Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 370


  • Fecha salida:  19/05/2000
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - ART. LEY: 40.8 Y 9 de la Ley 20/1991 25 de la Ley 19/1994;
  • Texto consulta: La entidad consultante plantea una serie de cuestiones relativas a la exención del IGIC contemplada en el artículo 25 de la Ley 19/1994, y específicamente respecto a la consideración o no como bien de inversión a los bienes cuyo coste de adquisición supere o no supere las 500.000 pesetas.
  • Respuesta: - Lo expresado en el artículo 40.8 y 9 de la Ley 20/1991 es aplicable no exclusivamente a los efectos de lo previsto en la Ley 20/1991, sino a los efectos del IGIC. De tal manera que no es necesario que en el artículo 25 de la Ley 19/1994 en lo relativo al IGIC se defina el concepto de bien de inversión, ni es necesario acudir a las definiciones que de bien de inversión pueda disponer el plan general de contabilidad o la normativa del Impuesto sobre Sociedades, ni tampoco es necesario desarrollar la Ley 19/994, porque el concepto contenido en el artículo 40.8 y 9 de la Ley 20/1991 no se circunscribe exclusivamente a dicha Ley sino al Impuesto con independencia de que se regule aspectos del IGIC, como es el beneficio fiscal previsto en el artículo 25 de la Ley 19/1994, en otros textos normativos distintos de la Ley 20/1991. Por todo ello, la restricción cuantitativa prevista en el artículo 40.9.5º de la Ley 20/1991, es aplicable al artículo 25 de la Ley 19/1994.

    - El requisito cuantitativo del precio de adquisición superior a quinientas mil pesetas para la consideración de un bien como de inversión debe contemplarse bien por bien. Por tanto, la adquisición de varios ordenadores por parte de una sociedad por un importe superior a quinientas mil pesetas, no dará derecho a la deducción cuando de manera unitaria el precio de adquisición de cada uno de los ordenadores es inferior a este importe.

    - No tendrá en ningún caso la consideración de adquisición o importación de bien de inversión la adquisición o importación sucesiva de bienes (sea al mismo proveedor o a distintos proveedores), aunque de manera individual el importe de adquisición supere las 500.000 pesetas, cuando ninguno de dichos bienes sea individualmente considerado como instrumento de trabajo o medio de explotación, sino que requiera la incorporación de otros bienes para desarrollar su labor.

    De este modo, y contestando expresamente al supuesto planteado de distintas ejecuciones de obras efectuados por distintos contratista destinados a la construcción de un hotel, la respuesta debe ser negativa en cuanto a que tales ejecuciones de obras, siempre y cuando tengan la consideración de entregas de bienes, puedan disfrutar del beneficio fiscal previsto en el artículo 25 de la Ley 19/1994.

Actualizado  14/12/2012