Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 246. Jueves 16 de Diciembre de 2010 - 6920

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes

6920 DECRETO 246/2010, de 3 de diciembre, por el que se delimita el entorno de protección del inmueble Castillo de San Felipe, Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, situado en el término municipal de Puerto de la Cruz, isla de Tenerife.

4 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 1 Mb.
BOC-A-2010-246-6920. Firma electrónica-Descargar

Visto el expediente instruido por el Cabildo Insular de Tenerife, para la delimitación del entorno de protección a favor del inmueble "Castillo de San Felipe", Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, situado en el término municipal de Puerto de la Cruz y teniendo en cuenta los siguientes

ANTECEDENTES DE HECHO

I. Mediante Resolución del Consejero de Cultura, Educación y Deportes del Cabildo Insular de Tenerife, de 2 de marzo de 1994, se incoa expediente para la delimitación del entorno de protección a favor del inmueble "Castillo de San Felipe", Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, situado en el término municipal de Puerto de la Cruz, sometiendo el mismo a información pública, por el plazo legalmente establecido.

II. Por Resolución de la Consejera Delegada de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Tenerife, de 23 de abril de 1996, se modifican la delimitación gráfica y escrita del Bien contenidas en los anexos I y II, sometiendo el mismo a información pública por el plazo legalmente establecido, constando la presentación de alegaciones las cuales fueron estimadas.

III. Posteriormente mediante Resolución de la Consejera Delegada de Cultura, Patrimonio Histórico y Educación del Cabildo Insular de Tenerife de 29 de enero de 1997, se modifican la delimitación gráfica y escrita del Bien contenidas en los anexos I y II que acompañan a la referida Resolución, sometiendo el mismo a información pública por el plazo legalmente establecido.

IV. La Resolución de la Consejera Delegada de Cultura, Patrimonio Histórico y Educación de 28 de octubre de 1998, añade la descripción del Bien contenida en el anexo I que acompaña a dicha Resolución continuando la tramitación del expediente conforme a esta descripción.

V. Habiendo sido notificado el trámite de audiencia a los interesados, por el plazo de 15 días, no consta la presentación de alegaciones en el expediente.

VI. Solicitados los preceptivos dictámenes a la Universidad de La Laguna y a la Real Academia de Bellas Artes de San Miguel, consta el informe favorable emitido por la Universidad de La Laguna.

VII. Por Resolución de la Consejera Delegada de Cultura, Patrimonio Histórico y Educación del Cabildo Insular de Tenerife de 18 de mayo de 1999, se resuelve elevar el expediente al Gobierno de Canarias para la resolución del procedimiento.

VIII. En sesión celebrada el 30 de junio de 2008 el Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias emite informe favorable para la delimitación del entorno de protección del inmueble "Castillo de San Felipe", Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento, situado en el término municipal de Puerto de la Cruz, isla de Tenerife.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Único.- De acuerdo con lo dispuesto en la Disposición Transitoria Octava de la Ley Territorial 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, la tramitación de dicho expediente se ha llevado a efecto según lo determinado en la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.

En su virtud, a propuesta de la Consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, visto el informe del Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, y tras la deliberación del Gobierno en su reunión del día 3 de diciembre de 2010,

D I S P O N G O:

Delimitar el entorno de protección del "Castillo de San Felipe", Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, situado en el término municipal de Puerto de la Cruz, isla de Tenerife, según la descripción y ubicación en plano que se contiene en los anexos I y II de este Decreto.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación, o directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación; significando que, en el caso de presentar recurso de reposición, no se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente el recurso de reposición o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de cualquier otro que pudiera interponerse.

Dado en Las Palmas de Gran Canaria, a 3 de diciembre de 2010.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Paulino Rivero Baute.

LA CONSEJERA DE EDUCACIÓN,

UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES,

Milagros Luis Brito.

A N E X O I

DESCRIPCIÓN.

El Castillo de San Felipe del Puerto de la Cruz lo mandó construir el Cabildo de la isla en el año de 1630. El motivo principal era la defensa del Puerto de La Orotava (hoy Puerto de la Cruz), llave de toda la rica zona del norte de Tenerife. Es de forma poligonal con 38 metros de magistral, cota de 2 metros y con una línea de fuego, 40 metros de cañoneras y 34 metros a barbeta; su parapeto es de mampostería y en la gola existía una construcción ordinaria de dos plantas, un foso y un puente levadizo. A espaldas de la gola existía un muro de atrincheramiento que ha desaparecido en su mayor parte. Como alojamientos tenía uno en segunda planta de 76 m para unos 35 hombres; el repuesto de pólvora estaba en la planta baja, adosado al muro de gola y flanco izquierdo de 14 m de superficie. En una sola explanada jugaban los dos cañones que prestaban servicio en el Castillo. Según Pinto de la Rosa su situación era ventajosa pero demasiado expuesta al mar del norte.

Antes de la edificación del Castillo de San Felipe en 1641 en esta zona del norte de la isla de Tenerife existían muy pocas defensas militares. Fue gracias al informe detallado del ingeniero Leonardo Torriani cuando se recomienda a la corona emplazar una fortificación en el Puerto de la Cruz para proteger de ataques todo el norte, ya que la zona más apropiada para una futura invasión era ésta precisamente. No obstante, el Puerto de la Cruz contó con algunas rudimentarias fortificaciones, a manera de baluartes y parapetos, para emplazamiento de algunas piezas de artillería y protección de las milicias. Estas obras eran, lógicamente provisionales y endebles, tenían una utilidad momentánea y desaparecían sin dejar rastro en breve plazo.

Cuando el capitán general Andía Irrazábal recorrió la isla, señaló como puntos más necesitados de fortificación el "Puerto Viejo", en La Orotava, coincidiendo con Torriani. Parece ser, según Rumeu de Armas, que en la visita que hace a la zona el año de 1634 el capitán general D. Íñigo de Brizuela, acompañado por el ingeniero Próspero Casola, eligen el emplazamiento de la futura torre de San Felipe.

El Castillo se emplazó definitivamente en la margen derecha del barranco de San Felipe, de donde le vino el nombre, en una punta que cierra por el sur al Puerto Viejo, siendo realmente una modesta construcción de mampostería de planta casi cuadrada, análoga a la del Castillo de San Miguel de Garachico. Con el paso de los años se le añadieron algunas otras dependencias y garitones, que no alteraron sensiblemente su fisonomía.

El polvorín de San Felipe, también conocido como almacén de pólvora, está situado a unos cincuenta metros en línea recta del Castillo del que toma su nombre. Según datos recogidos en el trabajo sobre las fortificaciones del ingeniero Pinto de la Rosa, tiene una superficie de 616,64 metros cuadrados, de la que están edificados 136 metros cuadrados que es el almacén de pólvora propiamente dicho. Se trata de un cuarto abovedado con un patio de entrada y una explanada alta en la que existe una garita que lo custodió en el pasado. A ésta se da acceso por una escalera de piedra; todo este conjunto está rodeado de un muro que suponemos constituía la cerca del emplazamiento. Esta construcción se conserva en buen estado por lo que entendemos que debe protegerse y formar un conjunto con el castillo del que no debe separarse, pues a él le debe su existencia.

DELIMITACIÓN DEL ENTORNO DE PROTECCIÓN.

La delimitación del entorno del Castillo de San Felipe como Bien de Interés Cultural en el Puerto de la Cruz, se define, como la superficie cuyos límites vienen determinados por los siguientes vértices:

Vértice nº 1.- Intersección de la línea imaginaria coincidente con la arista del lado Norte del Paseo Luis de Lavaggi, con la línea imaginaria que coincide con la prolongación hacia el lado Sur del cerramiento colindante de la Piscina Olímpica municipal.

Vértice nº 2.- La prolongación de esta línea en dirección hacia el mar, hasta su intersección con una línea imaginaria paralela al cerramiento Norte de la Piscina Olímpica municipal a cinco (5) metros hacia el mar.

Vértice nº 3.- La prolongación de esta línea imaginaria paralela al cerramiento del lado Norte de la Piscina Olímpica municipal a cinco (5) metros hacia el mar, hasta su intersección con la línea imaginaria coincidente con la arista interior de la vía en proyecto que pasa por el lado Oeste del Castillo.

Vértice nº 4.- La prolongación de esta línea imaginaria por la arista anteriormente citada de la calle en proyecto, hasta su intersección con la prolongación de la primera línea imaginaria descrita por el Paseo Luis de Lavaggi, cerrando en este punto el polígono de delimitación.

Se incluyen en el perímetro de protección las edificaciones y espacios urbanos que éste comprende así como el islote que conforma el polvorín.

JUSTIFICACIÓN DE LA DELIMITACIÓN.

El entorno de protección se justifica por la necesidad de preservar el ambiente urbano más inmediato al inmueble, preservándolo de futuros impactos derivados de obras o transformaciones físicas del espacio que generen impactos directos al castillo o que dificulten la contemplación y estudio de los valores patrimoniales que dieron pie a su declaración. Por este motivo, el entorno de protección se extiende a la totalidad de los espacios libres que rodean al bien, incluyendo parte del sector de playa, así como la zona periférica -limitada por el viario- que rodea el antiguo polvorín del castillo.

Ver anexo en la página 31939 del documento Descargar

© Gobierno de Canarias