Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 364


  • Fecha salida:  11/05/2000
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Artículos 10.1.27, 29.4, 11.1 y 2, de la Ley 20/1991;
  • Texto consulta: El consultante plantea el supuesto de un comerciante minorista que realiza operaciones de exportación exentas del IGIC. Consulta si, de conformidad con la normativa del Impuesto, el minorista tendrá derecho a la deducción del IGIC soportado para realizar las citadas exportaciones.
  • Respuesta: Visto el escrito presentado en la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio la -entidad consultante- el día 14 de febrero de 2000 (R.E. 62), en el que se formula consulta tributaria relativa al IGIC, esta Dirección General de Tributos, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias (en adelante, Ley 20/1991), en relación con el artículo 24.4.e), del Decreto 338/1995, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO. El consultante plantea el supuesto de un comerciante minorista que realiza operaciones de exportación exentas del IGIC. Consulta si, de conformidad con la normativa del Impuesto, el minorista tendrá derecho a la deducción del IGIC soportado para realizar las citadas exportaciones.

    SEGUNDO. El artículo 10.1.27) de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias dispone que están exentas las entregas de bienes realizadas por comerciantes minoristas dentro de su actividad comercial. Por su parte, el número 3 del mismo artículo 10 define a los comerciantes minoristas como aquellos empresarios que venden mayoritariamente a particulares o a la Seguridad Social (por encima del 70 por 100 del volumen de ventas en el año natural inmediatamente anterior) bienes muebles o semovientes sin previa transformación por su parte. Del artículo 29.4 de la Ley 20/1991 se desprende que las ventas exentas de los comerciantes minoristas no generan el derecho a la deducción, por lo que un minorista no puede deducir en absoluto el IGIC que soporta para su actividad comercial.

    Ahora bien, conforme dispone el artículo 11.1 y 2 de la Ley 20/1991, las entregas de bienes enviados o exportados con carácter definitivo fuera de Canarias por el transmitente o por el adquirente no establecido están exentas del IGIC, y en este supuesto de exención sí que dan esas operaciones derecho a la deducción de las cuotas soportadas, tal y como establece el artículo 29.4.1º.c) de la Ley 20/1991. Se plantea la duda, por tanto, de si un minorista exportador tiene derecho a la deducción de las cuotas que ha soportado para realizar las exportaciones o envíos exentos.

    A juicio de este Centro Directivo, nos encontramos ante un supuesto de acumulación de exenciones. La venta de un bien mueble por parte de un minorista en el ejercicio de su actividad comercial para ser enviado o exportado fuera de Canarias por el propio minorista o por su cliente no establecido en un periodo de tres meses desde la venta es una operación exenta por el artículo 10.1.27), por ser realizada por un comerciante minorista en el marco de su actividad comercial, y es también una operación exenta por exportación. Al producirse una acumulación de exenciones, deben acumularse también sus efectos. En consecuencia, aunque parece que el exportador debe tener derecho a la deducción de las cuotas de IGIC soportadas, en este caso concreto no lo tiene, por su condición de comerciante minorista.

    ¿Significa esta conclusión que el bien vendido por el minorista exportador sale de Canarias con una carga tributaria añadida - La respuesta afirmativa a esta pregunta equivaldría a desconocer los principios de tributación del comercio internacional en los que se asienta la exención de las exportaciones y operaciones asimiladas, en cuya virtud los bienes deben salir del territorio de origen libres de toda carga tributaria, para ser gravados en el territorio de destino. Pero ocurre que, aplicando la normativa del IGIC, es posible mantener la conclusión expresada en el párrafo anterior sin que se conculque el principio de neutralidad exterior contenido en la normativa del IGIC.

    Para que una venta realizada por un minorista esté simultáneamente exenta por exportación, el destinatario, sea empresario o profesional, sea particular, no debe estar establecido o ser residente en Canarias, por imperativo del artículo 11.1 y 3 de la Ley 20/1991. Si el destinatario es un empresario o profesional no establecido, tiene derecho a la devolución de la carga impositiva implícita soportada del minorista, conforme dispone el artículo 48.1 de la Ley 20/1991, a través del procedimiento establecido en los artículos 10 y 11 del Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, sobre normas de gestión del IGIC. En el supuesto de que, por el contrario, el comprador sea un particular no residente, entraría en juego el mecanismo de la devolución en régimen de viajeros previsto en el artículo 46.1 de la Ley 20/1991 y concretado en el artículo 85 del Real Decreto 2538/1994, de 29 de diciembre, por el que se desarrolla la Ley 20/1991, así como en el artículo 9 del Decreto 182/1992. Hay que tener en cuenta que el minorista debe facturar la venta al particular en un modelo específico aprobado por Orden de la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio de 8 de mayo de 1998 (BOCA de 22 de junio).

    En ambos casos, por tanto, el adquirente no establecido puede obtener la devolución de la carga impositiva implícita, aplicando la fórmula contenida en el artículo 60.3 del Real Decreto 2538/1994. Esta carga impositiva implícita representa el montante de IGIC que el propio comerciante minorista ha soportado de sus proveedores, de manera que a través de la devolución al cliente se consigue el objetivo de la neutralidad exterior arriba mencionado, que consiste en que el bien salga de Canarias libre de toda carga tributaria.

    TERCERO. De acuerdo con todo lo expuesto, este Centro Directivo emite la siguiente contestación: Si un comerciante minorista vende uno o varios bienes a destinatarios no establecidos, y dichos bienes salen de Canarias en un plazo de tres meses para ser consumidos en otros territorios, el propio minorista no puede deducir las cuotas soportadas para la realización de las citadas exportaciones o envíos. Ahora bien, el IGIC implícito soportado por los adquirentes exteriores puede ser objeto de devolución a los mismos por la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio, previo cumplimiento de los trámites normativamente establecidos.

    Lo que, de conformidad con lo establecido en la Disposición Adicional Décima, número tres, de la Ley 20/1991, y con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, le comunico para su conocimiento y demás efectos.

Actualizado  14/12/2012