Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta VINCULANTE n° 1350


  • Descargar  176 KB
  • Fecha salida:  14/04/2010
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Art. 3 Ley 20/1991 Art, 4.1 y 2 Ley 20/1991 Art. 8.1 y 2.1º Ley 20/1991 Art. 17.Dos Ley 20/1991 Art. 21.a) Ley 20/1991 Art. 59 Ley 20/1991 ;
  • Texto consulta: La sociedad consultante está constituida en España y establecida en territorio peninsular, y su objeto social es la prestación de servicios integrales de distribución para los sectores de restauración, retail y tabaco. La sociedad suministra, en su condición de operador logístico homologado por un empresario dedicado a la elaboración de la denominada comúnmente "comida rápida" (en adelante, franquiciador), productos de alimentación y otros de menaje, limpieza así como determinados de carácter promocional (en adelante los productos) a restaurantes franquiciados por éste último empresario en Canarias. Según precisa el escrito de consulta, la sociedad en la actualidad compra los productos a aquellos proveedores determinados por el franquiciador, y surte a los restaurantes franquiciados por ésta en territorio canario al precio y en los plazos fijados igualmente por aquella. De este modo, provee de los productos a los destinatarios finales en Canarias, restaurantes franquiciados, desde el territorio de aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante, IVA), figurando como exportador en el Documento Único Administrativo de Exportación (DUA de Exportación), lo que determina que estas entregas estén exentas del IVA por el artículo 21.1º de la Ley 37/1992. Los restaurantes franquiciados aparecen en la citada documentación como importadores, quedando obligados a satisfacer el IGIC devengado en el citado territorio con ocasión de las importaciones allí realizadas como sujetos pasivos. La franquiciadora ha considerado oportuno introducir mejoras en la cadena logística exigiendo a sus proveedores que garanticen a los restaurantes por ésta franquiciados en territorio canario, la existencia de un stock de productos con un periodo de rotación de entre ocho y doce días, en el mismo territorio, de manera que se asegure un total y continuo abastecimiento de productos a los efectos de lograr un mejor desarrollo del negocio así como para evitar problemas que pudieran derivarse de eventuales situaciones de causa mayor, tales como huelgas, inclemencias climáticas, etc. Esta mejora comercial en el modelo de suministro determina para la entidad mercantil consultante la necesidad de disponer de un stock de productos en rotación en territorio canario, productos que irán siendo suministrados a los restaurantes franquiciados según sus necesidades. Este modelo de distribución se mantendrá no obstante de forma simultánea al actual modelo de distribución, en el que no existe producto en stock y los productos se remiten a los restaurantes franquiciados directamente, dependiendo de los bienes de que se trate. A los efectos de desarrollar sus actividades bajo este nuevo modelo de distribución en Canarias, la sociedad consultante contrata los servicios de una compañía de soluciones logísticas integrales, para que la misma se encargue del almacenamiento de los productos en territorio canario para su posterior distribución a los restaurantes franquiciados, en función de las necesidades de los mismos, esto es, siguiendo una operativa conocida comercialmente como "consignment stock" o stock en consigna. La compañía logística va a almacenar los productos en las instalaciones que la misma tiene contratadas con otra entidad bajo la titularidad de Depósito Franco, localizado éste en el muelle pesquero del puerto de Las Palmas de Gran Canaria. La compañía logística no tiene ninguna capacidad para actuar en nombre y representación de la sociedad consultante, ni contrata por su cuenta ni realiza en definitiva ninguna actividad que pueda de cualquier manera vincular a la entidad mercantil consultante. La compañía logística se limita al mero almacenamiento y distribución de los productos en territorio canario, según las indicaciones que al efecto le facilita la sociedad consultante, que a su vez emite las órdenes en función de las necesidades de los restaurantes franquiciados en territorio canario en este caso; por tanto, la sociedad enviará productos desde territorio peninsular a territorio canario donde se almacenarán en un Depósito Franco localizado en el muelle pesquero del puerto de Las Palmas de Gran Canaria. La importación de tales productos que realizará la sociedad consultante estará sujeta al IGIC, pero en la medida en que dichos productos son vinculados a un Depósito Franco, dicha importación se encuentra exenta del IGIC por aplicación de lo dispuesto en el artículo 15.1.b) de la Ley 20/1991. Una vez en Depósito Franco y estando los productos dentro del mismo, la sociedad consultante transmite la propiedad de éstos a los franquiciados según necesidades de los mismos. Estas entregas están sujetas al IGIC, pero exentas por aplicación de lo dispuesto en el artículo 13.1.2º de la Ley 20/1991. Una vez que los restaurantes adquieren la propiedad de los productos, se produce la salida de los mismos del Depósito Franco. La salida de los bienes del Depósito Franco determina el hecho imponible importación tal y como dispone el artículo 8.2.1º de la Ley 20/1991, siendo sujeto pasivo importador los franquiciados como propietarios de los mismos. Llegados a este punto, la sociedad consultante entiende que, a su juicio, por el desarrollo de la actividad anteriormente descrita, no dispone en Canarias de establecimiento permanente, ya que la mera capacidad de almacenamiento en Canarias no implica que exista un establecimiento permanente, al contrario de lo que ha manifestado la Dirección General de Tributos de la Comunidad Autónoma de Canarias en diversas consultas. A mayor abundamiento, estima que hay que considerar que el almacén donde son depositadas las mercancías, a efectos aduaneros, tiene la consideración de Depósito Franco; por ello, la introducción de los bienes en un depósito o área franca supone la no sujeción al IGIC por el concepto de importación de bienes en el territorio canario, con lo cual, técnicamente, mientras los bienes permanezcan en dicho Depósito Franco sin que se produzca la importación de los mismos, a efectos del IGIC, no puede considerarse que los mismos están situados en el territorio de aplicación del impuesto, por lo que no debe suponer este almacenaje de los bienes un lugar fijo de negocios desde el que se lleve a cabo una actividad empresarial. Con vista de estos antecedentes, la sociedad solicita que confirme o modifique los criterios expuestos, y en concreto: 1º) Que la actividad a desarrollar por la entidad mercantil consultante, bajo el nuevo modelo de distribución que supone el almacenamiento de productos en continua rotación en un Depósito Franco situado en Canarias para su distribución a restaurantes franquiciados establecidos en territorio canario, no implica la existencia de un establecimiento permanente a efectos del IGIC. 2º) Si está conforme a efectos del IGIC con la operativa descrita y que en definitiva determina la ausencia de obligaciones para la entidad mercantil consultante respecto del IGIC.
  • Respuesta: Es criterio vinculante de esta Dirección General de Tributos que: Primero.- El almacenamiento por la sociedad consultante de productos de su propiedad en los locales contratados por la compañía logística que le presta los servicios de almacenamiento, no determina la existencia de establecimiento permanente en el archipiélago canario, ya que la sociedad no dispone en las islas de ningún almacén como propietaria ni como arrendataria o titular de derecho real de uso. Segundo.- Las entradas de bienes en las Islas Canarias con destino a un Depósito Franco tienen la consideración de importaciones sujetas y exentas del IGIC. La posterior entrega de estos bienes en el interior del Depósito Franco está también sujeta y exenta del IGIC. Las salidas del Depósito Franco con destino a consumo realizadas por los adquirentes de los bienes tienen la consideración de importaciones sujetas al IGIC, siendo sujeto pasivo del Impuesto por este concepto el adquirente del producto como propietario. Tercero.- La sociedad consultante estará obligada a cumplir las obligaciones formales del IGIC derivadas de la importación por la entrada de los bienes en el Depósito Franco. En ningún caso, deberá presentar declaraciones censales, autoliquidaciones periódicas, declaración económica con terceras personas, llevar libros registros ni cualquier otra obligación del artículo 59 de la Ley 20/1991 al no estar establecida en el archipiélago.
Actualizado  14/12/2012