BOC - 2008/095. Martes 13 de Mayo de 2008 - 717

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes

717 - DECRETO 86/2008, de 29 de abril, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, "El Palacio de Lercaro", situado en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna, isla de Tenerife, delimitando su entorno de protección.

Descargar en formato pdf

Visto el expediente instruido por el Cabildo Insular de Tenerife para la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor de El Palacio de Lercaro, situado en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna y teniendo en cuenta los siguientes

ANTECEDENTES DE HECHO

I. Mediante Resolución de la Dirección General de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura de 11 de enero de 1983, se incoa expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor de "El Palacio de Lercaro", situado en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna.

II. Por Resolución del Director Insular de Cultura del Cabildo Insular de Tenerife de 7 de mayo de 2007, se añaden la delimitación y descripción del Bien contenidas en los anexos I y II que acompañan a esa Resolución, sometiendo el mismo a información pública por el plazo legalmente establecido no constando la presentación de alegaciones por interesados en el mismo.

III. Habiendo sido notificado el trámite de audiencia a los interesados, por el plazo de 15 días, no consta en este expediente la presentación de alegaciones por parte de interesados en el mismo.

IV. Solicitados los preceptivos dictámenes a la Universidad de La Laguna y al Organismo Autónomo de Museos y Centros, consta el informe favorable emitido por este último organismo.

V. Por Resolución del Director Insular de Cultura del Cabildo Insular de Tenerife, de 3 de julio de 2007, se resuelve elevar el expediente al Gobierno de Canarias para la resolución del procedimiento, y en sesión celebrada el 24 de enero de 2008 el Consejo Canario del Patrimonio Histórico emite informe favorable para la declaración como Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor de "El Palacio de Lercaro" situado en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna, isla de Tenerife.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

De acuerdo con lo dispuesto en la Disposición Transitoria Octava de la Ley territorial 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, la tramitación de dicho expediente se ha llevado a efecto según lo determinado en la Ley de 13 de mayo de 1933 sobre Defensa, Conservación y Acrecentamiento del Patrimonio Histórico Artístico, y en el Decreto de 16 de abril de 1936 que aprueba el Reglamento para la aplicación de la Ley del Tesoro Artístico Nacional.

En su virtud, a propuesta de la Consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, visto el informe del Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, y tras la deliberación del Gobierno en su reunión del día 29 de abril de 2008,

D I S P O N G O:

Declarar Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, "El Palacio de Lercaro", situado en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna, isla de Tenerife, delimitando su entorno de protección, según la descripción y ubicación en plano que se contienen en los anexos I y II de este Decreto.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación, o directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación; significando que, en el caso de presentar recurso de reposición, no se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente el recurso de reposición o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de cualquier otro que pudiera interponerse.

Dado en Santa Cruz de Tenerife, a 29 de abril de 2008.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Paulino Rivero Baute.

LA CONSEJERA DE EDUCACIÓN,

UNIVERSIDADES, CULTURA Y DEPORTES,

Milagros Luis Brito.

A N E X O I

DESCRIPCIÓN.

El Palacio o Casa de Lercaro constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura doméstica de la isla, incluso tras su rehabilitación y destino a uso museístico. Su solar fue inicialmente ocupado por la casa del escribano público Gaspar Justiniano, sustituida por el actual inmueble a fines del siglo XVI tras el matrimonio de una de sus descendientes -Catalina Justiniano- con Francisco Lercaro, teniente general de Tenerife.

En el edificio destaca la fachada de mampostería con cuerpo central de cantería y alero de teja. La portada tiene una pequeña cornisa sobresaliente, sostenida por pequeñas ménsulas, con decoración de aros entre éstas, y el escudo de los Lercaro en su centro. De los extremos de la cornisa arranca un frontón partido que termina en dos elegantes volutas, muy propio de los tratadistas de la arquitectura de Serlio y Vignola. La parte alta prolonga el almohadillado característico que delimita la portada, rematándose el conjunto mediante un frontón abierto y curvilíneo con flameros, que remata en dos roleos enroscados en espiral. Todo ello culmina en una decoración con pináculos en forma de jarrón. Destaca el esgrafiado característico de los palacios genoveses, descubierto durante los trabajos de rehabilitación del edificio. La portada descrita recuerda que Tenerife no fue ajeno al proceso de recepción de la arquitectura clásica difundida desde Italia al resto de Europa, a partir de los tratados de Vitrubio, Serlio y Sagredo.

El lenguaje tardorenacentista-manierista de la portada tiene su prolongación, en primer lugar, en las jambas y dinteles de la puerta del zaguán. En ella se representan unos frescos, aplicados al temple sobre una finísima preparación de yeso que cubre la piedra y que actúa como base, con motivos decorativos muy sencillos, consistentes en arquitecturas fingidas, en las jambas, y guirnaldas en los dinteles.

Atravesando el zaguán, a la izquierda se halla la escalera principal, construida con la misma piedra con la que se edificó el pórtico y las pilastras del patio. Tiene como soporte una bóveda y arco de medio punto, rematada en su parte superior con una sugestiva solución italianizante de doble arcada de madera. Traspasada la puerta principal se accede al patio central. De las siete columnas que lo rodean, alternan unas en piedra con otras en madera. Destacan, en los antepechos del corredor de la planta alta, unos paneles de madera labrados con motivos vegetales. Igualmente llamativos son los elementos decorativos de las galerías superiores del patio central.

DELIMITACIÓN.

La delimitación del ámbito de protección se justifica en la necesidad de preservar uno de los mejores ejemplos de arquitectura urbana del Archipiélago, con una extraordinaria fachada barroca en cantería, así como una organización espacial que responde al modelo de vivienda nobiliaria tan característica de la antigua capital de la isla.

La delimitación del Monumento corresponde a un polígono irregular que abarca la totalidad del inmueble y cuyo límite norte discurre por el eje de la calle Tabares de Cala -partiendo de la intersección con la calle San Agustín- y prolongándose hasta su intersección con la prolongación de la medianera de los inmuebles números 30 y 32 de la primera de las vías citadas; de manera que el número 30 estaría incluido en el entorno de protección. Asimismo, se engloba el inmueble número 20 de la calle San Agustín, discurriendo el límite por la medianera de los inmuebles número 18 y número 20 de esta calle y prolongándose hasta su eje; desde donde el límite discurre hacia el norte hasta conectar con el punto origen.

Justificación de la delimitación.

La justificación de la delimitación radica en la necesidad de establecer un entorno de protección que acoja uno de los inmuebles más relevantes de la isla de Tenerife, desde el punto de vista de la arquitectura doméstica urbana y cuya antigüedad se remonta a las últimas décadas del siglo XVI. La inclusión de los inmuebles vecinos obedece a la necesidad de prevenir posibles impactos futuros que puedan afectar al ámbito inmediato al Palacio Lercaro, tanto en sus valores arquitectónicos y patrimoniales como a la apreciación del mismo.

Ver anexos - página 9061



© Gobierno de Canarias