Está en:

Información Tributaria desde la Web

Consulta VINCULANTE n° 616


  • Fecha salida:  31/08/2007
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: 1ª PREGUNTA VOY A MONTAR UNA TIENDA DE VENTA MUEBLES DE COCINAS COMO COMERCIANTE MINORISTA PUES VA DESTINADO AL CLIENTE FINAL A) ENTIENDO QUE NO DEBO REPERCUTIR EL IGIG SOBRE LA MERCADERIA B) SI EL COMPRADOR DESEA QUE YO SE LOS MONTE DEBO HACER UNA FRA POR EL MONTAJE Y COBRAR IGIC SOBRE EL IMPORTE DEL MISMO 2º PREGUNTA SI FABRICO YO LAS ENCIMERAS DE GRANITO DANDOME DE ALTA EN EL EPIGRAFE CORRESPONDIENTE , PARA SU POSTERIOR VENTA LO CUAL CONSIDERO UNA PRESTACION DE SERVICIOS SUJETA A IGIC ME HACE PERDER LA CONDICION DE COMERCIANTE MINORISTA 3ª PREGUNTA EN LA PAGINA DE LA HACIENDA CANARIA CITA CIEN EJEMPLOS SOBRE EL IGIC ¿ SON VINCULANTES ? 4ª PREGUNTA EN UN MISMO LOCAL PUEDO EJERCER ACTIVIDADES QUE UNAS LLEVEN IGIC Y OTRAS NO CON LOS EPIGRAFES QUE LE CORRESPONDA A CADA ACTIVIDAD
  • Respuesta: La consideración de comerciante minorista en el IGIC exige la concurrencia de dos requisitos simultáneos, el primero el no someter a procesos fabricación, elaboración o manufactura los bienes muebles o semovientes que comercialice y el segundo que sus entregas de bienes muebles o semovientes efectuadas en el año inmediatamente anterior tengan por destino mayoritariamente a particulares (más correctamente, que la suma de las contraprestaciones correspondientes a las entregas de dichos bienes en establecimientos situados en las Islas Canarias a quienes no tengan la condición de empresarios o profesionales o a la Seguridad Social, efectuadas durante el año precedente, hubiera excedido del 70 por 100 del total de las realizadas). Conviene aclarar respecto al segundo requisito que, en el supuesto de ser el año de inicio de la actividad, y dado que no es posible conocer las contraprestaciones del año anterior, se presumirá que tendrá la consideración de comerciante minoristas durante el año de inicio de su actividad si el epígrafe que le corresponde a efectos del IAE es el de comerciante al por menor. Por tanto, y respondiendo a su primera afirmación, no es suficiente con que los muebles de cocina que comercialice vayan destinados a clientes finales para que las ventas que realice se encuentren exentas por tratarse de entregas de bienes muebles o semovientes realizadas por comerciantes minoristas en el desarrollo de su actividad, además es necesario que no realice la fabricación o transformación de los mismos. Respecto a la fabricación de encimeras de granito para su posterior venta, dado que se trata de un proceso de fabricación ya se incumpliría el primero de los requisitos expuestos con anterioridad, por lo que en dichas ventas no tendría la consideración de comerciante minorista. Aclarar que un sujeto pasivo puede realizar distintas actividades diferenciadas, es decir, podría ser comerciante minorista en una de ellas y no serlo en otra, aunque deben analizarse las distintas actividades que realice para determinar el régimen de deducciones que le sea aplicable. También se menciona en la consulta la circunstancia de que, si el cliente lo desea, también se realiza el montaje de los muebles de cocina, entendiendo el consultante que dicho montaje se facturaría aparte de la venta. Al respecto, en diversas consultas realizadas sobre este tipo de actividad se ha partido de que las tiendas de "muebles de cocina" no siguen el mismo régimen de las tiendas que se limitan a vender mobiliario en general. En concreto, la operativa típica de dicha actividad consistente en el diseño, a conformidad del cliente, y a la vista de catálogos, medios informáticos de diseño virtual o exposición en la propia tienda de distintos modelos, de un conjunto de mobiliario de cocina, con una funcionalidad única, y adaptado a las necesidades del cliente, para la posterior instalación de dicho mobiliario por personal con cierta especialización. En sucesivas consultas se ha informado que dicha operativa se corresponde con la de aquella que tiende a la consecución de un resultado material previo encargo del cliente, es decir, con la de una ejecución de obra, a diferencia de la comercialización de otros muebles previamente fabricados y que el cliente adquiere sin ningún proceso de transformación o adaptación, tales como sillas, mesas, armarios, etc., aunque también pueda ser necesario un proceso simple de montaje, normalmente realizado por el propio cliente, presentándose las piezas desmontadas esencialmente en función de la necesidad de la comodidad y ahorro de costes en su transporte. No obstante, el hecho de que, bien por exigencias de la propia marca fabricante de las cocinas o por la reducción de costes de producción dicho mobiliario de cocina se produce en medidas estandarizadas que permitan una fácil adaptación a las solicitudes del cliente, no supone desvirtuar la existencia de una operación consistente en una ejecución de obra, si bien es posible que el cliente adquiera directamente los módulos pertinentes y proceda a su instalación por sus propios medios, entendiendo que para ello no es necesario la utilización de herramientas o habilidades especiales, como ocurre con otro tipo de mobiliario. En la medida en que las ejecuciones de obra en el IGIC - como es el caso de la venta con instalación a que se refiere el consultante - reciben la calificación de prestaciones de servicio - salvo las ejecuciones de obra de construcción o rehabilitación de edificaciones en las que el empresario que ejecute la obra no aporta los materiales utilizados o el coste de los aportados no excede del 20 por 100 de la base imponible, que reciben el tratamiento de entregas de bienes, pero que no son el supuesto planteado por el consultante, - no podrán entenderse incluidas como entregas de bienes realizadas por comerciantes minoristas. A tal efecto, la ejecución de obra se considera una prestación única, es decir, no es posible entender que existe una entrega de muebles de cocina y una prestación de servicios de instalación. La información contenida en la página web de tributos se deriva del deber de información y asistencia a los obligados tributarios que se refiere el artículo 85 de la Ley General Tributaria, y tendrán los efectos que correspondan a su contenido. Por ejemplo, la citada por el consultante como "Cien ejemplos sobre el IGIC" no tiene mayor efecto que el meramente informativo, así como, entre otras, las respuestas que corresponden consultas efectuadas por otros consultantes mediante correo electrónico como el presente. El carácter vinculante de las consultas tributarias se restringe a las consultas escritas a que se refiere el artículo 88 de la Ley General Tributaria efectuadas por los obligados tributarios en relación a las obligaciones tributarias que le sean propias,que, en principio, sólo obligarían a la Administración Tributaria respecto a dicho obligado tributario y a la respuesta notificada al mismo, si bien el artículo 89, apartado 1º de la citada LGT extiende dichos efectos vinculantes a cualquier otro obligado tributario "siempre que exista identidad entre los hechos y circunstancias de dicho obligado y los que se incluyan en la contestación a la consulta", por lo que, entre otros medios, los criterios emitidos en las consultas vinculantes se les da publicidad en la propia página web. Por último, con carácter general, nada impide que en un mismo local el sujeto pasivo realice diversas actividades en sectores diferenciados o actividades económicas distintas en el IGIC. Una excepción sería la aplicación del régimen especial de la agricultura en los productos obtenidos en las explotaciones que se comercialicen en establecimientos en los que el sujeto pasivo titular realice otras actividades distintas de la propia explotación agrícola, forestal o ganadera (artículo 55.5.4º de la Ley 20/1991), que quedan fuera del régimen especial.
Actualizado  14/12/2012