Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 056. Lunes 4 de Mayo de 1992 - 515

III. OTRAS RESOLUCIONES - C.Política Territorial

515 - RESOLUCIÓN de 20 de abril de 1992, de la Viceconsejería de Medio Ambiente, por la que se hace público Acuerdo de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, de 6 de abril de 1992, sobre la Declaración de Impacto Ecológico del proyecto básico de Parque Eólico de 10 Mw, promovido por Consorcio de Abastecimiento de Aguas de Fuerteventura, término municipal de Pájara (Fuerteventura).

Descargar en formato pdf

En ejecución de la legislación aplicable, por la presente,

R E S U E L V O:

Ordenar la inserción en el Boletín Oficial de Canarias del Acuerdo de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, de fecha 6 de abril de 1992, sobre la Declaración de Impacto Ecológico del proyecto básico de Parque Eólico de 10 Mw en Pájara, promovido por Consorcio de Abastecimiento de Aguas de Fuerteventura, en el término municipal de Pájara, cuyo texto se adjunta.

Las Palmas de Gran Canaria, a 20 de abril de 1992.- El Viceconsejero de Medio Ambiente, Carmelo Padrón Díaz. Declaración de Impacto Ecológico adoptada por la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, en sesión plenaria celebrada el pasado 6 de abril de 1992, sobre el proyecto básico de Parque Eólico de 10 Mw en Pájara (Fuerteventura), promovido por el Consorcio de Abastecimiento de Aguas de Fuerteventura.

PROCEDIMIENTO

La Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, establece la obligación de formular Declaración de Impacto Ecológico con carácter previo a la resolución o, en su caso, autorización de las obras, instalaciones o actividades comprendidas en los anexos a las citadas disposiciones.

El proyecto consiste en la instalación de un Parque Eólico de 10 Mw de potencia nominal, formado por 50 aerogeneradores de 225 Kw y la infraestructura eléctrica asociada.

Las características principales del proyecto se recogen en el anexo I de esta resolución, estando compuesto el proyecto por los siguientes documentos:

- Documento nº 1. Memoria.- Describe el emplazamiento y la obra. También contiene el plazo de ejecución y la reglamentación aplicada. Contiene dos anejos, en el primero se hace un estudio de la autogeneración de energía eléctrica y su tarifación y en el segundo un estudio económico de la inversión. - Documento nº 2.- Planos de la situación y emplazamiento, de la planta general y de los aerogeneradores.

- Documento nº 3. Presupuesto.- Elaborado por BASOINSA Ingeniería Medioambiental y Agroforestal, el Estudio de Impacto Ambiental fue sometido a trámite de información pública, mediante anuncio que se publicó en el Boletín Oficial de Canarias de 21.2.92 y edicto en el tablón de anuncios de Entidades locales en cumplimiento de lo establecido en el artículo 28 de la Ley 11/1990.

Las conclusiones más destacadas del referido Estudio, así como consideraciones que sobre el mismo realizó la Viceconsejería de Medio Ambiente se recogen en el anexo II.

Conforme al artículo 29 de la Ley 11/1990, de fecha 23 de marzo de 1992, la Dirección General de Industria y Energía remitió a la Viceconsejería de Medio Ambiente el documento técnico del proyecto, el Estudio de Impacto Ambiental y el resultado de la información pública. Un resumen del resultado del trámite de información pública se acompaña como anexo III.

En consecuencia, la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el artículo 20 de la Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, formula a los solos efectos ambientales, la siguiente Declaración de Impacto Ecológico sobre el proyecto “Proyecto básico de un Parque Eólico de 10 Mw en Fuerteventura”.

En aplicación del artículo 17 de la Ley Territorial 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico, y de forma supletoria por lo dispuesto en el artículo 18 del Reglamento para la ejecución del Real Decreto-Legislativo 1.302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, aprobado por el Real Decreto 1.131/1988, se emite la siguiente Declaración de Impacto Ecológico:

a) Al proyecto presentado se le ha aplicado la categoría de Evaluación de Impacto Ambiental.

b) La evaluación conjunta del impacto ambiental previsible derivado del Estudio de Impacto Ambiental presentado, a criterio de este órgano ambiental actuante, resulta ser significativa.

c) La resolución de este órgano ambiental actuante sobre la Declaración de Impacto Ecológico solicitada, resulta ser condicionada (condicionantes ambientales relacionados en apéndice).

d) La presente Declaración de Impacto Ecológico, en aplicación del artículo 18.3 de la Ley Territorial 11/1990, tiene carácter vinculante.

e) Los órganos ambientales oídos, según la definición expresa del artículo 19 de la Ley Territorial 11/1990, son:

1) Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias.

2) Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

3) Dirección General de Industria y Energía del Gobierno de Canarias.

4) Cabildo Insular de Fuerteventura.

5) Ayuntamiento de Pájara.

f) El órgano ambiental actuante es la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias (C.U.M.A.C.). APÉNDICE DE CONDICIONANTES

Una vez estudiada la documentación presentada, y a pesar de que los impactos negativos sobre el medio pueden considerarse como significativos, las repercusiones positivas sobre el desarrollo de Fuerteventura, así como la falta de viabilidad económica de las posibles alternativas a la ubicación del proyecto, hacen que sean asumibles dichos impactos negativos en aras a la mejora de la calidad de vida de la población de Fuerteventura, debiéndose adoptar paralelamente todas las medidas preventivas y correctoras posibles, con el fin de minimizarlos, para lo cual se establece el siguiente condicionado:

1. Se adoptarán todas las medidas preventivas y correctoras descritas en el Estudio de Impacto Ambiental, exceptuando el vallado del área afectada por el Parque Eólico, que no deberá realizarse en ningún caso. En el Programa de Vigilancia Ambiental debe incluirse la preservación de los yacimientos paleontológicos de la zona, debiendo tomar las medidas oportunas para su estudio, en caso de que las excavaciones pongan alguno al descubierto.

2. Las zanjas necesarias para la instalación de líneas subterráneas de interconexión y de acople a la red general, se realizarán por tramos de la mínima longitud posible, procediendo de inmediato a la instalación del tramo de línea y relleno de la zanja. Igual procedimiento regirá para la excavación y construcción de las zapatas. En cualquier caso, la excavación no se realizará con maquinaria pesada, utilizando procedimientos manuales o mecánicos ligeros. El exceso de tierras producidas por la excavación serán transportadas a los vertederos establecidos en la comarca, evitando en cualquier caso su dispersión en el área del Parque Natural. Al término de las obras, todo el entorno afectado deberá haber quedado restaurado, recuperándose al máximo el estado previo de los suelos y su topografía.

3. Tanto durante la instalación como durante la fase de explotación, deberá evitarse, o en todo caso limitarse, todo tipo de actividad que pueda generar molestias a las aves durante su periodo reproductor, de enero a mayo, ambos inclusive.

4. Deberá realizarse el acceso a través de una sola pista, que en ningún caso podrá asfaltarse ni recubrirse con materiales que por su color o textura contrasten con el entorno existente, procurando en cualquier caso la mímesis con éste. El uso de dicho acceso quedará prohibido a toda persona ajena al Parque Eólico.

5. No se instalará ninguna barrera visual vegetal, dado que al ser herbácea y arbustiva la tipología de la vegetación en la zona, produciría impacto visual en sí misma.

6. En todas las obras de instalación del Parque Eólico deberá estar presente personal de la Viceconsejería de Medio Ambiente, para la supervisión y asesoramiento de las mismas, con el fin de evitar al máximo la incidencia negativa sobre el medio.

7. Dado que el parque se instalará en una de las zonas más importantes para la conservación y recuperación de la hubara canaria y otras especies orníticas de interés, el promotor (y/o el Cabildo Insular de Fuerteventura) deberá adquirir terrenos, similares en extensión y potencialidad a los ocupados, que serán destinados a la recuperación de las especies afectadas por el proyecto, siendo gestionados por la Viceconsejería de Medio Ambiente.

8. La Viceconsejería de Medio Ambiente, el Cabildo Insular de Fuerteventura y el promotor, estarán obligados a establecer un Convenio, en el plazo de un mes a partir de la fecha de publicación de la presente Declaración, con el fin de adoptar medidas de compensación a la degradación de los valores ambientales aportados, a cuyos efectos se destinará el 5% de los beneficios económicos del Parque Eólico, y prioritariamente a la protección de la hubara.

9. La Viceconsejería de Medio Ambiente desarrollará un estudio de la evolución real de los impactos negativos sobre el medio, para lo cual podrá realizar Convenios de Colaboración con centros de investigación canarios, con el fin de valorar el alcance de aquéllos y su posible corrección. En el caso de que los estudios demostrasen que los impactos pudieran considerarse como críticos, se procederá a la desmantelación del Parque Eólico.

10. Se realizará un estudio económico y técnico de la viabilidad de implantación de Parques Eólicos en otros puntos de la isla.

11. La autorización del Parque Eólico de 10 Mw de potencia dentro del Parque Natural de Jandía, debe considerarse de carácter excepcional y singular, sin que sirva de precedente para la implantación de futuros proyectos de infraestructura dentro de espacios naturales protegidos.

12. Cualquier otra actividad asociada al Parque Eólico (potabilizadora, depósitos, etc.) se situará siempre fuera del Parque Natural. Asimismo, en ningún caso podrá ser ampliado el número de aerogeneradores.

Contra este Acuerdo cabe interponer recurso de reposición, en el plazo de un mes, a partir de su notificación, que deberá venir acompañado de dos copias, ante la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias y contra su desestimación expresa cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante la Sala correspondiente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a partir de la notificación de la resolución del recurso; y si ésta fuera presunta, en el plazo de un año a partir de la interposición del recurso de reposición en virtud de lo dispuesto en el artículo 58 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

A N E X O I

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

El proyecto se basa en la generación de energía eléctrica a partir de la energía eólica mediante la utilización de rotores que accionan generadores asíncronos (en régimen de hipersincronismo) conectados a la red de distribución eléctrica pública.

Estas aplicaciones requieren absorber de dicha red eléctrica la energía reactiva necesaria para la creación del campo magnetizante en el estator del generador.

El Parque Eólico estaría constituido por 50 aerogeneradores asíncronos, con una potencia nominal de 225 Kw, cuya producción anual global, prevista a tenor de las mediciones de viento y evaluación efectuada de la zona de emplazamiento, es de 45.000.000 de Kwh/año, que significaría un rendimiento eólico/eléctrico del 51%.

La ubicación del Parque Eólico sería en Cañada de la Barca, Jandía, término municipal de Pájara, donde, según los estudios realizados, se encuentra el mayor potencial eólico de Fuerteventura, con una velocidad de viento promedio anual superior a 8,5 m/s.

La generación se efectuará en baja tensión, a 400 voltios, elevándose a 20 Kv, 50 Hz, para su aportación a la red eléctrica de M.T., general de la compañía UNELCO.

El aerogenerador que se pretende utilizar es el ACSA-V27/225 Kw, con las siguientes características:

- Diámetro del rotor: 27 m - Altura del eje del rotor: 31,5 m - Área barrida por el rotor: 573 m2 - Longitud de las palas/tipo: 13 m/NACA 63-200 - Unidad de control: microprocesador - Potencia generador: 225/50 Kw - Velocidad generador: 1008/760 rpm - Potencia multiplicador: 433 Kw - Altura de la torre/tipo: 30 m/tubular - Regulación de potencia: paso variable - Frenos aerodinámicos: giro de palas - Velocidad arranque/corte: 3,5/25,0 m/s - Potencia nominal alcanzada: 12,0 m/s

A N E X O I I

RESUMEN DE LOS IMPACTOS MÁS RELEVANTES

Del Estudio de Impacto Ambiental, así como de la información disponible en la Viceconsejería de Medio Ambiente, se concluye que el proyecto plantea una serie de impactos, tanto positivos como negativos, que en ambos casos se pueden considerar como significativos, de los cuales se pueden resaltar los siguientes:

Impactos positivos.- Fuerteventura es una isla con cerca de 50.000 habitantes, que viven prácticamente del turismo, y en pequeña medida de la agricultura y la pesca, careciendo de recursos energéticos convencionales, pero rica en energías renovables: viento y sol. Asimismo, carece prácticamente de recursos de agua, habiendo llevado el desarrollo agrícola y humano de la isla a la grave disminución del agua freática, que ha llevado a la necesidad de desalar agua marina.

La construcción de un Parque Eólico conllevaría los siguientes efectos positivos:

- La reducción de la dependencia energética del exterior al aprovechar un recurso energético renovable, no contaminante y disponible en la isla, evitando además la quema de unas 20.000 Tm/año de fuel-oil que habría que importar, con la consecuente disminución de la contaminación atmosférica y marina que conllevaría. Además el precio de la energía producida sería similar al producido por una central térmica.

- Abaratamiento del coste y mayor disponibilidad de agua en la isla de Fuerteventura, ya que parte de la energía disponible se destinaría a la desalación de agua del mar, evitando además el progresivo deterioro de los acuíferos de la isla.

- La incorporación a Fuerteventura de tecnología punta en el campo de la generación de energías alternativas, lo cual podría servir para el mayor conocimiento y difusión de la isla a través de las múltiples publicaciones especializadas, al pasar a constituir una de las más grandes instalaciones europeas en este campo.

Impactos negativos.- El Parque Eólico se ubicaría en una zona de alta calidad ambiental, que la ha hecho merecedora de su declaración como Espacio Natural Protegido, con la denominación de Parque Natural de Jandía, mediante la vigente Ley Territorial 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias, produciendo una serie de impactos negativos sobre aquellos valores naturales que motivaron su declaración como tal. Entre dichos impactos cabe destacar:

- El impacto paisajístico, ya que el área que nos ocupa constituye una zona relevante desde el punto de vista escénico, con un relieve fundamentalmente llano y de formas suaves, que se verían rotas por unas torres de una eminente componente vertical, a pesar del esfuerzo de los promotores, en encontrar un diseño y distribución de los aerogeneradores que reduzca dicho impacto, así como la no conveniencia del uso de pantallas vegetales, que producirían un impacto visual por sí mismas dadas las características del entorno, constituido por vegetación baja (herbácea y arbustiva).

- El impacto sobre la fauna, ya que se trata de una Zona de Especial Protección para las Aves (Z.E.P.A.), según la Directiva 79/409/CEE, de conservación de las Aves Silvestres. Asimismo, se trata de las zonas que presentan una mayor concentración de la hubara canaria (Chlamydotis undulata fuertaventurae), especie catalogada como en peligro de extinción en el Real Decreto 439/1990, de 30 de marzo, por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, según los censos realizados hasta la fecha. También se encuentran tres especies, el corredor (Cursorius cursor bannermanii), el alcaraván (Burrhinus oedic nemus insularum) y la ortega (Pterocles orientalis aragonica), catalogadas como de interés especial en el Real Decreto 439/1990.

- El impacto sobre la flora, al tratarse de una de las zonas de mayor interés, no solo en el ámbito de la isla, sino también a nivel del Archipiélago, de comunidades psanmófilas. En todo este área destacan las comunidades de aulagas (Launaea arborescens), Ononis natrix, Atriplex cf. ifniensis y Euphorbia paralias, las cuales son acompañadas por otras menos frecuentes, incluso raras, como Frankenia laevis, Polycarpea nivea, Lotus lancerotensis, Cyperus capitatus, Helianthemum canariensis, Convolvulus captut-medusae, etc. La afección a la flora se producirá principalmente por dos causas, la destrucción directa de la cubierta vegetal por las obras de implantación de las torres e infraestructuras anejas y, por otro lado, la posible alteración de la dinámica eólica en las proximidades de las torres, que al constituir obstáculos al avance del viento, pueden provocar la aparición de vórtices que erosionen el terreno en sus inmediaciones, impidiendo el arraigo al substrato de la vegetación.

Por otra parte, la ubicación del Parque Eólico en el Parque Natural de Jandía supondría limitaciones considerables a la redacción del Plan Rector de Uso y Gestión.

A N E X O I I I

RESUMEN DE LAS ALEGACIONES

Durante el periodo de información pública se realizaron diversas alegaciones al proyecto, de las cuales se hace el siguiente extracto:

El Cabildo Insular de Fuerteventura apoya totalmente el proyecto, solicitando que se tramite el expediente con la mayor economía y celeridad administrativa posible, ya que, de lo contrario, se estaría poniendo en peligro la importante subvención concedida por la C.E.E., y que se autorice la instalación del Parque Eólico en la ubicación propuesta.

La “Unión Eléctrica de Canarias, S.A.” solicita que, por razones técnicas, se limite la potencia solicitada, a un máximo de 3,87 Mw, para los dos Parques Eólicos que se pretenden construir.

La Asociación Canaria para la Defensa de la Naturaleza expone que, en síntesis, el Estudio de Impacto Ambiental es vago e impreciso, adoleciendo de objetividad, no existiendo estudio de alternativas y que “la actuación propuesta es incompatible con el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de Jandía”.

D. Calixto Alberto Padilla, en representación de la entidad mercantil “Terrenos Canarios, S.A.”, expone que los terrenos son en gran parte propiedad de la entidad mercantil y que no han sido objeto de expediente de expropiación forzosa; que el proyecto es incompatible con el vigente Plan General de Pájara; el Estudio de Impacto Ambiental incumple con la obligación de estudiar posibles alternativas; y, por último, que el lugar se trata de una Z.E.P.A.

La Asociación Ecologista “Aganane” propone una serie de medidas correctoras para evitar o disminuir los efectos sobre la flora, suelo, fauna, fósiles y paisaje.

© Gobierno de Canarias