BOC - 2002/088. Viernes 28 de Junio de 2002 - 977

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente

977 - ORDEN de 21 de junio de 2002, por la que se establecen las épocas hábiles de caza junto con las condiciones y limitaciones para su ejercicio durante el año 2002.

Descargar en formato pdf

Dispone el artículo 23 de la Ley 7/1998, de 6 de julio, de Caza de Canarias, en relación a la presente Orden, que con el fin de realizar un adecuado aprovechamiento de las especies cinegéticas, la consejería del Gobierno de Canarias competente en materia de medio ambiente y conservación de la naturaleza, oídos el Consejo Regional de Caza y los Cabildos Insulares, aprobará la Orden regional de caza, estableciendo el régimen de la actividad y las épocas de veda, sin perjuicio de poder adoptar posteriormente medidas que corrijan situaciones excepcionales tendentes a preservar o controlar dichas especies cinegéticas.

En cumplimiento de lo dispuesto en dicha Ley, y como norma reglamentaria de carácter supletorio, en el Reglamento de 25 de marzo de 1971, en particular su artículo 25 sobre "vedas y otras medidas protectoras", y de acuerdo con la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, especialmente sus artículos 33 y 34, se señalan por la presente Orden, las limitaciones y épocas hábiles de caza para el año 2002 en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Visto el Reglamento Orgánico de la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente, aprobado por Decreto 89/2000, de 22 de mayo, en el que se establece como competencia específica del titular del Departamento, entre otras funciones, el aprobar anualmente la Orden de caza, oído el Consejo de Caza de Canarias y los Cabildos Insulares.

Vistas las propuestas de los respectivos Cabildos o de los Consejos Insulares de Caza para la apertura de la veda en el año 2002.

En su virtud, oído el Consejo de Caza de Canarias, por la presente,

D I S P O N G O:

Artículo 1º.- Especies cinegéticas.

De acuerdo con el artículo 4 de la Ley de Caza de Canarias, las especies objeto de caza se clasifican en dos grupos: caza mayor y caza menor. Se consideran piezas de caza mayor el muflón y el arruí, y piezas de caza menor el conejo, la perdiz moruna, la perdiz roja, la tórtola común, la codorniz común, la paloma bravía y los animales asilvestrados.

Artículo 2º.- Períodos hábiles de caza menor.

1. Se establecen los siguientes períodos hábiles para la práctica de la caza menor en Canarias, incluidos los días indicados:

A) Gran Canaria:

Del 21 de julio al 5 de septiembre, y del 31 de octubre al 24 de noviembre, se podrá cazar el conejo con perro y hurón, quedando prohibido el uso de la escopeta.

Del 8 de septiembre al 27 de octubre, se podrá cazar con perro, hurón y escopeta todas las especies de caza menor autorizadas.

Del 7 de agosto al 23 de noviembre se permitirá la actividad cinegética en la modalidad de cetrería y caza con arco, autorizándose un perro auxiliar por cetrero o arquero.

Los días hábiles de caza para todas las modalidades, a excepción de la cetrería y caza con arco, serán los jueves, domingos y festivos de ámbito nacional, así como el sábado 12 de octubre, día de la Virgen del Pilar.

Para las modalidades de cetrería y arco los días hábiles de caza serán los miércoles y sábados, y el número de piezas por cetrero o arquero y día serán las mismas que para el resto de las modalidades de caza autorizadas en la isla.

B) Lanzarote:

Del 4 de agosto al 5 de septiembre, se podrá cazar el conejo con perro y hurón, pero sin escopeta, los jueves y domingos. Por otra parte, entre el 8 de septiembre y el 10 de noviembre se podrá cazar, los domingos, todas las especies autorizadas con perro, hurón y escopeta. Los jueves de este período sólo se podrá cazar el conejo sin arma de fuego. Del 14 de noviembre al 24 de noviembre, sólo se podrá cazar el conejo con perro y hurón los jueves y domingos.

En todos los supuestos anteriores y para todas las especies cinegéticas autorizadas, no se consideran días hábiles para la caza los festivos que no coincidan con jueves o domingos.

A los solos efectos de pruebas deportivas, se considerarán también días hábiles de caza aquellos en que los cabildos autoricen la celebración de campeonatos de caza y únicamente para las zonas prefijadas para su celebración.

Por último, en los Vedados de Caza de la isla, sólo se podrá cazar el conejo los jueves con perro y hurón.

C) Fuerteventura:

Del 18 de agosto al 1 de septiembre, se podrá cazar el conejo con perro y hurón. A partir del 8 de septiembre y hasta el 3 de noviembre, podrán cazarse todas las especies autorizadas con perro, hurón y escopeta.

Las especies autorizadas son el conejo, la tórtola común, la codorniz común, la paloma bravía, la perdiz moruna y la ardilla moruna.

Las ardillas morunas podrán cazarse con escopeta o con escopeta y perro y/o hurón. Las épocas para su caza se corresponderán con las fechas establecidas para las modalidades de caza de pelo.

Los días hábiles para la práctica de la caza serán los domingos.

D) Tenerife:

El conejo se podrá cazar del 4 al 22 de agosto con perro y hurón, del 25 de agosto al 27 de octubre con perro, hurón y escopeta, y del 31 de octubre al 17 de noviembre con perro. Del 25 de agosto al 27 de octubre, se podrán cazar con perro y escopeta, la perdiz moruna, la tórtola común, la codorniz común y la paloma bravía.

Los días hábiles para la práctica de la caza serán los jueves, domingos y festivos de ámbito nacional y/o autonómico, comprendidos dentro de los períodos establecidos, para cada tipo de pieza y modalidad de caza.

En los terrenos comprendidos dentro del Parque Nacional del Teide, los cuales tendrán la consideración de Régimen Especial, se estará a lo dispuesto por su normativa.

E) La Palma:

Desde el 4 de agosto al 1 de diciembre se podrá cazar el conejo con perro, hurón y escopeta. Asimismo, durante el citado período se podrá cazar con perro y escopeta la paloma bravía. Por su parte, del 25 de agosto al 6 de octubre podrá cazarse la perdiz moruna con perro y escopeta. Los días de caza serán los jueves, domingos y festivos de ámbito nacional.

F) La Gomera:

En los domingos comprendidos entre el 4 de agosto y el 18 de agosto podrá cazarse el conejo con perro y hurón.

Por otra parte, en los domingos comprendidos entre el 25 de agosto y el 13 de octubre podrán cazarse la perdiz, el conejo y la paloma bravía con perro, hurón y escopeta. En los jueves correspondientes al 29 de agosto y al 5 de septiembre, también podrá cazarse la perdiz, el conejo y la paloma bravía con perro, hurón y escopeta.

Asimismo, en las zonas altas y de medianías de la isla podrá cazarse el conejo con perro, durante los domingos comprendidos entre el 20 de octubre y el 1 de diciembre.

G) El Hierro:

Del 4 de agosto al 22 de agosto, y del 7 de noviembre al 24 de noviembre, podrá cazarse el conejo con perro y hurón. Asimismo, del 25 de agosto al 3 de noviembre, se podrá cazar el conejo con perro, hurón y escopeta. Por su parte, del 25 de agosto al 3 de noviembre podrá cazarse con perro y escopeta la perdiz moruna, la paloma bravía y la tórtola. Por último, del 25 de agosto al 29 de septiembre se podrá cazar la codorniz con perro y escopeta.

Los días hábiles para la práctica de la caza serán los jueves y domingos comprendidos dentro de los períodos establecidos para cada tipo de pieza y modalidad de caza, con la excepción de la codorniz que sólo podrá cazarse los domingos.

2. En todas las islas, durante los períodos hábiles indicados en el apartado anterior, y mediante la utilización de las modalidades y medios de caza autorizados, podrán cazarse los animales asilvestrados.

Artículo 3º.- Períodos hábiles de caza mayor.

Corresponde a los Cabildos Insulares organizar para la presente temporada el ejercicio de la caza mayor, fijando las condiciones y circunstancias en las que habrá de desarrollarse las cacerías.

En la isla de La Palma se autoriza la caza del arruí desde el 20 de julio hasta el 24 de noviembre de 2002, ambos inclusive. No obstante ello, si antes del 24 de noviembre se hubiesen abatido cuarenta (40) ejemplares de arruí, se decretará la finalización del período de caza para esta especie. Los días para cazar serán los sábados no festivos de ámbito nacional, y la modalidad de caza será el rececho en cuadrilla. Las cuadrillas de caza mayor estarán integradas por un mínimo de quince y un máximo de veinticinco cazadores, debiendo presentarse en el control como mínimo siete cazadores de la cuadrilla original.

Artículo 4º.- Condiciones para el uso del hurón.

1. El hurón se utilizará como elemento auxiliar para la caza del conejo siempre que vaya provisto, en el momento de su uso, del correspondiente zálamo o bozal y sólo cuando el cazador esté acompañado de perros podencos canarios u otros de caza de pelo.

2. En los casos en que esta Orden prevea la posibilidad de caza con hurón, deberán tenerse en cuenta las siguientes condiciones:

a) Por cazador individual, los Cabildos autorizarán licencias nominadas para cazar con hurones, con un máximo de dos hurones por licencia de caza. Excepcionalmente, en Fuerteventura se autorizará como máximo un hurón por licencia de caza.

b) En cuadrillas, se podrán usar hasta dos hurones, excepto en El Hierro y Tenerife donde podrán utilizarse como máximo tres hurones, y cuatro en La Palma, habilitando al resto de componentes para beneficiarse de la caza obtenida, aun cuando los demás no utilicen en ningún momento el hurón. Asimismo, de forma excepcional, en Gran Canaria y Fuerteventura se autoriza un máximo de cinco hurones por cuadrilla, y en Lanzarote se podrán utilizar seis hurones por cuadrilla, siempre que la misma posea un mínimo de cinco licencias. Por otra parte, en los Vedados de Caza de Lanzarote se autorizarán, como máximo, cuatro hurones por cuadrilla siempre que los cazadores integrantes de la cuadrilla posean licencia para el uso del hurón.

Artículo 5º.- Limitaciones y prohibiciones al ejercicio de la caza.

1. Se determina por cuadrilla, con carácter general, en todo el Archipiélago Canario, con excepción de La Gomera, donde no se permitirá esta modalidad, al grupo de cazadores compuesto de un mínimo de tres y un máximo de cinco personas, titulares de licencias para cazar. Excepcionalmente, en Tenerife la cuadrilla podrá estar formada por un mínimo de dos y un máximo de cinco cazadores.

Asimismo, en la isla de El Hierro se autoriza un máximo de tres escopetas por cuadrilla y se prohíbe la formación de cuadrillas para la caza de la codorniz.

Por otro lado, en la isla de La Palma cada cuadrilla deberá estar integrada al menos por tres cazadores con licencia en vigor de las clases que permitan llevar perros. Al efecto el Cabildo Insular de La Palma llevará un censo de cuadrillas de caza menor en el que deberán inscribirse aquellos cazadores que quieran beneficiarse de lo dispuesto en el apartado siguiente. Los tres cazadores deberán acreditar debidamente su identidad, así como la de los perros que integren la cuadrilla en el momento de participar en la caza.

Por último, en los Vedados de Caza de Lanzarote, las cuadrillas estarán formadas por un máximo de tres cazadores.

2. El número máximo de perros que podrán utilizarse será de cinco por cazador y quince por cuadrilla, excepto en Fuerteventura, donde habrá un máximo de cuatro perros por cazador, y en La Gomera, donde a los cazadores de conejos se les permitirá un máximo de seis perros por cazador. Asimismo, con carácter excepcional, en las islas de Tenerife, Fuerteventura y El Hierro habrá como máximo doce perros por cuadrilla.

En la isla de La Palma, cualquier cazador de la cuadrilla podrá llevar los quince perros portando la documentación de éstos y de los miembros de la cuadrilla, quedando inhabilitados, en su caso, los restantes miembros para practicar la cacería con perros ese día. Por su parte, en Lanzarote se autoriza un máximo de cuatro perros por cazador y diez perros por cuadrilla, excepto en los Vedados de Caza de la isla, donde se autoriza un máximo de dos perros por cazador y seis perros por cuadrilla.

3. En particular, en cuanto al número máximo de piezas cazables:

- Gran Canaria: se autoriza por cazador/día un máximo de cinco conejos, tres perdices rojas, dos codornices, quince palomas bravías y dos tórtolas. Asimismo, se autoriza por cuadrilla/día un máximo de quince conejos, tres perdices rojas, dos codornices, quince palomas bravías y cuatro tórtolas.

En cualquier caso, el número máximo de piezas será de quince piezas por cazador individual y quince por cuadrilla sin que puedan superarse los topes establecidos, excepto en el caso de las ardillas morunas, donde no habrá limite en el número de piezas a cazar.

- Lanzarote: se autorizan cuatro conejos y cuatro perdices por cazador/día y doce por cuadrilla/día; cuatro palomas bravías por cazador/día y doce por cuadrilla/día; dos tórtolas por cazador/día y cuatro por cuadrilla/día; en Vedados de Caza, tres conejos por cazador/día y seis por cuadrilla/día. El número máximo de piezas será, salvo en los Vedados de Caza, de ocho piezas por cazador/día y veinticuatro por cuadrilla/día.

- Fuerteventura: se autoriza un máximo de capturas por cazador y día de cuatro conejos, cuatro perdices, quince palomas, dos tórtolas y dos codornices. Por cuadrilla, los límites máximos serán doce perdices, doce conejos, seis codornices, cuatro tórtolas y cuarenta palomas bravías. No habrá límite en el número de piezas a cazar de ardilla moruna.

- Tenerife: se autoriza cazar un máximo de cuatro piezas por cazador/día, y diez piezas por cuadrilla en las que no puede haber más de cuatro perdices o cuatro tórtolas. Se considera que un conejo, una paloma o una codorniz equivale a una pieza, mientras una perdiz y una tórtola equivale a dos piezas.

- La Palma: se autoriza cazar, por cazador/día, en cuanto a conejos, un máximo de cinco piezas y doce por cuadrilla. Perdices: un máximo de dos piezas por cazador/día y cinco por cuadrilla. Paloma bravía: un máximo de doce piezas por cazador/día y veinticinco por cuadrilla. El número máximo de piezas será de doce por cazador individual y veinticinco por cuadrilla sin que, en ningún caso, se superen los máximos establecidos. En caza mayor, el máximo será una pieza por cuadrilla y día.

- La Gomera: se autoriza cazar, por cazador/día, seis conejos más cinco palomas bravías, así como seis piezas entre conejos y perdices, con un máximo de tres perdices, más cinco palomas bravías.

- El Hierro: se autoriza cazar, por cazador día, en cuanto a palomas bravías y tórtolas, un máximo de dos y cuatro por cuadrilla. Conejos: un máximo de cuatro piezas por cazador/día y diez piezas por cuadrilla. Perdiz moruna: un máximo de tres piezas por cazador/día y nueve piezas por cuadrilla. Codornices: un máximo de doce piezas por cazador día. El número máximo de piezas será de doce por cazador individual y quince por cuadrilla sin que, en ningún caso, se superen los máximos establecidos.

4. Con el fin de proteger determinadas especies de la fauna silvestre, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 24 de la Ley de Caza de Canarias, o por razones de seguridad, en los términos exigidos en el artículo 19 de la misma Ley, y teniendo en cuenta las figuras de protección establecidas en el Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, se establecen prohibiciones al ejercicio de la caza en los terrenos que se enumeran a continuación:

a) En Gran Canaria, se prohíbe la caza en la Reserva Natural Especial de Los Tilos de Moya (Moya), en la Reserva Natural Integral del Barranco Oscuro (Moya y Valleseco), en La Laguna (Valleseco), en la Reserva Natural Especial de Inagua, Ojeda y Pajonales (San Nicolás de Tolentino, Mogán y Tejeda), en la Reserva de Juncalillo del Sur (San Bartolomé de Tirajana), en la Finca de Osorio (Teror), en los Lomos de Tomás León (Arucas y Firgas), desde Las Salinas de Arinaga a Bahía de Formas (Agüimes y Santa Lucía de Tirajana), en el Corral de Los Juncos (Tejeda), en los Llanos de La Pez (Tejeda), en la Caldera de Bandama (Santa Brígida) y en la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana).

b) En Lanzarote, se prohíbe la caza en el Parque Nacional de Timanfaya, en el Paraje Natural de Las Salinas del Janubio (Yaiza), en el área del Mojón (Yaiza), en la Urbanización denominada Costa Teguise (Teguise), salvo en las franjas de terreno que van desde el norte y oeste del campo de golf hasta los límites norte y oeste, respectivamente, de la Urbanización, así como en las partes no edificadas de la comprendida entre el límite sur del referido campo y las calles El Sorondongo y la Malagueña de la citada Urbanización; en el Parque Natural de Los Islotes y Risco de Famara (Teguise y Haría), excepto en la isla de La Graciosa y Risco de Famara, en este último se podrá cazar sólo el conejo con perro y hurón, según el calendario establecido, desde el Barranco de La Poceta hasta el límite de la zona conocida por "Gusa", y todas las especies permitidas, según el calendario y limitaciones establecidas en la presente Orden, desde el Barranco de La Poceta hasta el límite Noroeste del Espacio, marcado por el lugar denominado Cercado de D. Andrés.

Se establecen como Vedados de Caza, sometidos al control y vigilancia del Cabildo de Lanzarote, a los efectos de protección de la hubara canaria, los Llanos de los Ancones y El Jable (Teguise) y El Rubicón (Yaiza).

c) En Fuerteventura, se prohíbe la caza de todas las especies en los parajes del Refugio de la Madre del Agua y en las Reservas Biológicas de Lajares, Laguna de Tesjuate, en el Istmo de Jandía y Castillo de Lara, y en los Parques Naturales de las Dunas de Corralejo e Isla de Lobos.

d) En Tenerife, se prohíbe la caza, por tratarse de ecosistemas de gran valor, en los montes de Aguirre, San Andrés, Pijaral, Igueste, Anaga y Las Mesas (Santa Cruz de Tenerife), Las Mercedes, Mina y Yedra (La Laguna), Laderas de Tigaiga (Los Realejos), Monte del Agua (Los Silos), en el cauce del Barranco del Infierno en la Reserva Natural Especial del mismo nombre (Adeje), en la Reserva Natural Especial de Malpaís de Rasca (Arona), en la Reserva Natural Especial de Montaña Roja (Granadilla), en la Reserva Natural Especial de Las Palomas (Santa Úrsula y La Victoria) y en Montaña Grande en la Reserva Natural Especial del Malpaís de Güímar (Güímar); por ser zona de cría de especies cinegéticas, en la finca "La Chapita", en San Isidro (Granadilla), y en el paraje de Jaulón de Vuelo de la finca "El Helecho" (Arico); en los terrenos del Observatorio Geofísico M.O.P.T. (La Orotava), por ser zona de seguridad. Asimismo, en la presente temporada se prohibirá el ejercicio de la caza con escopeta, permitiéndose únicamente el uso de perro y hurón, en las siguientes zonas:

- En la Zona Sur de la isla: los límites establecidos son los siguientes: franja de terreno desde Taco (término municipal de Santa Cruz de Tenerife) hasta la carretera de Vera de Erques (término municipal de Guía de Isora). El inicio coincide con el punto donde comienza la carretera TF-28 (antigua carretera general del Sur) en el cruce de Taco de la autopista del Norte (TF-5). De ahí hasta Granadilla se considera la franja de terreno comprendida entre la carretera TF-28 y la autopista del Sur (TF-1). A partir de Granadilla la zona se amplía hasta la costa. A la altura de la Montaña del Mojón (Los Cristianos) se continúa por la autopista del Sur y luego por la carretera TF-82 (carretera de Icod a Armeñime). El límite sur queda establecido por la carretera TF-47 que finaliza en Vera de Erques. En el punto donde finaliza esta carretera se sigue hasta la costa en dirección suroeste.

- En el lugar conocido como Mesa Mota (La Laguna). La delimitación de la citada zona es la siguiente: Norte: límite con el término municipal de Tegueste; Sur: Carretera C-820, calle Pozo Cabildo y Avenida República Argentina; Este: Mesa Mota; Oeste: El Púlpito.

Por su parte, en la Reserva Natural Integral de Ijuana, con el fin de prevenir los perjuicios a la flora protegida de la misma y como medida de gestión expresada en el artículo 5.2.1.3.c) del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Anaga, se autoriza la caza del conejo, con las siguientes condiciones:

La autorización será nominal y contendrá:

- Objeto: control del conejo para prevenir daños a la flora autóctona.

- Fecha: días autorizados.

- Ámbito territorial.

Dicha autorización debe ser retirada en las dependencias del Cabildo Insular de Tenerife.

Asimismo, en la Reserva Natural Especial del Malpaís de Güímar, por motivos de conservación del ecosistema, se permite la caza sólo los jueves en las mismas condiciones que en el resto de la isla, debiéndose tener especial precaución con la fauna nidificante y los frágiles microtúbulos volcánicos. Queda prohibida la caza en la Montaña Grande.

Se establecerán aparcamientos autorizados en los siguientes puntos: Llano Samarines, Montaña de la Mar y La Era o Casa María Teresa.

e) En La Palma se prohíbe la caza en el Parque Nacional de La Caldera de Taburiente (El Paso), en la Reserva de la Biosfera de Los Tiles, específicamente en la Finca del Estado de El Canal y los Tiles (San Andrés y Sauces), y en la Reserva Natural del Pinar de Garafía (Garafía y Barlovento).

f) En La Gomera se prohíbe cazar en el Parque Nacional de Garajonay, en El Salto del Barranco de Liria (Hermigua), en la Reserva Natural Integral de Benchijigua (San Sebastián de La Gomera), en los parajes de Erque y Erquito (Vallehermoso) y en el Barranco de Quise (Alajeró).

g) En El Hierro se prohíbe la caza en Los Lajiales (Frontera), en la zona de Guinea, Parajes de Salmor y Gorreta, una franja de 200 metros alrededor de la Fuente de Mencáfete (Frontera) y la Hoya del Estacadero en La Dehesa (Frontera), en la Zona Arqueológica de El Julán, Mirador de la Peña junto con la Reserva Natural de Tibataje, La Albarrada, El Garoé y las Ermitas de San Lázaro y Santiago, Cueva de la Pólvora, y en La Candia (Valverde). Estas zonas se hallan delimitadas por acuerdo plenario del Cabildo Insular de El Hierro de 5 de julio de 1996, publicado en el Boletín Oficial de Canarias nº 111, de 30 de agosto.

Artículo 6º.- Medidas circunstanciales.

1. Para la presente temporada el Cabildo de Gran Canaria podrá autorizar, cuando así se demande y únicamente en los términos previstos en la presente Orden, la caza mediante el uso de la cetrería y arco para los cazadores poseedores de licencia de caza de los tipos A o B.

2. En la práctica de la caza mayor, a los efectos de lo dispuesto en el artículo 48.6 de la Ley 7/1998, de Caza de Canarias, se considerarán disposiciones concordantes con esta Orden, respecto a la caza en terrenos sometidos a régimen cinegético común y especial, las normas que al respecto dicten los Cabildos Insulares para regular su ejercicio.

3. Sin que tengan, en ningún caso, la condición de cazadores y como meros acompañantes de los cazadores (morraleros), podrán asistir a la actividad cinegética los menores desde los 10 años hasta que cumplan los 14 años, bajo la exclusiva responsabilidad del padre o tutor, titular de licencia para cazar.

En la isla de La Palma cada cuadrilla podrá incorporar como máximo cinco acompañantes o morraleros.

Artículo 7º.- Prohibiciones de carácter general.

1. Se recuerdan las prohibiciones contenidas en la legislación de caza, en particular las relacionadas en los artículos 41.2, 42 y 43 de la Ley de Caza de Canarias. Además, con relación a posibles infracciones relacionadas con daños a los Espacios Naturales Protegidos y a la Flora y Fauna Silvestres, se aplicará la legislación vigente en la materia. Por tanto, queda prohibida la introducción y proliferación de especies y subespecies distintas a las autóctonas en la medida en que puedan competir con éstas, alterar su pureza genética u ocasionar desequilibrios en los ecosistemas. Además, está prohibido:

1) Cazar en época de veda.

2) Cazar antes de la salida y después de la puesta del sol.

3) Cazar cuando la lluvia, nieve, niebla, falta de luz u otras causas similares reduzcan la visibilidad, de forma tal que pueda producirse peligro para las personas o sus bienes.

4) Cazar en zonas de seguridad con armas de fuego.

5) Cazar en las proximidades de lugares concurridos o donde se estén celebrando actos públicos.

6) Cazar en los llamados días de fortuna, es decir, en aquellos que como consecuencia de incendios, epizootias, inundaciones, sequías y otras causas, los animales se ven privados de sus facultades normales de defensa y obligados a concentrarse en determinados lugares.

7) Entrar con armas, perros o artes dispuestas para cazar, en terrenos sometidos a régimen cinegético especial debidamente señalizados sin estar en posesión del permiso necesario.

8) Cazar en aquellos terrenos sometidos a régimen cinegético especial en los que esté prohibido por ley y por la presente Orden el ejercicio de la caza, salvo que se esté en posesión del correspondiente permiso emitido por el Cabildo Insular, atendiendo a razones de orden biológico, técnico o científico que aconsejen la captura o control de determinadas especies. En el caso de los Parques Nacionales, estos permisos podrán ser otorgados por sus órganos gestores.

9) Portar armas de caza desenfundadas o dispuestas para su uso cuando se circule por el campo en época de veda, careciendo de autorización competente.

10) Cazar con armas de fuego quienes no reúnan los requisitos exigidos para ello o no dispongan de los permisos pertinentes.

11) Cazar sin estar provisto de la documentación preceptiva o no llevándola consigo.

12) Cazar o transportar especies cinegéticas cuya edad o sexo, en el caso de que sean notorios, no concuerden con los legalmente permitidos o no cumplan los requisitos reglamentarios.

13) El transporte y comercialización de piezas de caza muertas en época de veda, sin cumplir los requisitos previstos en la legislación vigente sobre la materia.

14) Cazar en bebederos, cebaderos y comederos.

15) La destrucción de vivares y nidos de especies cinegéticas, así como la recogida de crías o huevos y su circulación y venta, salvo los destinados a repoblaciones, para lo que será preciso disponer de autorización de la consejería del Gobierno de Canarias competente en materia de medio ambiente y conservación de la naturaleza.

16) Cazar con perros de caza que no estén debidamente identificados con su cartilla de vacunación, o con hurones que no cumplan los requisitos establecidos en el artículo 7.3 de la Ley de Caza de Canarias.

17) Cazar en época de celo, reproducción y crianza, así como durante su trayecto hacia los lugares de cría en el caso de las aves migratorias.

18) Cazar en terrenos en los que no estén recogidas las cosechas.

2. También se tendrán en cuenta las prohibiciones sobre artes y medios de caza prohibidos:

1) Se prohíbe, con carácter general, la utilización de todos los procedimientos masivos o no selectivos para la captura o muerte de animales, en particular venenos o trampas, así como aquellos que puedan causar localmente la desaparición o turbar gravemente la tranquilidad de las poblaciones de una especie.

2) Igualmente se hallan prohibidos los siguientes medios para cazar:

a) El ojeo y la caza con reclamo.

b) Liga, lazos, anzuelos, trampas, cepos y rozaderas, sin perjuicio de que esta última pueda ser utilizada para facilitar el tránsito por caminos y senderos.

c) Aparatos electrocutantes o paralizantes.

d) Faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales.

e) Redes o artefactos que requieran para su funcionamiento el uso de mallas, como redes abatibles, redes niebla o verticales y redes-cañón.

f) Cebos, gases o sustancias venenosas, paralizantes, tranquilizantes, atrayentes o repelentes y explosivos.

g) Armas semiautomáticas o automáticas o de repetición cuyo cargador pueda contener más de dos cartuchos, rifles del calibre 22, armas de aire comprimido y las provistas de silenciador o de visor para el disparo nocturno, así como las que inyecten sustancias paralizantes.

h) Utilizar postas o balas explosivas, así como cualquier tipo de bala en el que se hayan producido manipulaciones en el proyectil.

i) Aeronaves, vehículos terrestres, animales y embarcaciones como lugar desde donde realizar los disparos.

Artículo 8º.- Infracciones.

1. La caza de cualquier especie cinegética fuera del período hábil señalado para la misma en la presente Orden, será considerada como caza en época de veda, tipificada como infracción grave en el artículo 49, apartado 13, de la Ley de Caza de Canarias, y puede ser sancionada con multa de 601.01 a 3.005,06 euros.

2. En la práctica de la caza mayor será infracción menos grave infringir las normas específicas contenidas en la presente Orden y las disposiciones concordantes que dicten los Cabildos Insulares respecto a esta modalidad de caza, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 48.6 de la Ley de Caza de Canarias.

DISPOSICIONES ADICIONALES

Primera.- Campeonatos de caza.

A los solos efectos de las pruebas deportivas, se considerarán también días hábiles de caza aquellos en que los Cabildos Insulares autoricen la celebración de Campeonatos de Caza y únicamente para las zonas prefijadas para su celebración.

Segunda.- Campos de adiestramiento.

Los campos de adiestramiento se autorizarán por los respectivos Cabildos Insulares, a petición de los interesados, en aquellas zonas donde se garantice la adopción de las medidas necesarias para minimizar el impacto sobre la fauna cinegética en los períodos de reproducción y cría.

Los días hábiles para su práctica y los campos de adiestramiento serán determinados por los Cabildos Insulares. No se podrá cazar en los campos de adiestramiento de perros una vez hayan comenzado los períodos hábiles de caza señalados en la presente Orden, salvo que excepcional y expresamente se autorice en cada caso por el Cabildo Insular.

Así para la presente temporada se dispone lo siguiente:

- Tenerife: excepcionalmente se podrá cazar en los campos de adiestramiento para perros de muestra, así como en el campo para perros podencos denominado "El Salvaje" (La Matanza), en el que se podrá cazar únicamente con perro y hurón, prohibiéndose el uso de la escopeta.

- Lanzarote: se podrá cazar, dado su destino al cultivo de la vid, en terrenos que hayan servido de campos de entrenamiento de perros.

- Fuerteventura: se establecen los siguientes campos de entrenamiento para perros de caza: Coto de Los Vecinos (Lajares-La Oliva), Barranco Viejo (La Herradura-Puerto del Rosario), Punta de Goma (Antigua), Volcán de los Arrabales (Tuineje), Barranco de los Burros (Pájara) y Barranco del Río Cabras (Puerto del Rosario). Asimismo, se establecen como campos de entrenamiento para perros perdiceros los de Majanicho y Malpaís Grande.

- El Hierro: se autoriza a cazar en La Dehesa Comunal, en los terrenos comprendidos desde El Barranco Las Jarras, hasta El Faro, por el lado izquierdo de la carretera, excluyéndose los Letreros de El Julán, según la delimitación que se describe a continuación: por el Sur, la línea costera desde La Playa del Cuervito (desembocadura del Barranco del Tagasaste) hasta La Laja del Faro. Desde La Laja del Faro el límite se extendería a través de la pista que conduce al Faro de Orchilla; por el Oeste, desde el final de la pista referida se continúa por la carretera del Faro hasta su intersección con la de La Dehesa, muy próxima a la Ermita de los Reyes; por el Norte, desde el punto anterior se continúa por la carretera en dirección a El Julán hasta El Barranco de Las Jarras; por el Este, se baja por El Barranco de Las Jarras unos 1.100 metros, hasta la cota + 500, siguiendo por el nivel unos 350 metros hacia el oeste hasta llegar al Barranco del Tagasaste, por el que se bajará hasta la costa, La Playa del Cuervito.

- Gran Canaria: la clausura de los campos de entrenamiento será el 20 de julio, siendo los días hábiles para la caza en los mismos los jueves, sábados domingos y festivos. Los campos de entrenamiento de la isla serán los siguientes: Montaña de Gáldar o Pico de La Atalaya (Gáldar); El Peñonal (Santa María de Guía); Cueva Lapa-Botija (Gáldar); Parte Alta del Risco (Agaete); Lomo de Don Diego (Teror); Barranco de Silva (Telde); Las Crucecitas (Agüimes); Barranco de Arguineguín (San Bartolomé de Tirajana); Barranco de Los Vicentes (San Bartolomé de Tirajana); Vega del Castaño (San Bartolomé de Tirajana); Barranco Oscuro-Tasarte (San Nicolás de Tolentino); Vista Alegre-Tasartico (San Nicolás de Tolentino); Las Gambuecillas (San Nicolás de Tolentino); La Culatilla (Mogán); Motor Grande-Puerto Rico (Mogán); El Tejar (Santa Brígida); El Saor Chinche (Valsequillo); Artenara (Artenara); Canteras del Cabildo (Las Palmas de Gran Canaria); Hoya de La Savia (Mogán); Itara-Hoya de La Palma (Firgas).

Por su parte, se establecen como campos de entrenamiento para perros de pluma (con armas y caza sembrada), los siguientes: Cueva Lapa-Botija (Gáldar); Lomo Gordo Piletas (Agüimes). Por último, se autoriza el entrenamiento de las aves de cetrería todos los días desde el 1 de julio al 17 de noviembre.

Tercera.- Protección de los cultivos.

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 25 de la Ley de Caza de Canarias, se establece la prohibición de cazar en las siguientes superficies agrícolas y forestales con las condiciones que se señalan:

a) Viñedos: desde la floración hasta la recogida del fruto.

b) Cultivos hortícolas: en tanto permanezcan en cultivo, cualquiera que sea su fase vegetativa.

c) Frutales: desde la floración hasta la recogida del fruto, siempre y cuando la altura de los árboles los haga sensibles al tránsito de los cazadores y sus perros.

d) Montes recientemente repoblados: en tanto la altura media de las plantas no haya alcanzado los 40 cm.

Cuarta.- Zonas de seguridad.

1. Se consideran zonas de seguridad:

a) Las vías y caminos de uso público, incluidas las vías pecuarias y vías férreas, si las hubiere. A estos efectos, son vías y caminos de uso público las carreteras y pistas con algún tipo de firme (asfaltado, cemento, losetas, etc.); las pistas principales (sin firme, anchas, de tránsito frecuente, con señalización en los cruces, etc.); las pistas no asfaltadas o veredas que conduzcan a un grupo de casas, casa aislada o industria.

b) Las aguas públicas y los embalses.

c) Los núcleos de población urbanos y rurales.

d) Las zonas habitadas y sus proximidades.

e) Los terrenos afectos a los centros públicos de investigación.

f) Los lugares concurridos o donde se evidencie una concurrencia, tales como los jardines y parques destinados al uso público.

g) Las edificaciones habitables aisladas. A estos efectos, se considerarán edificios habitables aislados las construcciones de bloque, piedra u otro material duradero y las cuevas que tengan signos o indicios racionales y aparentes de estar siendo utilizadas por personas, tales como la presencia de cables de luz y/o teléfono, vehículos estacionados en sus inmediaciones, plantas o cultivos atendidos a su alrededor, etc.

h) Los recintos deportivos.

i) Cualquier otro lugar que por sus características sea declarado como zona de seguridad por los Cabildos Insulares, oídos los Consejos Insulares de Caza, en razón de lo previsto en el número anterior.

2. A los efectos de la presente Orden, no tienen la consideración de zonas de seguridad:

a) Las pistas secundarias (carentes de firme y/o salida, antiguas pistas para repoblación o aprovechamientos forestales, etc.).

b) Las pistas sin firme con indicios racionales y aparentes de estar abandonadas o de ser muy poco transitadas (sin huellas de neumáticos, muy mal estado de conservación, etc.).

c) Las veredas.

d) Las edificaciones aisladas ruinosas o con indicios racionales y aparentes de abandono (puertas y/o ventanas rotas, techos y/o paredes derrumbados total o parcialmente, etc.).

e) Los cauces de corrientes naturales, continuas o discontinuas.

DISPOSICIÓN FINAL

La presente Orden entrará en vigor el mismo día de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Las Palmas de Gran Canaria, a 21 de junio de 2002.

EL CONSEJERO DE POLÍTICA

TERRITORIAL Y MEDIO AMBIENTE,

Fernando José González Santana.



© Gobierno de Canarias