Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 354


  • Fecha salida:  10/04/2000
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: La entidad consultante, que no dispone ni de oficinas ni de personal en Canarias, se dedica a dos actividades en este ámbito territorial:

    a) Suministra carburantes a aeronaves afectas a la navegación aérea internacional. Estos carburantes son entregados por una entidad radicada en Canarias. El carburante es entregado a la entidad consultante en la brida del avión y es objeto de entrega, también en la brida del avión, al titular del avión. Esta última entrega está exenta del Impuesto General Indirecto Canario (I.G.I.C.) por ser una operación asimilada a la exportación.

    b) Suministro de aceites lubricantes a barcos. La entidad consultante importa el aceite lubricante y lo introduce en un almacén titular de un tercero. El destino que se da a dicho producto es el siguiente:

    - En su gran mayoría se entregan a buques afectos a la navegación marítima internacional a través de ventas directas al titular del buque, si se trata de empresas españolas, a través de un intermediario, si se trata de empresas no españolas. En este último caso se factura al intermediario que no es residente en España y la entrega se efectúa al costado del buque.

    - Los aceites lubricantes también pueden ser vendidos al titular del depósito donde están almacenados.

    Conforme con todo lo anterior consulta el tratamiento fiscal de las operaciones descritas anteriormente. También consulta sobre las obligaciones fiscales, en cuanto a como debe facturar las entregas que realiza.

  • Respuesta: Visto el escrito presentado en la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio por -la entidad consultante-, el día 27 de diciembre de 1999 (R.E. 19440) en el que se formula consulta tributaria relativa al Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), esta Dirección General de Tributos, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de Modificación de los Aspectos Fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (en adelante Ley 20/1991) en relación con el artículo 24.4.e) del Decreto del Gobierno de Canarias 338/1995, de 12 de diciembre, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO.- La entidad consultante, que no dispone ni de oficinas ni de personal en Canarias, se dedica a dos actividades en este ámbito territorial:

    a) Suministra carburantes a aeronaves afectas a la navegación aérea internacional. Estos carburantes son entregados por una entidad radicada en Canarias. El carburante es entregado a la entidad consultante en la brida del avión y es objeto de entrega, también en la brida del avión, al titular del avión. Esta última entrega está exenta del Impuesto General Indirecto Canario (I.G.I.C.) por ser una operación asimilada a la exportación.

    b) Suministro de aceites lubricantes a barcos. La entidad consultante importa el aceite lubricante y lo introduce en un almacén titular de un tercero. El destino que se da a dicho producto es el siguiente:

    - En su gran mayoría se entregan a buques afectos a la navegación marítima internacional a través de ventas directas al titular del buque, si se trata de empresas españolas, a través de un intermediario, si se trata de empresas no españolas. En este último caso se factura al intermediario que no es residente en España y la entrega se efectúa al costado del buque.

    - Los aceites lubricantes también pueden ser vendidos al titular del depósito donde están almacenados.

    Conforme con todo lo anterior consulta el tratamiento fiscal de las operaciones descritas anteriormente. También consulta sobre las obligaciones fiscales, en cuanto a como debe facturar las entregas que realiza.

    SEGUNDO.- Partiendo del dato esencial de que, conforme a lo manifestado en el texto de la petición de consulta, entidad consultante no radica en Canarias, por no disponer ni del domicilio social ni de establecimiento permanente en dicho territorio, analizaremos uno por uno las operaciones que realiza.

    1.- Suministro de carburantes a aeronaves afectas a la navegación aérea internacional. Se trata de una operación sujeta al I.G.I.C.. El hecho de que se suministre directamente a una aeronave que está afecta a la navegación aérea internacional no implica la aplicación de la exención prevista en el artículo 12.4 de la Ley 20/1991. Lo importante es que el carburante sea adquirido por una compañía que se dedique esencialmente a la navegación aérea internacional, aunque el avión no esté afecto a la navegación aérea internacional. En este supuesto se trataría de una operación de suministro de carburante exenta del I.G.I.C. La exención está condicionada al cumplimiento de los requisitos previstos en el artículo 15.3 del Real Decreto 2538/1994, de 29 de diciembre, por el que se dictan normas de desarrollo relativas al Impuesto General Indirecto Canario, conforme a lo dispuesto en el artículo 15.6 de este Real Decreto. Los requisitos a que se refiere el artículo 15.3 del Real Decreto 2538/1994 son los siguientes:

    a) El proveedor, es decir la entidad consultante, de los productos de avituallamiento deberá tener en su poder, durante el plazo de prescripción del Impuesto, el duplicado de la factura que expida y una declaración suscrita por la persona o entidad que explote la aeronave en la que declare el destino de dichos productos que justifique la aplicación de la exención.

    b) La puesta de los productos de avituallamiento a bordo de las aeronaves se acreditará mediante el correspondiente documento de embarque, cuya copia deberá remitirse por el titular de la explotación de los referidos medios de transporte al proveedor de dichos productos, en el plazo del mes siguiente a su entrega. La entidad consultante estará obligada a emitir factura completa con los datos contemplados en el artículo 3 del Real Decreto 2402/1985, de 18 de diciembre, por el que se regula el deber de expedir y entregar factura que incumbe a los empresarios o profesionales. Esta factura puede ser emitida donde disponga la entidad el domicilio social o en cualquier otro lugar, y aunque nada se diga al respecto en la regulación de las normas de gestión del I.G.I.C. prevista en el Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, parece aconsejable que la numeración de las facturas sea una numeración especial.

    2.- Suministro de aceites lubricantes para barcos afectos a la navegación marítima internacional, cuando el titular del buque sea una empresa española. Se trata de una operación sujeta pero exenta al I.G.I.C., conforme al artículo 12.2 de la Ley 20/1991. La exención está condicionada al cumplimiento de los requisitos previstos en el artículo 15.3 del Real Decreto 2538/1994, de 29 de diciembre, ya expresados en el número 1 anterior. Respecto a la obligación formal de facturación, es aplicable lo que se expresa en el número 1 anterior.

    3.- Suministro de aceites lubricantes para barcos afectos a la navegación marítima internacional, cuando el titular del buque no sea una empresa española. Conforme a lo manifestado en el texto de la consulta, en este caso la entrega del aceite lubricante no se realiza directamente al titular del buque afecto a la navegación marítima internacional, sino a un intermediario en nombre propio que no es residente en Canarias. Se trata, por tanto, de una operación sujeta y no exenta al I.G.I.C. en la que se da la condición de inversión del sujeto pasivo en el adquirente del bien, el intermediario no residente en Canarias, conforme a lo dispuesto en el artículo 19.1.2ª de la Ley 20/1991. La excepcionalidad de la inversión de la condición del sujeto pasivo está sujeto a que se den tres circunstancias de forma cumulativa, a saber: - Que se trate de una operación sujeta y no exenta al I.G.I.C., como es el caso de que se realiza. - Que quién entrega el bien o presta el servicio no se encuentre radicado en Canarias. - Que el receptor del bien o servio sea un empresario o profesional, con independencia de que radique o no en Canarias. Dándose estas tres circunstancias, en la entrega de un bien en Canaria por parte de una entidad no residente a otra entidad no residente, se invierte la condición de sujeto pasivo en la entidad receptora del bien. La entidad consultante estará obligada a emitir factura completa con los datos contemplados en el artículo 3 del Real Decreto 2402/1985, de 18 de diciembre, salvo en lo referente a la consignación de la base imponible, tipo impositivo y cuota repercutida. Esta factura puede ser emitida donde disponga la entidad el domicilio social o en cualquier otro lugar. Parece aconsejable, aunque no sea obligatorio, que la numeración de las facturas sea una numeración especial.

    4.- Entrega de los aceites lubricantes a titular del depósito donde están almacenados. Se trata de una operación sujeta y no exenta al I.G.I.C., produciéndose la inversión del sujeto pasivo en la entidad titular del almacén. Respecto a la factura a emitir, nos remitimos a lo expresado en el número 3 anterior. Fijado el tratamiento fiscal, respecto al I.G.I.C., de las actividades desarrolladas por la entidad consultante, resulta necesario expresar que dado que dicha entidad por ninguna de las operaciones que efectúa en Canarias no es sujeto pasivo del I.G.I.C., parecería que no está obligado a cumplir con las obligaciones formales previstas en el número 1 del artículo 59 de la Ley 20/1991, puesto que las obligaciones previstas en este precepto es exclusivamente aplicable a los sujetos pasivos del I.G.I.C.. Sin embargo esta afirmación debe ser matizada por las siguientes razones: - La obligación de emitir factura para los no residentes, a que se ha hecho mención a lo largo de la exposición de la presente contestación a la consulta realizada, no viene derivado del contenido del artículo 59.1 b) de la Ley 20/1991 sino del contenido del Real Decreto 2402/1985, de 18 de diciembre. - Los centros gestores e inspectores del I.G.I.C. pueden solicitar a la entidad consultante información relativa a las operaciones económicas con terceras personas conforme al artículo 111 de la Ley General Tributaria. - Dado que la entidad consultante, como empresario no residente, tiene el derecho a solicitar la devolución del I.G.I.C. soportado conforme al artículo 48 de la Ley 20/1991, está obligado a conservar las facturas recibidas, ya que de acuerdo con el artículo 10.5º.d) del Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, regulador de la gestión del I.G.I.C., adjuntando al escrito de solicitud de la devolución debe acompañarse los originales de las facturas y demás documentos justificativos del derecho a la devolución. También está obligado a conservar los duplicados de las facturas emitidas, no sólo como demostración de que los bienes o servicios adquiridos se han utilizado, entre otras operaciones, en aquellas en las que los sujetos pasivos del Impuesto son las personas receptoras de los bienes entregados o servicios prestados, conforme al artículo 48.2.3º a) de la Ley 20/1991, sino porque así lo obliga el contenido del artículo 15.3.3º.a) del Real Decreto 2538/1994 como requisito para que la operación de avituallamiento a buques y aeronaves esté exenta del I.G.I.C. como entrega asimilada a las exportaciones.

    TERCERO.- A la vista de lo expuesto, esta Dirección General de Tributos emite la siguiente contestación: - Las entregas de carburantes a compañías que se dedique esencialmente a la navegación aérea internacional están sujetas pero exentas del I.G.I.C., aunque el avión a quien va destinado el carburante no esté afectado a la navegación aérea internacional. Esta exención está condicionada a los requisitos previstos en el artículo 15.3 del Real Decreto 2538/1994, conforme a lo dispuesto en el artículo 15.6 de este Real Decreto. - Las entregas de aceites lubricantes a buques afectos a la navegación marítima internacional están sujetas pero exentas del I.G.I.C. con independencia de que el titular del buque sea una empresa española o extranjera. La exención está condicionada al cumplimiento de los requisitos previstos en el artículo 15.3 del Real Decreto 2538/1994. - Si el suministro de aceites lubricantes no se realiza directamente al titular del buque afecto a la navegación marítima internacional, sino a un intermediario en nombre propio que no es residente en Canarias, la entrega está sujeta y no exenta al I.G.I.C. en la que se da la condición de inversión del sujeto pasivo en el adquirente del bien, el intermediario no residente en Canarias, conforme a lo dispuesto en el artículo 19.1.2ª de la Ley 20/1991, dado que la entidad consultante no se encuentra radicado en Canarias. - La entrega de aceites lubricantes por parte de la entidad no residente en Canarias al titular del almacén donde se encuentran depositados, está sujeto y no exento del I.G.I.C. produciéndose la inversión del sujeto pasivo en la entidad titular del almacén. - Dado que la entidad consultante por ninguna de las operaciones que efectúa en Canarias no es sujeto pasivo del I.G.I.C., parecería que no está obligado a cumplir con las obligaciones formales previstas en el número 1 del artículo 59 de la Ley 20/1991, puesto que las obligaciones previstas en este precepto es exclusivamente aplicable a los sujetos pasivos del I.G.I.C.. Sin embargo esta afirmación debe ser matizada por las siguientes razones: - La obligación de emitir factura para los no residentes, no viene derivado del contenido del artículo 59.1 b) de la Ley 20/1991 sino del contenido del Real Decreto 2402/1985, de 18 de diciembre. - Los centros gestores e inspectores del I.G.I.C. pueden solicitar a la entidad consultante información relativa a las operaciones económicas con terceras personas conforme al artículo 111 de la Ley General Tributaria. - Dado que la entidad consultante, como empresario no residente, tiene el derecho a solicitar la devolución del I.G.I.C. soportado conforme al artículo 48 de la Ley 20/1991, está obligado a conservar las facturas recibidas, ya que de acuerdo con el artículo 10.5º.d) del Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, regulador de la gestión del I.G.I.C., adjuntando al escrito de solicitud de la devolución debe acompañarse los originales de las facturas y demás documentos justificativos del derecho a la devolución. También está obligado a conservar los duplicados de las facturas emitidas, no sólo como demostración de que los bienes o servicios adquiridos se han utilizado, entre otras operaciones, en aquellas en las que los sujetos pasivos del Impuesto son las personas receptoras de los bienes entregados o servicios prestados, conforme al artículo 48.2.3º a) de la Ley 20/1991, sino porque así lo obliga el contenido del artículo 15.3.3º.a) del Real Decreto 2538/1994 como requisito para que la operación de avituallamiento a buques y aeronaves esté exenta del I.G.I.C. como entrega asimilada a las exportaciones.

    Todo lo cual, con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, en la redacción dada por la Ley 25/95, de 20 de julio, declarado expresamente vigente por la Ley 1/1998, de 26 de febrero, de Derechos y Garantías de los Contribuyentes, comunico a Vd. A los efectos oportunos.

Actualizado  14/12/2012