Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 848


  • Descargar  38,23 KB
  • Fecha salida:  24/09/2003
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
  • Texto consulta: Se manifiesta en el escrito de consulta que una empresa, dedicada a la explotación de restaurantes, y que ha hecho una ampliación de capital, está construyendo un edificio de apartamentos y local, los cuales arrendará excepto el local, que lo explotará la propia empresa, por lo que se consulta si puede acogerse al artículo 25 de la Ley 19/1994 por la compra de los materiales de construcción, pagos de instalaciones, pagos al constructor, etc,, por el edificio que está construyendo y, en caso negativo, en qué bienes de inversión puede hacerlo.
    En el supuesto de que le hubiesen repercutido el IGIC en algunas facturas, se consulta si puede deducirlo como IGIC soportado en las declaraciones que está realizando ahora por la explotación de restaurantes.
  • Respuesta: La exención del IGIC prevista en el artículo 25 de la Ley 19/1994 es aplicable únicamente a las entregas de bienes calificados de inversión para el adquirente, bienes que deberán tener, entre otros requisitos, una unidad funcional desde el momento de su adquisición y poder ser debidamente identificables, condiciones que presumiblemente no recaen en las adquisiciones de materiales de construcción, y tampoco es aplicable a operaciones que, a falta de una mayor precisión por parte del consultante, no sean consideradas como entregas de bienes en el IGIC, tales como los pagos de instalaciones, pagos al constructor, posiblemente resultados de ejecuciones de obra que tendrían la consideración de prestaciones de servicios en el IGIC. A todo ello hay que unir el resto de requisitos propios de los bienes de inversión, tales como el límite cuantitativo de 3.005,06 euros.
    No obstante lo manifestado en el párrafo anterior, en el supuesto de ejecuciones de obras de edificaciones que tengan la consideración de entregas de bienes conforme al artículo 6.2.4º de la Ley 20/1994, es decir, ejecuciones de obra que tengan por objeto la construcción o rehabilitación de una edificación, cuando el empresario que ejecute la obra aporte una parte de los materiales utilizados, siempre que el coste de los mismos exceda el 20 por 100 de la base imponible - que pudiera ser el objeto de lo que el consultante denomina como "pagos al constructor"- el bien inmueble resultante de dicha ejecución de obra, en el caso de afectarse íntegramente a la actividad del sujeto pasivo como bien de inversión, podrá beneficiarse de la exención prevista en el artículo 25 de la Ley 19/1994, si bien con las limitaciones previstas en dicha referencia legal. Dado que el bien inmueble se destinará en parte al desarrollo de una actividad presumiblemente excluida de dicho beneficio fiscal, como es la de arrendamiento de inmuebles, únicamente podría aplicarse la exención en la parte de la cuota tributaria repercutida por el constructor que tenga por objeto la ejecución de obra referida a la construcción del local para la actividad de restauración. No existiendo presunción legal o reglamentaria alguna con vistas a determinar el alcance de dicha proporción, la misma se fijará en función de la afectación de la parte de los bienes inmuebles que se vayan a utilizar realmente en la actividad de restauración, en este caso, el local respecto al total de la edificación.
    Respecto a la deducibilidad de las cuotas soportadas por las adquisiciones de bienes y servicios destinados a su utilización en la actividad, la misma se encuentra constituida presumiblemente, a efectos del IGIC, por dos sectores diferenciados. Por una parte, el sector diferenciado de restauración, con derecho a la deducción de las cuotas soportadas en su actividad conforme al régimen general de deducciones, y por otra parte el sector diferenciado de arrendamiento de apartamentos, del cual se presume en la presente consulta que le es de aplicación la exención del IGIC prevista en el artículo 10.1.23) de la Ley 20/1991 -se trata de arrendamiento de apartamentos destinados a vivienda sin que el arrendador preste los servicios complementarios a que se refiere el artículo 10.1.23).b¿)de la Ley 20/1991- , sin derecho a la deducción de las cuotas soportadas en su actividad. En consecuencia, el consultante deberá aplicar independientemente el régimen de deducciones de las cuotas soportadas que le corresponda en función del destino de la utilización en las adquisiciones de bienes y de servicios que las originan, y para aquellos bienes y servicios de utilización en común en los dos sectores diferenciados, aplicar la prorrata general prevista en el artículo 37, números 1 y siguientes, de la Ley 20/1991. Por último, en el supuesto de adquisiciones de bienes de inversión, deberá practicar las regularizaciones previstas en el artículo 40 de la Ley 20/1991.
    Formalmente, podrá ejercer el derecho a la deducción de las cuotas soportadas resultado de la construcción del edificio que exclusivamente se destinen a su actividad de restauración en las declaraciones liquidaciones que presente en el ejercicio de su actual actividad de restauración. Respecto de aquellas cuotas que correspondan a bienes que se utilizarán en común en los dos sectores diferenciados de restauración y arrendamiento, y asumiendo que el sector de arrendamiento constituye una nueva actividad respecto a la que viene desarrollando de restauración, provisionalmente el empresario aplicará un porcentaje provisional propuesto por el mismo mediante la correspondiente modificación del Alta Censal (Modelo 400) a esta Consejería de Economía y Hacienda, salvo que esta última fije uno diferente en atención a las características de la correspondientes actividades, todo ello conforme al artículo 43 de la Ley 20/1991, teniendo tales deducciones carácter provisional sujetas a la debida regularización (artículo 43 bis de la Ley 20/1991) en aplicación de la regla de la prorrata.
Actualizado  14/12/2012