Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 716


  • Descargar  62,63 KB
  • Fecha salida:  12/12/2002
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Art. 34.1y 2 Ley 20/1991 Art. 58 bis.1 Ley 20/1991;
  • Texto consulta: La entidad consultante desarrolla la actividad de venta al por menor de vehículos acuáticos, repuestos y accesorios de los mismos. También ejerce la actividad de reparación de los vehículos acuáticos. Los repuestos y accesorios se adquieren tanto para su venta posterior como para la actividad de reparación. Se desea conocer la correcta aplicación del IGIC, especialmente respecto al régimen de cuotas deducibles y como aplicar, si procede, la prorrata.
  • Respuesta: Visto escrito presentado por la entidad consultante, en el que se formula consulta tributaria relativa al Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), esta Dirección General de Tributos, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias (en adelante, Ley 20/1991), en relación con el artículo 24.4 e), del Decreto 338/1995, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de la Consejería de Economía y Hacienda, emite la siguiente contestación:
     
    PRIMERO.- La entidad consultante desarrolla la actividad de venta al por menor de vehículos acuáticos, repuestos y accesorios de los mismos. También ejerce la actividad de reparación de los vehículos acuáticos. Los repuestos y accesorios se adquieren tanto para su venta posterior como para la actividad de reparación. Se desea conocer la correcta aplicación del IGIC, especialmente respecto al régimen de cuotas deducibles y como aplicar, si procede, la prorrata.
     
    SEGUNDO.- Para la resolución de la consulta es clave discernir sobre si por la actividad comercial de venta de vehículos acuáticos, repuestos y accesorios tiene la entidad consultante la consideración de comerciante minorista o no, conforme a lo dispuesto en el artículo 10.3 de la Ley 20/1991.
     
    Por ello debemos distinguir dos supuestos:
     
    A) La entidad no tiene la consideración de comerciante minorista:
     
    Conforme al artículo 34.2.a.) de la Ley 20/1991, en el caso planteado existen dos sectores distintos de actividad, por un parte la actividad comercial por la que no tiene la consideración a efectos del IGIC de comerciante minorista y, por otra parte, la actividad de reparación. Se trata de dos sectores distinto de actividad dado que tienen asignado grupos diferentes en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE). Sin embargo, con carácter general, no se trata de sectores diferenciados de actividad puesto que sería altamente improbable que los porcentajes de deducción difiriesen en más de 50 puntos porcentuales. Por ello, estamos ante un solo sector de actividad y las cuotas soportadas en la adquisición o importación de bienes y servicios se deducirán conformen al porcentaje de deducción de este único sector.
     
    Se aplicará en este caso la regla de prorrata únicamente si se percibe subvenciones para financiar la actividad empresarial de la entidad consultante y siempre y cuando no se
     
    trate de subvenciones que se integran en la base imponible con arreglo a lo previsto en el artículo 22.2.b) de la Ley 20/1991 o se trate de subvenciones de capital percibidas para financiar la compra de determinados bienes o servicios. Igualmente se aplicará la regla de prorrata si en la actividad comercial entrega bienes a destinatarios que no tengan la condición de empresarios o profesionales, por la parte de la base imponible que corresponda al margen minorista, conforme a lo dispuesto en el artículo 10.27º, cuarto párrafo, de la Ley 20/1991.
     
    Respecto a las cuotas soportadas en la adquisición o importación de repuestos y accesorios que se utilizan para su entrega en la actividad comercial y para el desarrollo de las labores de reparación, se deducirán conforme al porcentaje de deducción del único sector de actividad que conforma la actividad comercial y la actividad de reparación.
     
    B) La entidad tiene la consideración de comerciante minorista.
     
    En este caso, conforme a lo dispuesto en el artículo 34.2.a.) y b.) de la Ley 20/1991, la entidad consultante desarrolla dos actividades diferenciadas: la actividad comercial por la que tiene la consideración de comerciante minorista y la actividad de reparación. Dado que se trata de dos actividades diferenciadas, conforme al número 1 del artículo anteriormente citado, deberá aplicar el régimen de deducción con independencia respecto de cada uno de ello. Ello implica que las cuotas de IGIC soportadas en la adquisición o importación de bienes y servicios que se utilicen exclusivamente en la actividad comercial no podrá deducirse, las que se utilicen exclusivamente en la actividad de reparación podrá deducirse conforme a la prorrata de este sector diferenciado, que será del 100 por cien salvo que perciba subvenciones para financiar la actividad empresarial de la entidad consultante y siempre y cuando no se trate de subvenciones que se integran en la base imponible con arreglo a lo previsto en el artículo 22.2.b) de la Ley 20/1991 o se trate de subvenciones de capital percibidas para financiar la compra de determinados bienes o servicios.
     
    Las cuotas soportadas en la adquisición o importación de bienes y servicios que se utilicen en común en la actividad comercial por la que tiene la consideración de comerciante minorista y en la actividad de reparación, se deducirá conforme a la prorrata general donde se computará las operaciones desarrolladas en ambos sectores diferenciados. A estos efectos, en el numerador de la prorrata se computará las operaciones, excluidos el IGIC, desarrolladas en la actividad de reparación y en el denominador estas mismas operaciones y el importe de las entregas de bienes realizadas en la actividad comercial. En el supuesto de percibir subvenciones se incluirán en el denominador.
     
    Respecto a la deducción de las cuotas soportadas en la adquisición o importación de repuestos y accesorios que se utilizan para su entrega en la actividad comercial por la que tiene la consideración de comerciante minorista y para el desarrollo de las labores de reparación, habrá que diferenciarse dos supuestos:
     
     
    A) Los repuestos y accesorios se adquieren en Canarias.
     
    En este caso únicamente es deducible el IGIC soportado en la adquisición de los repuestos y accesorios destinados a la actividad de reparación. En el caso de que se adquieran los repuestos y accesorios sin saber a priori cuales van destinados a la actividad comercial minorista y cuales van destinados a la actividad de reparación, se deducirá la cuota de IGIC soportada en la proporción que corresponda a los repuestos y accesorios adquiridos que se destinen a la actividad de reparación.
     
    B) Los repuestos y accesorios se importan.
     
     El artículo 58 bis.1 de la Ley 20/1991 establece que ¿las importaciones de bienes sujetas y no exentas que realicen los comerciantes minoristas para su actividad comercial estarán sometidas a un recargo por el margen mayorista que se incorpore en la venta posterior de tales bienes (¿)¿ . Conforme a lo expuesto las importaciones de repuestos y accesorios que vayan destinados a la actividad comercial realizado por un comerciante minorista está sujeto al pago de la cuota de IGIC y del recargo mencionado. Los repuestos y accesorios destinados a la actividad de reparación no está sujeto al pago del recargo.
     
    No obstante, lo habitual es que en el momento de la importación no se conozca cual es la proporción de los repuestos y accesorios que van destinados a la actividad comercial y cuales van destinados a la actividad de reparación.
     
    Esta Dirección General de Tributos ya se ha manifestado al respecto y ha expresado que estos casos se tendrá que satisfacer el recargo respecto al total de bienes importados. El IGIC abonado en la importación de repuestos y accesorios únicamente podrá deducirse en la proporción que respecto a tales bienes se utilice en la actividad de reparación. El recargo minorista en ningún caso podrá ser objeto de deducción. La recuperación del recargo abonado y que corresponda a la parte de los repuestos y accesorios utilizados en la actividad de reparación será a través del procedimiento de devolución de ingresos indebidos, siempre y cuando acredite de forma fehaciente, de acuerdo con el artículo 114.1 de la Ley General Tributaria, la utilización de los bienes importados en una actividad diferente a la actividad comercial.

    Lo que, de conformidad con lo establecido en la Disposición Adicional Décima, número tres, de la Ley 20/1991, y con el alcance previsto en el articulo 107 de la Ley General Tributaria, le comunico para su conocimiento y demás efectos.
     
Actualizado  14/12/2012