INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE COOKIES

Este portal web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

Ecosistemas marinos

  Ecosistemas marinos

Es necesario tener en cuenta dos elementos esenciales para entender la estructura de los ecosistemas marinos canarios. Por un lado, pese a que las Islas presentan una longitud de costa de 1.291 Km sólo poseen 2.256 Km2 de plataforma costera (hasta los 50 metros de profundidad), que es la zona óptima para el desarrollo de los fotoproductores de fondo (algas y fanerógamas marinas). Por ello la producción se ve limitada en función de la extensión de la plataforma insular, diferente para cada Isla, reduciendo la superficie habitable para las especies litorales. Sirva el caso de algunos puntos de La Palma y El Hierro, donde los 200 metros de profundidad se encuentran a menos de 200 metros de la costa, suponiendo la plataforma de esta última isla apenas el 4% de la superficie emergida. Sin embargo, al SO de Fuerteventura y al NE de Lanzarote se alcanzan las máximas amplitudes de la plataforma insular (hasta cerca de 30 Km), suponiendo esta cerca de un 30% de la superficie insular en el caso de Fuerteventura.

Por otra parte las aguas que rodean Canarias son básicamente oceánicas y oligotróficas, lo cual contribuye a limitar la capacidad productiva de los ecosistemas marinos. Nos encontramos ante una situación típica de muchas islas tropicales y subtropicales, con ecosistemas litorales bastantes diversificados, originales y frágiles, fácilmente vulnerables debido a las bajas densidades de las especies y las complejas interrelaciones existentes entre las mismas. En función de que la organización del ecosistema se encuentre o no ligada al fondo del mar diferenciamos entre ecosistemas bentónicos (el medio anquialino, fondos rocosos abiertos, fondos de confites, sebadales, comunidades de corales profundos y fondos fangosos profundos) y pelágicos (costeros y oceánicos).

HORIZONTE CARACTERÍSTICAS TIPOS

Litoral

Sólo alcanzada por la salpicadura de las olas, las tormentas y las mareas largas

Cinturón halófilo costero Maretas y saladares Lagunas costeras Charcas salobres

Anquialino

Medio subterráneo costero inundado de agua marina

 

Jameos

Tubos volcánicos

Fondos rocosos abiertos intermareales y submareales

 

Afectados por las mareas o siempre cubiertos por las aguas

 

Charcos intermareales.

Playas de cantos rodados o callaos.

Fondos rocosos con cobertura algal

Blanquizales

Pedregales y fondos mixtos

Fondos rocosos cerrados Esciáfilo

Ambientes submarinos con luz muy atenuada

Paredes

Cuevas

Grietas

Fondos arenosos abiertos

Pobres y limpios de vegetación

Arena

Fondos de confites

Formados por algas calcáreas libres

Confites

Sebadales

Praderas de Cymodocea nodosa

Sebadales

Comunidades de corales

Entre los 60 y los 500 metros de profundidad

Corales amarillos

Corales blancos

Comunidades de fondos fangosos profundos

Por debajo de los 800 metros

 

Ecosistema pelágico costero

Porción del ecosistema pelágico más cercana a tierra

Especies más ligadas a la costa Especies de aguas más abiertas

Ecosistema pelágico oceánico o de alta mar

Muy homogéneo ocupa los canales entre las islas

 

Ecosistemas especiales

Creados por el ser humano

Puertos

Arrecifes artificiales

Pecios