Está en:

Información Tributaria desde la Web

Consulta VINCULANTE n° 1021


  • Fecha salida:  13/11/2009
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 29/1987;
  • Texto consulta: Una persona residente en Canarias, con bienes en Navarra y Venezuela, fallece y deja como única heredera a su esposa de todos sus bienes, también residente en Canarias. En cuanto al Impuesto sobre sucesiones: - ¿ donde tributa: en Canarias o en Navarra?. - ¿Tributaría por la totalidad de los bienes, tanto los de Navarra como los de Venezuela? - en caso de tributar por todos sus bienes en España, ¿tendría que tributar en Venezuela por los bienes situados en Venezuela?. En caso de tener que pagar impuetos en Venezuela ¿Podría deducirse el impuesto pagado en Venezuelade alguna forma en España?
  • Respuesta: El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es un impuesto del Estado que ha sido cedido a las Comunidades Autónomas en que se produzca su rendimiento. La respuesta al lugar donde ha de tributar cada sucesión nos la ofrece el artículo 24.2 de la Ley 21/2001, de 27 de diciembre, en los siguientes términos: " 2.- Se considera producido en el territorio de una Comunidad Autónoma el rendimiento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones de los sujetos pasivos residentes en España, según los siguiente puntos de conexión: a) En el caso del impuesto que grava las adquisiciones <> y las cantidades percibidas por los beneficiarios de seguros sobre la vida que se acumulen al resto de bienes y derechos que integran la porción hereditaria del beneficiario, en el territorio donde el causante tenga su residencia habitual a la fecha del devengo." Según se manifiesta en el texto de la consulta, el causante en el momento del devengo (fallecimiento) tenía su residencia habitual en Canarias, en consecuencia la liquidación del impuesto ha de realizarse ante la Administración Tributaria Canaria. Por su parte, conforme a lo establecido en el artículo 6.1 de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, a los contribuyentes que tengan su residencia habitual en España se les exigirá el impuesto por obligación personal, con independencia de donde se encuentren situados los bienes o derechos que integren el incremento del patrimonio gravado. Dado que la esposa heredera de todos los bienes del causante tiene su residencia habitual en España, se le exigirá el impuesto por todos los bienes heredados, independientemente de donde se hallen situados, por tanto habrán de incluirse tanto los bienes radicados en Venezuela como los radicados en Navarra. Excede de las funciones de este servicio la información referida a la forma en que tributa dicha sucesión en Venezuela por los bienes allí radicados. No obstante lo anterior, en el supuesto de que se tributara en Venezuela o en cualquier otro país por los bienes del causante allí radicados, el artículo 23 de la Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, ha establecido una deducción por doble imposición internacional que literalmente expresa: "1.- Cuando la sujeción al impuesto se produzca por obligación personal, tendrá el contribuyente derecho a deducir la menor de las dos siguientes cantidades: a.- El importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero por razón de impuesto similar que afecte al incremento patrimonial gravado en España. b.- El resultado de aplicar el tipo medio efectivo de este impuesto al incremento patrimonial correspondiente a bienes que radiquen o derechos que puedan ser ejercitados fuera de España, cuando hubiesen sido sometidos a gravamen en el extranjero por un impuesto similar. Por tanto, en el supuesto de que en Venezuela se tuviera que tributar por heredar los bienes allí radicados, en España se aplicará la deducción conforme al criterio antes citado. Es importante tener en cuenta que las distintas Comunidades Autónomas a las que ha cedido el impuesto, han establecido determinados beneficios fiscales en forma de reducciones, bonificaciones, etc. Por lo que a la Comunidad Autónoma de Canarias se refiere, en la disposición adicional decimonovena de la Ley 14/2007, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales para 2008, ha establecido una bonificación en la cuota tributaria del 99,9%, en los siguientes términos: "Los sujetos pasivos incluidos en los grupos I y II de los previstos en el artículo 20.2.a) de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, aplicarán una bonificación del 99,9% de la cuota tributaria derivada de las adquisiciones <> y de cantidades percibidas por los beneficiarios de seguros sobre la vida que se acumulen al resto de bienes y derechos que integren la porción hereditaria del beneficiario." Esta bonificación es aplicable a los hechos causantes (fallecimientos ) producidos a partir del día 1 de enero de 2008. Para que sea aplicable dicha bonificación se requiere, en primer lugar, que el sujeto pasivo esté encuadrado dentro de dichos grupos de parentesco, descendiente, ascendiente, cónyuge o adoptado. Además, se requiere que el causante hubiera tenido su residencia habitual en Canarias durante los cinco años anteriores, contados de fecha a fecha, que finalicen el día anterior al de devengo (fallecimiento).
Actualizado  14/12/2012