Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 759


  • Descargar  68,78 KB
  • Fecha salida:  10/03/2003
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Artículos 3, 16, 19.1.2º y 27 de la Ley 20/1991;
  • Texto consulta: Una empresa domiciliada en Gran Canaria importa desde Madrid mercancía directamente a su cliente domiciliado en Tenerife. La mercancía viene facturada a la empresa importadora y corre por su cuenta, asumiendo los riesgos de la operación.El cliente de la importadora, en Tenerife, liquida directamente, a través de su agente, los impuestos en la aduana y corre con el transporte interior, desde el levante de la mercancía hasta sus almacenes.

    El instante consulta si en la legislación del IGIC existe la posibilidad de que el cliente de la importadora, por inversión del sujeto pasivo u otra figura, soporte el IGIC de la importación, sin que quepa la posibilidad de que la empresa radicada en Gran Canaria pueda deducirse el IGIC devengado en la importación, ya que no ha sido quien lo ha satisfecho. Por otro lado, el instante pregunta por las obligaciones con respecto al IGIC del importador domiciliado en Gran Canaria.
  • Respuesta: En la introducción de mercancías en las Islas Canarias desde Península, es sujeto pasivo en el IGIC, por el concepto de importaciones de bienes, la empresa domiciliada en Gran Canaria que tiene la consideración de importador, al ser el destinatario de los bienes y tener el poder de disposición sobre los mismos, de conformidad con lo previsto en el artículo 21 bis de la Ley 20/1991, de 7 de junio, con independencia de cuáles hayan sido las estipulaciones entre esta empresa y su cliente en Tenerife sobre quién debe hacerse cargo de los tributos y de los costes de despacho de la mercancía, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 36 de la Ley General Tributaria. Posteriormente, la entrega que efectúa el citado importador a su cliente domiciliado en Tenerife tiene la consideración de entrega sujeta al IGIC, por estar localizada en Canarias, con lo que la empresa domiciliada en Gran Canaria deberá repercutir la cuota devengada del Impuesto, salvo que a la citada entrega le sea aplicable alguna de las exenciones contenidas en la normativa del IGIC. Por otro lado, a estas operaciones no les será de aplicación el supuesto de autorrepercusión del Impuesto, por inversión del sujeto pasivo, al no encontrarse en ninguno de los supuestos previstos en el artículo 19.1.2º de la Ley 20/1991, ya que, tanto quien realiza la entrega, es decir, la empresa establecida en Gran Canaria, como su cliente de Tenerife, están establecidos en el ámbito de aplicación del Impuesto.

    Por último, señalar que a la empresa domiciliada en Gran Canaria, en relación al IGIC, le corresponde el cumplimiento de las obligaciones formales previstas en el artículo 59 de la Ley 20/1991, de 7 de junio, desarrolladas por Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, por el que se aprueban las normas de gestión, liquidación, recaudación e inspección del Impuesto General Indirecto Canario y la revisión de los actos dictados en aplicación del mismo, sin perjuicio de las obligaciones que, en concepto de importador, le atribuye el Decreto 139/1991, de 28 de junio, por el que se aprueban las normas de gestión, liquidación, recaudación e inspección de las importaciones de bienes sujetas al Arbitrio sobre la Producción e Importación en Canarias, y de revisión de los actos dictados en aplicación del mismo y, en particular, la que le impone el deber de presentar, por sí mismo o por medio de representante o agente de aduanas debidamente autorizado, una declaración, en modelo DUA, para la liquidación e ingreso de las cuotas devengadas con ocasión de la importación, o para garantizar las citadas cuotas.
Actualizado  14/12/2012