Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta VINCULANTE n° 1348


  • Descargar  152,8 KB
  • Fecha salida:  29/03/2010
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
  • Texto consulta: La sociedad mercantil consultante es una compañía con sede en territorio peninsular que se dedica a la venta de medicamentos y productos sanitarios. La sociedad no dispone de establecimiento permanente en las Islas Canarias y sus clientes son hospitales públicos y privados y empresarios/profesionales establecidos en la Península y en el archipiélago canario. Los medicamentos y productos sanitarios los adquiere la sociedad en el territorio de aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido y los vende luego en la península y en las Islas Canarias. La comercialización de los medicamentos y productos sanitarios la sociedad la hace en las islas Canarias de esta manera: los medicamentos y productos sanitarios (que son de su propiedad) los envía desde el territorio peninsular al archipiélago, y en Canarias los vende a sus clientes, mayoritariamente, en condiciones DDP ("Delivery Duty Paid", Incoterms 2000), lo cual implica la puesta a disposición y transmisión de la titularidad jurídica de dichos bienes a los clientes una vez que hayan sido despachados a la importación ante la Administración Tributaria Canaria. Por tanto, de acuerdo con estas condiciones, la entidad consultante es responsable de los gastos de transporte, trámites de despacho a la importación y pago de los tributos que se devenguen con ocasión de la importación de los bienes en territorio canario. Analizando estas operaciones, la sociedad señala en su escrito de consulta que, a efectos del IGIC, las entradas de esos bienes en el archipiélago tienen la consideración de importaciones de bienes sujetas y no exentas, y que el sujeto pasivo del IGIC es la propia entidad consultante. Además, detallando las distintas obligaciones del vendedor y comprador y una consulta de esta Dirección General de Tributos de fecha 18 de noviembre de 1999, precisa que la sociedad debe cumplir todas las obligaciones referidas, y entre ellas, la de los trámites a la importación y el pago de los impuestos exigibles en la misma. Así, en el momento de la importación, la sociedad presenta el Documento Único Administrativo (DUA), el documento de transporte de las mercancías desde la Península a territorio canario, la carta de pago (modelo 032) y el documento justificativo del valor en aduana, en este caso una factura pro forma al no existir factura comercial. Aclara igualmente que realizada la importación, realiza la venta de los medicamentos y productos sanitarios a sus clientes ubicados en las Islas Canarias (hospitales públicos y privados, así como empresarios o profesionales). La sociedad entiende, de acuerdo con los artículos 4.1 y 6.1 de la Ley 20/1991, que la puesta a disposición de los bienes y la transferencia de la titularidad jurídica a los clientes se lleva a cabo en territorio canario. Lo cual determina que nos hallamos ante una entrega sujeta y no exenta del IGIC realizada por una persona o entidad no establecida y que sea de aplicación el supuesto de inversión del sujeto pasivo. Por tanto, el sujeto pasivo del Impuesto de esta operación de entrega es el empresario y profesional y, en todo caso, el ente público para quien se realiza la operación, por lo que concluye que la sociedad no está obligada a repercutir cuota alguna de IGIC por las entregas de bienes en el archipiélago. En apoyo de este criterio cita una consulta tributaria de esta Dirección General de Tributos, de fecha 5 de julio de 1995, relativa a una entidad con domicilio fiscal en la Península que fue adjudicataria de un suministro de bienes para una Administración pública en Canarias. También mantiene que, como sociedad no establecida en las islas, tiene derecho a la devolución del IGIC soportado por los empresarios o profesionales no establecidos a que se refiere el artículo 48 de la Ley 20/1991. A la vista de estos antecedentes y consideraciones jurídicas, la sociedad solicita que le confirmen que: 1º) La entidad es sujeto pasivo de las importaciones de bienes realizadas en el territorio canario, dado que las condiciones de entrega pactadas con sus clientes son "Delivery Duty Paid" (DDP), que implica que el vendedor debe hacerse cargo del despacho a la importación de las mercancías. 2º) Con el fin de cumplir los trámites a la importación y proceder al pago del IGIC, la consultante vendrá obligada a diligenciar y presentar ante la Administración Tributaria Canaria la documentación referida con anterioridad. 3º) Que, de acuerdo con la operativa llevada a cabo por la consultante en territorio canario, la consultante tiene derecho a la recuperación de las cuotas de IGIC a la importación efectivamente pagadas, a través del procedimiento de devolución previsto en el artículo 48 de la Ley 20/1991 para empresarios o profesionales no establecidos en las Islas Canarias.
  • Respuesta: Es criterio vinculante de la Dirección General de Tributos: Primero.- La entidad consultante al realizar la importación de los bienes como propietario de los mismos, es sujeto pasivo del IGIC por el concepto de importaciones de bienes, y como tal sujeto pasivo, está obligada a presentar, con carácter general, ante la Administración Tributaria Canaria la correspondiente declaración escrita de importación, Documento Único Administrativo (DUA), a la que debe adjuntar los documentos a que se refiere el artículo 9.1 del Reglamento de gestión aplicable a las operaciones de importación y exportación relativas a los tributos derivados del Régimen Económico y Fiscal de Canarias. Al no existir en este caso una factura comercial, la entidad debe acompañar una "factura sin comercial", es decir, una factura proforma o a efectos estadísticos. Segundo.- La entrega posterior de los bienes objeto de importación a los entes públicos y empresarios o profesionales, todos ellos establecidos en Canarias, constituye una operación sujeta y no exenta de IGIC por el concepto de entrega de bienes. Dado que la entidad consultante no se encuentra establecida en las Islas Canarias, en todas estas opeaciones, se producirá la inversión del sujeto pasivo a que se refiere el artículo 19.1.2º de la Ley 20/1991, y, por consiguiente, los empresarios o profesionales y, en todo caso, los entes públicos destinatarios de las entregas de bienes, serán los sujetos pasivos del Impuesto y están obligados a cumplir las obligaciones materiales y formales del Impuesto. Tercero.- Puesto que las entregas de bienes que realiza están sujetas y no exentas al IGIC con inversión del sujeto pasivo, la entidad consultante tendrá derecho a la devolución del IGIC devengado en la importación de los bienes objeto de posterior entrega y del IGIC devengado y soportado en la adquisición de bienes o servicios que utilice en la realización de tales entregas, siempre y cuando no le resulte de aplicación algún supuesto de limitación o exclusión del derecho a deducir y se cumpla lo establecido en el artículo 2 de la Ley territorial 6/2008 y en el desarrollo reglamentario del artículo 48 de la Ley 20/1991.
Actualizado  14/12/2012