Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 033. Miércoles 13 de Marzo de 2002 - 718

IV. ANUNCIOS - Administración Local - Cabildo Insular de Lanzarote

718 - ANUNCIO de 15 de enero de 2002, relativo a notificación de la Resolución que incoa expediente, para la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica, a favor del yacimiento arqueológico de Ajey, en el término municipal de San Bartolomé.

Descargar en formato pdf

El Ilmo. Sr Presidente del Excmo. Cabildo Insular de Lanzarote.

HACE SABER:

Que habiendo sido solicitado al Ayuntamiento de San Bartolomé, en el término municipal de San Bartolomé de Lanzarote, el listado de personas propietarias y/o afectadas, por el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del yacimiento arqueológico de Ajey, sito en el término municipal de San Bartolomé de Lanzarote, mediante Resolución nº 2.580/00 de fecha 22 de septiembre, adoptada por la Presidencia de esta Corporación, sin que hasta la fecha haya sido remitido el citado listado, y a efectos de proceder al traslado de dicha Resolución, al ser desconocidos y en consecuencia ignorarse el lugar de notificación a los interesados, en virtud del artículo 59.4 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, se procede a la publicación de la citada Resolución nº 2.580/00.

Resolución 2.580/00

Vista la propuesta formulada por la Unidad de Patrimonio Histórico de esta Corporación para iniciar expediente de incoación para la Declaración de Bien de Interés Cultural, a favor de la zona de Ajey, del término municipal de San Bartolomé, Lanzarote.

Resultando: que la zona de Ajey se encuentra ubicada en la base SE de la montaña Mina, cerca de la rotonda que existe en la carretera GC-740, que comunica el cruce de vías de San Bartolomé, con el núcleo poblacional de Playa Honda, a la altura donde finaliza el karting que existe en las inmediaciones, y a ambos lados de la carretera.

Resultando: que se trata de una zona arqueológica con interés histórico, arqueológico, etnográfico, paleontológico, científico y técnico, según se ha constatado a través de la prospección, sondeo y excavación arqueológica desarrollada en función de la Resolución nº 727/00 de la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

Resultando: que el poblado de Ajey, como yacimiento arqueológico, se encuentra recogido en la Carta Arqueológica de Lanzarote, constituyendo a su vez, un documento interno para la ordenación del territorio y para la protección de las áreas culturales de la isla.

Resultando: que mediante Resolución nº 937/00, de 30 de marzo, de la Presidencia de este Cabildo, se suspenden cautelarmente las obras que se realizaban en "El Poblado de Ajey", promovidas por la Unión Eléctrica de Canarias I, S.A.U. en aplicación del artº. 48.1, apartados 2 y 4, de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico Canario, y a fin de evitar la destrucción o deterioro de los valores propios del Patrimonio Histórico de Canarias, que ostenta dicha zona.

Resultando: que, mediante la Resolución nº 72/00, de 23 de mayo, de la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, se autoriza al Cabildo de Lanzarote, a realizar trabajos de prospección, sondeos y excavación arqueológica en el "Poblado de Ajey", a fin de determinar los valores arqueológicos a proteger en dicha zona.

Resultando: que, con fecha 14 de junio de 2000, Unelco, S.A., y el Cabildo de Lanzarote suscriben un Convenio de Colaboración con objeto de llevar a cabo el proyecto de prospección, sondeo y excavación arqueológica, realizado por el Servicio de Patrimonio Histórico de esta Corporación, en el poblado de Ajey. Los trabajos referidos comenzaron el día 14 de junio 2000, finalizando tres semanas después.

Considerando: que el artº. 48.5 y 6 de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico Canario, establece, que transcurridos 30 días desde la adopción de las medidas cautelares, si se optara por el mantenimiento de las mismas, podrá instarse la incoación de expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural de aquel bien afectado por las medidas cautelares.

Considerando: que, a tenor del informe emitido por el Servicio de Patrimonio Histórico de esta Corporación, una vez concluidos los trabajos arqueológicos en el "Poblado de Ajey", esta zona representa desde el punto de vista del Patrimonio Histórico, un conjunto de bienes muebles e inmuebles con interés histórico, arqueológico, etnográfico, paleontológico, científico y técnico de esta Comunidad e incluidos en los artículos 2 y 18, apartado 1º, letra A y de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, que la hacen merecedora de ostentar la categoría de Bien de Interés Cultural.

Considerando: que conforme el artº. 20, apartados 1º y 2º, de la citada Ley 4/1999, del Patrimonio Histórico de Canarias, la incoación de Bien de Interés Cultural respecto a un bien inmueble determina la aplicación provisional del mismo régimen de protección previsto para los bienes declarados de interés cultural y su entorno, quedando suspendidas las correspondientes licencias municipales de parcelación, edificación, o demolición en las zonas afectadas, así como los efectos de las ya otorgadas. Las obras que por razón de fuerza mayor hubieran de realizarse con carácter inaplazable en tales zonas, precisarán, en todo caso, de autorización de este Cabildo.

Por lo expuesto, en virtud del artº. 19.1 de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, del Patrimonio Histórico Canario, y el artº. 34, apartado 1º, letra L, de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local,

R E S U E L V O:

Primero.- Incoar expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del yacimiento arqueológico de Ajey, en el término municipal de San Bartolomé.

Segundo.- Abrir un período de información pública de 30 días para que las personas interesadas puedan presentar alegaciones a partir de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Tercero.- Hacer saber al Ayuntamiento de San Bartolomé que, según lo dispuesto en el artículo 55 de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, del Patrimonio Histórico de Canarias, todas las obras que hubiera de realizarse en la zona afectada por la incoación precisarán, en todo caso, autorización del Cabildo de Lanzarote.

Cuarto.- Notificárselo a las personas interesadas y al Ayuntamiento de San Bartolomé.

Quinto.- Que la presente Resolución se publique en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma de Canarias, en el Boletín Oficial del Estado, dándole traslado de la misma a la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, para que lo traslade al Registro General de Bienes de Interés Cultural, a efecto de su anotación preventiva.

Todo lo cual, comunico a los efectos oportunos.

Arrecife, a 15 de enero de 2002.- El Presidente, Enrique Pérez Parrilla.

A N E X O

Descripción.

El yacimiento arqueológico de Ajey, situado en la base SE de la montaña Mina, en el término municipal de San Bartolomé, se configura como un área en la que se registra, a nivel de superficie y en perfiles arqueológicos, con variable frecuencia, materiales arqueológicos adscritos a la cultura aborigen, así como otros pertenecientes culturalmente a zonas externas de la Isla, bien al resto de las islas del Archipiélago, especialmente de Gran Canaria, que son conocidos como materiales tradicionales o populares canarios. Asimismo se documentan materiales arqueológicos de importación, procedentes de áreas externas al Archipiélago.

Destacan, como piezas arqueológicas aborígenes, especialmente los fragmentos cerámicos, las piezas de talla lítica, las líticas pulimentadas, piezas y fragmentos óseos animal, ictiofauna y malacofauna.

La zona de Ajey se concreta como un yacimiento arqueológico tipo Asentamiento o Complejo Arqueológico, al aire libre cuyo suelo se encuentra normalmente a cubierto de los vientos alisios y del paso del jable, por su concreta localización con respecto a la montaña Mina, situada al NNE del enclave. No obstante, ello no ha imposibilitado que el suelo se encuentre recubierto por una gruesa capa de jable, arena orgánica que recubre los suelos marrones y una colada basáltica de la Serie III.

La prospección, los sondeos y la excavación arqueológica desarrollada por el Servicio de Patrimonio Histórico, a través de la Resolución nº 727/00, de la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, han evidenciado en el enclave una significativa potencia estratigráfica y unas dimensiones espaciales de ocupación muy importantes, que constituyen una peculiar zona arqueológica.

Así, los cortes arqueológicos efectuados han puesto de manifiesto una ocupación humana en un sedimento arcilloso, de color rojizo y de suelta consistencia, situado en la parte inferior de la capa de jable y sobre la colada lávica, ya mencionada, de la Serie III. En este nivel arcilloso se documenta una mayor concentración de materiales arqueológicos, especialmente cerámicos, malacofauna, óseo animal, ictiofauna, además de piezas líticas. En lo que respecta a las piezas cerámicas destacan las microcerámicas, debido a su frecuencia de registro.

Se registran, asimismo y en lo que respecta al material arqueológico de importación, destacan las piezas constructivas de lajas y ladrillos de procedencia andaluza, de fechas que rondan los siglos XVI y XVII, lo que podría indicar la presencia de construcciones arquitectónicas en las inmediaciones de Ajey, mostrando una continuidad ocupacional del sector, o bien la presencia de escombros trasladados desde un lugar próximo.

La mayoría de estas piezas cerámicas de importación excavadas pertenecen a vasijas de uso cotidiano, de contención o almacenamiento, destacando entre ellas, las orzas y los grandes jarrones, que, en la mayoría de los casos son de procedencia sevillana, temporalizadas, en un período comprendido desde las últimas décadas del siglo XV, hasta bien entrado el siglo XVIII.

En Ajey se han contabilizado anforoides u olive jars, de paredes globulares y bases puntiagudas, con el fin de adaptarse a las bodegas de los barcos, donde son transportadas, con una cronología temprana de finales del siglo XV, o principios del XVI, así como algunas bocas del siglo XVI y XVII, todas ellas de procedencia andaluza reutilizadas como despensa, una vez llegadas a su lugar de destino. También se ha documentado en este yacimiento piezas cerámicas del ajuar medieval y moderno, de factura vistosa y atractiva. En ellas distinguimos, en cuanto al tratamiento superficial, una mezcla lúmbea coloreada por diferentes óxidos, dando lugar al melado o vidriado verde, según se haya utilizado óxido de hierro o de cobre y aquellos otros fragmentos de vajillas cubiertas con un baño estanníferos, que da como resultado una cubierta blanca y mate, intentando emular a las porcelanas orientales, que tanto esplendor produjeron en la corte medieval europea. El repertorio tipológico se concreta en platos, escudillas carenadas y jarras de una sola asa, cuya cubierta queda restringida a la mitad superior de las piezas.

Las piezas de tipología sevillana que se registra en Ajey son, mayoritariamente, piezas de mesa, aunque también se documentan las destinadas a un uso de cocina, como los lebrillos, para el amasado del pan, con un destino sanitario e higiénico. También se ha documentado fragmentos de platos con restos de manganeso, bajo la cubierta plumbitera como motivo decorativo, siendo un signo evidente de cronología temprana, en tanto se manifiesta como distintivo cronológico preciso.

Entre las piezas esmaltadas en blanco, se han exhumado en Ajey, las tres formas típicas de las vajillas de mesa bajomedievales y modernas. También se registran piezas de las series blancas sevillanas (columbia simple), y con decoración pintada en negro, que pudiera corresponderse con la serie azul y manganesio o Isabella Policromado, así como algunos fragmentos cerámicos con motivos lineales en azul de la serie Yayal, y motivos vegetales en azul sobre fragmentos de paredes de jarros distintivos, de los que se conoce como serie Santo Domingo azul sobre blanco, etc.

Es probable que una de las piezas localizadas en Ajey sea de "reflejo metálico", pues se trata de piezas cuyo origen más remoto lo encontramos en las piezas decoradas con pintura dorada musulmana, traídas por la población musulmana a la Península Ibérica, y desarrolladas por los alfareros mudéjares a lo largo de los siglos XV, XVI, XVII, en el centro de Manises, Mul (Aragón), o Barcelona.

Por último, en este apartado de cerámica de importación también se encuentran piezas de paredes finas, bien acabadas, de pasta roja y con decoración incisa o bruñida al exterior, correspondiendo a jarritas extremeñas o portuguesas de los siglos XVI y XVII.

A modo de conclusión preliminar, con respecto a esta cerámica de importación, en Ajey contamos con un amplio conjunto de piezas de diferente procedencia, cronología, forma y diseño decorativo como resultado de las transacciones comerciales que mantuvo la isla de Lanzarote con la Península Ibérica a lo largo de la Baja Edad Media y Moderna. Este aspecto, de las relaciones comerciales del Archipiélago con el exterior, tras su conquista definitiva, y además, los contactos que mantuvo Lanzarote en los siglos anteriores, una vez redescubierta por el genovés Maloisel, es uno de los campos menos estudiados. Ajey se configura como enclave de primer orden para el estudio de este importante período y significativo aspecto.

La variedad de material arqueológico que se localiza en Ajey, se remonta desde la Cultura Aborigen hasta la época Moderna, siendo un yacimiento clave para el estudio de la evolución histórica de la isla ya que el material de Ajey puede contribuir a datar otros yacimientos arqueológicos en los que está presente el material cerámico de importación sin estratigrafías precisas.

Por otras piezas bien datadas, como son las monedas excavadas en Ajey, podremos adelantar fechas, pues la mayor parte de las investigaciones existentes son americanas y éstas arrancan desde una cronología límite que es en 1492, cuando la mayor parte de este material andaluz, ya se elaboraba desde principios del siglo XV, y en algunos casos, como la cerámica de "reflejo metálico", desde el siglo XI. El estudio de este enclave arqueológico nos ayuda a adelantar las fechas de producción de material, no sólo de Lanzarote, sino de otros yacimientos canarios en los que está presente la cerámica de importación.

Por último, señalamos que el registro documental que se ha obtenido de una somera aproximación al material arqueológico de importación nos permite valorar los resultados, tanto de un estudio aproximativo como pormenorizado del material excavado perteneciente a la cultura aborigen de los majos.

Delimitación del Bien de Interés Cultural y del entorno de protección de la Zona Arqueológica.

Criterios de Delimitación del Bien de Interés Cultural.

El criterio de delimitación del Bien de Interés Cultural de la Zona Arqueológica de Ajey se ha establecido atendiendo a la realidad arqueológica de la naturaleza de su suelo. Por ello, queda afectada la totalidad del suelo que muestra evidencias de registro de materiales arqueológicos en superficie. Esto se ha determinado en función del resultado de la prospección arqueológica superficial sistemática.

Delimitación literal del Bien de Interés Cultural.

El Bien de Interés Cultural de la Zona Arqueológica de Ajey, en el término municipal de San Bartolomé, Lanzarote, queda delimitado, por las líneas exteriores de un polígono irregular (grafiado en plano, en color verde), formado por las siguientes líneas:

Línea 1-2.- Línea recta que parte del punto nº 1 con coordenadas X = 636188.9286 e Y = 3207736.1845, hasta el punto nº 2 con coordenadas X = 636428.8769 e Y = 3207726.1548 atravesando la carretera LZ-301, con una distancia de 240 m.

Línea 2-3.- Línea recta con origen en el punto nº 2 y fin en el punto nº 3 con coordenadas X = 636451.9682 e Y = 3207633.8822 y 95 m de longitud.

Línea 3-4.- Línea recta con origen en el punto nº 3 y fin en el punto nº 4 con coordenadas X = 636373.6587 e Y = 3207609.8110 y 82 m de longitud.

Línea 4-5.- Línea recta con origen en el punto nº 4 y fin en el punto nº 5 con coordenadas X = 636393.7380 e Y = 3207524.5591 y 87 m. de longitud.

Línea 5-6.- Línea recta con origen en el punto nº 5 y fin en el punto nº 6 con coordenadas X = 636512.2062 e Y = 3207548.6302 y 120 m de longitud.

Línea 6-7.- Línea recta con origen en el punto nº 6 y fin en el punto nº 7 con coordenadas X = 636551.3610 e Y = 3207392.1679 y 161 m de longitud.

Línea 7-8.- Línea recta con origen en el punto nº 7 y fin en el punto nº 8 con coordenadas X = 636252.1786 e Y = 3207358.0671 y 301 m de longitud, atravesando la carretera LZ-301.

Línea 8-9.- Línea recta con origen en el punto nº 8 y fin en el punto nº 9 con coordenadas X = 636178.8889 e Y = 3207389.1590 y 79 m de longitud.

Línea 9-1.- Línea quebrada, desde el punto nº 9 hasta el punto nº 1 con una longitud de 384 m.

Criterios de Delimitación del Entorno de Protección del Bien de Interés Cultural.

La Delimitación del Entorno de Protección del Bien de Interés Cultural se ha establecido siguiendo un criterio espacial y de dotar al suelo arqueológico de un espacio físico suficiente para que la naturaleza y la funcionalidad del enclave arqueológico se entienda en su conjunto. Asimismo, se ha tenido en cuenta el hecho de que el suelo de ocupación por parte de la cultura aborigen y de épocas posteriores a la Conquista de la Isla, se encuentra cubierto por una capa de jable (arenas de origen orgánico que cubren la parte central de Lanzarote), por lo que es necesario establecer un margen espacial en prevención de la continuidad del mismo, y como resultado de las conclusiones de trabajos arqueológicos posteriores al ya efectuado.

Descripción Literal del Entorno de Protección del Bien de Interés Cultural.

El Entorno de Protección queda delimitado por las líneas exteriores de un polígono irregular (grafiado en plano, en color azul), formado por las siguientes líneas:

Línea 1-2.- Línea recta que parte del punto nº 1 con coordenadas X = 636132.1856 e Y = 3207788.6000, hasta el punto nº 2 con coordenadas X = 636468.3078 e Y = 3207774.5503 atravesando la carretera LZ-301, con una longitud de 336 m.

Línea 2-3 - Línea quebrada con una longitud total de 484 m. con origen en el punto nº 2 y fin en el punto nº 3 con coordenadas X = 636613.7177 e Y = 3207348.9516.

Línea 3-4 - Línea recta con origen en el punto nº 3 y fin en el punto nº 4 con coordenadas X = 636244.7660 e Y = 3207306.8985 y 371 m de longitud, atravesando la carretera LZ-301.

Línea 4-5 - Línea recta con origen en el punto nº 4 y fin en el punto nº 5 con coordenadas X = 636130.6580 e Y = 3207355.3068 y 123 m de longitud.

Línea 9-1.- Línea quebrada, desde el punto nº 9 hasta el punto nº 1 con una longitud de 466 m.

Se adjunta plano.

Ver anexos - página 3749

© Gobierno de Canarias