Está en:

Información Tributaria desde la Web

Consulta VINCULANTE n° 814


  • Fecha salida:  05/02/2009
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: empresa con domicilio fiscal en Madrid, cuyo objeto social es la gestion de instalaciones y actividades deportivas recreativas y de ocio, asi como la compraventa y arrendamiento de inmuebles. La pregunta es la siguiente: a finales de 2008 alquiló para realizar una actividad un barco a una empresa canaria, y dias después compró este barco. La empresa canaria le facturo ambas cosas con un I.G.I.C. del 13%. En estos momentos recibe una factura mensual por el atraque con el 5% de I.G.I.C. También ha alquilado el barco a empresas canarias emitiendo facturas con el 13%. Querriamos saber si habria que declarar ese igic, cuales serían los pasos a seguir (modelos a presentar) y si podría pedir la devolución en caso de resultar negativa la declaración.
  • Respuesta: Conforme a lo establecido en el número 1.5º del Anexo II de la Ley 20/1991, de 7 de junio, la importación y entrega de embarcaciones y buques de recreo o deportes náuticos que tengan más de nueve metros de eslora en cubierta, excepto las embarcaciones olímpicas, tributan en IGIC al tipo impositivo incrementado del 13%. De otra parte, conforme al número 2.2º del citado Anexo II, tributan igualmente al tipo incrementado del 13% el arrendamiento de los demás bienes relacionados en el número 1, cuya entrega o importación tribute al tipo incrementado regulado en este Anexo. Por tanto, se han repercutido correctamente las cuotas de IGIC en el arrendamiento y en la posterior entrega del barco. Cuotas que la empresa canaria habrá de autoliquidar ante la Administración Tributaria Canaria en el periodo correspondiente al devengo de dichas operaciones. El artículo 5.4.a) de la Ley 20/1991, considera empresarios a quienes realicen una o varias entregas de bienes o prestaciones de servicios que supongan la explotación de un bien corporal o incorporal con el fin de obtener ingresos continuados en el tiempo, considerando como tales, en todo caso, a los arrendadores de bienes Por ello, una vez que la empresa con domicilio fiscal en Madrid, adquiere el barco para dedicarlo a la actividad de arrendamiento en Canarias, adquiera la consideración de empresario. De otra parte, el artículo 17.2 de la Ley 20/1991, considera establecimiento permanente cualquier lugar fijo de negocio donde el sujeto pasivo realice actividades empresariales o profesionales. En particular tendrán esta consideración la sede de dirección, sucursales, oficinas, fábricas, talleres, instalaciones, almacenes, tiendas y, en general las agencias o representaciones autorizadas para contratar en nombre y por cuenta del sujeto pasivo. En consecuencia, entendemos que la empresa con domicilio fiscal en Madrid, opera en Canarias a través de un establecimiento permanente al realizar en dicho territorio la actividad de arrendamiento de bienes, en este caso el barco adquirido para tal finalidad. Al tener establecimiento permanente en Canarias, su régimen fiscal es el mismo que el de cualquier otro empresario o profesional establecido en Canarias, por lo que habrá de cumplir las obligaciones que corresponden a los sujetos pasivos del IGIC, como son: la presentación de la declaración censal de comienzo de operaciones, modelo 400, con anterioridad al inicio efectivo de las mismas; la obligación emitir facturas y de repercutir las cuotas del impuesto en las operaciones sujetas y no exentas que realice; a llevar los libros registro de facturas emitidas y recibidas, a realizar las autoliquidaciones periódicas correspondientes, modelos 420 o 411, y cumplir el resto de las obligaciones materiales y formales de los sujetos pasivos del impuesto. En consecuencia, habrá de repercutir y autoliquidar las cuotas de IGIC ante la Administración Tributaria Canaria, de las que podrá deducirse las cuotas del impuesto soportadas en la adquisición de bienes y servicios que destine a la realización de operaciones sujetas y no exentas. Por tanto, no procede en este caso la devolución de cuotas a personas no establecidas porque la empresa opera en Canarias mediante un establecimiento permanente. La recuperación de las cuotas soportadas se realizará mediante el mecanismo de la deducción de éstas de las cuotas repercutidas a sus clientes en las correspondientes facturas.
Actualizado  14/12/2012