Acuerdo de Retirada y Declaración Política

 

Acuerdo de Retirada

En primer lugar, se debe mencionar que, aunque la UE ha hecho concesiones durante el proceso negociador, las directrices generales se han respetado en lo que afecta a los derechos de los ciudadanos, las cuatro libertades o la inviolabilidad del mercado único. Asimismo, se debe destacar que se ha mantenido la unidad de los 27 Estados miembros y de todas las instituciones europeas durante las negociaciones.

El 25 de noviembre de 2018, en la Cumbre de Bruselas, los líderes de la UE dieron su respaldo político al Acuerdo de retirada y a la Declaración política  sobre las futuras relaciones

El acuerdo establece los términos de la salida del Reino Unido asegurando que la retirada se realizará de manera ordenada y ofreciendo seguridad jurídica una vez que los Tratados y la legislación de la UE dejen de aplicarse al Reino Unido. Con ello se alejaría el escenario de una salida sin acuerdo que tendría consecuencias muy negativas para todos. El Acuerdo para que entre en vigor debe ser aprobado por el Parlamento Británico, el Parlamento Europeo y por el Consejo.

El Acuerdo de retirada se estructura en 185 artículos, tres protocolos y varios anexos. Las áreas contempladas son las relativas a: derechos de los ciudadanos, asuntos relativos a la separación, período transitorio (del 30 de marzo de 2019 hasta 31 de diciembre de 2020, con una posibilidad de ampliación), acuerdo financiero, la estructura de gobierno general del acuerdo de retirada y los Protocolos de: Gibraltar, bases militares británicas en Chipre y frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Declaración Política

La Declaración política que acompaña el Acuerdo de Retirada establece el marco de la relación futura entre el RU y la Unión. Hay que mencionar que recoge, única y exclusivamente, los asuntos que ya están cerrados en la negociación con el acuerdo de todos, y que, por tanto, no contempla los asuntos que se siguen discutiendo.

La Declaración contempla un partenariado económico sobre la base de una zona de libre comercio y con una estrecha cooperación regulatoria y aduanera; partenariado que se combina con arreglos ambiciosos e integrales en materia de servicios e inversiones. Ello permitirá conservar los cuantiosos flujos comerciales y de inversión entre España y el Reino Unido.

También prevé un acuerdo en materia de pesca durante el periodo transitorio antes del 1 de julio de 2020.

Asimismo, se prevé un acuerdo de transporte aéreo integral que cubra el acceso a mercados e inversiones.

 

Última actualización: julio de 2019