Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 212


  • Fecha salida:  03/09/1998
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - ART. LEY: 19,20 ART. REGLAMENTO: 42,43;
  • Texto consulta: El instante consulta si en el supuesto de una familia formada por la madre y tres hijos, titulares de una industria destinada a bar, que tienen arrendado a una tercera persona física, existe obligación de cobrar el 4,5% de IGIC sobre el importe del arrendamiento, y en caso afirmativo si el arrendatario no abona dicho impuesto, quién es el responsable ante la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio del Gobierno de Canarias.
  • Respuesta: El arrendamiento de un bar sito en las islas Canarias, por parte de una unidad familiar titular del mismo, es una prestación de servicios sujeta y no exenta del IGIC, siendo sujeto pasivo del mismo dicha unidad familiar -ya esté constituida en sociedad con personalidad jurídica, ya se trate de una simple comunidad de bienes-, quien deberá por tanto repercutir el Impuesto en la forma legalmente prevista al sujeto arrendatario en las correspondientes facturas que la emita, teniendo éste la obligación legal de soportar dicho Impuesto.

    En el supuesto de que el arrendatario se niegue a abonar el IGIC correspondiente, repercutido en tiempo y forma por el sujeto pasivo arrendador (la unidad familiar), la vía para exigir dicha repercusión es la presentación, ante la Junta Territorial de Hacienda correspondiente, de una reclamación económico-administrativa, conforme el artículo 20.6 de la Ley 20/1991, en relación con el artículo 38.2.a) del Real Decreto 391/1996,por el que se aprueba el Reglamento de procedimiento en las reclamaciones económico-administrativas, en la forma y plazos legalmente previstos. Es de destacar que en cualquier caso, el responsable directo ante la Consejería de Economía, Hacienda y Comercio ante cualquier incumplimiento relativo al Impuesto es el sujeto pasivo, persona a cargo de quien nace la obligación tributaria, esto es, la unidad familiar arrendadora. Así pues, se realice o no la repercusión, y se presente o no la reclamación económico-administrativo, el IGIC se devenga en el arrendamiento, por lo que la unidad familiar arrendadora debe proceder al ingreso de las correspondientes cuotas en el período de liquidación en que se produzcan.

Actualizado  14/12/2012