Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 397


  • Descargar  63,22 KB
  • Fecha salida:  11/09/2000
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - ART. LEY: Art. 10.3 Ley 20/1991 Art. 6.2.4 y 7.2.6. Ley 20/1991 Art. 34.1 Ley 20/1991 Art. 37.2 Ley 20/1991;
  • Texto consulta: La empresa consultante se dedica a la venta al menor de accesorios y repuestos de coches. Por tanto, por lo que respecta al I.G.I.C. está dada de alta como minorista. A partir de julio abre, en otro local, un taller de reparaciones de mecánica. El problema surge entonces a la hora de aplicar el I.G.I.C.:

    Las dudas son las siguientes: - ¿Sólo cobro I.G.I.C. por la mano de obra? - ¿Cobro I.G.I.C. también por los repuestos que instalo en los coches? - La mercancía que compro a los mayoristas tiene I.G.I.C., pero una va directamente al taller, otra a la tienda, y otras veces se reparte entre el taller y la tienda. Entonces ¿qué I.G.I.C. soportado deduzco, si es que lo puedo hacer? ¿es de aplicación la regla de la prorrata? - Al tener dos actividades, una la tienda que es minorista y otra el taller en la que presumiblemente hay que cobrar I.G.I.C. ¿tengo que cobrar I.G.I.C. en las dos actividades y dejar de ser minorista en la tienda?

  • Respuesta: En el caso de que el sujeto pasivo, en lo que se refiere a su actividad de comercio de accesorios y piezas de recambio para vehículos terrestres, tenga la consideración de comerciante minorista a efectos del I.G.I.C., las entregas de bienes que efectúe se encontrarán exentas ¿ no deberá repercutir el Impuesto a sus clientes -, si bien dicha exención no se extiende a las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen dichos sujetos al margen de la referida actividad comercial. Si no se cumplen los requisitos para su consideración como tal, el sujeto pasivo no tendrá la consideración de comerciante minorista y, por tanto, no será de aplicación la exención mencionada y el sujeto pasivo deberá repercutir el Impuesto. La realización de la actividad de reparación de vehículos automóviles no efecta a su consideración como comerciante minorista a efectos del I.G.I.C. de comercio de accesorios y piezas de recambio.

    Las reparaciones de vehículos automóviles puede tener la consideración de entregas de bienes o prestaciones de servicios dependiendo de si el coste de los materiales aportados por el empresario excede o no del 20 por 100 de la contraprestación de la operación. En todo caso, debe incluirse en la base imponible el coste de la mano de obra y de los materiales aportados, si dichos costes figuran en elprecio a abonar por el cliente.

    Los bienes incorporados en las ejecuciones de obra propias de su actividad de reparación de automóviles ¿tanto si dicha ejecución de obra tiene la consideración de entrega de bien como la de prestación de servicios- forman parte de dichas ejecuciones de obra y no se consideran una entrega de bien propia del comercio minorista, por lo que no se encuentran exentos, debiéndose repercutir el Impuesto sobre el total de la contraprestación por la ejecución de obra. En las facturas que emita de dichas ejecuciones de obra, las mismas se entienden como una sola operación a efectos del Impuesto y, por tanto, deben reflejarse dentro de una misma factura y repercutir el impuesto sobre el total de la contraprestación.

    La actividad de comercio minorista de accesorios y piezas de recambio de vehículos terrestres ¿asumiendo que tenga la consideración de comerciante minorista- y la actividad de reparación de vehículos automóviles tienen la consideración de sectores diferenciados de la actividad empresarial del consultante, cada uno con su régimen de deducción respectivo. En el primer caso, como comerciante minorista, sin derecho a deducir el I.G.I.C. soportado en las entregas de bienes y prestaciones de servicios utilizados en dicha actividad. En lo que respecta a su actividad de reparación de vehículos automóviles, se aplicará el régimen general de deducciones del I.G.I.C., es decir, podrá deducir el I.G.I.C. soportado, todo ello en los términos previstos en el Capítulo Primero, Deducciones, del Título II de la Ley 20/1991. Respecto a las adquisiciones o prestaciones de servicios que se utilicen en común en ambas actividades, el sujeto pasivo deberá calcular una prorrata, conforme a lo establecido en el artículo 37, número 2 y siguientes de la Ley 20/1991, para calcular el porcentaje de deducción aplicable respecto de dichas adquisiciones o prestaciones de servicios.

    Por último, en el supuesto de que el sujeto pasivo realice importaciones de bienes deberá satisfacer a la importación el recargo previsto en el artículo 58 bis de la Ley 20/1991, si bien dichas importaciones no estarán sujeta al recargo siempre y cuando acredite la no afectación de la mercancía importada a su actividad comercial minorista. Ahora bien, en el supuesto de que ¿a priori¿ no pueda determinarse qué parte de los bienes importados va dirigida a la actividad comercial y qué parte va al sector diferenciado (prestación de servicios de taller), tendrá que satisfacer el recargo de la totalidad de su importación, dado el principio de destino previsible de los objetos importados a la actividad comercial. El sujeto pasivo no podrá deducir el recargo minorista de aquellos bienes importados que se incorporen a su actividad de reparaciones de vehículos automóviles formando parte de ejecuciones de obra de reparación, siendo la forma de recuperar dicho recargo mediante la petición de devolución de ingresos indebidos, siempre y cuando se acredite o pruebe fehacientemente, de acuerdo con el artículo 114, número 1, de la Ley General Tributaria y el artículo 4, número 3, letra b) del Real Decreto 1.163/1990, de 21 de septiembre, por el que se regula el procedimiento para la realización de devoluciones de ingresos indebidos de naturaleza tributaria.

Actualizado  14/12/2012