Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 051. Lunes 27 de Abril de 1998 - 522

I. DISPOSICIONES GENERALES - Consejería de Economía y Hacienda

522 - DECRETO 34/1998, de 2 de abril, por el que se regula la autorización a los Agentes y Comisionistas de Aduanas para intervenir ante la Administración Tributaria Canaria como representantes en los despachos de importación y exportación relativos a los tributos derivados del Régimen Económico y Fiscal de Canarias.

Descargar en formato pdf

A la Comunidad Autónoma de Canarias corresponden las competencias de gestión en sentido amplio tanto del Impuesto General Indirecto Canario y del Arbitrio sobre la Producción e Importación en las Islas Canarias, creados por la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, como de la Tarifa Especial del Arbitrio Insular a la Entrada de Mercancías, creada por la Ley 30/1972, de 22 de julio, sobre Régimen Económico y Fiscal de Canarias.

Al margen de otras modalidades de imposición los citados tributos resultan exigibles con ocasión de la importación de bienes en el Archipiélago canario, por lo que tradicionalmente, y por razones de índole diversa, los Agentes y Comisionistas de Aduanas, como profesionales que se dedican a la mediación en el comercio exterior, han intervenido como representantes de los interesados en los despachos de importación y exportación ante la Administración Tributaria.

Ese destacado protagonismo, ya reconocido en la Ley 30/1972 citada, también se ha recogido expresamente en la referida Ley 20/1991 y en el Decreto 139/1991, de 28 de junio, por el que se aprueban las normas de gestión, liquidación, recaudación e inspección de las importaciones de bienes sujetos al Arbitrio sobre la Producción e Importación en Canarias, y de revisión de los actos dictados en aplicación del mismo, el cual resulta aplicable a los otros dos gravámenes citados. Dicha normativa recoge la intervención de los citados profesionales como representantes directos o indirectos de los interesados en los despachos ante la Administración, atribuyendo a los mismos una responsabilidad tributaria, diversa según la forma de representación.

Resulta conveniente, en interés de dichos profesionales y, fundamentalmente, para favorecer la seguridad jurídica y el interés público presente en este sector de actividad, regular las actuaciones de los Agentes y Comisionistas de Aduanas ante la Administración Tributaria Canaria como representantes en los despachos de importación y exportación, sin perjuicio de otras posibilidades de representación permitidas por el ordenamiento jurídico. Asimismo, resulta conveniente regular la actuación de los citados profesionales a través de apoderados y dependientes, así como la creación de un registro de personas autorizadas para actuar como representantes en los despachos en aras de la seguridad jurídica.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Economía y Hacienda y previa deliberación del Gobierno en sesión celebrada el día 2 de abril de 1998,

D I S P O N G O:

Artículo 1.- Autorización previa.

1. En los despachos de importación y exportación relativos a los tributos derivados del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, podrán actuar en representación de los importadores y exportadores aquellos Agentes y Comisionistas de Aduanas que hayan obtenido la debida autorización previa de la Dirección General competente en materia de tributos.

2. La Dirección General competente en materia de tributos, previo expediente instruido al efecto en el que dará audiencia al Colegio Oficial correspondiente, sólo podrá conceder la autorización a aquellos Agentes y Comisionistas de Aduanas que cumplan los siguientes requisitos:

a) Poseer el título de Agente de Aduanas, expedido por el órgano competente de la Administración del Estado.

b) Figurar colegiado en el Colegio Oficial de Agentes y Comisionistas de Aduanas de la provincia correspondiente a la isla o islas donde vaya a realizar sus funciones, y no haber sido inhabilitado ni hallarse suspendido.

c) Tener su domicilio fiscal o establecimiento permanente abierto en la isla donde tenga el mayor volumen de negocios de aquellas para las que solicite autorización.

d) Figurar dado de alta en el Censo del Impuesto General Indirecto Canario como Agente y Comisionista de Aduanas.

e) Figurar dado de alta en el Sistema Informático Contable de la Comunidad Autónoma de Canarias.

f) Acreditar el conocimiento de las singularidades económico-fiscales de Canarias de la forma que determine la Consejería competente en materia de hacienda.

Artículo 2.- Solicitud de autorización.

Los interesados habrán de presentar ante la Dirección General competente en materia de tributos una solicitud de autorización con la que deberán aportar: a) Copia auténtica del título a que se refiere la letra a) del apartado 2 del artículo 1 anterior.

b) Certificación expedida por el Colegio Oficial correspondiente en la que se justifique el cumplimiento de las condiciones exigidas en el apartado 2, letra b), del artículo 1 anterior.

Artículo 3.- Resolución de autorización.

1. La resolución de la solicitud de autorización habrá de dictarse por parte de la Dirección General competente en materia de tributos en el plazo de tres meses a partir de la fecha de presentación de la solicitud.

2. Sin perjuicio de la obligación de resolver la solicitud, la misma se entenderá desestimada una vez vencido el plazo a que se refiere el párrafo anterior sin notificación expresa del acto al interesado.

3. La autorización concedida será personal e intransferible, sin perjuicio en todo caso de lo previsto en el artículo 5 del presente Decreto.

4. En la resolución de la autorización se determinará el órgano u órganos insulares de la Administración Tributaria Canaria ante los cuales pueden actuar los interesados.

5. Contra la resolución de la solicitud de autorización, podrán interponer los interesados recurso ordinario de acuerdo con lo dispuesto en la legislación reguladora del procedimiento administrativo común.

Artículo 4.- Extinción o suspensión temporal de la autorización.

Las autorizaciones concedidas conforme a lo dispuesto en los artículos anteriores se extinguen por renuncia de los Agentes y Comisionistas de Aduanas autorizados, por revocación, o por fallecimiento, sin perjuicio en este último supuesto de lo previsto en el artículo 5 del presente Decreto.

Asimismo, las autorizaciones concedidas podrán quedar suspendidas temporalmente.

Artículo 5.- Fallecimiento del titular autorizado.

1. La Dirección General competente en materia de tributos podrá autorizar que al fallecimiento de un Agente y Comisionista de Aduanas autorizado, represente a los herederos ante aquéllas, con carácter interino, otro colegiado de la misma localidad autorizado para actuar ante el órgano u órganos insulares de que se trate, durante los siguientes plazos:

a) Cuando el Agente no deje a su fallecimiento cónyuge o hijos, los mismos no se encuentren en condiciones de solicitar su titulación como Agentes de Aduanas o, aun pudiendo solicitar tal reconocimiento, no deseen continuar con la actividad profesional del fallecido, durante el tiempo necesario para la resolución definitiva de los asuntos que se hallen pendientes.

b) Cuando el Agente deje a su fallecimiento cónyuge o hijos que puedan obtener el reconocimiento como Agentes y deseen continuar con la actividad, durante el tiempo necesario para la obtención del correspondiente título y de la preceptiva autorización por parte de la Dirección General competente en materia de tributos. Se entenderá a estos efectos por tiempo necesario el transcurrido entre el fallecimiento del Agente y la resolución de la segunda convocatoria para la obtención del título que se produzca desde tal fallecimiento.

2. Durante el período de interinidad, por parte del Agente de Aduanas autorizado interinamente para representar a los herederos ante la Administración Tributaria Canaria, y en las condiciones que se señalan en el artículo 8 de este Decreto, se otorgarán poderes sobre los dependientes que figurasen autorizados como apoderados bajo la dependencia del Agente fallecido, resultando imputables al Agente autorizado con carácter interino los deberes y las responsabilidades que respecto a dichos apoderados se establecen en el presente Decreto.

Artículo 6.- Revocación y suspensión de la autorización.

1. La revocación o la suspensión deberá acordarse por la Dirección General competente en materia de tributos mediante resolución motivada y previo expediente instruido al efecto en el que deberá darse audiencia al Agente y Comisionista de Aduanas afectado.

2. La revocación se acordará por el hecho de haber dejado de cumplir las condiciones exigidas en el artículo 1 de este Decreto.

3. La suspensión temporal se acordará en el supuesto de que el Agente y Comisionista de Aduanas afectado hubiere sido suspendido por el Colegio Oficial correspondiente de acuerdo con sus normas reguladoras, así como en el caso de que los Agentes y Comisionistas de Aduanas autorizados no hubieren comunicado inmediatamente al órgano insular correspondiente cualquier incidencia, modificación o revocación que se hubiere producido en relación con sus apoderados o dependientes. En este segundo caso la suspensión no podrá exceder de un año.

4. A efectos de lo dispuesto en los apartados anteriores, los Colegios Oficiales de Agentes y Comisionistas de Aduanas informarán a la Dirección General competente en materia de tributos sobre aquellos profesionales que hayan perdido la condición de colegiado, hayan sido inhabilitados de acuerdo con sus normas reguladoras, o hayan sido suspendidos.

Asimismo, deberán comunicar las sanciones distintas de las anteriores que hubieren sido impuestas a los colegiados.

5. En los supuestos de revocación y suspensión de la autorización, la Dirección General competente en materia de tributos podrá autorizar que al Agente y Comisionista de Aduanas cuya autorización le haya sido revocada o suspendida, le represente, con carácter interino, otro colegiado de la misma localidad autorizado para actuar ante el órgano u órganos insulares de que se trate, durante el tiempo necesario para la resolución definitiva de los asuntos que se hallen pendientes.

Artículo 7.- Despachos ocasionales.

No obstante lo dispuesto en el artículo 1 de este Decreto, podrán actuar de forma ocasional como representantes de los importadores y exportadores en los despachos de importación y exportación aquellos Agentes y Comisionistas de Aduanas que ejerzan ocasionalmente ante un órgano insular sin estar colegiado en el Colegio Oficial correspondiente, en las condiciones que, de acuerdo con la legislación reguladora de los colegios profesionales, los Estatutos del Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes y Comisionistas de Aduanas de Canarias, puedan prever en relación con aquellos profesionales que ejerzan ocasionalmente en el ámbito territorial correspondiente a un Colegio Oficial diferente al de colegiación.

Artículo 8.- Apoderados de Agentes y Comisionistas de Aduanas autorizados.

1. Los Agentes de Aduanas autorizados podrán otorgar poderes para todo despacho ante la Administración Tributaria Canaria, o parciales para determinadas operaciones, siempre que recaigan sobre dependientes reales del mismo que figuren en la nómina de personal de sus respectivas oficinas y desarrollen en ellas su trabajo.

2. Para que dichos apoderados puedan actuar válidamente ante la Administración Tributaria Canaria, deberán ser previamente autorizados por los órganos insulares de la misma, competentes en el territorio donde vayan a realizar sus funciones. A dichos efectos, los solicitantes de autorización deberán aportar copia legitimada del poder otorgado junto con un certificado del acuerdo del Colegio Oficial correspondiente por el que se conceda el visado.

3. El órgano insular correspondiente habrá de resolver expresamente la solicitud de autorización en el plazo de tres meses a partir de la fecha de presentación de la solicitud. Sin perjuicio de la obligación de la Administración Tributaria de resolver la solicitud, la misma se entenderá estimada una vez transcurrido el plazo de seis meses sin notificación expresa del acto al interesado.

4. Contra la resolución de la solicitud de autorización, podrán interponer los interesados recurso ordinario de acuerdo con lo dispuesto en la legislación reguladora del procedimiento administrativo común.

5. Los apoderados de los Agentes de Aduanas únicamente podrán intervenir en representación de un solo Agente.

6. Con independencia de los poderes otorgados a favor de los cónyuges e hijos de los Agentes y Comisionistas autorizados, el número de apoderados de cada Agente no podrá ser superior a tres por cada órgano insular ante los que esté autorizado para actuar. Excepcionalmente, y previo informe del Colegio Oficial correspondiente, dicho número máximo podrá ampliarse hasta seis.

7. Sin perjuicio de la comunicación que debe realizar el Colegio Oficial correspondiente, los Agentes y Comisionistas de Aduanas autorizados deberán comunicar inmediatamente al órgano insular competente cualquier incidencia, modificación o revocación que se produzca en relación con sus apoderados.

Artículo 9.- Dependientes.

1. Los empleados o dependientes de los Agentes y Comisionistas de Aduanas autorizados podrán realizar actos de trámite ante la Administración Tributaria, previa autorización de los órganos insulares de la misma competentes en el territorio donde vayan a realizar sus funciones.

2. En relación con los empleados, resultará de aplicación lo dispuesto en los apartados 3, 4 y 7 del artículo anterior.

Artículo 10.- Apoderados de Agentes y Comisionistas de Aduanas ocasionales.

Los Agentes y Comisionistas de Aduanas que, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 7, actúen ocasionalmente ante la Administración Tributaria Canaria sólo podrán actuar a través de apoderado en el supuesto de que así se permita por la legislación sobre Colegios Profesionales, con los requisitos y limitaciones que por la misma se establezcan.

Artículo 11.- Extinción y suspensión de las autorizaciones para apoderados y dependientes.

1. Las autorizaciones concedidas para apoderados y dependientes conforme a lo dispuesto en los artículos anteriores se extinguen por renuncia, por fallecimiento o por revocación. Las citadas autorizaciones podrán ser asimismo suspendidas temporalmente.

2. La revocación o la suspensión temporal deberá acordarse por el órgano insular correspondiente mediante resolución motivada y previo expediente instruido al efecto en el que deberá darse audiencia tanto al apoderado o dependiente afectado como al titular de la Agencia de la cual dependan.

3. La revocación se acordará por el hecho de dejar de cumplir los requisitos señalados en los artículos 8 y 9 del presente Decreto.

4. La suspensión temporal se acordará en el supuesto de que el apoderado o el dependiente hubiese sido suspendido por el Colegio Oficial correspondiente de acuerdo con sus normas reguladoras.

Artículo 12.- Registro de personas autorizadas.

En cada órgano insular de la Dirección General competente en materia de tributos se llevará un Registro de los Agentes y Comisionistas de Aduanas, apoderados y dependientes que hayan sido autorizados para actuar ante dicho órgano insular, en el que se harán constar cuantas incidencias se produzcan en relación con las autorizaciones concedidas.

Artículo 13.- Identificación.

1. A efectos de poder actuar ante la Administración Tributaria Canaria con la identificación suficiente, los sujetos a que se refiere el artículo anterior, deberán contar con una tarjeta identificativa expedida por el Colegio correspondiente y visada por el órgano insular correspondiente, cuya exhibición podrá exigirse en cualquier momento por los funcionarios competentes.

Dichas tarjetas deberán ser de tres clases:

a) para titular de Agencia;

b) para apoderado;

c) para empleados o dependientes.

2. En el supuesto de los despachos ocasionales a que se refiere el artículo 7, los Agentes y Comisionistas de Aduanas o, en su caso, los apoderados a que se refiere el artículo 10 anterior, deberán acreditar, si así se les exigiere, el poder de representación del comitente o del Agente respectivamente, junto con la habilitación y el visado correspondiente.

Artículo 14.- Responsabilidades.

Los Agentes de Aduanas responderán frente a la Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias en los mismos supuestos, términos y condiciones que los previstos en la legislación estatal respecto a la Administración competente en materia de aduanas, equiparándose, en su caso, los órganos y autoridades por analogía de funciones.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera.- 1. Los Agentes de Aduanas que en el momento de la publicación del presente Decreto, vinieran actuando de forma habitual ante la Administración Tributaria Canaria como representantes en los despachos de importación y exportación relativos a los tributos derivados del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, se entenderán automáticamente autorizados.

No obstante lo anterior, en el plazo de tres meses a partir de la publicación de este Decreto, los Agentes a los que se refiere el párrafo anterior, deberán solicitar su inscripción, así como la de sus apoderados y dependientes que vinieran actuando de forma habitual, en relación con los cuales no tendrán obligación de pedir autorización expresa, en el Registro al que se refiere el artículo 12, así como el visado de las tarjetas identificativas a las que se refiere el artículo 13. Respecto de tales apoderados y dependientes, serán en todo caso exigibles las condiciones y requisitos establecidos en este Decreto.

La falta de petición de inscripción en el plazo a que se refiere el párrafo anterior, determinará la necesidad de solicitar autorización expresa tanto para sí como para sus apoderados y dependientes.

2. En el plazo de un mes a partir de la publicación de este Decreto, la Consejería de Economía y Hacienda deberá publicar una Orden en la que se relacionen los Agentes de Aduanas, así como sus apoderados y dependientes, a que se refiere el apartado anterior.

Segunda.- A aquellos Agentes de Aduanas que soliciten autorización para intervenir ante la Administración Tributaria Canaria como representantes en los despachos de importación y exportación relativos a los tributos derivados del Régimen Económico y Fiscal de Canarias en el período de tiempo comprendido entre la fecha de publicación del presente Decreto y su entrada en vigor, les serán de aplicación las disposiciones del mismo.

DISPOSICIONES FINALES

Primera.- Se autoriza al Consejero de Economía y Hacienda a dictar cuantas Órdenes resulten precisas para la ejecución de lo previsto en el presente Decreto. Segunda.- El presente Decreto entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Dado en Santa Cruz de Tenerife, a 2 de abril de 1998.

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO, Manuel Hermoso Rojas.

EL CONSEJERO DE ECONOMÍA Y HACIENDA, José Carlos Francisco Díaz.

© Gobierno de Canarias