Tratado de Maastricht

 

El Tratado de Maastricht o Tratado de la Unión Europea, firmado el 7 de febrero de 1992, y en vigor desde el 1 de noviembre de 1993, modifica los Tratados fundacionales de las Comunidades Europeas (Tratado de París de 1951, el Tratado de Roma de 1957 y el Acta Única Europea de 1986). Constituye un momento esencial en el proceso de integración europeo, pues se sobrepasa por vez primera vez el objetivo económico inicial de las Comunidades y se alcanza una vocación de carácter político. Este Tratado facilitó el tránsito hacia la Unión Monetaria Europea. 

El Tratado de Maastricht fue modificado por el de Ámsterdam, aprobado por el Consejo de la Unión Europea de 1997 y que entró en vigor -tras la preceptiva ratificación por parte de todos los Estados miembros- el 1 de mayo de 1999. 

La Declaración nº 26 del Tratado de Maastricht, en la que se trata del primer reconocimiento oficial aunque sin peso jurídico de las regiones ultraperiféricas, hace una referencia específica a este concepto, con una estimación política e institucional del hecho regional y al estatus de las RUP.

 

Última actualización: julio de 2019