BOC - 1992/096. Miércoles 15 de Julio de 1992 - 1048

I. DISPOSICIONES GENERALES - C.Agricultura y Pesca

1048 - DECRETO 96/1992, de 11 de junio, por el que se establece un régimen de subvenciones a inversiones colectivas para la mejora de las explotaciones agrarias.

Descargar en formato pdf

La Directiva 86/466/CEE incluye todo el territorio de Canarias como zona agrícola desfavorecida de acuerdo con lo definido en la Directiva 75/268/CEE.

El Reglamento (CEE) nº 2328/91 del Consejo, establece en su artículo 20 la posibilidad de fijar ayudas a las inversiones colectivas en las zonas desfavorecidas para producción de forrajes y la mejora y equipamiento de pastizales pero amplía esta posibilidad a otras actividades agrícolas, en aquellas zonas en que la ganadería sea una actividad marginal. Asimismo, si se justificara desde el punto de vista económico, estas inversiones podrán incluir medidas hidráulicas agrícolas de pequeña envergadura compatibles con la protección del medio ambiente, incluidas pequeñas mejoras de regadío.

Las circunstancias especiales de Canarias con un territorio bastante abrupto, donde el acceso a muchas explotaciones de muy pequeña dimensión se ve dificultado por la topografía, hace aconsejable que los agricultores unan sus esfuerzos para acercar sus explotaciones a la red de caminos rurales existentes. Por circunstancias análogas, y debido a la existencia de pequeñas zonas de regadío, integradas por pequeñas explotaciones, en las que el abastecimiento de agua para el riego se hace por canalización en mal estado de conservación y con grandes pérdidas, o en zonas de medianías donde un riego de apoyo puede en épocas puntas, rentabilizar cosechas, es imprescindible incentivar adecuadamente a los agricultores para que acometan de forma colectiva estas mejoras.

Por otro lado, la débil dimensión económica de las explotaciones hace inviable el que, individualmente, puedan crearse las instalaciones necesarias para un mejor desarrollo de las actividades agrarias, cambiando de signo esta viabilidad cuando se abordan desde la perspectiva de grupo.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Agricultura y Pesca y previa deliberación del Gobierno en sesión celebrada el día 11 de junio de 1992,

D I S P O N G O:

Artículo 1.- Con la finalidad de mejorar la infraestructura agraria y la renta de los agricultores en aquellas situaciones que desbordan las posibilidades de actuación individual, se podrán conceder subvenciones, de acuerdo con las disponibilidades presupuestarias, a las inversiones colectivas destinadas a:

a) Medidas hidráulicas agrícolas de pequeña envergadura compatibles con la protección del medio ambiente, incluidas pequeñas obras de regadío, siempre que sean de titularidad y uso colectivo, tales como conducciones de agua para riego de las explotaciones y pequeños embalses o depósitos de riego.

b) Caminos de acceso a las explotaciones.

c) Otras instalaciones agrarias de titularidad y uso colectivo que sean necesarias para las actividades agrarias y mejoren las rentas de las explotaciones.

Artículo 2.- Podrán beneficiarse de este régimen de subvenciones los agricultores titulares de las explotaciones agrarias individuales, que actúen a través de fórmulas asociativas como las comunidades de agua, de regantes, cooperativas o cualquier otra entidad asociativa personalizada que de forma organizada, promueva la realización de estas acciones colectivas.

Artículo 3.- 1. El importe de las inversiones subvencionables será el siguiente:

a) 500.000 pesetas/ha en caso de regadíos con un límite de diez millones de pesetas. b) 300.000 pesetas/ha de superficie mejorada y comunicada, en caso de caminos, con un límite de cuatro millones de pesetas.

c) 250.000 pesetas/ha equipada, en el caso de otras instalaciones, con un límite de cinco millones de pesetas.

En el caso de que el mismo grupo de beneficiarios solicite las tres ayudas, la cuantía total no podrá superar la cantidad de 15.400.000 pesetas.

2. Las inversiones descritas en el punto anterior del presente artículo, tendrán una subvención del cincuenta por ciento (50 por 100).

En el caso de actuaciones realizadas en zonas con un Programa de Ordenación y Promoción, con recursos del Gobierno de Canarias, tales como la isla de El Hierro, norte de La Palma en los municipios de Barlovento, Garafía, Puntagorda, Puntallana, San Andrés y Sauces y Tijarafe, así como en la isla de La Gomera con Programa Operativo Integrado, el límite máximo de la subvención podrá llegar hasta un sesenta por ciento (60%) de la inversión.

3. Estas subvenciones podrán ser compatibles con las ayudas establecidas por otras Administraciones Públicas Canarias, siendo necesario que, como mínimo, el veinticinco por ciento (25%) de la inversión sea financiado por los beneficiarios.

DISPOSICIÓN ADICIONAL

En lo no previsto en este Decreto se aplicará lo dispuesto en el Decreto 18/1991, de 21 de febrero, por el que se establece el régimen general de ayudas y subvenciones de la Comunidad Autónoma de Canarias.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

Queda derogada la Orden de 29 de julio de 1988, de la Consejería de Agricultura y Pesca, por la que se establecen y regulan subvenciones para la realización de pequeñas mejoras agrarias.

DISPOSICIONES FINALES

Primera.- Se faculta al Consejero de Agricultura y Pesca para dictar cuantos actos y disposiciones sean necesarios para el desarrollo del presente Decreto y para actualizar el importe de las subvenciones en función de las disponibilidades presupuestarias.

Segunda.- Este Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Dado en Las Palmas de Gran Canaria, a 11 de junio de 1992. EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, Jerónimo Saavedra Acevedo.

EL CONSEJERO DE AGRICULTURA Y PESCA, Antonio Ángel Castro Cordobez.



© Gobierno de Canarias