Centros de servicios sociales

Las políticas de protección a la persona mayor y de solidaridad entre las generaciones incluyen, con carácter finalista, prestaciones, servicios y acciones directas de apoyo a la calidad de vida de las personas mayores y de promoción de unas saludables y fructíferas relaciones intergeneracionales. También asumen, como actuaciones transversales, la misión de asegurar que todas las políticas y servicios públicos incorporen, como prioridades la protección de los derechos de las personas mayores, y contemplen adecuadamente su papel en la sociedad.

Estos tienen por objeto prestar información, orientación y asesoramiento a la ciudadanía, en relación con los derechos y recursos sociales existentes, para la resolución de las necesidades que planteen, así como la recogida de información orientada hacia una posterior planificación además de aclarar la procedencia, en su caso, de las prestaciones aplicables en materia de servicios sociales.

 

Los Centros de Servicios Sociales, como equipamientos de carácter comunitario, incluidas las Unidades Básicas de Trabajo Social o denominación similar, constituyen el soporte a las prestaciones básicas que a continuación se enumeran:

  • La información, orientación y asesoramiento a la ciudadanía en relación con los derechos que la asisten y los recursos sociales existentes.
  • La ayuda a domicilio mediante la prestación de atenciones de carácter doméstico-social, de apoyo psicológico y rehabilitador a personas y familias que se hallen en situaciones de especial necesidad, a fin de facilitarles la permanencia y autonomía en su medio habitual de convivencia.
  • El alojamiento y la convivencia, mediante las acciones encaminadas a facilitar formas alternativas de vida a la usual convivencia familiar en los supuestos en que ésta sea inviable por no existir la unidad familiar o porque, aun existiendo ésta, presente una situación de deterioro psicológico, afectivo y social que impida la incorporación de la persona a corto plazo en su entorno.
  • La prevención e inserción social, ejerciendo las tareas de prospección y detección de situaciones individuales o colectivas de riesgo o de marginación social y, de producirse ésta, las acciones asistenciales y rehabilitadoras que posibiliten la inserción familiar y social.
  • La emergencia social, que tiene por objeto el desarrollo de programas y actuaciones encaminadas a procurar el apoyo necesario a personas o grupos que, por circunstancias propias o ajenas, sean objeto de marginación social y no puedan con sus propios medios hacer frente a tal situación.
  • La cooperación social y fomento de la solidaridad a través de las acciones encaminadas a potenciar las expresiones de solidaridad y fomentando la responsabilidad social ante situaciones de necesidad.

Se incluyen en estas actuaciones tanto las realizadas a iniciativa de los Servicios Sociales Municipales como las que se desarrollen a propuesta de Asociaciones o grupos de iniciativa social, así como las tareas de coordinación y de seguimiento de las tareas de colaboración que los referidos colectivos puedan prestar a los programas municipales.

 

Plazos: Durante todo el año.

 

Lugar/es de presentación: Centros de Servicios Sociales de los ayuntamientos.