Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta VINCULANTE n° 1043


  • Descargar  159,12 KB
  • Fecha salida:  09/09/2005
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
  • Texto consulta: 

    La entidad consultante es una sociedad mercantil que gestiona una residencia para la tercera edad, constituyendo su objeto social la prestación de servicios asistenciales básicos tales como el hospedaje, manutención y atención personalizada a los residentes.

    La entidad consultante tiene previsto prestar junto con el servicio asistencial una serie de servicios complementarios de diversa índole y a demanda de los residentes:

    1) Consultas externas de profesionales médicos: podólogos, dermatólogos, logopedas y fisioterapeutas. Los residentes que así lo demanden podrán beneficiarse de los servicios de estos profesionales contratados por la consultante, la cual les facturará posteriormente por dichos conceptos.

    2) Venta de periódicos. La consultante venderá a los residentes periódicos en recepción, previamente adquiridos en el exterior.

    3) Servicios de peluquería y tintorería. Se contratará los servicios de profesionales para prestar dichos servicios a los residentes, facturándoles por dichos conceptos.

    4) Venta de medicamentos. La consultante adquirirá productos farmacéuticos de un centro autorizado (farmacia), los cuales serán empleados por un profesional sanitario, (enfermero). Por imposición legal la manipulación de medicamentos debe ser realizada por un profesional cualificado, para elaborar una serie de preparados que serán dispensados por éste a los residentes que así lo requieran por razones médicas,  facturándoles por dicho servicio.

    5) Servicio telefónico. Los residentes tendrán instalado un teléfono en cada una de sus habitaciones para efectuar llamadas telefónicas. Posteriormente se les facturará una cantidad determinada que dependerá de los minutos utilizados.

    La sociedad consultante facturará a los residentes, con carácter mensual, una cantidad fija en concepto de la prestación del servicio asistencial básico. Igualmente, en la misma factura se incluirá una determinada cantidad que dependerá, en todo caso, del uso que cada uno de los residentes haya realizado de los servicios indicados.

    Se consulta:

    1.- ¿Cuáles de los servicios descritos pueden considerarse prestación accesoria del servicio principal en que consiste la asistencia básica a los residentes (hospedaje, manutención y atención personalizada), teniendo en cuenta que el volumen de operaciones de cada uno de ellos no excede del 15 por 100 de la actividad principal?

    2.- Si dichos servicios tienen el carácter de prestación accesoria de la actividad principal,  ¿Puede repercutir la consultante un 5 por 100 de IGIC por el importe total de las cantidades facturadas a los residentes con carácter mensual?

    3.- Si se considera que alguno o todos los servicios descritos no son accesorios del servicio principal, ¿Cuál será el régimen de tributación aplicable respecto de cada uno de ellos a efectos del IGIC (sujeción, exención, tipo impositivo, régimen de deducciones, etc.?

    4.-  La prestación de alguno de estos servicios haría que la sociedad entrase en prorrata o tuviese que aplicar el régimen de deducción en sectores diferenciados de actividad?

    5.- ¿Cuántos sectores diferenciados de actividad tendría la entidad consultante conforme a los hechos expuestos?

  • Respuesta: 

     - La consideración de actividades accesorias a la que se refiere el artículo 34.2.a¿) de la Ley 20/1991 no implica que tales actividades deban tributar en el IGIC como la actividad principal a la que contribuyen a su realización. Por ello, perfectamente la actividad principal que desarrolla la entidad consultante, prestación de servicios asistencial básica, está sujeta y no exenta al IGIC y los servicios profesionales médicos y sanitarios que pueden catalogarse de actividades accesorias están sujetas pero exentas del IGIC. La consideración de actividad accesoria únicamente tiene eficacia en el ámbito de las deducciones, dado que la actividad accesoria seguirá el mismo régimen de deducciones que la actividad principal.

     - La entidad consultante desarrolla dos sectores diferenciados de actividades empresariales o profesionales. Un sector conformado por la actividad principal (prestación de servicio asistencial básico), las actividades accesorias de servicios profesionales médicos y sanitarios de podólogos, dermatólogos, logopedas y fisioterapeutas y elaboración de preparados, y las actividades de peluquería y tintorería y la actividad de servicios telefónicos.   Este sector tiene un porcentaje de deducción del 100 por cien. Otro sector diferenciado conformado por la actividad comercial por la que tiene la entidad consultante la consideración de comerciante minorista, es decir por la actividad de venta de periódicos y de medicamentos.  Este sector tiene un porcentaje de deducción del 0 por cien.
      
     - De acuerdo con la estructura de los sectores diferenciados de actividades empresariales o profesionales, la entidad consultante no aplica el régimen de prorrata salvo que ejercite el derecho a deducir de las cuotas soportadas en la adquisición o importación de bienes o servicios que se utilice en común en ambos sectores diferenciados. Para determinar el porcentaje de deducción tendrá que aplicar la prorrata general, no dando derecho a deducir, y por tanto debiendo figurar exclusivamente en el denominador de la fracción, el importe de las entregas de periódicos y medicamentos. Igualmente estará obligado a aplicar el régimen de prorrata si percibe subvenciones dirigidas a financiar las actividades empresariales o profesionales de la entidad consultante, salvo que se trate de subvenciones de capital concedidas para financiar la compra de bienes o servicios determinados expresamente. 


     

Actualizado  14/12/2012