RSS
Inicio
Ayudas al sector primario
20 de febrero del 2019 - 15:29
El Estado acepta convocar dicho encuentro, previsiblemente para el mes de mayo

Gobierno de Canarias y Asprocan piden al Estado que solicite una reunión urgente del Comité Mixto del Plátano

El viceconsejero de Sector primario y el presidente de Asprocan se reunieron hoy con el secretario general de Agricultura en el Ministerio para trasladarle la necesidad de este encuentro con el objetivo de abordar las consecuencias de la liberalización de las importaciones de la UE desde Colombia, Ecuador y Perú, que rechazan porque castiga al sector platanero comunitario

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias y la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (ASPROCAN) han solicitado hoy al Gobierno de España la petición de una reunión urgente del Comité Mixto del Plátano Europeo con la presencia de los gobiernos y el sector productor de España, Francia y Portugal para abordar las consecuencias de la liberación de las importaciones a la Unión Europea desde Colombia, Ecuador y Perú, que rechazan porque castiga al sector platanero comunitario.

El Estado ha aceptado convocar dicho encuentro del Comité Mixto del Plátano, convocatoria que intentará realizarse para el mes de mayo, y ha apoyado la posición del Ejecutivo canario y los productores de plátano de no ceder ante posibles reducciones en la política arancelaria y de las exigencias en materia fitosanitaria, como solicitan los países andinos.

Así lo expresaron el viceconsejero de Sector primario, Abel Morales, y el presidente de ASPROCAN, Domingo Martín, tras una reunión mantenida esta mañana en Madrid, en el Ministerio de Agricultura, con el secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, para agilizar la petición de este encuentro a raíz de la reunión mantenida por parte de representantes de la DG de Comercio de la Comisión Europea con los ministros de comercio de estos países andinos y sus consecuencias para la producción europea de plátano y banana.

Durante la cita han señalado que no es aceptable una mayor liberalización del mercado europeo de la banana a terceros países, además de ser necesario que se garantice la equiparación real de criterios de medio ambiente y seguridad alimentaria para la producción de toda la banana o plátano que se consume en la Unión Europea y, por tanto, que se equiparen las importaciones a los más altos niveles de exigencia que se aplican al plátano europeo y en el caso de España al Plátano de Canarias.

El viceconsejero de Sector primario, Abel Morales, indicó que "desde el Gobierno de Canarias nos oponemos y denunciamos la actitud de la Unión Europea de contemplar la propuesta de llevar a cabo mejoras en la liberalización arancelaria a favor de terceros países porque fomentaría la competencia desleal de la producción de estos países respecto al plátano canario que hemos venido denunciando junto a este subsector en las condiciones actuales porque coloca a nuestros agricultores en una situación de clara desventaja".

Según ha explicado Domingo Martín Ortega, presidente de ASPROCAN, "para los productores comunitarios es inaceptable que se facilite el incremento de importaciones bananeras de terceros países en que las exigencias laborales, sociales, medioambientales y de seguridad a los trabajadores y consumidores son muy diferentes a las nuestras, sometiéndonos a una competencia entre desiguales. Un criterio de justicia que además repercute directamente en el bienestar y la seguridad de los consumidores europeos."

El Ejecutivo canario y los productores defienden que la petición de mayor liberalización de las importaciones desde terceros países está injustificada ante la demostración de que la actual situación arancelaria de la banana latinoamericana no representa freno alguno para su crecimiento. Según datos de la propia UE, desde el año 2010, momento en el que se pone en marcha el proceso de descreste arancelario en favor de las importaciones de banana americana, el crecimiento de las importaciones de esos países, con los casos destacados de Ecuador y Colombia, superan el 35% de crecimiento. Esto supone el paso de un total de 3,54 millones de toneladas de exportaciones a la UE en el año 2010 a 4,7 millones de toneladas en el 2017.

Por ello, una mayor liberalización sólo conllevaría un nuevo descenso de los precios de importación con el objetivo de expulsar del mercado europeo a las producciones de otros orígenes y principalmente a los productores comunitarios que requerirían así de una mayor protección por parte de la Unión Europea. En este sentido, esta administración y ASPROCAN se oponen a una rebaja arancelaria que, entienden que conllevaría nuevas obligaciones económicas adicionales para proteger a los productores europeos precisamente cuando las medidas de la Política Agrícola Común se presentan en el sentido contrario. La combinación de ambas circunstancias representa un doble bloqueo al desarrollo de la producción comunitaria por parte de las propias instituciones de la Unión Europea.

Los productores de plátano denuncian que el descreste arancelario de más del 50% desde el 2010 ha supuesto un negocio para las empresas multinacionales exportadoras de Latinoamérica, beneficio que apenas ha repercutido en los productores en origen, generando únicamente el continuo hundimiento del mercado europeo de la banana, el cual alcanzó un nuevo récord de precio negativo el pasado año 2018 y ha venido decreciendo en valores constantes desde el año 2010 en más del 16%.