Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 443


  • Descargar  99,27 KB
  • Fecha salida:  04/01/2001
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - ART. LEY: 55 a 58 ART. REGLAMENTO: 112 a 124;
  • Texto consulta: El consultante expone el supuesto de una sociedad mercantil que tiene como actividad principal el comercio al por mayor de huevos y de carne en Régimen General y otra actividad, que califica como accesoria de la primera, de agricultura para la exportación. Así, plantea las siguientes cuestiones relativas al Régimen general y al especial de la agricultura y ganadería del Impuesto General Indirecto Canario:

    - Si por el hecho de haber presentado modelos 422 se encuentra en el Régimen Especial de Agricultura y Ganadería del Impuesto.

    - El hecho de presentar declaraciones liquidaciones modelos 422, ¿hace que se modifique la declaración censal de la sociedad mercantil, entendiéndose que ya estaría encuadrada en el régimen especial de agricultura?. ¿Sería obligatorio que la Administración notificase esa resolución?

    - Si por el hecho de haber presentado modelos 422 ya no pueden deducir el IGIC soportado en la actividad avícola en el Régimen General.

    - Al mismo tiempo y teniendo en cuenta que la actividad de Comercio Mayor de Huevos y de Carnes y la actividad de agricultura se realizan en lugares y municipios distintos a la sede donde de encuentra la sala de ventas, plantea que solamente se puedan deducir en el Régimen General las actividades ( ventas y bienes de Inversión afectos) desarrolladas en la sede de su sala de ventas.

    - La compatibilidad del Régimen General y el Régimen Especial de Agricultura y Ganadería. En el caso que las liquidaciones modelos 422 y 420 fueran incompatibles, ¿es factible devolver lo recibido vía 422 (solamente presentó 2 o 3 liquidaciones con importes poco relevantes) y así recuperar las cuotas deducibles vía 420?.

    - Por haber presentado las liquidaciones modelos 422, ¿sólo cabría la compensación del 1% del Régimen Especial de Agricultura?

    - A todos aquellos empresarios y sociedades que estén en el régimen especial de agricultura y ganadería y les pueda interesar modificar su declaración censal al régimen general, ¿en qué momento del año pueden hacerlo y con qué efectos?

  • Respuesta: lo establecido en los artículos 101 de la Ley 230/1963, de 28 de diciembre, General Tributaria, 55 de la Ley 20/91, en la redacción dada por la Ley 66/97, de 30 de diciembre (art. 9º, décimo) y el artículo 24 del Decreto 182/92, de 15 de diciembre, las sociedades mercantiles quedan excluidas del régimen especial de la Agricultura y la Ganadería siendo factible que los sujetos pasivos previamente excluidos puedan optar por el citado régimen a través de la declaración censal de comienzo o modificación, con efectos a partir de su presentación. Es por ello, que el mero hecho de haber presentado los modelos 422 no conlleva la inclusión en el régimen especial de la agricultura y ganadería del IGIC, siendo necesario que se ejercite tal opción mediante la presentación de la declaración censal (modelo 400) para que éste surta efectos. La actividad de comercio al mayor de huevos y de carnes y la actividad de exportación de hortalizas y otros productos naturales o vegetales cultivados en su explotación agrícola para ser enviados o exportados tienen la consideración de sectores diferenciados de la actividad empresarial del consultante, cada uno con su régimen de deducción respectivo. De lo anterior se deduce la compatibilidad de las operaciones realizadas en el régimen general y en el régimen especial de la agricultura y ganadería del IGIC y el hecho de que ejercitada en debida forma la opción por el régimen especial de la agricultura y ganadería, al considerarse éste en todo caso como un sector diferenciado de su actividad, no cabe plantearse la accesoriedad de esta actividad respecto a la (denominada por el instante) principal de comercio al mayor de huevos y carnes. De esta forma, a la actividad de comercio al mayor de huevos y carnes, le será de aplicación el régimen de deducción establecido en el capítulo 1º, del título 2º de la Ley 20/1991, al encuadrarse su actividad dentro del régimen general del IGIC, pudiendo deducirse aquellas cuotas soportadas en las entregas de bienes y prestaciones de servicio que le hayan sido realizadas en el ejercicio de su actividad y utilizados en la misma. En lo que respecta a la actividad incluida en el régimen especial de Agricultura, al tratarse de una Sociedad Mercantil, tras la entrada en vigor de la Ley 66/1997, de 30 de diciembre, debemos distinguir dos situaciones tributarias dependiendo de si la citada entidad ejercitó la opción de incluirse en el régimen especial de la Agricultura y Ganadería o no lo hizo.

    En el caso de que no se hubiese producido tal opción, el total de las operaciones sujetas y no exentas al impuesto realizadas por el sujeto pasivo en esta actividad debería haberse liquidado a través del régimen general (modelo 420) repercutiendo el impuesto en todas las entregas y prestaciones de servicios que realizara en el desarrollo de su actividad y pudiéndose deducir el IGIC soportado siempre y cuando las cuotas soportadas reúnan los requisitos establecidos en el Capítulo 1º del Título 2º de la Ley 20/1991, respecto a las deducciones y se cumplan los presupuestos legales para la repercusión contenidos en el artículo 20 de la Ley 20/1991, modificado por la Ley 55/1999, de 29 de diciembre. En este último caso, de existir devoluciones obtenidas por el sujeto pasivo de la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio del Gobierno de Canarias, como consecuencia de la solicitud efectuada a través del modelo 422, éstas tendrían la naturaleza de indebidas y deberían ser reintegradas con los correspondientes intereses de demora.

    En el supuesto de que se hubiera presentado declaración censal de modificación en plazo, incluyéndose en el repetido régimen especial y con efectos a partir de tal opción, no podrán deducir las cuotas soportadas o satisfechas por las adquisiciones o importaciones de bienes de cualquier naturaleza o por los servicios que le hayan sido prestados, en la medida en que dichos bienes o servicios se utilicen en la realización de las actividades a las que sea aplicable este régimen especial. Sin embargo, podría beneficiarse, conforme a lo dispuesto en el artículo 26 del Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, del reintegro por parte de la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio de las compensaciones correspondientes a los envíos y exportaciones definitivas de productos naturales efectuados por los sujetos pasivos sometidos a este Régimen especial, así como los servicios comprendidos en él prestados a destinatarios establecidos fuera del ámbito territorial de aplicación del impuesto. El importe de la compensación será la cantidad resultante de aplicar el porcentaje del 1% al precio de venta de los productos o de los servicios indicados, y se solicita mediante la presentación del modelo 422, siempre y cuando se cumpla con la normativa específica de dicho régimen regulado en los artículos 55 a 58 de la Ley 20/91, modificada por la Ley 66/97 y 50/98, ambas de 30 de diciembre, y los artículos 112 a 124 del Real Decreto 2538/94, de 29 de diciembre.

    En cuanto a la renuncia al citado régimen de la sociedad mercantil que previamente hubiera optado por incluirse en el régimen especial de agricultura y ganadería, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 24 del Decreto 182/92, de 29 de diciembre, se ejercita mediante declaración Censal de modificación que debe ser presentada en el mes de enero del primer año en que deba surtir efectos. Dicha renuncia tendrá efecto para un período mínimo de tres años a contar desde el día uno de enero del primer año en que aquella surta efectos. Transcurrido este período, se entenderá prorrogada para cada uno de los años siguientes en que pudiera resultar aplicable salvo revocación de la renuncia.

Actualizado  14/12/2012