Pisos tutelados

Se entiende por Piso o Vivienda Tutelada, toda vivienda destinada a la convivencia, en alojamiento temporal y en algún caso de forma definitiva, en régimen de autogestión, de personas con dificultades económicas, de integración familiar o sociales, tutelada por entidades públicas o privadas sin ánimo de lucro. Será definitivo el alojamiento en los supuestos de personas que por razones de edad o incapacidad física no puedan normalizar su vida. 

Por autogestión se entiende la organización de la vida en común de las personas usuarias, tanto desde el punto de vista del régimen interno como del de la aportación de los medios económicos necesarios para su funcionamiento.

Se trata de una vivienda familiar o piso convencional que reúna las pertinentes condiciones de capacidad y habitabilidad, y que se encuentre cercano, preferentemente, a los servicios comunitarios y al lugar de procedencia de las personas usuarias.

Asimismo, también pueden tener el carácter de Pisos Tutelados, aquellos otros alojamientos declarados protegidos en virtud de la normativa propia de la Comunidad Autónoma, y destinados a arrendamiento u otras formas de explotación justificadas por razones sociales, que constituyen formas inmediatas entre la residencia individual y las residencias colectivas.

 

Requisitos de las personas usuarias o beneficiarias: Podrán solicitar el ingreso, las personas con discapacidad que reúnan los siguientes requisitos generales:

  • Tener la calificación legal de persona con discapacidad.
  • No padecer enfermedad infectocontagiosa ni necesitar atención de forma continuada en instituciones sanitarias.
  • No padecer trastornos mentales graves que puedan alterar la normal convivencia en el centro.
  • Alcanzar la puntuación mínima exigida en cada momento para el ingreso en el centro solicitado conforme al baremo en vigor.
  • Ser beneficiaria del sistema de la Seguridad Social o tener derecho a las prestaciones de servicios sociales del mismo, en virtud de Ley o Convenio internacional para aquellos centros cuya titularidad corresponde al sistema de la Seguridad Social.
  • Tener 17 o más años.
  • Encontrarse en circunstancias socio - familiares, económicas, físicas o psíquicas se vean impedidas para llevar a cabo una vida normalizada.

 

Procedimiento para su obtención: Presentación de solicitud formulado en modelo oficial debidamente cumplimentado en todos sus apartados.

 

Plazos: Durante todo el año.

 

Lugar/es de presentación:

  • Registros de la Dirección General de Derechos Sociales o cualesquiera otros de los de la Consejería competente en materia de asuntos sociales.
  • Registros de cualquier órgano de la Administración Autonómica de Canarias o de la Administración del Estado.
  • Registros de los Cabildos Insulares.
  • Registros de los ayuntamientos, si se han adherido al Convenio Marco de intercomunicación registral.
  • Oficinas de correos.
  • Representaciones diplomáticas u oficinas consulares de España en el extranjero. 

 

Documentación a presentar:

  • Fotocopia del D.N.I. de la persona solicitante.
  • Fotocopia de la tarjeta sanitaria.
  • Fotocopia de informes médicos de la persona solicitante.
  • Prescripción médica, en caso de tener medicación.
  • Certificado médico de no padecer enfermedad infecto-contagiosa.
  • Fotocopia del certificado de discapacidad.