Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 072. Lunes 11 de Junio de 2001 - 2144

IV. ANUNCIOS - Otros anuncios - Consejería de Sanidad y Consumo

2144 - Dirección General de Consumo.- Anuncio por el que se hace pública la Resolución de 15 de mayo de 2001, sobre notificación de laudos de la Junta Arbitral de Consumo.

Descargar en formato pdf

No teniendo constancia esta Dirección General del domicilio de las personas físicas y jurídicas que se relacionan, y siendo preciso notificarles el laudo conforme al artículo 59.4 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común,

R E S U E L V O:

1.- Notificar a las personas físicas y jurídicas que se citan, la notificación de los laudos.

2.- Remitir a los Ayuntamientos de las poblaciones que se citan, las correspondientes notificaciones de laudos para su publicación en el tablón de edictos.

1) Expediente nº 21/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: D. Antonio Cruz Caballero.

Vocales: D. José Antonio Valverde Rodríguez, D. David Pérez Cano.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 29 de marzo de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por D. Eduardo Bolado Sánchez contra Compañía Insular del Gas, S.L.

Con fecha 22 de diciembre de 2000, se presentaron en mi casa, sin nadie llamarles, dos operarios de la empresa instaladora de gas, los que me dicen que vienen a revisar el gas. Después de comprobar su documentación y suponer que estaba en regla, les dejé pasar y les enseñé la instalación, la cual miraron cambiándome dos gomas, todo esto en un tiempo de diez minutos, acto seguido me pasan una factura con un importe de veinte mil trescientas treinta y cinco (20.335) pesetas, para lo que les firmó un talón por ese importe. He de manifestar que a esta empresa le tienen prohibido el paso a los pisos por abuso en los cobros de algunos edificios.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

Se ratifica en lo expuesto en su reclamación.

A su entender las dos personas que fueron a su domicilio no son profesionales. Le comentó que uno de los mandos del fogón estaba mal y no giraba y uno de estos señores le comenta que le ponga vinagre, a lo que él le contesta que eso deben arreglarlo ellos puesto que era su trabajo. Cuando reclama a la empresa se pone en contacto con el encargado, el cual le dice que el operario que fue a su domicilio se había excedido en el precio y por ello había sido castigado de empleo y sueldo durante cuatro días, le dice que no se preocupe y que dirija la reclamación a Madrid los cuales le contestan que ellos no tienen nada que ver con esa Compañía. Por último añade que una de las cosas que le comenta el encargado es que Hacienda le devolvería en su declaración un 30% del importe pagado.

Solicita le devuelvan el importe cobrado de más y que el encargado reconoció ser de 13.000 pesetas.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

Oída la parte reclamante y a la vista de las pruebas aportadas en el expediente y al no personarse en el acto de la Audiencia la parte reclamada, no se pueden contrastar los hechos objeto de litigio. Por lo tanto acuerda, estimar la pretensión del reclamante debiendo la parte reclamada devolver la cantidad de 13.000 pesetas, por giro postal a la dirección del reclamante sita en Avenida Mesa y López, 70-10N, Las Palmas de Gran Canaria.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7416

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

2) Expediente nº 54/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: D. Javier Cosío Romero.

Vocales: D. Obdulio Falcón Mendoza, D. Carlos Díaz-Recio Rodríguez.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 21 de marzo de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por Dña. América Betancor Suárez contra Compañía Insular del Gas, S.L.

Manifiesta que el día 6 de noviembre de 2000 se personó en su vivienda un operario de la empresa Compañía Insular del Gas, coaccionando a su madre, una anciana de 84 años y amenazándola para realizar la revisión de la instalación del gas, que si no lo hacía no le suministrarían el mismo y que recibiría una sanción.

Se sintió presionada y transigió, cambiándole el regulador sin motivo ya que el que tenía estaba en perfecto estado, cobrándole un total de 8.900 pesetas, haciéndole firmar el presupuesto después de haber realizado el trabajo.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

Asiste en representación de la reclamante su hijo D. Fernando Alemán Betancor, debidamente acreditado.

Se ratifica en lo expuesto en su reclamación.

Estos señores se presentan en casa de su madre, preguntando por su padre ya fallecido. La coaccionan y le hacen firmar una serie de papeles sin que sepa lo que está firmando. Le dicen que es una empresa legalizada y que puede llamar a la Policía para verificarlo. Ante estos hechos realizados se pone en contacto con la Compañía y le dicen que eso no es problema suyo, que el contrato lo hicieron con su madre. Aporta fotocopia de la factura del anterior regulador, el cual ha desaparecido de su casa. Se ha informado y el Ayuntamiento ha facilitado a estos señores un listado de nombres y apellidos de los vecinos.

Solicita la devolución del importe cobrado que asciende a un total de 8.900 pesetas.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

Oída la parte reclamante y a la vista de las pruebas aportadas, este Colegio Arbitral acuerda estimar la pretensión del reclamante, habida cuenta que entendemos que en la actuación de la empresa han existido defectos de forma y vicios en la información que deberían haber facilitado, que condicionaron la voluntad del reclamante para elegir libremente la realización, o no, de los servicios que le habían sido ofertados.

Para ello, en el plazo de 15 días a partir de la notificación del presente Laudo, la empresa reclamada deberá enviar por correo urgente certificado, un talón nominativo a favor de Dña. América Betancor Suárez por el importe de 8.900 pesetas. Así mismo, deberá el reclamante enviar por correo urgente certificado todos los documentos expedidos por la empresa reclamada, es decir, factura nº 19834, presupuesto de servicio nº 19834, certificado de servicios y garantía de instalaciones de gas nº 17385 y certificado de revisión periódica de instalaciones nº 18416, a su domicilio social sito en la calle Secretario Artiles, 83, 3ª planta, Edificio Luis Morote.

El domicilio del reclamante es calle Plaza Franchy Roca, 4, 35200-Telde.

Tanto el reclamante como la empresa reclamada deberán remitir por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción, a las dependencias de la Junta Arbitral de Consumo de Canarias, sita en la calle Francisco Gourié, 65, 5ª planta, 35002-Las Palmas de Gran Canaria, una fotocopia del comprobante del envío realizado mediante correo.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7417

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

3) Expediente nº 91/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: D. Antonio Cruz Caballero.

Vocales: D. José Antonio Valverde Rodríguez, Dña.Lucrecia López González.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 25 de abril de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por Dña. Corina Vega Santiago contra Compañía Insular del Gas, S.L.

Primero.- Personación en el domicilio sin previa petición del consumidor.- El día 24 de enero, se personaron en mi casa dos señores que dijeron ser "Inspectores del gas" y que venían a hacer la revisión obligatoria.

Segundo.- Engaño.- Creyendo que realmente se trataba de inspectores del gas, y dado que afirmaron venir del Gobierno de Canarias y confiando en el símbolo oficial que llevan en su uniforme, les permitimos el acceso a nuestra vivienda, sita en el domicilio más arriba reseñado.

Tercero.- Amenazas.- Ante los recelos de la que suscribe a permitir que dos personas extrañas entraran a su domicilio, éstos amenazaron que si no les permitíamos realizar la revisión del gas, darían parte a la Compañía distribuidora de gas para que nos cortara el suministro, y que podríamos ser sancionados con medio millón de pesetas.

Cuarto.- Realización de la revisión y pago.- Forzados por la situación, accedimos a que realizaran la revisión, a resultas de la cual y tras manipular la instalación, emitieron una factura por el importe total de doce mil noventa y nueve (12.099) pesetas.

Quinto.- Realización de la revisión por persona no habilitada legalmente para ello.- Una vez concluidas las operaciones, el "Inspector del gas" rellenó unos impresos que traía ya firmados por D. Antonio Seoane Cobas, con D.N.I. nº 33300347-G, instalador autorizado I.G.-II-C683, según reza en uno de los sellos también previamente estampados en los documentos entregados. Pero en ningún momento se personó en mi vivienda ninguna persona llamada D. Antonio Seoane, de donde deduzco que ninguna de las operaciones realizadas en la instalación del gas es fiable, ni ha sido realizada materialmente por instalador autorizado por la Consejería de Industria.

Sexto.- Entrega del presupuesto posteriormente a la realización del trabajo.- Una vez realizado el trabajo, como quedó dicho, es cuando el "inspector" rellenó de su puño y letra todos los documentos que se adjuntan (menos lo relativo a la firma del señor Seoane), y dio a firmar los mismos a esta reclamante. La que suscribe, firmó el presupuesto nº 23097, sin leer lo que decía, pues le resultaba agobiante la situación de tener a dos intrusos metidos en su casa, y quería que se fueran cuanto antes.

Séptimo.- Práctica habitual y relación de afectados.- Este modo de imponer coactivamente o mediante engaño un servicio que el consumidor o usuario no ha solicitado es practicado sistemáticamente por los empleados de la empresa denunciada.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

No asiste pese a ser notificado.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

A la vista de las pruebas aportadas al expediente, este Colegio Arbitral acuerda que la empresa reclamada Compañía Insular del Gas, S.L. devuelva a la reclamante Dña. Corina Vega Santiago, la cantidad de 12.099 pesetas, puesto que entendemos que en el origen de las actuaciones existen defectos de forma y vicios en la información que necesariamente deberían haber facilitado, que impidieron la libre elección de la reclamante acerca de la realización o no de los servicios ofertados.

Para ello, la empresa reclamada deberá mandar por correo certificado y con acuse de recibo un talón nominativo a favor de la reclamante por el importe arriba citado, dentro del plazo de 15 días siguientes contados a partir de la notificación del presente Laudo.

Una copia de este acuse de recibo se remitirá a las dependencias de esta Junta Arbitral de Consumo, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Asimismo, la reclamante deberá enviar por correo certificado con acuse de recibo (dentro del mismo plazo de 15 días), todos aquellos documentos expedidos como consecuencia de las actuaciones, éstos son:

- Certificado de revisión periódica de instalaciones individuales de gas domésticas y comerciales nº 20156.

- Certificado de servicios y garantía de instalaciones de gas nº 18997.

Una copia de este acuse de recibo se presentará igualmente en estas dependencias por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7418

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

4) Expediente nº 92/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: D. Mario Anitua Roldán.

Vocales: D. José Antonio Valverde Rodríguez, Dña. Lucrecia López González.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 25 de abril de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por Dña. María Dolores Ramos García contra Compañía Insular del Gas, S.L.

Primero.- Personación en el domicilio sin previa petición del consumidor.- El día 26 de enero, sobre las 13,00 horas, se personó en mi casa un señor que dijo venía a hacer la revisión obligatoria del gas.

Segundo.- Inducción a error sobre la obligatoriedad.- Mi esposo y yo le permitimos el acceso a nuestra vivienda, sita en el domicilio más arriba reseñado, creyendo que se trataba de un servicio que no podíamos rechazar, precisamente, por su carácter obligatorio.

Tercero.- Realización de la "revisión".- El señor, que dijo llamarse Miguel (tenía un nombre compuesto), y cuyo código de operario era (según él) el nº 3.008, realizó una serie de operaciones en la instalación del gas. Entre ellas, cortó un tubo, para colocar una llave de corte del gas que dijo ser obligatorio, y que luego facturó por un importe de cinco mil cuatrocientas setenta y dos pesetas.

Cuarto.- Realización de la revisión por persona no habilitada legalmente para ello.- Una vez concluidas las operaciones, el "Miguel" (o similar) rellenó unos impresos que traía ya firmados por D. Antonio Seoane Cobas, con D.N.I. nº 33300347-G, instalador autorizado I.G.-II-C683, según reza en uno de los sellos también previamente estampados en los documentos entregados. Pero en ningún momento se personó en mi vivienda ninguna persona llamada D. Antonio Seoane, de donde deduzco que ninguna de las operaciones realizadas en la instalación del gas es fiable, ni ha sido realizada materialmente por instalador autorizado por la Consejería de Industria.

Quinto.- Entrega del presupuesto posteriormente a la realización del trabajo.- Una vez realizado el trabajo, como quedó dicho, es cuando el señor Miguel rellenó de su puño y letra todos los documentos que se adjuntan (menos lo relativo a la firma del señor Seoane), y dio a firmar los mismos a esta reclamante. La que suscribe, agobiada por la situación, dado que no ocurre con frecuencia que una persona extraña se presente de improviso en su casa a efectuar una revisión "obligatoria" y sin saber bien cómo reaccionar, firmó todos los documentos, creyendo que eran los certificados y facturas correspondientes. Pero entre ellos, inducida a error, firmó los presupuestos nº 23407 y nº 23408, sin percatarse que en ellos se incluía una falsedad: la entrega de un presupuesto previo.

Sexto.- Práctica habitual y relación de afectados.- Este modo de imponer coactivamente o mediante engaño un servicio que el consumidor o usuario no ha solicitado es practicado sistemáticamente por los empleados de la empresa denunciada.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

No asiste pese a ser notificado.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

A la vista de las pruebas aportadas al expediente, este Colegio Arbitral acuerda que la empresa reclamada Compañía Insular del Gas, S.L. devuelva a la reclamante Dña. María Dolores Ramos García, la cantidad de 21.974 pesetas, puesto que entendemos que en el origen de las actuaciones existen defectos de forma y vicios en la información que necesariamente deberían haber facilitado, que impidieron la libre elección de la reclamante acerca de la realización o no de los servicios ofertados.

Para ello, la empresa reclamada deberá mandar por correo certificado y con acuse de recibo un talón nominativo a favor de la reclamante por el importe arriba citado, dentro del plazo de 15 días siguientes contados a partir de la notificación del presente Laudo.

Una copia de este acuse de recibo se remitirá a las dependencias de esta Junta Arbitral de Consumo, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Asimismo, la reclamante deberá enviar por correo certificado con acuse de recibo (dentro del mismo plazo de 15 días), todos aquellos documentos expedidos como consecuencia de las actuaciones, éstos son:

- Certificado de revisión periódica de instalaciones individuales de gas domésticas y comerciales, nº 20164.

- Certificado de servicios y garantía de instalaciones de gas nº 19105.

Una copia de este acuse de recibo se presentará igualmente en estas dependencias por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7419

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

5) Expediente nº 102/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: Dña. Amparo Rosales Fabra.

Vocales: Dña. Pilar Alcaide Azcona, Dña. Lucrecia López González.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 26 de abril de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por D. Rafael Rodríguez Mentado contra Compañía Insular del Gas, S.L.

Primero.- Personación en el domicilio sin previa petición del consumidor.- El día 23 de enero, se personaron en mi casa dos señores que dijeron ser "Inspectores del gas" y que venían a hacer la revisión obligatoria.

Segundo.- Engaño.- Creyendo que realmente se trataba de Inspectores del gas, y dado que afirmaron venir del Gobierno de Canarias, y confiando en el símbolo oficial que llevan en el uniforme, les permitimos el acceso a nuestra vivienda, sita en el domicilio más arriba reseñado.

Tercero.- Amenazas.- Ante los recelos de la que suscribe a permitir que dos personas extrañas entraran a su domicilio, éstos amenazaron que si no les permitíamos realizar la revisión del gas, darían parte a la Compañía distribuidora de gas para que nos cortara el suministro, y que podríamos ser sancionados con medio millón de pesetas.

Cuarto.- Realización de la revisión y pago.- Forzados por la situación, accedimos a que realizaran la revisión, a resultas de la cual, y tras manipular la instalación, emitieron una factura por el importe total de once mil cuatrocientas treinta (11.430 ) pesetas.

Quinto.- Realización de la revisión por persona no habilitada legalmente para ello.- Una vez concluidas las operaciones, el "Inspector del gas" rellenó unos impresos que traía ya firmados por D. Antonio Seoane Cobas, con D.N.I. nº 33.300.347-G, instalador autorizado I.G.-II-CV683, según reza en uno de los sellos también previamente estampados en los documentos entregados. Pero en ningún momento se personó en mi vivienda ninguna persona llamada D. Antonio Seoane, de donde deduzco que ninguna de las operaciones realizadas en la instalación del gas es fiable, ni ha sido realizada materialmente por instalador autorizado por la Consejería de Industria.

Sexto.- Entrega del presupuesto posteriormente a la realización del trabajo.- Una vez realizado el trabajo, como quedó dicho, es cuando el "Inspector" rellenó de su puño y letra todos los documentos que se adjuntan (menos lo relativo al Sr. Seoane), y dio a firmar los mismos a esta reclamante. La que suscribe, firmó todos los documentos, creyéndolos obligatorios. Pero entre ellos, inducida a error, firmó el presupuesto nº 23094, sin leer lo que decía, pues le resultaba agobiante la situación de tener a dos intrusos metidos en su casa, y quería que se fueran cuanto antes.

Séptimo.- Práctica habitual y relación de afectados.- Este modo de imponer coactivamente o mediante engaño un servicio que el consumidor o usuario no ha solicitado es practicado sistemáticamente por los empleados de la empresa denunciada.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

Se realiza cambio en la composición del Colegio Arbitral en la persona designada Árbitro del sector empresarial, notificándolo al Colegio Arbitral en este acto.

No asiste pese a ser notificado.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

A la vista de las pruebas aportadas al expediente, este Colegio Arbitral acuerda que la empresa reclamada Compañía Insular del Gas, S.L. devuelva al reclamante D. Rafael Rodríguez Mentado la cantidad de 11.430 pesetas, puesto que entendemos que en el origen de las actuaciones existen defectos de forma y vicios en la información que necesariamente deberían haber facilitado, que impidieron la libre elección del reclamante acerca de la realización o no de los servicios ofertados.

Para ello, la empresa reclamada deberá mandar por correo certificado y con acuse de recibo un talón nominativo a favor del reclamante por el importe arriba citado, dentro del plazo de 15 días siguientes contados a partir de la notificación del presente Laudo.

Una copia de este acuse de recibo se remitirá a las dependencias de esta Junta Arbitral de Consumo, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Asimismo, el reclamante deberá enviar por correo certificado con acuse de recibo (dentro del mismo plazo de 15 días), todos aquellos documentos expedidos como consecuencia de las actuaciones, éstos son:

- Certificado de revisión periódica de instalaciones individuales de gas domésticas y comerciales nº 20153.

- Certificado de servicios y garantía de instalaciones de gas nº 18994.

Una copia de este acuse de recibo se presentará igualmente en estas dependencias por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7421

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

6) Expediente nº 103/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: D. Mario Anitua Roldán.

Vocales: Dña. Pilar Alcaide Azcona, Dña. Lucrecia López González.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 26 de abril de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por D. Juan del Rosario Díaz contra Compañía Insular del Gas, S.L.

Primero.- Personación en el domicilio sin previa petición del consumidor.- El día 23 de enero, se personaron en mi casa dos señores que dijeron ser "Inspectores del gas" y que venían a hacer la revisión obligatoria.

Segundo.- Engaño.- Creyendo que realmente se trataba de Inspectores del gas, y dado que afirmaron venir del Gobierno de Canarias, y confiando en el símbolo oficial que llevan en el uniforme, les permitimos el acceso a nuestra vivienda, sita en el domicilio más arriba reseñado.

Tercero.- Amenazas.- Ante los recelos de la que suscribe a permitir que dos personas extrañas entraran a su domicilio, éstos amenazaron que si no les permitíamos realizar la revisión del gas, darían parte a la Compañía distribuidora de gas para que nos cortara el suministro, y que podríamos ser sancionados con medio millón de pesetas.

Cuarto.- Realización de la revisión y pago.- Forzados por la situación, accedimos a que realizaran la revisión, a resultas de la cual, y tras manipular la instalación, emitieron una factura por el importe total de once mil cuatrocientas treinta (11.430) pesetas.

Quinto.- Realización de la revisión por persona no habilitada legalmente para ello.- Una vez concluidas las operaciones, el "Inspector del gas" rellenó unos impresos que traía ya firmados por D. Antonio Seoane Cobas, con D.N.I. nº 33.300.347-G, instalador autorizado I.G.-II-CV683, según reza en uno de los sellos también previamente estampados en los documentos entregados. Pero en ningún momento se personó en mi vivienda ninguna persona llamada D. Antonio Seoane, de donde deduzco que ninguna de las operaciones realizadas en la instalación del gas es fiable, ni ha sido realizada materialmente por instalador autorizado por la Consejería de Industria.

Sexto.- Entrega del presupuesto posteriormente a la realización del trabajo.- Una vez realizado el trabajo, como quedó dicho, es cuando el "Inspector" rellenó de su puño y letra todos los documentos que se adjuntan (menos lo relativo al Sr. Seoane), y dio a firmar los mismos a esta reclamante. La que suscribe, firmó todos los documentos, creyéndolos obligatorios. Pero entre ellos, inducida a error, firmó el presupuesto nº 23093, sin leer lo que decía, pues le resultaba agobiante la situación de tener a dos intrusos metidos en su casa, y quería que se fueran cuanto antes.

Séptimo.- Práctica habitual y relación de afectados.- Este modo de imponer coactivamente o mediante engaño un servicio que el consumidor o usuario no ha solicitado es practicado sistemáticamente por los empleados de la empresa denunciada.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

Se realiza cambio en la composición del Colegio Arbitral en la persona designada Árbitro del sector empresarial, notificándolo al Colegio Arbitral en este acto.

No asiste pese a ser notificado.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

A la vista de las pruebas aportadas al expediente, este Colegio Arbitral acuerda que la empresa reclamada Compañía Insular del Gas, S.L. devuelva al reclamante D. Juan del Rosario Díaz la cantidad de 11.430 pesetas, puesto que entendemos que en el origen de las actuaciones existen defectos de forma y vicios en la información que necesariamente deberían haber facilitado, que impidieron la libre elección del reclamante acerca de la realización o no de los servicios ofertados.

Para ello, la empresa reclamada deberá mandar por correo certificado y con acuse de recibo un talón nominativo a favor del reclamante por el importe arriba citado, dentro del plazo de 15 días siguientes contados a partir de la notificación del presente Laudo.

Una copia de este acuse de recibo se remitirá a las dependencias de esta Junta Arbitral de Consumo, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Asimismo, el reclamante deberá enviar por correo certificado con acuse de recibo (dentro del mismo plazo de 15 días), todos aquellos documentos expedidos como consecuencia de las actuaciones, éstos son:

- Certificado de revisión periódica de instalaciones individuales de gas domésticas y comerciales nº 20152.

- Certificado de servicios y garantía de instalaciones de gas nº 18993.

Una copia de este acuse de recibo se presentará igualmente en estas dependencias por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7422

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

7) Expediente nº 124/2001.

LAUDO ARBITRAL

Presidente: Dña. Amparo Rosales Fabra.

Vocales: Dña. Delia Afonso Peña, D. Julio Maximino López Rodríguez.

En la sede de la Junta Arbitral de Consumo de C.A. de Canarias a 10 de mayo de 2001, constituido el Colegio Arbitral por los miembros que al margen se indican, se inició la audiencia, procediéndose a la lectura por el Secretario de la correspondiente reclamación interpuesta por D. Gustavo Iglesias García contra Compañía Insular del Gas, S.L.

La Compañía Insular del Gas, S.L. procedió el 13 de noviembre de 2000 a efectuar en el domicilio del reclamante una revisión periódica de la instalación del gas (según facturas 20771 y 20684 y certificado de revisión 19430) y reparar los defectos que se recogen en el certificado de inspección de Disa y nº 0001401/00 de 23 de junio de 2000. Se presentaron como compañeros de Disa y entregaron los presupuestos previos tras realizar la reparación, junto a las facturas. Además, no repararon todos los defectos a pesar de lo que indica su certificado, tal y como se recoge en la hoja de inspección Disa nº 0002344/00 de 15 de noviembre de 2000 donde se indica que faltan aún huecos de ventilación y existe una fuga que antes del 13 de noviembre de 2000 no había. Según factura nº 0395 de la instaladora José Juan Cabrera se efectúa la reparación de la fuga, según el operario de dicha instaladora la fuga estaba en la boquilla de la llave de corte.

Exhortadas las partes a alcanzar una conciliación sin que ésta prosperase, el Colegio Arbitral entra en el estudio de los puntos controvertidos objeto del arbitraje y alegaciones presentadas por las partes:

Alegaciones del reclamante.

Se ratifica en lo expuesto en su reclamación.

Quiere añadir que los operarios de la Compañía Insular del Gas, S.L., después de decirles Disa que no tenía huecos de ventilación y que tenía que instalarlos, la Compañía Insular no le comenta que existen defectos sino que dan por bueno únicamente los trabajos que ellos realizan.

Solicita que sea reintegrado el importe pagado (9.262 y 9.070 pesetas), puesto que la instalación era defectuosa, además de innecesaria en algunos casos como la llave de paso no obligatoria que instalaron diciendo que sí lo era y el certificado de revisión incorrecto, puesto que persistían los fallos en los huecos de ventilación, además del riesgo que supone emitir un certificado sin comprobar realmente la instalación, ni comprobar la ventilación.

Alegaciones del reclamado.

No asiste pese a ser notificado.

Tras lo cual el Colegio Arbitral entrando en el estudio de la solicitud de arbitraje y según su leal saber y entender se pronunció el siguiente Laudo:

Oída la parte reclamante y a la vista de las pruebas aportadas al expediente, este Colegio Arbitral acuerda que la empresa reclamada Compañía Insular del Gas, S.L., devuelva al reclamante D. Gustavo Iglesias García, la cantidad de 18.332 pesetas, puesto que entendemos que en el origen de las actuaciones existen defectos de forma y vicios en la instalación y falta de información que necesariamente deberían haber facilitado y que impidieron la libre elección de la reclamante acerca de la realización o no de los servicios ofertados.

Para ello, la empresa reclamada deberá mandar por correo certificado y con acuse de recibo un talón nominativo a favor del reclamante por el importe arriba citado, dentro del plazo de 15 días siguientes contados a partir de la notificación del presente Laudo.

Una copia de este acuse de recibo se remitirá a las dependencias de esta Junta Arbitral de Consumo, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Asimismo, el reclamante deberá enviar por correo certificado con acuse de recibo (dentro del mismo plazo de 15 días), todos aquellos documentos expedidos como consecuencia de las actuaciones, éstos son:

- Certificado de revisión periódica de instalaciones individuales de gas domésticas y comerciales nº 19430.

- Certificado de servicios y garantía de instalaciones de gas nº 17605.

Una copia de este acuse de recibo se presentará igualmente en estas dependencias por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción.

Dicho Laudo ha sido adoptado por:

Ver anexos - página 7423

El plazo para el cumplimiento de este Laudo es de 15 días siguientes a partir de su notificación.

Notifíquese a las partes el presente Laudo, haciéndoles saber que tiene carácter vinculante y ejecutivo y que es eficaz desde el día de su notificación, así que, contra el mismo, cabe el recurso de anulación, de acuerdo con lo previsto en el artículo 45 de la Ley de Arbitraje 36/1988, de 5 de diciembre.

Y para que conste, firman el presente Laudo los indicados miembros del Colegio Arbitral, ante la Secretaria del mismo, en el lugar y fecha señalados al principio.

EL PRESIDENTE DEL COLEGIO ARBITRAL

LOS VOCALES

Ante mí: LA SECRETARIA DEL COLEGIO ARBITRAL

Las Palmas de Gran Canaria, a 15 de mayo de 2001.- El Director General de Consumo, Gonzalo Olarte Cullen.

© Gobierno de Canarias