Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta VINCULANTE n° 1422


  • Descargar  212,65 KB
  • Fecha salida:  08/08/2011
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Art. 4.1 Ley 20/1991 Art. 5.1 Ley 20/1991 Art. 10.1.18º, 10.1.27º y 10.3 Ley 20/1991 Art. 11 Ley 20/1991 Art. 19.1.2º.b) Ley 20/1991 Art. 27.1.4º Ley 20/1991 Art. 58 ter.2 Ley 20/1991 Anexo II.1.9º Ley 20/1991 Anexo III Ley 20/1991 D.A.Octava.Uno.3 Ley 20/1991 Art. 14.1 y 2.1º R.D. 2538/1994 Art. 42.1.2º.b) R.D. 2538/1994 ;
  • Texto consulta: La sociedad consultante pretende iniciar un negocio de compraventa de oro y metales preciosos, compraventa con pacto de retracto y empeño de los mismos, de particulares. Los metales adquiridos los destina a la venta a : a) Empresas industriales para su fundición La sociedad mercantil consultante pretende iniciar un negocio de compraventa de oro y metales preciosos, compraventa con pacto de retracto y empeño de los mismos b) Intermediarios que lo entregarán a empresas de fundición c) Particulares Las mercancías que se venden a otras empresas son chatarra de chatarra de oro y piedras preciosas, cuyo destino final será la entrega a empresas que lo fundirán. Las ventas a empresas pueden ser a empresas establecidas en Canarias o fuera del territorio canario. En los casos de ventas a empresas establecidas fuera de Canarias, la exportación puede hacerse por el transmitente, por el adquirente no establecido en Canarias o por un tercero en nombre y por cuenta de éste. En lo que se refiere al empeño, la operación es la siguiente: El particular recibe un préstamo dejando como garantía una joya en depósito. El importe que se recibe es el equivalente al valor de tasación de la joya. Pasado el período del contrato, el particular puede, o bien recuperar la joya a cambio del dinero recibido al inicio de la operación más un interés, o renovar el período del contrato pagando el interés pactado. Si no acude a retirar la joya o renovar el contrato, la joya pasa a propiedad de la empresa. En el caso de compraventa con pacto de retracto o contrato de venta recuperable, el particular vende la joya a la empresa recibiendo como contraprestación el valor de la misma. En el contrato de compraventa se establece un período mediante el cual el vendedor se reserva el derecho de recuperar los efectos vendidos con pacto de retracto acorde al artículo 1507 y siguientes del Código Civil. Durante este tiempo el comprador se compromete a custodiar las joyas y el vendedor puede recuperarlas por un precio estipulado en el contrato que corresponde al precio de venta inicial más una cantidad en concepto de custodia y administración. Si llegado el vencimiento no ejercita el derecho de retracción, la empresa venderá las joyas. De acuerdo con lo manifestado, se consulta por la sujeción a IGIC o al concepto de Transmisiones patrimoniales Onerosas (en adelante TPO) del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados de las compras a particulares. Menciona el consultante diversas sentencias (TS de 18 de enero, TSJ de Cataluña 742/2007, de 29 de junio, TSJ de Cataluña 701/2007 de 21 de junio) en las que se considera que la operación no está sujeta ni al Impuesto sobre el Valor Añadido ni a TPO. En el caso de que se considere sujeto a TPO, se consultan los requisitos formales de la liquidación, en particular, si se puede hacer una autoliquidación para cada compra consignando los datos del comprador o si se pueden hacer declaraciones que incluyan varios compradores. También se realizan las siguientes consultas: Si las actividades de la consultante se encuentran sujetas y exentas de IGIC o no y, en su caso, el tipo impositivo aplicable. Si se puede acoger al régimen especial del oro de inversión Si se produce un supuesto de inversión del sujeto pasivo en la venta en base al artículo 19.1.2º.b) de la Ley 20/1991. En los casos en que se venda a empresas establecidas fuera del territorio de aplicación del impuesto y el adquirente es quien los transporta fuera de Canarias, si se puede acoger a la exención por exportación y requisitos formales, en especial si el adquirente no establecido puede presentar un solo DUA de exportación englobando todas sus adquisiciones de oro en Canarias a distintos empresarios o debe presentar, para justificar la exención, tantos DUA como adquisiciones se realizan. En lo que se refiere al empeño, si puede acogerse a la exención del IGIC del artículo 10.1.18 de la Ley 20/1991
  • Respuesta: Primero. Se encuentra sujeta al IGIC la entrega en Canarias de chatarra de oro y piedras preciosas que realiza la sociedad mercantil consultante, con independencia del adquirente del mismo. Se encuentra sujeta al IGIC la adquisición en Canarias de chatarra de oro y piedras preciosas que la sociedad mercantil consultante realiza, siempre que el vendedor sea un empresario o profesional y el bien vendido se encuentre integrado en su patrimonio empresarial o profesional. No se encuentra sujeta al IGIC la entrega de chatarra de oro y piedras preciosas en favor de la sociedad mercantil consultante efectuada por un particular, o por un ente sin personalidad jurídica a que se refiere el artículo 35.4 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, siempre que este ente no tenga carácter empresarial o profesional. Segundo. La entrega de chatarra de oro y piedras preciosas sujeta al IGIC tributa con carácter general al tipo incrementado del 13 por 100, salvo que se den las circunstancias objetivas y subjetivas previstas en las letras a), b) y c) del Anexo II.1.9º de la Ley 20/1991, en cuyo supuesto la entrega tributa al tipo general del 5 por 100. Tercero. Si bien parece desprenderse que la adquisición del chatarra de oro y piedras preciosas que realiza la entidad mercantil consultante es para su posterior entrega sin transformación, y si bien puede realizar entrega de los mismos a particulares, parece desprenderse del texto de la consulta que la actividad comercial se dirige básicamente a la venta de chatarra de oro y piedras preciosas a empresas industriales para su fundición y a intermediarios que lo entregarán a empresas de fundición, por lo que lo más razonable es suponer que el consultante incumple el requisito cuantitativo para su consideración como comerciante minorista en el IGIC. No obstante, de cumplirse las dos condiciones establecidas en el artículo 10.3 de la Ley 20/1991, las entregas de chatarra de oro y piedras preciosas que realiza la entidad mercantil consultante se encontrarían sujetas y exentas del IGIC. Cuarto.- Se encuentra sujeta pero exenta del IGIC la entrega de chatarra de oro y piedras preciosas puesta a disposición del adquirente en Canarias, que sea enviada o exportada a otro territorio distinto de Canarias por la propia entidad mercantil consultante, por el adquirente no establecido en las Islas Canarias o por un tercero en nombre y por cuenta de éste, siempre y cuando se cumplan, tratándose de una expedición de carácter comercial, los requisitos temporales y formales establecidos en los números 1 y 2.1º del artículo 14 del Real Decreto 2538/1994. En las declaraciones de exportación (DUA de exportación) que se formalicen a la salida de los bienes de las Islas Canarias podrán adjuntarse una pluralidad de facturas, que deberán consignarse debidamente en la declaración. Quinto.- Se encuentran exentos de IGIC los intereses devengados con ocasión de la concesión de un préstamo con prenda, es decir, del empeño de oro, otros metales preciosos o joyas, por parte de la sociedad mercantil consultante, en virtud de lo establecido en el artículo 10.1.18.b) de la Ley 20/1991. No obstante, no puede aplicarse dicha exención respecto a los contratos de compraventa con pacto de retracto y la contraprestación derivada de los gastos de "custodia y administración", también llamados "sobreprecio", "bonificación" o "indemnización por rescate" cuando se ejercite el retracto de la compraventa, sobre esta contraprestación deberá aplicarse el tipo general del 5 por 100 del IGIC. Sexto.- En la medida en que las entregas que realiza la sociedad consultante a otras empresas consistan en chatarra de oro, cuyo destino final será la entrega a empresas que lo fundirán, puede concluirse que no se trata de oro de inversión, concepto que se limita exclusivamente a ciertos lingotes, láminas o monedas de oro que cumplan las características legalmente establecidas, y por tanto la sociedad mercantil consultante no se encuentra acogido al régimen especial aplicable a las operaciones con oro de inversión.Séptimo.- En todo caso, en las entregas que realice la sociedad mercantil consultante de oro sin elaborar o de productos semielaborados de oro, de ley igual o superior a 325 milésimas, definidos conforme establece el artículo 42.1.2º.b) del Real Decreto 2538/1994, se invertirá el sujeto pasivo en el adquirente, siempre y cuando se trate de empresarios o profesionales o entes públicos y personas jurídicas que no actúen como empresarios o profesionales, todo ello de acuerdo con el artículo 19.1.2º.b) de la Ley 20/1991. Esta inversión se producirá aunque tales adquirentes no se encuentren establecidos en Canarias. No se producirá la inversión del sujeto pasivo cuando la entidad mercantil consultante entrega en Canarias bienes distinto del oro sin elaborar o de productos semielaborados de oro, de ley igual o superior a 325 milésimas, definidos conforme establece el artículo 42.1.2º.b) del Real Decreto 2538/1994.
Actualizado  14/12/2012