Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta VINCULANTE n° 1083


  • Descargar  0 KB
  • Fecha salida:  05/10/2006
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Art. 4.1 Ley 20/1991 Art. 5.1 y 2 Ley 20/1991 Art. 10.1.8), 12) y 14) Ley 20/1991 Art. 19.2 Ley 20/1991 Art. 19.2 Ley 42/1998 Art. 3.1 RD. 2538/1994;
  • Texto consulta: La entidad consultante es un ente asociativo sin personalidad jurídica y sin ánimo de lucro que se constituye con fecha 23 de mayo de 1986, en el marco de un régimen de "time-sharing" sistema club, constituido en relación a 63 apartamentos un complejo turístico residencial, compuesto de dos núcleos de edificaciones, radicado en un municipio de la Isla de Tenerife.Dada su naturaleza de "régimen preexistente" a los efectos de lo previsto en la disposición adicional segunda de la Ley 42/1998, de 15 de diciembre, sobre derechos de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles de uso turístico y normas tributarias, la entidad consultante fue objeto de adaptación a la citada ley mediante escritura pública de 11 de diciembre de 2000, posteriormente subsanada mediante escritura de 17 de enero de 2003.Continúa el consultante manifestando que el objeto de la entidad no es sino asegurar para sus socios el ejercicio del derecho que se deriva de la titularidad de cada uno de los 52 certificados de miembro emitidos en relación a cada apartamento, cada uno de los cuales atribuye a su titular el derecho de uso y utilización del mismo, totalmente amueblado, con carácter exclusivo el derecho de uso y disfrute durante una determinada semana del año hasta que se extinga la duración del régimen (en principio vigente hasta 31 de diciembre de 2040).A tal efecto, la entidad consultante tiene encomendadas las funciones de administración y gestión del club, lo que conlleva, directamente o mediante su contratación a terceros, la prestación de servicios de mantenimiento de apartamentos e instalaciones, seguro, pago de gastos e impuestos relativos al complejo y de cualquier otro razonablemente referido a la administración y conservación del mismo.Como ya fuera indicado, el club carece de ánimo de lucro, por lo que éste se limita a efectuar anualmente entre sus socios una derrama de los gastos incurridos.Continúa el consultante reproduciendo textualmente el artículo 89.1 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria y haciendo mención a una consulta tributaria vinculante emitida por la Dirección General de Tributos con fecha 30 de septiembre de 2004 -se comprueba por este Centro Directivo que el consultante se refiere a una consulta emitida por la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo de la Dirección General de Tributos del Ministerio de Economía y Hacienda en relación al IVA (consulta vinculante V0153-04, con fecha de salida 30/09/2004) -, en el sentido de que las operaciones que realiza una comunidad de propietarios consistente en la adquisición de los bienes y servicios necesarios para el mantenimiento, utilización, funcionamiento, etc, de los bienes, elementos, pertenencias y servicios comunes, y en la distribución de los gastos efectuados por tal concepto entre los miembros de la misma, no constituye una actividad de carácter empresarial o profesional a efectos del IVA. Dicha comunidad tiene, en este caso, la condición de consumidor final a efectos del IVA, no pudiendo deducir las cuotas del Impuesto soportadas en la adquisición de dichos bienes o servicios, ni repercutir dicho Impuesto sobre los comuneros con ocasión del cobro de las derramas que efectúan a los mismos.A este respecto, menciona también el consultante que la propia Dirección General de Tributos, en su contestación de 25 de septiembre de 1995, ya se había pronunciado en igual sentido, ésta vez respecto a la comunidad de propietarios creada en relación a un complejo de multipropiedad.No obstante lo anterior, manifiesta el consultante que la Dirección General de Tributos de la Comunidad Autónoma de Canarias, con fecha 17 de septiembre de 2001, manifiesta un criterio discrepante, entendiendo que la actividad de la comunidad de propietarios constituidas en relación a un complejo en régimen de multipropiedad, constituye una actividad empresarial a los efectos del Impuesto General Indirecto Canario, sin perjuicio de la posibilidad de solicitar la exención recogida en el artículo 10, número 1, apartado 12 de la Ley 20/1991, como entidades que, según dicho Centro Directivo, tienen encomendados objetivos de naturaleza exclusivamente cívica.Conforme a lo manifestado, el consultante solicita confirmación si, en línea con el criterio que, con carácter vinculante a efectos de IVA, sienta la Dirección General de Tributos del Ministerio de Economía y Hacienda, en su resolución de 30 de diciembre de 2004, la actividad desarrollada por la consultante, en su condición de ente asociativo sin ánimo de lucro, consistente en la adquisición de bienes y servicios necesarios para el mantenimiento del complejo y gestionar el adecuado ejercicio de sus derechos de uso en el mismo por parte de sus socios, en régimen de multipropiedad, llevando a cabo la distribución de los gastos efectuados por tal concepto entre los mismos, no constituye una actividad de carácter empresarial o profesional a efectos del IGIC.
  • Respuesta: Tienen la consideración de sujetos pasivos del IGIC las comunidades de titulares de derechos de aprovechamiento por turno encargadas de la administración, gestión y conservación de los club constituidos bajo dicho régimen, entendiéndose que realizan una actividad empresarial en los términos a que se refiere el artículo 5.1 de la Ley 20/1991 a efectos del IGIC.
Actualizado  14/12/2012