BOC - 2001/075. Lunes 18 de Junio de 2001 - 2273

IV. ANUNCIOS - Administración Local - Cabildo Insular de Fuerteventura

2273 - ANUNCIO de 3 de mayo de 2001, por el que se hace pública la Resolución de 24 de abril de 2001, que incoa el expediente de delimitación de entorno de protección de la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, en Agua de Bueyes, término municipal de Antigua.

Descargar en formato pdf

De conformidad con lo dispuesto en la Disposición Adicional Primera h) de la Ley 14/1990, de 26 de julio, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas de la Comunidad Autónoma de Canarias; en los Decretos 60/1988, de 12 de abril, y 152/1994, de 21 de julio, sobre traspaso de funciones y servicios de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares en materia de cultura, deportes y patrimonio histórico-artístico insular; en la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias; y en el Decreto de la Presidencia del Cabildo de Fuerteventura de delegación de competencias nº 2.200, de 21 de julio de 1999, el Sr. Consejero Delegado de Cultura y Educación ha adoptado, con fecha 24 de abril de 2001, la siguiente Resolución:

Primero.- Incoar expediente de delimitación de entorno de protección de la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe en Agua de Bueyes, situada en el término municipal de Antigua, Fuerteventura, conforme a la descripción contenida en los anexos I y II, que acompañan a la presente Resolución.

Segundo.- Continuar la tramitación del expediente, de acuerdo con la legislación vigente.

Tercero.- Hacer saber al Ayuntamiento de Antigua que, según lo dispuesto en el artículo 20.1 de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, la incoación de expediente para la declaración de bien de interés cultural y, conforme al artículo 25 de dicha norma sus modificaciones al seguir el mismo procedimiento, determinará la aplicación provisional del mismo régimen de protección previsto para los bienes declarados de interés cultural y su entorno, en su caso. Que según el artículo 20.2 de la misma Ley, cuando se haya incoado expediente para la declaración de bienes de interés cultural, los Ayuntamientos deberán suspender el procedimiento de otorgamiento de licencias municipales de intervención en los inmuebles y sus respectivos entornos, así como los efectos de las ya otorgadas. Una vez que se haya producido la declaración de bien de interés cultural, el titular de la licencia cuyos efectos hayan sido suspendidos por motivo de la incoación podrá solicitar el levantamiento de la suspensión según el procedimiento establecido para las autorizaciones previas a que se refieren los artículos 55 y 56 de la citada Ley. Y que los bienes declarados de interés cultural, o incluidos en el Inventario de Bienes Muebles, no podrán ser sometidos a ninguna intervención, interior o exterior, sin autorización del Cabildo Insular, previo informe de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 55.1 de la referida Ley.

Cuarto.- Notificar esta Resolución al Ayuntamiento de Antigua.

Quinto.- Publicar la presente Resolución en el Boletín Oficial de Canarias, abriendo un período de información pública, a fin de que cuantas personas tengan interés, puedan examinar el expediente y aducir lo que estimen procedente durante el plazo de 30 días, a cuyo efecto podrá ser examinado el expediente por los interesados en el Departamento de Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura, Puerto del Rosario, de lunes a viernes de 9,00 a 13,00 horas.

Sexto.- Dar traslado de esta Resolución al Registro de Bienes de Interés Cultural a los efectos oportunos.

Séptimo.- Notificar esta Resolución a los interesados y dar traslado de la misma al Pleno de la Corporación en la primera sesión que celebre.

Puerto del Rosario, a 3 de mayo de 2001.- El Consejero de Cultura, Mario Cabrera González.

A N E X O I

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

AGUA DE BUEYES

La ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, se sitúa en Agua de Bueyes, término municipal de Antigua, sobre una pequeña elevación perteneciente a la prolongación de la ladera sureste de Lomo la Virgen. Fue fundada el 28 de enero de 1642 por Dña. María Gutiérrez y dotada el 18 de septiembre de 1644 en unión de su hermano Diego Cabrera León.

Las primeras referencias de su construcción constan para 1644; siendo su estructura bastante sencilla realizada con paramentos de mampostería y cubierta de torta y con maderas de mala calidad. En 1718 se acometen obras de ampliación, levantándola desde los cimientos, con techo de madera y tejas y suelo ladrillado, quedando la cantería reservada para los vanos. En 1731 es bendecida la nueva ermita por D. Esteban González de Socueva, estando aún por hacer la sacristía, que se realiza en 1757, y el campanario que se ejecuta en forma de sencilla espadaña entre 1770-73. Por esas mismas fechas se construye la barbacana o muro almenado que rodea el conjunto, a la que en 1792 se le colocaron unas puertas para impedir la entrada de ganado.

El edificio actual no presenta muchas variaciones desde entonces, siendo de una sola nave, cubierta a tres aguas y teja vista. La sacristía se adosa al muro norte o del Evangelio. La ermita cuenta con dos puertas orientadas al oeste y sur, ambas con jambas y dovelas que forman arcos de medio punto, realizadas en cantería blanca. La fachada principal, situada al oeste tiene en su parte superior una cruz labrada y un óculo, ambos labrados en cantería blanca. La espadaña ejecutada en cantería en forma de arco de medio punto, está colocada en la parte superior derecha de la fachada. Todo el conjunto está rodeado por un muro almenado o barbacana que consta de dos vanos, con orientación igual a la de las puertas de la ermita. El vano principal de la barbacana, situado hacia el oeste, presenta jambas y dovelas que forman un arco de medio punto realizado en cantería blanca. Alrededor de la misma existen tres motivos decorativos labrados también en cantería clara.

En el interior, la cubierta es de madera a tres aguas, decorada con sencillos motivos geométricos.

Forman parte de esta ermita los elementos que se relacionan a continuación:

- Retablo de madera situado en la cabecera de la ermita, dividido en dos cuerpos y tres calles separadas por pilastras, en cada una de ellas se abre una hornacina en las que se ubican las imágenes. En el segundo cuerpo aparecen dos lienzos situados en las calles laterales. En la calle central se abre una hornacina que acoge a Cristo Crucificado. En el ático se representa a Dios y al Espíritu Santo. El retablo decorado con motivos vegetales y frutales, es obra del pintor y dorador Juan Bautista Hernández Bolaños, terminándose de dorar entre los años 1782 a 1792. Mide 568 x 375 x 22 cm.

- Pequeño retablo de madera que se encuentra junto al muro del evangelio; está policromado con motivos geométricos y florales en tonos oscuros sobre fondo de madera. Tiene una sola hornacina donde se acoge a la Virgen de los Dolores y una mesa de retablo policromada donde se representa al corazón de María rodeado de motivos florales. Del siglo XIX aproximadamente.

- Púlpito realizado en madera y cuenta con pie del mismo material. En los casetones se representan símbolos relacionados con la Eucaristía. Siglo XVIII y atribuido al pintor y dorador Juan Bautista Bolaños. Mide 272 x 97 x 200 cm.

- Óleo sobre lienzo representando las Ánimas del Purgatorio. Anónimo. Siglo XVIII. Mide 235 x 340 cm.

- Óleo sobre lienzo representando a la Virgen de Guadalupe. Anónimo. Siglo XVIII. Mide 314 x 215 cm.

- Escultura de bulto redondo de madera policromada, representando a San Antonio de Padua. Siglo XVII. Autor desconocido.

- Escultura de bulto redondo de madera policromada representando a San Juan Bautista. Siglo XVII. Autor desconocido. Mide 74 x 25 x 18 cm.

- Escultura de bulto redondo de madera policromada que representa a la Virgen de Guadalupe, lleva el pelo tallado, paños encolados, piel oscura y manos unidas bajo la barbilla. Su policromía se basa en tres tonalidades: rosa en la túnica, celeste el manto y blanco en su interior, reservándose los dorados para los bordes del ropaje y las flores que adornan la túnica. Su procedencia es mejicana. Preside el retablo mayor. Siglo XVIII. Mide 116 x 65 x 43 cm.

- Óleo sobre lienzo que representa la Natividad. Siglo XVIII. Mide 297 x 202 cm.

- Escultura de candelero, perteneciente a un retablo, representa a la Virgen de los Dolores. Talla de madera policromada del imaginero Juan Pablo Batista Évora. Siglo XVIII. Medidas: 114 cm de alto.

- Pintura de retablo. Óleo sobre lienzo clavado sobre madera representando a San Ignacio de Loyola, de autor anónimo. Situado en el retablo mayor. Siglo XVIII. Mide 40 x 50 cm.

- Pintura de retablo. Óleo sobre lienzo clavado sobre madera representando a San Francisco de Paula, de autor anónimo. Situado en el retablo mayor. Siglo XVIII. Mide 40 x 50 cm.

- Pintura de retablo. Óleo sobre lienzo que representa a Dios, Espíritu Santo y cuatro Ángeles, de autor anónimo. Situado en el remate del retablo mayor. Siglo XVIII.

- Escultura de bulto redondo de madera policromada, que representa a Cristo Crucificado con calvario. Se encuentra en la hornacina del retablo de la Virgen de los Dolores. Del siglo XVIII, aproximadamente.

- Escultura de bulto redondo, que representa a Cristo Crucificado, tallado en madera policromada. Situado en la hornacina del ático del retablo del Altar Mayor.

- Corona de plata perteneciente a la Virgen de Guadalupe. Según una inscripción ubicada en la base de la corona, fue encargada en 1719 por el mayordomo de la ermita "Bs. Ernandes Alonso".

- Cajonera realizada en madera policromada. Consta de cuatro puertas. Siglo XVIII. Medidas: 42 cm de alto, por 84 cm de ancho, por 28 cm de grosor.

- Silla de Sede tallada en madera policromada. Presenta motivos decorativos en el espaldar y en el travesaño de los pies. Siglo XVII.

- Andas realizadas en madera policromada perteneciente a la Virgen de Guadalupe. Siglo XVIII.

- Andas realizadas en madera policromada perteneciente a la Virgen de los Dolores. Siglo XVIII, aproximadamente.

- Pila de agua bendita realizada en cantería clara. El pedículo de la pila es troncopiramidal con dos estrías en cada cara paralelas a las aristas.

Para la delimitación del entorno de protección de la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe se ha tenido en cuenta el medio natural y la constante histórica del espacio donde se ubica.

La construcción de la ermita sobre una ladera de montaña evidencia la singularidad de la misma y la de su entorno natural con respecto al paisaje que la circunda. Esta particularidad está directamente relacionada con el deseo de que la ermita predominara en el paisaje y se visualizara desde cualquier punto. Así pues, en su origen, fue una edificación aislada del resto de las construcciones del pueblo. A medida que éste fue creciendo, las edificaciones se fueron acercando a la ermita, sin que dicha evolución afectara al espacio ocupado por la misma.

En época contemporánea surgen alrededor de la ermita edificaciones de carácter público; la escuela en época republicana, actualmente desaparecida, la escuela y casas de los maestros, de finales de los 50 y principios de los 60 y el Centro Cultural en la década de los 70. Posteriormente en los 90, se acondicionaron los espacios sobrantes, situados al oeste de la puerta principal de la barbacana, como plaza pública, pavimentándose el suelo y construyéndose dos baños públicos. Igualmente se constituyó como calle asfaltada el espacio situado entre la parte norte del muro de la barbacana y el Centro Cultural. Todo ello se rodeó de un muro de mampostería de baja altura, a excepción de la parte norte donde cierra dicho espacio la propia pared del Centro Cultural, el muro de la barbacana y la entrada principal de la plaza. Asimismo alrededor de este perímetro se asfaltaron dos calles que constituyen las dos vías principales de acceso al pueblo.

Los edificios que permanecen en la actualidad dentro del espacio propuesto para la delimitación de la ermita lo constituyen el Centro Cultural al norte y el conjunto formado por la escuela y casas de los maestros al sur. Ambos suponen nuevas aportaciones al entorno de la ermita, modificándose la imagen espacial que en su origen tuvo.

Por lo tanto, la ermita de la Virgen de Guadalupe, declarada monumento, debe contar con un entorno de protección que permita salvaguardar y preservar para el futuro los valores que han determinado su consideración de monumento, tanto en lo relativo a la propia edificación como en lo concerniente a su entorno inmediato, permitiendo crear un ámbito de protección suficiente que garantice la preservación de la imagen histórica de la ermita y su contemplación en el paisaje que la circunda, así como prevenir y proteger al monumento y a su entorno de obras, usos y actividades que afecten a su concentración e impidan la contemplación y disfrute de sus valores.

La delimitación para el entorno de protección de la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe, tiene una superficie de 9.036 m2 y comprende el espacio limitado al norte por la línea imaginaria que se inicia en el punto nº 1 (ver anexo II) y que coincide con el borde exterior de la carretera, hasta llegar al punto nº 7, donde quiebra para unirse en línea recta imaginaria de 26,46 m con el punto señalado en la cartografía con el nº 8. Desde aquí se inicia el límite sur, coincidiendo con el muro de la margen derecha del Barranco de la Vega Vieja hasta el punto nº 9, donde quiebra para seguir el muro que rodea el arenado hasta llegar al punto nº 12, situado al oeste de la ermita y desde donde continúa por el muro de la margen izquierda del Barranco de Garabato hasta llegar al quiebro del punto nº 13. Desde ahí parte una línea imaginaria que atraviesa la carretera y se une realizando quiebros los cuales corresponden a muros existentes que bordean la Plaza Pública.

El trazado exacto de la delimitación está definido por las coordenadas U.T.M., cuya relación se adjunta en el anexo II, junto a la cartografía.

Ver anexos - páginas 7757-7758



© Gobierno de Canarias