Cooperación para el Desarrollo y la Solidaridad

Eje temático: Cooperación para el Desarrollo y la Solidaridad.

Cooperación para el Desarrollo y la SolidaridadLa Cooperación para el Desarrollo y la Solidaridad se ha convertido en una demanda social derivada de la necesidad de justicia, igualdad y libertad en el marco de los Derechos Humanos. Esta área temática está al servicio del cuidado de las personas y del planeta, y contribuye al desarrollo de competencias sociales y ciudadanas, promoviendo una cultura participativa del alumnado desde la educación en valores. Además, permite diseñar contextos de aprendizajes curriculares que faciliten autoconocimiento, (capacidad de reflexión y conocimiento respecto a los valores), la propia forma de ser, pensar y sentir (diálogo, comprensión crítica, capacidad para escuchar e intercambiar opiniones razonadas y motivadas; y la transformación del entorno, como la capacidad para actuar con implicación y compromiso ante los problemas sociales desde la acción colectiva.

El área de Cooperación para el Desarrollo y la Solidaridad sirve como medio para sensibilizar e impulsar acciones proactivas por parte del alumnado y del profesorado que fomenten la empatía, la igualdad, la solidaridad y el respeto. Estas acciones, que emergen desde la escuela, deben empezar por los más pequeños, de forma que, con carácter inmediato, reviertan en el conjunto de la comunidad educativa y posteriormente con motivo de la sinergia que se genere, en el conjunto de la sociedad.

Los centros educativos que priorizan este eje continuarán o iniciarán medidas que contribuyan a los siguientes objetivos:

  1. Sensibilizar y concienciar a la comunidad educativa sobre la importancia de la solidaridad, el respeto y la empatía como valores básicos para la convivencia y el cuidado de las personas.
  2. Fomentar las prácticas solidarias y de cooperación del alumnado que contribuyan a despertar una conciencia colectiva ante la necesidad de paliar las desigualdades económicas, sociales y culturales.
  3. Reconocer e identificar los sistemas de opresión que someten a las personas para promover el respeto y el valor de las libertades individuales y culturales incluyendo una perspectiva desde el feminismo interseccional.
  4. Fomentar la interculturalidad para el enriquecimiento y desarrollo personal, tomando como referencia la dimensión solidaria y la educación para el desarrollo.
  5. Propiciar la cooperación entre centros educativos y ofrecer espacios de aprendizaje colaborativo a través del intercambio de experiencias vitales, reales y cercanas que propicien en el aprendizaje y en la adquisición de competencias cognitivas, procedimentales y actitudinales en el alumnado, así como un avance sustancial en la formación del profesorado.
  6. Promover el pensamiento crítico y una actitud proactiva ante la desigualdad social y económica, la pobreza y los fenómenos migratorios, generando proyectos y tareas, que compartidas, contribuyan a la participación activa de la ciudadanía para combatir la aporofobia y la xenofobia.
  7. Promover el diseño y la puesta en práctica de proyectos interdisciplinares donde, a partir de la temática elegida se establezcan conexiones entre las distintas áreas curriculares.
  8. Conectar el trabajo de los ejes desarrollados en los centros educativos con el resto de la comunidad: familias y entidades sociales de la comunidad, permitiendo la sostenibilidad y una evolución adecuada y permanente de los proyectos.

Volver