Tratado de Amsterdam

 

El Tratado de Ámsterdam es normativa básica fundamental de la Unión Europea, revisando, fundiendo y consolidando el contenido de los Tratados fundacionales de la Unión Europea, siguiendo la línea iniciada en Maastricht. El Tratado fue rubricado en la capital holandesa el 2 de octubre de 1997 y entró en vigor el 1 de mayo de 1999.

En lo que respecta a las regiones ultraperiféricas, en su artículo 299.2 se definían las características comunes de las RUP. Este artículo, hasta la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, ha constituido la base jurídica para la adopción de medidas en favor de estos territorios por parte de la Unión Europea.

El artículo 299.2 supuso un paso adelante en la unificación del régimen jurídico de las regiones ultraperiféricas y la culminación de una larga etapa iniciada a finales de los años 80 caracterizada por  el diálogo y la colaboración permanente entre estas regiones, cuyo esfuerzo provocó la movilización y concertación de sus respectivos Estados (Francia, España y Portugal) y la sensibilización de las instituciones comunitarias para propiciar la aprobación de un marco jurídico estable respecto a la ultraperiferia. 

Desde la adopción de este artículo, la estrategia de desarrollo de las RUP ha sido siempre impulsada por los distintos Consejos Europeos y desarrollada después a través de Comunicaciones de la Comisión Europea.

 

Última actualización: julio de 2019