BOC - 1996/075. Viernes 21 de Junio de 1996 - 1002

III. OTRAS RESOLUCIONES - Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

1002 - RESOLUCIÓN de 26 de abril de 1996, por la que se dispone el cumplimiento de la Sentencia nº 157/92, de 5 de febrero de 1992, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, con sede en Las Palmas de Gran Canaria, dictada en el recurso nº 499/90, interpuesto por D. Miguel Máximo Esparza Barroso.

Descargar en formato pdf

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, con sede en Las Palmas de Gran Canaria, en el recurso contencioso-administrativo nº 499/90, interpuesto por D. Miguel Máximo Esparza Barroso contra denegación presunta de la petición formulada ante el Rector, con fecha 19 de febrero de 1990, y en relación con la información recibida sobre el baremo y los criterios que utilizó la Comisión que juzgó la concesión de la plaza de Profesor Asociado a tiempo completo, por creer que los méritos del recurrente habían sido infravalorados, en la plaza del área de conocimiento de Química Orgánica y de Química General, ha dictado Sentencia de fecha 5 de febrero de 1992, declarada firme por Resolución del Tribunal Supremo de fecha 15 de febrero de 1996, cuya parte dispositiva dice: “La Sala ha decidido:

Primero.- Estimar el recurso contencioso-administrativo interpuesto por D. Miguel Máximo Esparza Barroso contra los actos objeto del mismo (Antecedentes 2º, 3º y 4º) -Solicitud de información- de Baremo y Acuerdo de la Comisión evaluadora de 26 de octubre de 1989, las cuales anulamos por ser contrarias al Ordenamiento Jurídico.

Segundo.- Retrotraer las actuaciones al momento en que la Comisión evaluadora debió fijar los baremos específicos de la plaza que adjudicaba.

Tercero.- No imponer las costas del recurso.”

Esta Universidad, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 118 de la Constitución, artículo 17.2 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, y el artículo 103 y siguientes de la Ley reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, dispone el cumplimiento en sus propios términos de la expresada Sentencia.

Las Palmas de Gran Canaria, a 26 de abril de 1996.- El Rector, Francisco Rubio Royo.



© Gobierno de Canarias