FloraEl parque nacional, paraíso para cualquier aficionado a la botánica, alberga uno de los mejores ejemplos de monteverde de la Macaronesia (Canarias, Madeira, Azores y Cabo Verde, y un sector de la costa africana). El monteverde engloba a la laurisilva y al fayal-brezal, un bosque más seco y pobre en especies arbóreas. La laurisilva de la Macaronesia es un “fósil viviente” que tiene su origen en la antigua flora que existía en la región mediterránea durante el Terciario, y que los cambios climáticos relacionados con las eras glaciales han hecho desaparecer de casi toda su área de distribución. Los grandes protagonistas de la selva que ocupa el parque son los árboles. Árboles que son el soporte de la Laurisilva, bosque formado por unas 20 especies arbóreas, algunas muy abundantes y otras tremendamente escasas. Como su nombre indica la laurisilva es un bosque (silva) de laureles. Pero a diferencia de un pinar, donde el pino predomina abrumadoramente, en la laurisilva no sólo hay laureles sino que habitan muchos árboles que se le parecen: gigantes con hojas por lo general de color verde oscuro, lisas y perennes. Laureles (Laurus novocanariensis), viñátigos (Persea indica), tiles (Ocotea foetens), acebiños (Ilex canariensis),  palos blancos (Picconia excelsa) o follaos (Viburnum rigidum) son algunos de los habitantes de las partes más húmedas del monte. Hayas (Morella faya) y brezos (Erica arborea) son los componentes principales del fayal-brezal, un ecosistema forestal más seco y pobre en especies, pero no de menor belleza y valor conservacionista.Otras especies arbóreas son menos abundantes pero igual de importantes: el barbusano (Apollonias barbujana), el mocán (Visnea mocanera), el sanguino (Rhamnus glandulosa),  el aderno (Heberdenia excelsa),  el bojo (Ilex perado ssp.platyphylla) o el Sauce (Salix canariensis).Mucho más raras y escasas son el peralillo (Gymnosporia cryptopetala), el cedro (Juniperus cedrus), el sángano (Prunus lusitanica ssp.hixa) la tabaiba de monte (Euphorbia mellifera) o el saúco (Sambucus nigra ssp.palmensis)  Por supuesto, no podemos olvidar que Garajonay es un importante refugio de la flora canaria con más de 700 especies vegetales, de los cuales aproximadamente la mitad son líquenes, y más de 1000 especies de hongos. Sin todas ellas no estaría completo el puzle. Helechos, herbáceas, arbustos, musgos, líquenes, hongos... ¡un reino vegetal con 2.000 especies conviviendo en las 3.984 hectáreas del parque nacional!

  • Leer más Desplegar