Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 131. Jueves 6 de julio de 2023 - 2200

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

V. Anuncios - Otros anuncios - Cabildo Insular de Tenerife

2200 ANUNCIO de 16 de junio de 2023, relativo a la incoación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del Barranco de Milán, en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna.

10 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 333.57 Kb.
BOC-A-2023-131-2200. Firma electrónica - Descargar

De conformidad con lo establecido en el artículo 29.3 de la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias, se hace público que, con fecha 9 de junio de 2023, el Sr. Director Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico, dictó la siguiente resolución:

Vista la Resolución de la Dirección Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico, de fecha 5 de junio de 2023, relativa a la incoación del expediente (n.º E2021004935) de declaración de Bien de Interés Cultural, a favor del Barranco de Milán, en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna y, teniendo en cuenta el siguiente

ANTECEDENTE

Único.- Consta informe de la Unidad Técnica del Servicio Administrativo de Patrimonio Histórico, de fecha 6 de junio de 2023, en relación con la delimitación escrita del ámbito de protección del expediente de referencia.

CONSIDERACIONES JURÍDICAS

Primera.- La Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPACAP), señala en su artículo 109.2 que las Administraciones Públicas podrán, en cualquier momento, rectificar de oficio o a instancia de los interesados, los errores materiales, de hecho, o aritméticos existentes en sus actos.

Segunda.- De conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo del Consejo de Gobierno Insular, de fecha 23 febrero de 2021, y en el Decreto del Sr. Presidente de 13 de septiembre de 2021, el órgano competente para conocer del presente asunto es la Dirección Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico.

Por todo lo expuesto y conforme al Informe-Propuesta de fecha 7 de junio de 2023,

RESUELVO:

Primero.- Rectificar la Resolución de la Dirección Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico, de fecha 5 de junio de 2023, relativa a la incoación del expediente (n.º E2021004935) de declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del Barranco de Milán, en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna, la cual quedaría redactada con el siguiente tenor literal:

“Visto el expediente n.º E2021004935, relativo a la solicitud de incoación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, a favor del Barranco de la Fuente y de Milán, en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna y, teniendo en cuenta los siguientes

ANTECEDENTES

Primero.- Con fecha 6 de julio de 2021 (n.º de registro O00006501e2100057203), el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna presenta documentación, adjuntando certificado del Acuerdo plenario adoptado por la citada Corporación, de fecha 10 de junio de 2021, para instar que el Barranco de la Fuente y de Milán y hábitats húmedos de Tejina se declare Bien de Interés Cultural.

Segundo.- Por parte de la Unidad Técnica de Patrimonio Histórico se emitió informe al respecto, el día 29 de junio de 2021, exponiendo entre otros, lo siguiente:

“(…//…)

3.- Desde el punto de vista arqueológico, sin embargo, es cierto que existen referencias sobre la presencia de numerosos yacimientos, principalmente cuevas de habitación y funerarias en el Barranco de Milán. No obstante lo anterior y según consta en el inventario arqueológico que gestiona este Servicio Administrativo, en el Barranco de Milán solo existen cinco yacimientos arqueológicos.

De esta manera y con carácter previo a la viabilidad de incoar un expediente de declaración de BIC, con categoría de Zona Arqueológica, a favor del Barranco de Milán, sería necesaria la realización de un estudio sistemático de la cifra de yacimiento existente en el mismo y de su estado de conservación y de su potencialidad arqueológica y científica.

Por lo que respecta al Barranco de La Fuente, cabe recordar que durante el estudio del Barranco de Agua de Dios para su posible declaración como BIC se efectuó en 2003 una prospección arqueológica por parte de un equipo de la Universidad de La Laguna, por encargo de este Cabildo, en el que solo se documentaron nueve cuevas con evidencias arqueológicas en la margen izquierda, la mayoría en pésimo estado de conservación. La margen derecha, por sus características geológicas, carecía de yacimientos.

En consecuencia, se desestimó que la Zona Arqueológica del Barranco de Agua de Dios se extendiera por el tramo del Barranco de La Fuente ante la relativa pobreza arqueológica del sector, frente a una mayor concentración de yacimientos en el tramo más alto del barranco.

Por todo ello, se entiende que el Barranco de La Fuente carece de una riqueza arqueológica suficiente como para su declaración como BIC.

En consecuencia y a partir de los argumentos expuestos, se estima que solo cabría la incoación de expediente de declaración de BIC, con categoría de Zona Arqueológica, a favor del Barranco de Milán, condicionado a que se efectúe una prospección sistemática e intensiva del citado barranco al objeto de determinar la potencialidad arqueológica suficiente como para iniciarse un expediente con este fin. Esta prospección debiera ser efectuada por la Administración solicitante, en este caso por el Ayuntamiento de La Laguna o, en su caso por el Cabildo o la Administración Autonómica, si así se estimase por sus órganos directivos.”

Tercero.- Con la finalidad de determinar la viabilidad de incoar el expediente de declaración de BIC, con categoría de Zona Arqueológica a favor del Barranco de Milán, en el ejercicio de la competencia que el artículo 16.a) de la Ley 11/2019, de 22 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias (en adelante LPCC) atribuye a los Cabildos Insulares, se hacía necesario, con carácter previo, conocer la realidad arqueológica actual de dicho ámbito y justificar técnica y científicamente la procedencia de una propuesta de declaración de BIC. A tal fin se dicta, por la Dirección Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Tenerife, Resolución de fecha 18 de abril de 2022, por la que se adjudica la contratación del servicio de Prospección Arqueológica intensiva y sistemática del cauce del Barranco de Milán, situado en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna, haciéndose extensiva a todo su ámbito, incluyendo aquellos sectores más escarpados y de difícil acceso con la finalidad de concretar número de yacimientos existentes, su estado de conservación y su potencialidad arqueológica y científica.

Cuarto.- La Unidad Técnica de Patrimonio Histórico, a la vista de los resultados de la prospección arqueológica efectuada en el Barranco de Milán, objeto del referido contrato de Servicios, emitió propuesta de fecha 19 de mayo de 2023, en el que concluye lo siguiente:

“ (…//…)

Por todo lo expuesto, se propone la incoación de expediente de declaración de BIC, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del Barranco de Milán justificado en la extraordinaria riqueza arqueológica de esta cuenca, pese al mal estado de conservación de los yacimientos. Constituye una unidad de acogida de altísimo interés arqueológico a lo que se suman otros elementos de valor etnográfico e histórico presentes en el tramo final del cauce.”

Por parte de la referida Unidad Técnica de Patrimonio Histórico, se remite la siguiente documentación:

• Anexo I.- De fecha 19 de mayo de 2023.- documento comprensivo de los siguientes datos sobre el Bien objeto de declaración: categoría, denominación, localización, delimitación, justificación de la delimitación, descripción.

• Anexo II.- De fecha 1 de junio de 2023.- plano de delimitación gráfica en concordancia con la propuesta de Anexo I.

CONSIDERACIONES JURÍDICAS

Primera.- El artículo 27 de la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias (en adelante, LPCC) establece que la declaración de bien de interés cultural requerirá la previa incoación y tramitación del correspondiente procedimiento administrativo, pudiendo adoptarse el oportuno acuerdo a instancia de otra Administración Pública, tal y como ocurre en el presente supuesto.

Segunda.- Por su parte, el artículo 28.2 de la LPCC dispone que, el inicio del procedimiento de declaración de un bien de interés cultural determinará la aplicación transitoria del mismo régimen de protección previsto para los bienes ya declarados y, según lo regulado en el apartado 5 de dicho precepto, este inicio se deberá anotar con carácter preventivo en el Registro de Bienes de Interés Cultural por el departamento de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias competente en materia de patrimonio cultural, que lo comunicará al Registro de Bienes de Interés Cultural dependiente de la Administración General del Estado.

Una vez iniciado este procedimiento para la declaración de Bien de Interés Cultural, y durante su tramitación, tal y como señala el artículo 28.3 LPCC, solo se permitirá la realización de las obras y actuaciones que por fuerza mayor hubieren de llevarse a cabo y aquellas otras de conservación y consolidación indispensables para preservar los valores patrimoniales.

Tercera.- En cuanto a la notificación y publicación de la resolución por la que se inicia el procedimiento, debe tenerse en cuenta que, de acuerdo con lo previsto en el artículo 29.1 de la LPCC, la misma ha de ser notificada a las personas interesadas y al Ayuntamiento en cuyo término municipal radique el bien.

Asimismo, conforme al apartado tercero del mismo artículo, el acto de iniciación deberá publicarse mediante Anuncio en el Boletín Oficial de Canarias.

Cuarta.- Tal y como prevé el artículo 30.1 de la LPCC, la tramitación del procedimiento incluirá audiencia a las personas interesadas y se someterá a información pública, debiendo recabarse, asimismo, el dictamen de, al menos, dos de las instituciones consultivas previstas en dicha ley.

Quinta.- Conforme a lo establecido en el artículo 23 de la LPCC, los bienes inmuebles que componen el patrimonio cultural de Canarias podrán ser declarados de interés cultural con arreglo a alguna de las categorías indicadas en dicho precepto, entre la que se encuentra la denominada Zona arqueológica, que es la propuesta en este expediente, definiéndola, el apartado e) del referido precepto, como el lugar donde existen bienes muebles o inmuebles de interés relevante para la Historia de Canarias, cuyo estudio y valoración requieran la aplicación de la metodología arqueológica.

Sexta.- De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 16.a), 27.2 y 30.1 de la LPCC, le corresponde a este Cabildo Insular de Tenerife la competencia para incoar e instruir el presente procedimiento.

Séptima.- De conformidad con lo dispuesto en el acuerdo del Consejo de Gobierno Insular del día 23 febrero de 2021 y en el Decreto del Sr. Presidente de 13 de septiembre de 2021, el órgano competente para conocer del presente asunto es la Dirección Insular de Planificación del Territorio y Patrimonio Histórico.

Por todo lo expuesto y conforme al Informe-Propuesta de fecha 2 de junio de 2023, Resuelvo:

Primero.- Incoar expediente de declaración de Bien de Interés Cultural inmueble, con la categoría de Zona Arqueológica, a favor del Barranco de Milán, en el término municipal de San Cristóbal de La Laguna, de conformidad con los aspectos que figuran en el anexo que acompaña a esta resolución.

Segundo.- Continuar la instrucción y tramitación del procedimiento de acuerdo con las disposiciones vigentes.

Tercero.- Notificar la presente Resolución al Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna y a la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias.

Cuarto.- Publicar esta Resolución en el Boletín Oficial de Canarias.

ANEXO I

I.- DATOS SOBRE EL BIEN OBJETO DE DECLARACIÓN

1. CATEGORÍA.

ZONA ARQUEOLÓGICA

2. DENOMINACIÓN.

BARRANCO DE MILÁN

3. LOCALIZACIÓN.

a) Comunidad Autónoma

Canarias

b) Provincia

Santa Cruz de Tenerife

c) Municipio

La Laguna

4. DELIMITACIÓN.

El ámbito de protección propuesto se corresponde con el tramo final de un gran cauce que atraviesa el valle de Tegueste y la zona de Tejina y que recibe, en ese último tramo, el nombre de Barranco de Milán. La delimitación se adapta a los márgenes del barranco con la siguiente descripción:

El punto origen posee las coordenadas UTM 367.006,94; 3.157.377,20, para proseguir por la margen derecha del Barranco de Milán, ajustándose al borde exterior oeste de la vía TF-13 hasta el punto con coordenadas UTM 367.079,59; 3.157.615,97. A partir de este punto, el límite se ajusta al borde del invernadero, el bancal y la edificación existente en ese sector, así como de la vía de acceso a esta, hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM 367.106,89; 3.157.709,72.

Desde este punto, el límite prosigue en dirección norte adaptándose a los bancales existentes, que quedan fuera de la delimitación, coincidiendo aproximadamente con la curva de nivel 125 m.s.n.m., hasta el punto con coordenadas UTM 367.075,97; 3.157.894,76.

Desde este punto se adapta al borde exterior de los bancales, invernaderos y edificaciones localizados en el veril derecho del barranco hasta llegar a la orilla en el punto con coordenadas UTM 366.925,79; 3.158.725,97.

Desde el punto origen y por la margen izquierda del barranco, el límite se ajusta al borde de los bancales, edificaciones y viario situados en esta ladera izquierda hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM 367.011,95; 3.157.894,25. Desde este punto, el límite prosigue por el borde de los antiguos bancales que vienen a coincidir de manera relativamente precisa con el veril del cauce, para seguir avanzando hacia el norte siguiendo los bordes de las edificaciones, invernaderos y bancales sobre esta ladera izquierda, hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM 366.769,79; 3.158.521,53.

Desde este punto, el límite discurre por el borde exterior norte de una vía asfaltada y de tierra hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM 366.636,40; 3.158.553,63, desde el que avanza en línea recta hacia la orilla, en el punto con coordenadas UTM 366.612,76; 3.158.653,82. La delimitación se cierra conectando por el borde litoral los dos puntos UTM de intersección con el límite costero.

5. JUSTIFICACIÓN DE LA DELIMITACIÓN.

La delimitación del ámbito de protección propuesto se justifica por la necesidad de preservar un gran conjunto arqueológico y un destacado espacio de ocupación aborigen, que tiene continuidad aguas arriba, en el tramo conocido como Barranco de Agua de Dios, para conformar lo que es, posiblemente, el mayor ámbito habitacional conservado de la etapa prehispánica en toda la isla de Tenerife. Sin embargo, la existencia de un tramo de barranco relativamente pobre en yacimientos arqueológicos entre Tegueste y Tejina, así como las importantes infraestructuras desarrolladas sobre parte de ese cauce, obligan a considerar el tramo de Barranco de Milán como una gran unidad arqueológica individualizada y diferenciada, con rasgos similares a los del resto del cauce aguas arriba, pero, a su vez, con aspectos diferenciados que a continuación se señalan.

Como justificante de mayor relevancia cabe destacar la elevada concentración de enclaves arqueológicos -algo más de treinta yacimientos-, que responden a dos tipologías esenciales. Por un lado, cuevas naturales con uso funerario, que constituyen la tipología mayoritaria; y, por otro y en menor medida, cuevas naturales con uso habitacional. Se trata, en consecuencia, de un ámbito con una notable concentración de evidencias arqueológicas, a las que se añaden algunos testimonios materiales de naturaleza etnográfica e histórica ubicados en el tramo correspondiente a la desembocadura del barranco, en el que aparecen testimonios materiales de aprovechamiento de cal, la explotación de una paleoduna en la zona litoral (la célebre “arena de Milán”), así como prácticas del enriado del lino.

La preponderancia de cuevas funerarias, frente a las habitacionales, puede obedecer, como han argumentado algunos estudios, a una zonificación del barranco ya en época aborigen, que utilizaría el tramo intermedio para un uso preferentemente habitacional, llevando los espacios funerarios hacia el extremo superior e inferior del cauce, sin que ambos usos fueran excluyentes, puesto que a lo largo de todo el cauce se aprecia una coexistencia de ambos tipos de oquedades naturales.

Otro hito científico que contribuye a justificar la importancia patrimonial y arqueológica del Barranco de Milán es el hecho de que se ha documentado por primera vez en la isla, de manera fehaciente, la práctica de la cremación como rito funerario, siendo cuatro los yacimientos arqueológicos en cueva donde aparecen huesos cremados, ya sean relacionados con extremidades (tibias, cúbito/radio y peronés), como alguna calota craneana, clavículas, costillas u otras piezas anatómicas de pequeño tamaño.

La delimitación propuesta trata de ceñirse exclusivamente al cauce y a las zonas menos alteradas del mismo, de tal manera que se excluyen de la misma los ámbitos transformados por la edificación o por la presencia de invernaderos y bancales. En estos sectores, el posible registro arqueológico, que pudiera haberse documentado en el pasado, ha desaparecido, por lo que no se justifica incorporar a la delimitación espacios antropizados y sin interés cultural. En el tramo final del barranco la delimitación se amplía ligeramente respecto al cauce, precisamente por tratarse de un sector en el que se localizan los usos tradicionales señalados y que se detallan en la descripción.

La declaración de BIC del Barranco de Milán, junto con su delimitación, persigue preservar este ámbito arqueológico de gran interés patrimonial y preservarlo de los usos intensivos y altamente impactantes que se vienen desarrollando históricamente en sus márgenes y, en ocasiones, invadiendo el propio cauce. Se busca frenar estos usos transformantes de las condiciones naturales del cauce y prevenir afecciones a los numerosos yacimientos arqueológicos que se localizan en el mismo.

6. DESCRIPCIÓN.

El barranco de Milán constituye la prolongación natural de un cauce de gran desarrollo, cuya cuenca de recepción está formado por varios tributarios que nacen en el Macizo de Anaga y que confluyen en la zona de Pedro Álvarez y San Bernabé, en la zona alta del municipio de Tegueste. No obstante y como se explicará a continuación, las transformaciones recientes del territorio han fraccionado este espacio generando espacios físicamente separados que obligan a tratar el Barranco de Milán como una unidad independiente.

El barranco recibe diversos nombres a lo largo de su recorrido hasta el mar: Barranco de Guerra, Barranco del Murgaño, Barranco de Agua de Dios, Barranco de La Fuente y Barranco de Milán. Este último tramo se extiende desde la represa de Tejina y la rotonda de acceso al núcleo del mismo nombre en la TF-13 hasta la costa y constituye una unidad natural actualmente individualizada en tanto que la continuidad del cauce original se ve interrumpida por las importantes infraestructuras implantadas en fechas recientes. Esta circunstancia, que ha supuesto la génesis de una nueva configuración del cauce y una imagen muy distinta a la que poseía hace años, además de generar un espacio absolutamente transformado y estéril desde el punto de vista arqueológico en relación con el barranco aguas arriba, es lo que explica que el Barranco de Milán deba de ser tratado como una unidad de acogida de evidencias arqueológica diferenciada y específica.

Se trata de un tramo de barranco altamente encajado, de paredes verticales y subverticales, seccionadas por andenes que han propiciado la circulación por el mismo desde la época anterior a la conquista europea. Las recientes prospecciones efectuadas en cauce han aportado un registro de 34 yacimientos, a pesar de que parte de su vaso se encuentra cubierto de cañaverales y vegetación profusa que puede dificultar la localización de enclaves, existiendo la posibilidad de que puedan localizarse nuevas unidades de habitación o sepulcrales. Del total de los enclaves localizados, 8 son cuevas de habitación mientras que el resto se corresponde con oquedades con uso funerario. Este conjunto de cuevas naturales forma un denso poblado similar a los identificados en la parte alta del Barranco de Agua de Dios, en El Murgaño o El Pozo, con zonas habilitadas para el uso doméstico y otras para la deposición funeraria.

El registro arqueológico de este tipo de yacimientos está conformado por restos humanos y por piezas de talla lítica sobre obsidiana y basalto, multitud de fragmentos cerámicos y piezas malacológicas de patellas.

Desde el siglo XVI se ha ido produciendo una transformación paulatina del barranco, con una mayor degradación ambiental a lo largo del último siglo, en conjunción con la extensión del urbanismo y la agricultura intensiva. En la actualidad, el uso del barranco se ha reducido drásticamente, especialmente su cuenca, y el abandono de las actividades agropecuarias de subsistencia ha provocado la progresiva desaparición de los caminos y veredas tradicionales que cruzaban el barranco, colonizando tanto el cauce como parte de las laderas el cañaveral y los zarzales.

Cabe decir que, a pesar de la dificultad del acceso y el tránsito, los conjuntos aparecen expoliados/saqueados, aunque puede afirmarse que las alteraciones no son recientes, sino antiguas (al menos de hace treinta o cuarenta años). En todos los andenes en los que se ubican las cuevas sepulcrales hay dispersos y desparramados restos arqueológicos, en especial fragmentos cerámicos y piezas malacológicas, fruto sin duda del expolio de las cuevas de las que sustraer y arrojar los objetos arqueológicos debió de ser una acción bastante frecuente.

En este sentido, debe insistirse en que la práctica totalidad de los yacimientos arqueológicos localizados en el Barranco de Milán están alterados debido al uso histórico de las cavidades como espacios de interacción, con especial énfasis en la explotación de tipo agropecuario (corrales, rediles, almacenes, depósitos de vertidos de aguas residuales, etc). Además, la inmensa mayoría ha sido sometida a expolio o saqueo. Muchas cuevas fueron alteradas en el proceso de acondicionamiento para habilitar su uso en relación a las actividades más frecuentes ya reseñadas. En los casos referidos a las cuevas sepulcrales, fue frecuente hasta la primera mitad del siglo XX la extracción de los restos humanos con la finalidad de triturarlos y utilizarlos como abono orgánico en los cultivos.

En todo caso, esta importante afección sufrida por las evidencias arqueológicas en el Barranco de Milán no supone una merma de su interés científico y patrimonial, en la medida en que el registro arqueológico que se conserva es lo suficientemente relevante como para considerarlo como un espacio arqueológico de máximo interés a escala insular.

Uno de los aspectos arqueológicos más relevantes del Barranco de Milán y que ha contribuido a proponer su declaración como BIC, por su singularidad, es el de la presencia de la cremación como práctica ritual entre los guanches. Identificada por primera vez en la década de 1980 en el yacimiento de Pino Leris (La Orotava) por Lorenzo Perera, su presencia fue apuntada también en 2014 en la zona de El Pozo, tramo teguestero del Bco. Agua de Dios. Pero es en el Barranco de Milán donde esta práctica funeraria ha sido documentada de forma más extensa y clara, lo que supone un testimonio singular y novedoso en el contexto de la investigación arqueológica de la isla.

En el recorrido del Barranco de Milán, destaca un primer sector, en los alrededores del Salto Chico, que se caracteriza por la escasa profundidad del cauce. Sus márgenes se encuentran alterados por bancales correspondientes a roturaciones del pasado. Se observa una importante presencia de cañaverales y una importante alteración motivada por la presencia de construcciones precarias destinadas a corrales, almacenamiento y usos diversos. Sobe el cantil izquierdo aparecen las fachadas traseras de las edificaciones de los barrios de El Cardón y Los Risquetes, que prácticamente se ubican sobre el veril de la ladera, generando impactos visuales de cierta consideración.

En este sector se documentan varias oquedades naturales, de las que tres conservan evidencias arqueológicas, aunque resulta previsible la presencia de restos en alguna más. Se trata de cuevas reutilizadas históricamente y algunas incluso lo son en la actualidad.

El segundo sector está comprendido entre el Salto Chico y el Salto Grande, sobre el que se localiza una antigua represa hoy en desuso. La configuración del barranco se caracteriza por sus paredes verticales, de hasta 20 m de altura, con abundante vegetación, especialmente cañaverales. En el sector se han localizado 20 yacimientos, con una especial concentración de cuevas sepulcrales en el entorno del Salto Chico. Entre ellas han de citarse las dos cavidades que Luis Diego Cuscoy intervino en 1944, una de las cuales proporcionó un registro de, al menos, 21 individuos, junto a un repertorio de materiales arqueológicos muy interesante (vasijas cerámicas, cuentas de collar, punzones de hueso, etc.).

El tercer sector se corresponde con el ámbito comprendido entre la citada represa y la desembocadura del barranco, zona denominada Boca del Barranco, en el que el cauce sigue ocupado por cañaverales, con presencia de charcos estacionales y una menor verticalidad de sus laderas. En la margen derecha los invernaderos y bancales de cultivos de exportación se extienden hasta el mismo veril, mientras que en la margen izquierda el borde superior aparece ocupado por las últimas edificaciones del barrio de Milán. En este sector existe una importante concentración de cuevas sepulcrales muy afectadas por el expolio.

En este punto se localiza la importante Fuente de Milán, que debió ser un punto de aprovisionamiento hídrico desde la etapa aborigen, con un uso posterior hasta épocas más o menos recientes y en una de ellas intervino Cuscoy en 1944.

Se trata en todos los casos de pequeñas cuevas sin condiciones de habitabilidad, de acceso difícil, escaso dominio visual y baja perceptibilidad, lo cual define a todos los andenes de la ladera como un lugar idóneo para la deposición funeraria.

En este último sector y ya en el tramo costero no se documentan yacimientos arqueológicos, aunque existen indicios de su presencia en épocas pasadas, sin descartar la posibilidad de nuevos hallazgos. Pero en esta zona sí que se documentan elementos etnográficos de interés vinculados a usos tradicionales, como la explotación de la cal, constándose restos de esta actividad extractiva, así como la extracción de la célebre arena de Milán a partir de una paleoduna localizada en la desembocadura del barranco, en la Caleta de Milán y en la Ensenada de La Gotera.

También se constata la existencia de charcos en este tramo final del barranco en los que, históricamente, se practicó el enriado del lino desde 1542. Consiste en poner en remojo durante un tiempo la fibra para separarla del resto, práctica que resultaba tóxica para el ganado. Posteriormente de enriado se debía abatanar los lienzos, golpeándolos para ablandarlos mediante un ingenio de madera, los batanes, provistos de una rueda que impulsada por medio de una corriente hidráulica ponía en movimiento unos grandes mazos de madera que batían con fuerza el tejido expuesto sobre un pilón.”

ANEXO II

Ver anexo en la página 40205 del documento Descargar

Segundo.- Notificar la presente Resolución al Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna y a la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias.

Tercero.- Publicar esta Resolución en el Boletín Oficial de Canarias.

Santa Cruz de Tenerife, a 16 de junio de 2023.- El Presidente (en funciones), Pedro Manuel Martín Domínguez.

© Gobierno de Canarias