de 100 metros de alumbramientos, canales, acequias, abrevaderos y fuentes públicas.

Artículo 77.- Las instalaciones existentes antes del inicio de las labores mineras deberán respetar las distancias mínimas y normativa fijada por las administraciones hidráulicas competentes, a fin de salvaguardar el correcto funcionamiento hídrico y calidad de las aguas de embalses, pantanos, vasos, aliviaderos y desagües.

Artículo 78.- Las instalaciones auxiliares (áreas de molienda y almacenamiento de áridos y de combustibles y lubricantes) se ubicarán fuera de cualquier área de alto valor ecológico.

Artículo 79.- Expresamente las instalaciones mencionadas en el artículo anterior, no serán ubicadas en superficies que posean una alta permeabilidad, y nunca en zonas de infiltración rápida.

Agricultura.

Artículo 80.- Todos los caminos, canales, infraestructuras hidráulicas y demás servicios agrícolas que queden afectados por las obras de cualquier infraestructura, serán adecuadamente repuestos y reconstruidos, de modo que todas las fincas y propiedades agrícolas quedarán con los servicios exactamente igual de condiciones y características que antes de la construcción.

Medio Ambiente.

Artículo 81.- La ubicación de los vertederos de tierras deberá respetar los enclaves naturales.

Artículo 82.- Toda acción que se inscriba dentro del área de afección de las vías del presente Plan Especial y que afecte directamente a algún espacio natural protegido deberá considerar los siguientes aspectos:

a) Los movimientos de tierra deberán minimizarse en el interior de estos espacios.

b) No se ubicarán vertederos, parques de maquinaria o instalaciones auxiliares en el interior de los espacios protegidos.

c) Las voladuras, movimientos de tierra y transporte de material deberán hacerse adoptando las medidas oportunas para minimizar las emisiones sonoras y fuera de las épocas de reproducción y cría de la fauna autóctona.

d) Las estructuras que crucen los barrancos en el interior de los espacios deberán respetar el paisaje natural, integrándose en la medida de lo posible.

e) No se verterá ningún tipo de material ni sustancia durante la fase de construcción.

f) Se realizará un estudio detallado de la vegetación directamente afectada por el nuevo viario, así como un plan viable de transplante de los ejemplares de mayor interés.

g) Se realizará un estudio de las comunidades faunísticas afectadas.

Artículo 83.- Dado que los bosques termófilos, los barrancos y arroyos con vegetación asociada, y los acantilados costeros son los biotopos más interesantes como hábitat para la fauna, cualquier obra que se inscriba dentro del área de afección de las vías del presente Plan Especial deberán encaminarse a causar los menores daños posibles a estos hábitats.

Artículo 84.- En el caso de los barrancos y arroyos, deberán mantenerse con la menor alteración posible el propio cauce, sus márgenes y las riparias, así como procurar mantener la calidad de las aguas, evitando su enturbiamiento durante cualquier obra realizada dentro del área de afección de las vías del presente Plan Especial. Fase de planificación y diseño.

Artículo 85.- Toda acción que se inscriba dentro el área de afección de las vías del presente Plan deberá tender la compensación de los movimientos de tierra, minimizando el material destinado a vertedero.

Artículo 86.- Se deberá almacenar en un foso impermeabilizado, diseñado al efecto, los residuos tóxicos y peligrosos generados durante la realización de cualquier obra de carreteras que se inscriba en el área de afección del presente Plan Territorial Especial, tales como aceites usados, restos de combustibles, etc., debidamente distribuidos en bidones cerrados, los cuales serán entregados a un gestor autorizado de residuos.

Hidrocarburos.

Artículo 87.- Para la planificación de instalaciones de transporte de gas y de almacenamiento de reservas estratégicas de hidrocarburos, así como para el emplazamiento de instalaciones de suministro de productos petrolíferos al por menor se deberá desarrollar un estudio específico, que además sea recogido instrumento de ordenación del territorio, de ordenación urbanística o de planificación de infraestructuras viaria.

Artículo 88.- En el estudio señalado por el artículo anterior se deberán precisar, de modo explícito, los criterios de protección y calidad de todos los componentes de las distintas instalaciones de suministro de productos petrolíferos, conductos de gas y de cualquier otro elemento vinculado a la obtención, creación, distribución o comercialización de cualquier tipo de hidrocarburo.

Artículo 89.- En el estudio referido en los dos artículos anteriores se establecerán los criterios generales para determinar un número mínimo de instalaciones de suministro de productos petrolíferos al por menor en función de la densidad, distribución y características de la población y, en su caso, la densidad de circulación de vehículos.

Artículo 90.- Se controlarán periódicamente las condiciones técnicas y de seguridad de las instalaciones propuestas, así como el adecuado cumplimiento de las condiciones de protección del medio ambiente.

Artículo 91.- Las instalaciones utilizadas para el ejercicio de esta actividad deberán contar con las autorizaciones administrativas preceptivas para cada tipo de instalación, de acuerdo con las instrucciones técnicas complementarias que establezcan las condiciones técnicas y de seguridad de dichas instalaciones, así como cumplir con el resto de la normativa vigente que en cada caso sea de aplicación; en especial la referente a metrología y metrotecnia y a protección de los consumidores y usuarios.

Sector eléctrico.

Artículo 92.- Las instalaciones de energía eléctrica necesarias para la realización de las obras de carreteras, reposición de las afectadas por las mismas o ejecución de líneas definitivas, deberán cumplir las condiciones de eficiencia energética, técnicas y de seguridad y el adecuado cumplimiento de las condiciones de protección del medio ambiente y la minimización de los impactos ambientales, propias de la legislación sobre la materia.

Patrimonio histórico-artístico.

Artículo 93.- Los ciudadanos y los poderes públicos tienen el deber de respetar y conservar el patrimonio histórico canario y de reparar el daño que se cause a los mismos.

Artículo 94.- Los bienes de interés cultural de Canarias deberán estar debidamente señalizados. Los símbolos iconográficos serán comunes a cada categoría de bien de interés cultural, ostentando un logotipo común a todo el patrimonio histórico de Canarias, con independencia de la Administración que tenga encomendada su gestión.

Artículo 95.- Los Conjuntos Históricos de Canarias, como unidades representativas del proceso evolutivo de una determinada comunidad, deberán ser protegidos integralmente y conservados en función de sus valores ambientales y arquitectónicos peculiares, prohibiéndose aquellas intervenciones que introduzcan elementos que devalúen su fisonomía histórica, tanto en lo que se refiere a sus edificaciones como a los espacios libres.

Artículo 96.- En caso de deterioro de los bienes de interés cultural o patrimonial por actividades humanas, se tomarán las medidas oportunas al respecto, que pueden ser, entre otras, la suspensión de obras, actividades, emisiones o vertidos y cualesquiera otras que tiendan a la cesación de efectos y riesgos perjudiciales sobre los bienes a proteger.

Artículo 97.- Estará prohibido colocar sin autorización en las fachadas o cubiertas de los bienes de interés cultural, rótulos, señales, símbolos, cerramientos o rejas.

Artículo 98.- No se permitirá instalar antenas, conducciones aparentes y cualquier clase de publicidad comercial, no autorizada en bienes declarados de interés cultural.

Artículo 99.- No se podrá cambiar el uso de un bien declarado de interés cultural sin autorización para ello.

Artículo 100.- Estará prohibido realizar intervenciones autorizadas en un yacimiento arqueológico sin adoptar las medidas de protección o sin cumplir las condiciones establecidas en la autorización.

Artículo 101.- Estará prohibido destruir consciente y deliberadamente un yacimiento arqueológico.

A n e x o

Especies de reforestación apropiadas para la restitución y/o renovación del área de afección del Plan Territorial Especial de Infraestructura Viaria de la Zona Norte de Gran Canaria.

Especies arbóreas.

Arbutus canariensis (madroño).

Dracaena draco (drago).

Juniperus phoenicea (sabina).

Olea europea ssp. ceraciformis (acebuche).

Phillyrhea angustifolia (olivillo).

Phoenix canariensis (palmera).

Pistacia atlantica (almácigo).

Pistacia lentiscus (lentisco).

Pleiomeris canariensis (delfino).

Salix canariensis (sao, sauce).

Sideroxylon marmulano (marmolán).

Whitania aristata (orobal).

Tamarix canariensis (tarajal).

Especies arbustivas.

Aeonium manriqueorum (hierba puntera).

Aeonium percarneum (bejeque).

Allagopapus dichotomus (mamita).

Argyranthemun frutescens (margarita).

Artemisia thuscula (incienso).

Asparagus arborescens (esparraguera).

Asparagus pastorianus (espina blanca).

Asparagus scoparius (esparraguera).

Asparagus umbellatus (esparraguera).

Bosea yervamora (hediondo).

Campilanthus salsoloides (romero marino).

Carlina salicifolia (cabezote).

Chamaecytisus proliferus (escobón).

Convolvulus floridus (guaydil).

Echium decaisnei (tajinaste blanco).

Echium strictum (tajinaste rosado).

Erysimun bicolor.

Euphorbia canariensis (cardón).

Euphorbia balsamifera (tabaiba dulce).

Hypericum canariense (granadillo).

Hypericum reflexum (cruzadilla).

Kickxia scoparia (giralda amarilla).

Kleinia nerifolia (verode).

Lavandula canariensis (matorrisco).

Lavatera acerifolia (malva de risco).

Lotus maculatus (heinekenia).

Lotus berthelotii (pico de palma) .

Messerschmidia fruticosa (duraznillo).

Neochamaela pulverulenta (leña blanca).

Parolinia sp. (dama).

Periploca laevigata (cornical).

Phagnalon umbelliforme (romerillo).

Polycarpaea divaricata.

Polycarpaea filifolia.

Polycarpaea latifolia.

Retama monosperma.

Retama raetam (retama blanca).

Rhamnus crenulata (espinero).

Rubia fruticosa (tasaigo).

Rumex lunaria (vinagrera).

Salvia canariensis (salvia).

Schizogyne sericea (salado).

Scilla latifolia.

Taeckholmia pinnata (balillo).

Teline microphylla (retama amarilla).

© Gobierno de Canarias