Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 120


  • Fecha salida:  19/05/1997
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - ART. LEY: art. 25, ley 19/1994;
  • Texto consulta: El instante cuestiona si resulta de aplicación el artículo 25 de la Ley 19/1994 respecto a la importación y entrega de los siguientes bienes:
    1. Mobiliario de banquetes
    2. Cubertería
    3. Cristalería y loza
    4. Lencería
    5. Azulejos
    6. Bañeras
    7. Griferías
  • Respuesta: presentado en la Consejería de Economía y Hacienda por la entidad consultante, en el que se formula consulta tributaria relativa el Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF), esta Dirección General de Tributos, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1991, de 7 de junio, de Modificación de los Aspectos Fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (en adelante Ley 20/1991) en relación con el artículo 24.4.e) del Decreto del Gobierno de Canarias 338/1995, de 12 de diciembre, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO.- El instante cuestiona si resulta de aplicación el artículo 25 de la Ley 19/1994 respecto a la importación y entrega de los siguientes bienes:
    1. Mobiliario de banquetes
    2. Cubertería
    3. Cristalería y loza
    4. Lencería
    5. Azulejos
    6. Bañeras
    7. Griferías

    SEGUNDO.-El artículo 25 de la Ley 19/1994, de 6 de julio, de modificación del Régimen Económico Fiscal de Canarias (B.O.E. nº 161, de 7-07-1994), ha sufrido dos recientes modificaciones, que por su ámbito temporal de vigencia, pueden ser de aplicación al instante. La redacción dada por el Real Decreto-Ley 3/1996, de 26 de enero, de reforma parcial de la Ley 19/1994, de 6 de julio (B.O.E. nº 24 de 27-01-1996), y cuya vigencia se extiende al período del 27 de enero al 31 de diciembre de 1996, presenta el siguiente tenor:
    ¿1. Las sociedades domiciliadas en Canarias, que sean de nueva creación o que, ya constituidas, realicen una ampliación de capital, amplíen, modernicen o trasladen sus instalaciones, gozarán de exención en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos documentados, en su constitución, en la ampliación de capital y en las adquisiciones patrimoniales de bienes o derechos, cualquiera que fuera su naturaleza, que estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio canario, durante un período de tres años a partir del otorgamiento de la escritura pública de constitución o de ampliación de capital... 2. También estarán exentas del Impuesto General Indirecto Canario las entregas y las importaciones de bienes realizadas en favor de las mencionadas sociedades y relativas a bienes calificados de inversión para el adquirente, con derecho a la deducción de las cuotas soportadas en los términos previstos en el artículo 29 de la Ley 20/1991, de 7 de junio... 3. Las exenciones previstas en este artículo se aplicarán igualmente a los establecimientos permanentes, tanto si pertenecen a empresas domiciliadas en España como a sociedades no residentes.¿
    La Ley 13/1996, de 30 de diciembre de Medidas Fiscales, Administrativas y de Orden Social (B.O.E. nº 315 de 31-12-1996) ha dado, en su artículo 60, nueva redacción al artículo anterior en los siguientes términos.:
    ¿1. Las sociedades domiciliadas en Canarias, que sean de nueva creación o que, ya constituidas, realicen una ampliación de capital, amplíen, modernicen o trasladen sus instalaciones, gozarán de exención en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en su constitución, en la ampliación de capital y en las adquisiciones patrimoniales de bienes de inversión situados en Canarias, durante un período de tres años a partir del otorgamiento de la escritura pública de constitución o de ampliación de capital, cuando el rendimiento del impuesto se considere producido en este territorio.
    A los efectos de lo establecido en este apartado, el concepto de bien de inversión será el contenido en la normativa del Impuesto General Indirecto Canario.
    2. También estarán exentas del Impuesto General Indirecto Canario las entregas de bienes a las sociedades a que se refiere el apartado anterior que tengan la condición de bienes de inversión para las mismas , con derecho a la deducción de las cuotas soportadas en los términos previstos en el artículo 29 de la Ley 20/1991, de 7 de junio, así como las importaciones de bienes de inversión efectuadas por dichas sociedades.
    En el supuesto de entrega de bienes de inversión, y previamente a la misma, la sociedad adquirente deberá entregar a la transmitente una declaración en la que identifique los bienes de inversión y manifieste la concurrencia de los requisitos de la exención previstos en este apartado. Las entidades adquirentes tendrán la condición de sujetos pasivos sustitutos en los términos previstos en el artículo 32 de la Ley General Tributaria, en el caso de que, habiéndose expedido el documento a que se refiere este párrafo, no se cumplan los requisitos de la exención o, cumpliéndose, quede ésta sin efecto de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 3.
    En el supuesto de importaciones, la sociedad importadora deberá aportar en la declaración de importación la documentación acreditativa de la concurrencia de los requisitos de la exención.
    3. Las exenciones previstas en este artículo quedarán sin efecto, con ingreso del gravamen que hubiera correspondido y de sus correspondientes intereses de demora, cuando las sociedades adquirentes o importadoras trasladen su domicilio fiscal o su establecimiento permanente fuera del territorio de las Islas Canarias en un plazo de cinco años desde la fecha de otorgamiento de la escritura pública de constitución o ampliación de capital. También quedarán sin efecto en el supuesto de que los bienes adquiridos o importados pierdan su condición de bienes de inversión o salgan del territorio canario.
    4. Las exenciones previstas en este artículo se aplicarán igualmente a los establecimientos permanentes, tanto si pertenecen a empresas domiciliadas en España como a sociedades no residentes..¿
    A los efectos de la consulta efectuada, tanto la redacción anterior como la nueva del artículo 25 de la Ley 19/1994, vigente a partir del 1 de enero de 1997, permiten compartir los criterios que a continuación se desarrollan, sin perjuicio de las nuevas obligaciones que con carácter formal se exigen declaración del adquirente) y su nueva posición como sujeto pasivo sustituto en la relación jurídico-tributaria.
    Con carácter subjetivo, es aplicable a las sociedades domiciliadas. En relación a la extensión temporal de la exención, se entenderán exentas las entregas e importaciones de bienes de inversión devengadas durante un período de tres años a partir del otorgamiento de la escritura pública de constitución o de ampliación de capital de la sociedad adquirente del bien.
    Con carácter objetivo la exención del IGIC sólo es de aplicación a las entregas y las importaciones de bienes calificados de inversión para el adquirente (en ningún caso será de aplicación a las prestaciones de servicios), y cuya consideración se define, a efectos de dicho impuesto, en el artículo 40, números 8 y 9, de la Ley 20/1991, tanto positiva como negativamente, en los siguientes términos:
    ¿8. A los efectos de este Impuesto, se considerarán de inversión los bienes corporales, muebles, semovientes o inmuebles que, por su naturaleza y función, estén normalmente destinados a ser utilizados por un período de tiempo superior a un año, como instrumentos de trabajo o medios de explotación.
    9. No tendrán consideración de bienes de inversión:
    1º. Los accesorios y piezas de recambio adquiridos para la reparación de los bienes de inversión utilizados por el sujeto pasivo.
    2º. Las ejecuciones de obra para la reparación de otros bienes de inversión.
    3º. Los envases y embalajes, aunque sean susceptibles de reutilización.
    4º. Las ropas utilizadas para el trabajo por los sujetos pasivos o el personal dependiente.
    5º. Cualquier otro bien cuyo valor de adquisición sea inferior a quinientas mil pesetas.¿

    TERCERO.- No obstante y dado que las dudas de la consulta se centran en el carácter objetivo de la exención, resulta necesario realizar una serie de aclaraciones respecto a la consideración de bienes de inversión. Así, a tales efectos, los mismos deben reunir las características morfológicas y funcionales que permitan calificarlos como de inversión en el mismo momento de su adquisición y ser destinados directamente como instrumentos de trabajo o medios de explotación. Acorde con dicho criterio, en el caso de materiales como los azulejos en ningún caso sería bien de inversión por su propia naturaleza pues en todo caso exige el factor trabajo para su transformación en bien de inversión.
    Asimismo y entre otros requisitos, se exige que el bien tenga un valor unitario igual o superior a quinientas mil (500.000) pesetas. En el supuesto que en una misma factura se instrumenten varias entregas de bienes, no tendrán la consideración de bien de inversión si no tienen unitariamente los mismos un importe superior a 500.000 pesetas, aunque la factura tenga un importe global superior o igual a esta última cifra.
    No obstante lo anterior, es criterio de esta Dirección General de Tributos la consideración de bien de inversión a aquellos bienes constituidos por elementos separables pero que estén adaptados o se adapten mediante operaciones de montaje y ensamblaje para constituir una unidad funcional o independiente y que su unión constituya un todo difícilmente vendible por elementos separados.
    Obviamente con independencia de lo establecido en el párrafo anterior, el bien que se entrega debe cumplir el resto de los requisitos exigidos para su consideración como bien de inversión.
    No obstante es necesario aclarar que para que sea considerado un bien de inversión la entrega de elementos separados para su ensamblaje se deben dar además las siguientes condiciones:
    a) La entrega de los elementos separados debe ser a través de una sola operación y la expedición de una sola factura. El valor unitario de cada uno de estos elementos podrá ser inferior a 500.000 pesetas, si bien el bien de inversión en su conjunto deberá superar este importe.
    b) En ningún caso tendrá la consideración de bien de inversión la entrega de elementos separados, aunque su importe global supere las 500.000 pesetas, cuando se ha producido entregas parciales anteriores, dado que está considerado como un hecho imponible diferente a aquél y el criterio de unidad del bien de inversión y por tanto del hecho imponible de su entrega. En este caso, las entregas parciales anteriores perderán su condición de bien de inversión y el transmitente estará obligado a la repercusión del IGIC al tipo impositivo correspondiente.
    c) El transmitente podrá exigir al adquirente, cuando exista por ser necesario para otras autorizaciones administrativas, un proyecto técnico de instalación para la confirmación de su consideración como bien de inversión. En el caso de inexistencia de proyecto técnico de instalación empresarial, el transmitente podrá solicitar que aporte una relación del bien o bienes, valorada y con sus características, a disponer o instalar con la expresión del fin para que se adquiere y que dicho fin tenga relación directa con la actividad que desarrolle.

    CUARTO.- Acorde con lo expuesto se concreta lo siguiente respecto a los bienes expresamente referidos por el instante:
    1.- Mobiliario de banquetes: si bien el instante no expresa exactamente el mobiliario que se trata parece lógico pensar que se refiere a mesas, sillas y aparadores o vitrinas. Así, cada una de las mesas con su conjunto de sillas correspondiente son susceptibles de su consideración como unidad funcional, siempre que se cumplan los requisitos expuestos en las letras a) y b) del número anterior. Constituirán asimismo unidades separadas, en su caso, cada aparador o vitrina.
    2.- Cubertería: cada cubertería completa constituye una unidad funcional, siempre que se cumplan los requisitos expuestos en las letras a) y b) del apartado TERCERO.
    3.- Cristalería y loza: se repite lo expuesto para la cubertería respecto a cada juego de cristalería por un lado y cada juego de loza por otro.
    4.- Lencería; si bien no se especifica, tendrán la consideración de unidades funcionales cada juego completo de sábanas para una cama, de toallas de baño para una persona, de mantelería -mantel y servilletas- para el servicio de una mesa..., resultando aplicable para cada uno de dichos conjuntos independientemente lo expuesto en los párrafos anteriores.
    5.- Azulejos: en ningún caso tendrán la consideración de bien de inversión.
    6.-Bañeras y griferías: pueden tener la consideración de unidad funcional cada una de las bañeras con su correspondiente grifería si se cumplen los requisitos establecidos en las letras a) y b) del apartado TERCERO de este escrito. Caso contrario la unidad la constituirá cada una de las bañeras y cada uno de los conjunto de grifería por separado.
    Si el precio de adquisición de cada una de las unidades señaladas, aisladamente consideradas supera el importe de 500.000 pesetas, y permanecen en el activo de la empresa un período de tiempo superior a un año, tendrán la consideración de bien de inversión, no teniendo tal consideración en caso contrario.

    Todo lo cual, con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, en la redacción dada por la Ley 25/95, de 20 de julio, comunico a Vd. A los efectos oportunos.

Actualizado  14/12/2012