Gobierno de Canarias

Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad

Estás en:

Fosa del Pozo de Llano de las Brujas

DATOS DE LA FOSA

Número de Registro 2015/2010 LPAL
Provincia Las Palmas
Isla Gran Canaria
Término Municipal Arucas
Denominación Pozo de Llano de las Brujas
Tipo de Fosa Pozo
Entidad informante Asociación por la Memoria Histórica de Arucas (AMHA)

Localización

Este pozo se localiza en las proximidades del Llano de las Brujas, Montaña Blanca, término municipal de Arucas, a unos 185 metros sobre el nivel del mar.

La boca del pozo tiene un diámetro de 4 metros y se calcula una profundidad aproximada de 80 ó 90 metros. De los cuatro pozos en los que se sospecha que albergan restos humanos pertenecientes a los desaparecidos, este es el de menor profundidad.

Este pozo data de 1930, momento en el que se solicita, ante el Gobierno Civil, una autorización para la captación de aguas, (según consta en el Boletín Oficial de la Provincia de Las Palmas, nº 347, de 16 de junio de 1930), si bien, según la tradición oral, este pozo nunca dio agua, pues se excavó en un lugar no idóneo para este tipo de extracciones.

Contexto Histórico

Por tradición oral los vecinos de la zona sostenían que en el interior del pozo del Llano de las Brujas habían sido arrojadas algunas de las personas ejecutadas durante la represión franquista, que cobró especial virulencia en el municipio en la primavera de 1937.

Este pozo del Llano de las Brujas, que según los que lo conocen no dio nunca agua, se excavó en un lugar de suelo calcáreo en el lugar de Montaña Blanca, no idóneo para este tipo de extracción y convirtiéndose en el símbolo del «sonoro silencio».

Hasta 1937 era conocido como el Pozo de Don Paulino, respondiendo al nombre de su propietario Paulino Granados Marrero, que lo fue hasta 1945.

Es a partir del año 1937, cuando el «silencio popular» empieza a llamar Llano de Las Brujas al lugar próximo que ahora le da nombre, intentando dar una explicación coherente o quizás, velar la realidad sabida por todos de que en ese lugar a menudo había «… misteriosas luces, ruidos, gritos y lamentos, que se observaban y escuchaban desde la próxima Montaña de Cardones en las noches oscuras…» en los meses de marzo y abril de 1937.

Estos acontecimientos se atribuyeron a supuestos aquelarres de las brujas en los comentarios entre vecinos, pretendiendo que el lugar no fuera olvidado por los extraños sucesos acontecidos. Pero en la intimidad de las familias de bien, se custodiaba la verdad de la historia. La tradición oral mantuvo, en la memoria colectiva, la esperanza entre los familiares y vecinos de los ausentes.

Muchos años han tenido que pasar para que se rompiera el silencio y se conociera que «… las misteriosas luces eran las de los faros de las camionetas…» de los salvajes intolerantes que llevaban por carga a aquellos seres humanos, que sin tener delito de sangre alguno en sus manos, simplemente por tener otros ideales, o por estar cansados de tener las espaldas dobladas de tanto trabajo mal pagado, o por no atender a oscuros derechos de pernada, o por trabajar en días de guardar, eran condenados sin juicio previo por esa moderna inquisición que se dio en aquellas fechas, arrojados en el pozo de noventa metros y cubiertos con cal viva, en el mejor de los casos, después de ser tiroteados.

El 29 de julio de 2008 fueron declarados Bienes de Interés Cultural los Pozos de Los Desaparecidos en la Guerra Civil Española, localizados en el municipio de Arucas, con la categoría de Sitio Histórico.

Este Sitio está integrado por cuatro pozos: el Pozo del Puente del barranco de Arucas, construido con anterioridad a 1924, que ya en 1937 se encontraba seco; el Pozo de la Vuelta del Francés, en el barranquillo de la Calva en Visvique, que ya se encontraba construido en 1933; el Pozo del barranco de Tenoya, cuya construcción se remonta a 1924; y el descrito Pozo del Llano de las Brujas.

Promotor

Este proyecto surge a raíz de una iniciativa de la AMHA, entre los años 2003 y 2004, que solicitan ante el Ayuntamiento de Arucas, la recuperación de los restos humanos pertenecientes a los desaparecidos durante la represión franquista y que, según la tradición oral, fueron arrojados a diversos pozos del Municipio, así mismo, solicitan la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), a favor de los citados pozos, con la categoría de Sitio Histórico.

Desaparecidos

Se recuperaron y documentaron los restos óseos de 24 individuos, de los cuales sólo 9 fueron identificados a través de pruebas de ADN. De estas 9 personas, 6 procedían del término municipal de Gáldar, 2 de Arucas y 1 de Firgas.

Intervención arqueológica

Los trabajos realizados en este pozo se plantearon desde dos proyectos técnicos, que, a su vez, son complementarios e interdependientes entre sí: uno (de Ingeniería de Minas) alusivo a las instalaciones necesarias para acondicionar dicho pozo y establecer un descenso al interior con las suficientes garantías de seguridad; y otro (arqueológico) encaminado a la realización de una intervención arqueológica. Este último, tanto en el fondo del pozo, así como, en el perímetro exterior, al objeto de documentar todos aquellos materiales relacionados con las ejecuciones que allí se efectuaron, tales como restos de casquillos de bala, restos de calzado, etc.

La intervención se desarrolló entre los años 2008 y 2009 y permitió confirmar las informaciones orales que hablaban de la existencia, en el interior del pozo, de víctimas de la represión militar desaparecidas en el año 1937. Se pudo constatar la presencia de dos niveles,, que se corresponderían con dos momentos en los que fueron arrojados los cuerpos al interior del pozo. El primer nivel se corresponde con los últimos cuerpos en caer al pozo y está conformado por los restos de 10 individuos y los objetos asociados. El segundo nivel se corresponde con los primeros en caer y está conformado por 14 individuos. Todos los restos presentan signos inequívocos de mucha violencia, no sólo por efecto de la propia caída, sino por la presencia, en casi todos los cráneos, de orificios de entrada de proyectil de armas de fuego, uno de ellos recibió hasta seis disparos.

Intervención Bioantropológica, Forense y Genética.

Los estudios Bioantropológico, Forense y Genético se desarrollaron por especialistas en la materia, tales como antropólogos y médicos forenses, en el Laboratorio de Genética Forense de la Facultad de Ciencias Médicas y Salud de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Se llevaron a cabo los análisis de ADN mitocondrial de los restos óseos, así como, de los familiares vivos para contrastar todos los análisis y establecer los posibles parentescos entre ambos.

Actos y homenajes

El 20 de marzo de 2010, después de 73 años, son enterrados en el municipio de Arucas, los 24 cuerpos hallados en la fosa. EL 8 de abril de 2011 son exhumados los restos de los 6 identificados de Gáldar, para darle traslado a su tierra natal. Y el 9 de abril, el municipio de Gáldar recibe a sus ciudadanos perdidos para darles sepultura en el cementerio municipal.

Publicaciones

Actualizado: 14/12/2019

© Gobierno de Canarias