RSS
Inicio
Energía
21 de diciembre del 2018 - 15:32

La UE aprueba la nueva directiva de energías renovables que hace mención específica a las RUP

El nuevo texto, que se publica hoy en Boletín Oficial de la Unión Europea, recoge las propuestas planteadas por Canarias en nombre de las regiones ultraperiféricas

La Unión Europea ha llegado a un acuerdo sobre la nueva directiva de energías renovables cuyo texto hace mención específica a los sobrecostes y el aislamiento de los sistemas eléctricos de las regiones ultraperiféricas y abre la puerta para que los Estados miembros desarrollen instrumentos específicos que ayuden a promover las energías renovables en estos territorios.

El consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, Pedro Ortega, asegura que la aprobación de esta directiva supone "una gran noticia para Canarias" en la medida en que permite a las Islas contar con "un marco legislativo europeo flexible y adaptado, que tenga en cuenta las singularidades y vulnerabilidades del Archipiélago en materia energética y facilite la disposición de nuevos instrumentos financieros con los que impulsar el desarrollo de renovables". Este logro es consecuencia de las gestiones lideradas por Canarias ante las instituciones europeas en representación de las RUP.

"Se trata de un paso muy importante para conseguir que Canarias y el resto de las RUP puedan contar con incentivos específicos que nos permitan promover el desarrollo de las energías renovables, sin tener que recurrir necesariamente a procedimientos de subastas o concurrencia previa".

Además, Pedro Ortega destacó que el texto aprobado hace referencia al papel de liderazgo que las RUP pueden adoptar en el proceso de transición de la Unión Europea a las energías limpias, dadas las condiciones especiales que tienen estos territorios para el ensayo y  la aplicación de tecnología puntera relacionada con el desarrollo de renovables.

En concreto, en el artículo 4.7 de la directiva, sobre sistemas de apoyo a la electricidad procedente de energías renovables, indica que, "a fin de aumentar la producción de energía procedente de fuentes renovables en las regiones ultraperiféricas y de las islas de poca superficie, los Estados miembros podrán adaptar la ayuda financiera a proyectos situados en dichas regiones con objeto de tener en cuenta los costes de producción asociados a sus condiciones específicas de aislamiento y de dependencia exterior".

Dentro de las consideraciones de la norma, se reconoce además que  "las RUP podrían servir como ejemplo de la puesta en marcha de tecnologías energéticas innovadoras para la Unión" y en este sentido considera "necesario incentivar el uso de las energías renovables para alcanzar un mayor nivel de independencia energética en dichas regiones, y reconocer su situación específica en lo relativo al potencial de estas energías y a la necesidad de ayuda pública".

Los Estados miembros tendrán, como fecha límite, hasta el 30 de junio de 2021 para trasladar a la normativa estatal las disposiciones legales necesarias para cumplir con lo establecido en la ley.

La inclusión de esta referencia a las RUP en la nueva normativa europea es resultado directo de las negociaciones y el diálogo que el Gobierno de Canarias, en representación del conjunto de las RUP, ha  mantenido desde el año 2016 con las principales instituciones europeas para dar a conocer la situación específica de estos territorios y hacer valer el potencial que ofrecen en el nuevo modelo energético sostenible de la Unión.

Ya en 2016 el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento había mantenido varias reuniones de trabajo con la directora responsable de Renovables, Investigación, Innovación y Eficiencia Energética de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, Marie Donelly, en las que obtuvo de Europa el compromiso de incluir una referencia específica a las RUP en el texto de la nueva directiva.

Posteriormente, a lo largo de 2017, Pedro Ortega mantuvo varias encuentros con grupos parlamentarios de Bruselas que permitieron que el Parlamento Europeo aprobara, en enero de 2018, el informe sobre la propuesta de revisión de la Comisión Europea de la directiva sobre energías renovables (COM/ 2016 767 final) en las que se recogían las demandas de las RUP.