Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 137. Miércoles 30 de Septiembre de 1992 - 1440

I. DISPOSICIONES GENERALES - C.Educación, Cultura y Deportes

1440 - ORDEN de 23 de septiembre de 1992, por la que se regula la implantación, con carácter experimental, de la jornada continua en los centros públicos de Preescolar y Educación General Básica dependientes de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes.

Descargar en formato pdf

Tanto las condiciones sociales y las características psicofísicas como los ritmos de aprendizaje deben adoptarse como criterios básicos en la determinación de la jornada escolar. Desde esta perspectiva, la Administración educativa sigue considerando más adecuada la jornada partida, aunque no excluye otro tipo de jornada que pueda ser implantada experimentalmente, si responde a las condiciones y necesidades específicas del centro y de su comunidad escolar.

Dado el impacto social que supone la aplicación de la jornada continua y sus repercusiones en la convivencia entre los sectores de la comunidad educativa, es necesario que su regulación se produzca mediante un amplio acuerdo entre todos sus integrantes. La Orden de 10 de agosto de 1990 respondía a un intento de establecer las condiciones idóneas para el establecimiento de un proceso participativo. Sin embargo, el acuerdo conseguido entre todos los sectores de la comunidad educativa para modificar algunos aspectos de la Orden mencionada, ha motivado una Resolución del Parlamento de Canarias para que se dicte una nueva norma que, al recoger los criterios contenidos en el acuerdo suscrito por organizaciones sindicales, confederación de padres, organizaciones de estudiantes y Administración educativa, garantizará un proceso riguroso, democrático, transparente y participativo, y mejorará, por tanto, la convivencia dentro de los centros escolares.

Por todo ello, en virtud de las competencias transferidas mediante Real Decreto 2.001/1983, de 28 de julio, y en cumplimiento del mandato contenido en la Resolución aprobada por el Parlamento de Canarias en su sesión plenaria del día 23 de enero de 1992,

D I S P O N G O:

Primero.- La implantación con carácter experimental de la jornada continua en los centros públicos de Preescolar y Educación General Básica dependientes de esta Consejería, se ajustará inexcusable y rigurosamente al procedimiento dispuesto en la presente Orden y constará de las siguientes fases que, cronológicamente, se enumeran:

1. Fase de propuesta inicial en el Consejo Escolar del centro.

2. Fase de elaboración del proyecto educativo.

3. Fase de información del Consejo Escolar a los distintos sectores.

4. Fase de debate interno de cada sector.

5. Fase de votaciones.

6. Fase de aprobación y autorización.

7. Fase de evaluación.

Segundo.- El proceso para implantar en cada centro la jornada continua en el curso siguiente deberá desarrollarse durante el periodo lectivo del curso escolar, y deberá concluir antes de la apertura del periodo de preinscripción de matrícula, ajustando las distintas fases del proceso al calendario que anualmente establezca la Administración educativa.

FASE DE PROPUESTA INICIAL EN EL CONSEJO ESCOLAR

Tercero.- El inicio del proceso de solicitud de autorización de experimentación de la jornada continua se ajustará a los siguientes requisitos:

3.1. El comienzo del proceso tendrá lugar si la propuesta de algún miembro del Consejo Escolar de iniciar el proceso es apoyada por la mayoría absoluta de este órgano colegiado en primera convocatoria o por la mayoría simple de sus miembros en segunda convocatoria. Antes de la adopción del acuerdo, serán oídas en el Consejo Escolar las asociaciones de alumnos y de padres de alumnos del centro, legalmente constituidas.

3.2. La sesión del Consejo Escolar convocada al efecto se celebrará en un horario consensuado entre los distintos sectores, para facilitar la presencia de todos sus miembros, y figurará esta propuesta como punto único del orden del día. En caso de ser apoyada la propuesta de inicio del proceso, el Consejo Escolar en esta misma sesión acordará el plazo de presentación a este órgano del anteproyecto educativo.

3.3. Una vez acordado por el Consejo Escolar el inicio del proceso, se solicitará al Consejo Escolar Municipal o, en su defecto, al Ayuntamiento informe sobre la situación socioeconómica de la zona, repercusiones inherentes a la modificación de la jornada escolar y disponibilidad municipal en cuanto a cobertura de actividades. El director del centro remitirá, asimismo, al Ayuntamiento, cuando hayan sido aprobados, una copia del informe elaborado por el Consejo Escolar y del proyecto educativo.

FASE DE ELABORACIÓN DEL PROYECTO EDUCATIVO

Cuarto.- Una vez aprobado por el Consejo Escolar el inicio del proceso, se constituirá en el seno del claustro de profesores una comisión elaboradora del anteproyecto educativo. Este anteproyecto será presentado al Consejo Escolar en el plazo previamente acordado.

Esta comisión estará abierta a la participación de las asociaciones de padres, padres y madres, asociaciones de alumnos y alumnado, quienes harán llegar a sus sectores el contenido del anteproyecto y recogerán y transmitirán las aportaciones y enmiendas al mismo. Quinto.- El proyecto educativo incluirá los siguientes apartados:

1. Justificación del cambio de jornada escolar.

2. Fórmulas de organización y distribución horaria del profesorado, que aseguren la realización de tareas que le son propias y garanticen la relación padres-profesores, adecúandolas a la jornada laboral de la familia. Asimismo, en este documento se fijará el horario de celebración de las sesiones del Consejo Escolar del centro, adaptándolas a las posibilidades de asistencia a las mismas de todos los sectores que lo integran.

3. Planificación y relación detallada de las actividades complementarias, extraescolares y de apoyo -especificando periodicidad y horario- que los alumnos realizarán en horas de tarde como parte de su educación integral, y de cobertura de su tiempo libre. Estas actividades, a las que podrán acogerse todos los escolares del centro, deben ser programadas en función de las necesidades de los alumnos, de su entorno social y de los objetivos educativos del centro. En tal sentido, el anteproyecto debe contener garantías de que a lo largo de tres tardes, como mínimo, queda cubierta la infraestructura de actividades necesarias para el alumnado. Estas actividades podrán llevarse a cabo en el centro y/o en el entorno inmediato. En ambos casos las actividades programadas se desarrollarán en condiciones adecuadas, en cuanto a instalaciones, personal encargado de las mismas y número de alumnos. En todo caso, dichas actividades no coincidirán con las horas de comedor y el posterior descanso de los alumnos.

El horario de exclusiva docente y la necesaria relación entre padres y profesores que supone la labor tutorial, se ajustará a lo que, al respecto, establecen las disposiciones reguladoras de la organización y funcionamiento de los centros de este nivel.

4. Medidas previstas para evitar que los alumnos permanezcan un excesivo periodo de tiempo sin ingerir alimentos.

5. Relación de actividades complementarias, extraescolares y de apoyo, cuya financiación se solicita a las Administraciones públicas u otras instituciones. En tal sentido, el Consejo Escolar estará obligado a hacer constar en su proyecto educativo aquellas actividades que, consideradas necesarias, dispongan de la financiación correspondiente, aportando para ello las certificaciones acreditativas de su cobertura de financiación.

6. Certificación o acuerdos de las actividades garantizadas por organización propia o concertadas con otras instituciones, en ambos casos, si los hubiere.

Para gestionar el desarrollo de las actividades que se consideran necesarias para la formación integral de los alumnos del centro, el Consejo Escolar constituirá en su seno una comisión con representación de todos los sectores, a la que podrán incorporarse profesores, personal no docente, representantes de alumnos y de asociaciones de padres. Con el fin de promover la participación de estos sectores en la comisión, el presidente del Consejo Escolar difundirá exhaustivamente entre estos colectivos la posibilidad que tienen de formar parte de la misma.

7. Plan de funcionamiento de los servicios complementarios existentes en el centro, adaptados al nuevo horario que se pretende introducir, con especial hincapié en los de comedor y transporte escolar, si los hubiera.

Sexto.- Una vez elaborado el anteproyecto, la comisión redactora informará al presidente del Consejo Escolar, que convocará a este órgano para analizar si dicho anteproyecto reúne las condiciones y requisitos contenidos en la presente Orden e incorporar los aspectos y precisiones que se estimen oportunos.

Séptimo.- En caso de aprobación por el Consejo Escolar del anteproyecto educativo por mayoría absoluta en primera convocatoria o simple en segunda convocatoria, el Consejo Escolar elaborará un informe con las razones de toda índole que justifiquen la decisión de promover el proceso de solicitud de jornada continua, donde consten también copias o certificaciones de todas las actas del Consejo Escolar y las consultas realizadas desde el inicio del proceso.

Agotados estos trámites, se dará paso a la fase de información de los distintos sectores de la comunidad escolar.

FASE DE INFORMACIÓN

Octavo.- Con el objeto de que la comunidad escolar del centro conozca el contenido del informe y el proyecto educativo a que se refiere el artículo quinto de la presente Orden, se fijará una fase de información con una duración mínima de un mes.

Noveno.- Se garantizará la participación en esta fase de todos los sectores de la comunidad educativa del centro y la libre circulación de todo tipo de opiniones y documentos. A este respecto, la junta directiva del centro arbitrará los medios para el logro de este objetivo. El Consejo Escolar velará por su cumplimiento y resolverá las reclamaciones que, al respecto, se presenten. A tal efecto, el resto de los sectores tendrá acceso a los mismos medios materiales del centro que se pongan a disposición de cualquiera de ellos.

Décimo.- Dentro del calendario acordado, el Consejo Escolar asistirá a una asamblea informativa en cada sector, con el fin de informar sobre el anteproyecto educativo y dar oportunidad a todos los sectores para la exposición y defensa de sus planteamientos.

Undécimo.- Tanto en la asamblea informativa como en cualquier documento escrito que remita el centro a cualquier sector, se hará constar el grado de consenso habido y, en su caso, los planteamientos que en distinto sentido hayan surgido en el curso del análisis del anteproyecto educativo.

Duodécimo.- Los profesores y el personal no docente serán convocados por sus respectivos representantes en el Consejo Escolar.

Decimotercero.- Las asociaciones de padres de alumnos serán las responsables de la convocatoria y desarrollo de la asamblea correspondiente a este sector. En caso de inexistencia de asociaciones, la junta directiva del centro colaborará con los representantes de los padres en el Consejo Escolar para la convocatoria de este sector.

Decimocuarto.- La junta directiva del centro colaborará con los representantes de los alumnos en el Consejo Escolar, para la convocatoria de los alumnos de la segunda etapa de E.G.B.

FASE DE DEBATE INTERNO EN CADA SECTOR

Decimoquinto.- Concluida la fase de información por parte del Consejo Escolar, se iniciará la fase de debate interno en el seno de cada uno de los sectores, cuyas organizaciones tendrán absoluta autonomía para convocar y llevar a efecto, dentro del calendario establecido, cuantas asambleas estimen necesarias, a fin de analizar rigurosa y detalladamente el proyecto educativo presentado.

Decimosexto.- En el sector de los alumnos, podrán intervenir en el debate todos aquellos que cursen la segunda etapa de la E.G.B. Para fomentar su participación, la junta directiva del centro colaborará con los representantes de los alumnos en el Consejo Escolar en la convocatoria de tales debates. Para la celebración de estos debates, los alumnos no podrán utilizar horas lectivas ni de tutoría, y sólo asistirán a los mismos componentes de otros sectores, si son requeridos por los alumnos.

Decimoséptimo.- En aquellos centros que carezcan de asociaciones de padres de alumnos, serán los representantes de este sector en el Consejo Escolar quienes efectúen la convocatoria. En cualquier caso, la junta directiva del centro colaborará en la publicidad de la convocatoria.

FASE DE VOTACIONES

Decimoctavo.- Habida cuenta de la necesidad de garantizar un proceso democrático, en cada centro se constituirá una junta electoral, presidida por el director del centro e integrada por un padre de alumno, un profesor del centro, que actuará como secretario con voz y voto, y un alumno de segunda etapa de E.G.B., todos ellos elegidos por sorteo en acto público, comunicado por escrito a la comunidad educativa con cuarenta y ocho horas de antelación. Del mismo modo habrán de preverse las suplencias.

Decimonoveno.- La junta electoral tendrá las siguientes competencias:

a) Publicar los censos de profesores, alumnos, padres de alumnos y personal no docente.

b) Organizar las votaciones y publicar con la suficiente antelación el lugar, día, hora y duración de las mismas.

c) Promover la constitución de las mesas de votación de cada sector.

d) Resolver las reclamaciones que pudieran presentarse. e) Visar las actas de cada mesa y dar traslado de las mismas al Consejo Escolar.

f) Resolver cualquier otra incidencia que pudiera presentarse en la fase de votaciones.

Vigésimo.- Las asociaciones de alumnos, de padres de alumnos, profesores y personal no docente podrán nombrar sus correspondientes interventores para todo el proceso de votaciones.

Vigesimoprimero.- Para la votación de cada sector se constituirán sendas mesas que, presididas por el director del centro, estarán integradas por cuatro miembros del sector correspondiente elegidos por sorteo público, cuya celebración será notificada a la comunidad educativa con cuarenta y ocho horas de antelación. Para cubrir las posibles ausencias deben preverse las correspondientes suplencias. Vigesimosegundo.- Las mesas de votación tendrán las siguientes funciones: presidir cada votación, preservar el orden, velar por la pureza del sufragio, realizar el escrutinio y redactar el acta con los resultados e incidencias, si hubieren existido.

Vigesimotercero.- La junta electoral convocará para la votación a cada sector por escrito, con una antelación mínima de una semana.

Vigesimocuarto.- Las asociaciones de alumnos, de padres de alumnos, y los profesores y personal no docente podrán designar interventores en las mesas de votación de su sector.

Vigesimoquinto.- La Consejería de Educación, Cultura y Deportes especificará las instrucciones para la publicación de los censos.

Vigesimosexto.- La votación se efectuará mediante sufragio nominal, directo, secreto y no delegado ante la mesa electoral constituida al efecto. Será en un solo día para cada sector, instalándose la urna en el centro por un periodo mínimo de cuatro horas y máximo de ocho horas, en horario continuado, consensuado entre la junta electoral y los representantes y organizaciones del sector correspondiente.

Vigesimoséptimo.- Por motivos laborales, de enfermedad, de ausencia u otras circunstancias consideradas suficientes por la junta electoral, los votantes podrán emitir su voto por correo, siguiendo el procedimiento establecido en la presente Orden.

27.1. Para ejercer el voto por correo, los votantes deberán presentarse personalmente en el centro escolar, al menos, cinco días antes del día de las votaciones y solicitarán por escrito de la junta electoral la documentación necesaria para ejercer el voto por correo.

27.2. Recibida la solicitud, la junta electoral comprobará la inscripción en el censo, extenderá un certificado de inscripción y realizará las anotaciones correspondientes, a fin de que el día de las votaciones no se ejerza por otro procedimiento el derecho al voto.

27.3. La junta electoral facilitará igualmente al votante las papeletas y sus sobres correspondientes y un sobre con la dirección de la junta electoral del centro y todos los datos sobre la mesa en que se debe depositar su voto.

27.4. El votante rellenará la papeleta de voto y la introducirá en el sobre correspondiente, que, junto con una fotocopia del D.N.I. y el certificado de inscripción, se introducirá en el otro sobre con los datos expresados en el punto 27.3 y se remitirá por correo certificado.

27.5. La junta electoral conservará los votos recibidos por correo y los entregará a la mesa correspondiente, antes de la hora señalada para el cierre de la votación. Los votos recibidos con posterioridad no serán computados como válidos.

FASE DE APROBACIÓN Vigesimoctavo.- Una vez efectuados los escrutinios, redactadas y revisadas las correspondientes actas, se convocará una sesión extraordinaria del Consejo Escolar del centro, que será informado de los resultados de las votaciones y las incidencias y reclamaciones habidas durante todo el proceso. En esta misma sesión, el Consejo Escolar deberá pronunciarse por mayoría absoluta sobre la solicitud para la implantación experimental de la jornada continua. En caso de ser favorable, tal pronunciamiento estará sujeto a las siguientes condiciones previas:

a) Acuerdo favorable de las madres y padres, adoptado por mayoría absoluta, con un mínimo del veinticinco por ciento de participación.

b) Acuerdo favorable de los alumnos de la segunda etapa de E.G.B., adoptado por mayoría absoluta.

c) Acuerdo favorable del claustro de profesores, adoptado por mayoría absoluta.

d) Acuerdo favorable del personal no docente del centro, adoptado por mayoría absoluta.

Vigesimonoveno.- En caso de pronunciamiento favorable del Consejo Escolar, este órgano elaborará una memoria, que contendrá los siguientes documentos:

a) Proyecto educativo aprobado.

b) Documentación referente a todo el proceso de votaciones.

c) Justificación de tipo social, geográfico y climatológico que aconsejan una modificación de jornada escolar.

d) Informe del Consejo Escolar Municipal, si lo hubiere, o, en su caso, del Ayuntamiento, con el contenido que se especifica en el apartado 3.3 de la presente Orden. e) Medidas que se adoptarán para el caso de que existiera comedor y alumnos transportados, de tal modo que se garantice la participación de éstos en las actividades programadas.

Trigésimo.- Toda la documentación a que se refiere el artículo anterior, se elevará a la Inspección Educativa, que evaluará el proyecto específico presentado, verificará el proceso electoral y su operatividad y emitirá el correspondiente informe, en el que se incluirá una propuesta de resolución.

Trigesimoprimero.- Antes de dictar Resolución definitiva, en caso de reclamación al proceso, el Director Territorial correspondiente oirá a las partes afectadas.

Trigesimosegundo.- Contra la Resolución del Director Territorial correspondiente cabe recurso de alzada ante el Director General de Centros.

FASE DE EVALUACIÓ Trigesimotercero.- La Consejería de Educación, Cultura y Deportes efectuará un seguimiento y evaluación de la experiencia a través de la Inspección Educativa.

Trigesimocuarto.- En la Programación General Anual del Centro, aparecerán los mecanismos de seguimiento y evaluación que los distintos sectores realicen de la jornada experimental.

Trigesimoquinto.- El proceso no podrá realizarse más de una vez en el mismo curso escolar. Para iniciar de nuevo el proceso en el curso siguiente, se requerirá una justificación suficiente ante el Consejo Escolar y la comunidad educativa.

Trigesimosexto.- El seguimiento y evaluación por parte de la comunidad educativa se recogerá en una Memoria que incluirá las evaluaciones efectuadas por el Consejo Escolar, claustro de profesores, asociaciones de alumnos y de padres de alumnos. Un ejemplar de dicha Memoria será enviado, antes del 30 de junio del curso correspondiente, a la Inspección Educativa.

Trigesimoséptimo.- La Consejería de Educación, Cultura y Deportes efectuará un seguimiento y evaluación de la experiencia a través de la Inspección Educativa, que, a la vista de los datos recabados a lo largo del curso y la valoración de la Memoria final enviada por el centro, emitirá un informe en el que necesariamente se evalúen los resultados pedagógicos, grado de aceptación de los padres y consecuencias socioeconómicas.

Trigesimoctavo.- A fin de proceder al análisis de los resultados contenidos en las Memorias presentadas, en cada una de las Direcciones Territoriales de Educación se constituirá una comisión presidida por el titular de la misma de la que formará parte el Inspector Coordinador de E.G.B. y tres Inspectores más designados por la Inspección General de Educación.

Trigesimonoveno.- La evaluación de las Memorias presentadas por los centros y los resultados obtenidos del seguimiento y evaluación de la jornada experimental realizados por la Administración educativa, fundamentarán la continuidad o revocación de la misma.

FASE DE RECLAMACIONES

Cuadragésimo.- A cualquier acto del proceso, se podrá presentar reclamación, de forma individual o asociada en los tres días hábiles siguientes a su ejecución, ante el órgano competente en el desarrollo del mismo, que deberá resolver, oídas las partes afectadas, antes del comienzo del acto siguiente.

Cuadragesimoprimero.- En el caso de que las financiaciones concedidas no sean utilizadas o se constate una grave falsificación de los datos contenidos en el proyecto, la Comisión Insular de seguimiento, propondrá a la Administración el oportuno apercibimiento, y, en su caso, la desautorización de la jornada experimental.

COMISIONES INSULARES DE SEGUIMIENTO

Cuadragesimosegundo.- Tendrán una composición paritaria de los distintos sectores y desempeñarán las siguientes funciones:

a) Definir las zonas de actuación educativa preferente, en lo que afecte a esta Orden. b) Conocer y estudiar las situaciones de conflicto y mediar en la búsqueda de soluciones.

c) Asesorar y colaborar con las comunidades educativas en la búsqueda de recursos para la realización de actividades complementarias.

d) Asesorar a las comunidades educativas en el correcto desarrollo del proceso de toma de decisión y participación de los diversos sectores de la comunidad educativa, actuando especialmente en aquellos centros que particularmente necesiten algún apoyo para aumentar la participación.

e) Valoración general de los procesos y proyectos educativos.

COMISIÓN REGIONAL DE SEGUIMIENTO

Cuadragesimotercero.- Tendrá una composición paritaria de los distintos sectores, cuya representación será propuesta por asociaciones o entidades con implantación regional, y desempeñará como función prioritaria el análisis de la documentación y la emisión de informes sobre alegaciones o reclamaciones al proceso que no hayan podido resolverse en la Comisión Insular de seguimiento.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera.- Los centros que, en aplicación de la Disposición Final Segunda de la Orden de 10 de agosto de 1990, están acogidos a la jornada continua, permanecerán en esta modalidad hasta que desaparezcan las causas que aconsejaron su implantación.

Segunda.- Los centros autorizados por la Orden de 10 de agosto de 1990, bien porque cumplen todos los requisitos contenidos en la misma o bien por la aplicación de las Disposiciones Transitorias Primera y Segunda de la citada norma, tienen prorrogada su autorización de jornada continua para el curso 1992/93. Para que estos centros puedan acogerse a partir del curso 1993/94 a la jornada continua deberán adaptarse a lo dispuesto en la presente Orden. En todo caso, las Comisiones Insulares reguladas en esta Orden emitirán un informe valorativo previo sobre las circunstancias específicas concurrentes y los resultados de la experiencia en cada centro solicitante.

Tercera.- Los centros autorizados provisionalmente durante el curso 1991/92 a funcionar en jornada continua podrán prorrogar su situación, debiendo cumplir antes del 31 de diciembre de 1992 las condiciones y requisitos previstos en la presente Orden.

La Comisión Insular correspondiente evaluará con carácter de urgencia las irregularidades que pudieran detectarse en las actuaciones llevadas a cabo en alguna fase del procedimiento realizado en cada centro y en el desarrollo de la experiencia, a fin de que la Administración educativa dicte al respecto resolución inmediata.

Cuarta.- Los centros que, ajustándose a la normativa en ese momento en vigor, y habiendo llevado a cabo durante el curso 1991/92 el procedimiento de solicitud de implantación de jornada continua, no hubieran sido autorizados por no alcanzar los porcentajes de participación allí establecidos, siempre que hayan alcanzado los porcentajes previstos en la presente Orden, serán autorizados a implantar la jornada continua, cuando, cumplido lo establecido en el artº. quinto.3 de la presente Orden, obtengan el pronunciamiento positivo previo de los dos tercios del Consejo Escolar del centro. No obstante, si la Comisión Insular constatase procesos o proyectos irregulares, ésta informaría negativamente para que, en un determinado plazo, pudieran subsanarse. En todo caso, para el curso 1993/94, estos centros deberán ajustar el proyecto educativo a todos los aspectos contenidos en el artº. quinto de la presente Orden.

Quinta.- La Dirección General de Centros establecerá un plazo de reclamaciones para que los distintos sectores interesados presenten documentalmente alegaciones a anomalías que pudieran haberse detectado en los centros, durante el proceso de solicitud y el desarrollo de la experiencia.

Previo a la adopción de una definitiva resolución por parte de la Administración educativa, la Comisión Insular correspondiente evaluará las reclamaciones presentadas y emitirá informe al respecto, que tendrá en cuenta las particularidades del centro. En caso de falta de acuerdo sobre la evaluación de las reclamaciones o los términos del informe que ha de emitirse, se trasladará toda la documentación a la Comisión Regional para su análisis e informe.

DISPOSICIONES FINALES

Primera.- Por razones de interés general, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes podrá implantar de oficio la jornada continua en aquellos centros en que circunstancias concurrentes así lo aconsejen.

Segunda.- Salvo que concurran circunstancias excepcionales de fuerza mayor que obliguen a ello, ningún centro docente podrá adoptar la jornada continua una vez iniciado el curso escolar. En cualquier caso, aun produciéndose esa excepcionalidad, no podrá efectuarse el proceso sin la correspondiente autorización de la Administración educativa.

Tercera.- Antes de concluido el periodo de preinscripción de matrícula para el curso siguiente, las Direcciones Territoriales dictarán Resolución autorizando o denegando la implantación de la jornada continua.

Cuarta.- La autorización de la jornada continua tendrá carácter experimental y una vigencia de dos años escolares. Transcurridos los dos años de vigencia de la presente Orden y realizada la evaluación de la experiencia tanto por cada comunidad escolar, como por la Administración educativa, y difundidos sus resultados, se hará una nueva consulta a cada comunidad escolar, para determinar la procedencia de proseguir con la jornada continua.

La resolución de la Administración educativa sobre la continuidad o no de esta jornada estará sujeta a los resultados de la consulta y a los resultados obtenidos en la evaluación de la experiencia.

Quinta.- Se autoriza a la Dirección General de Centros a dictar las normas oportunas para el desarrollo de lo dispuesto en la presente Orden.

Sexta.- Se faculta a la Dirección General de Centros para que, antes del comienzo de cada curso escolar, establezca el calendario de todo el proceso previo a la modificación de jornada escolar.

Séptima.- Esta Orden entrará en vigor el día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Octava.- Queda derogada la Orden de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de 10 de agosto de 1990, por la que se regula la implantación, con carácter experimental, de la jornada continua.

Santa Cruz de Tenerife, a 23 de septiembre de 1992.

EL CONSEJERO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTES, José Antonio García Déniz.

© Gobierno de Canarias