RSS
Inicio
Aguas
14 de febrero del 2019 - 12:31

El Gobierno de Canarias incrementa el agua de riego de los agricultores del norte de Gran Canaria con la construcción de la Balsa de Barranquillo Frío, en Guía

Se suma a la ya existente para dar cobertura a más de 100 hectáreas de cultivo, principalmente papas y otras hortalizas

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, visitó ayer junto al alcalde de Santa María de Guía, Pedro Rodríguez, y el director general de Agricultura, César Martín, la nueva Balsa de Barranquillo Frío, una infraestructura ejecutada por el Ejecutivo canario en el municipio, cuyas obras concluyeron hace unas semanas, y que permite incrementar el agua de riego disponible para los agricultores de esta zona del Norte de Gran Canaria.

Esta instalación, que se enmarca en el Plan de Regadíos de Canarias y supuso una inversión de 1,39 millones de euros financiada con cargo al Programa de Desarrollo Rural de Canarias tiene una capacidad de 37.400 metros cúbicos y una altura de 11 metros, alcanzando el nivel del agua un máximo de 10. Se suma a otra ya existente, en una cota inferior, y ambas surten de agua de manera regular a más de 100 hectáreas dedicadas al cultivo de papa y otras hortalizas y frutales de la red de riego de Los Llanetes.

"Esta balsa da respuesta a una demanda habitual de los agricultores de la Isla, al dar cobertura a buena parte de las necesidades de agua para regadío, que en la época estival resulta escasa", indicó Quintero. El consejero añadió que el objetivo es "potenciar el sector primario, dotándole de este recurso hídrico, porque estamos empeñados en que el regadío, que supone el 70% de la superficie cultivada, siga creciendo, recuperando terrenos abandonados y, al mismo tiempo, logrando un precio asequible para este recurso".

La instalación mejora la capacidad de almacenamiento y regulación de las comunidades de regantes de la zona, lo que permite un importante ahorro energético al disminuir el volumen de agua a impulsar desde cotas inferiores procedentes de desaladoras. Se prevén unos 6 llenados de la misma al año, lo que representa 224.000 metros cúbicos/año, lo que representa un 38% menos de bombeo de agua desalada desde las cotas bajas hasta los 700 metros aproximadamente y supone un ahorro superior a 425,60 Mwh/año.

La balsa, que se impermeabilizó con lámina de Polietileno de Alta Densidad, se llena con agua procedente de galerías y pozos ubicados en cotas superiores y cuyas conducciones pasan por la parte superior de ésta, donde se realiza la conexión de llenado. Desde la balsa se ha ejecutado una conducción de distribución que conecta con la balsa de Los Llanetes con una tubería de 200mm de diámetro y una longitud total de 1.180 metros. Los regantes que están ubicados entre las dos balsas se conectan a la superior, es decir, la de Barranco Frío, a través de 12 tomas de riego.