Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 95


  • Fecha salida:  01/10/1996
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: Visto el escrito presentado en la Consejería de Economía y Hacienda por la entidad consultante, el día 8 de mayo de 1.996 (R.E.7513 de la Administración Tributaria Insular de Gran Canaria), en el que se formula consulta tributaria en relación al Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), esta Dirección General, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1.991, de 7 de junio, de Modificación de los Aspectos Fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (en adelante Ley 20/1.991) en relación con el artículo 24.4.e) del Decreto del Gobierno de Canarias 338/1.995, de 12 de diciembre, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO.- La entidad consultante desea conocer el tratamiento de exención en el IGIC de aquellas adquisiciones e importaciones de bienes de inversión cuyo destino es la mejora y ampliación de las instalaciones de sus establecimientos permanentes en Canarias.

    SEGUNDO.- El número 2 del artículo 25 de la Ley 19/1994, de 6 de julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias, en la nueva redacción dada por el número Uno del artículo único del Real Decreto-Ley 3/1996, de 26 de enero, de reforma parcial de la Ley 19/1994, establece que "también estarán exentas del Impuesto General Indirecto Canario las entregas y las importaciones de bienes realizadas en favor de las mencionadas sociedades y relativas a bienes calificados de inversión para el adquirente, (...)".Por su parte, el número 3 del mismo artículo establece que "las exenciones previstas (...) se aplicarán igualmente a los establecimiento permanentes, tanto si pertenecen a empresas domiciliadas en España como a sociedades no residentes".
    Del contenido de estos números sacamos como primera conclusión que el ámbito subjetivo de la aplicación de la exención en el IGIC lo da la expresión "las mencionadas sociedades" y el ámbito objetivo lo da el concepto de bien de inversión.

    ÁMBITO SUBJETIVO
    Para comprobar el alcance de la expresión "las mencionadas sociedades" se habrá de acudir al contenido del número 1 del citado artículo 25 que se refiere a las exenciones por incentivos a la inversión en el Impuesto sobre Transmisiones
    Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
    El primer párrafo del número 1 del artículo 25 de la Ley 19/1994 señala que "las sociedades domiciliadas en Canarias que sean de nueva creación o que, ya constituidas, realicen una ampliación de capital, amplíen, modernicen o trasladen sus instalaciones, gozarán de exención en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos documentados, en su constitución, en la ampliación de capital y en las que fuera su naturaleza, que estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio canario, la escritura pública de constitución o de ampliación de capital.".
    Por todo ello, es criterio de este Centro Directivo que las condiciones empresariales contenidas en el primer párrafo del número 1 del artículo 25 de la Ley 19/1994 son trasladables totalmente al ámbito del IGIC. Por tanto la exención del Impuesto General Indirecto Canario es aplicable a las sociedades que cumplan las siguientes condiciones:

    A).- La exención es aplicable únicamente a las sociedades con domicilio fiscal en Canaria o que actúen en Canarias mediante establecimiento permanente. Son sociedades a efectos de este artículo las siguientes entidades con personalidad jurídica: sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad colectiva, sociedad comanditaria simple, sociedad comanditaria por acciones, sociedad cooperativa, sociedad de garantía recíproca, Agrupación de Interés Económico, Entidades de Previsión Social, Mutuas de Seguros y Cajas de Ahorros.
    En ningún caso será aplicable a las personas físicas, ni a las entidades sin personalidad jurídica a que se refiere el artículo 33 de la Ley General Tributaria.
    B).- El momento del devengo del IGIC por las entregas o importaciones del bien o bienes de inversión, debe situarse en un plazo de tres años a contar desde la constitución de la sociedad receptora o bien que tales operaciones se realicen en un plazo de tres (3) años desde la fecha de escritura pública de ampliación de capital.
    C).- Los bienes adquiridos o importados deben utilizarse en el desarrollo de una actividad que tenga relación directa con el objeto social de la entidad adquirente.
    En el supuesto planteado, a tenor del contenido del escrito de la consulta, se cumplen los reseñados requisitos de índole subjetiva.

    ÁMBITO OBJETIVO
    En lo relativo al concepto de bien de inversión, la maquinaria importada para la explotación de la actividad que desarrolla la sociedad anónima debe tener tal consideración, es decir, que se trata de bienes corporales, muebles, semovientes o inmuebles que, por su naturaleza y función, estén normalmente destinados a ser utilizados por un período de tiempo superior a un año como instrumento de trabajo o medio de explotación.
    En ningún caso tendrán la consideración de bien de inversión los siguientes objetos:
    - Los accesorios y piezas de recambio adquiridos o importados para la reparación de los bienes de inversión utilizados por el sujeto pasivo.
    - Las ejecuciones de obra para la reparación de otros bienes de inversión.
    - Los envases y embalajes, aunque sean susceptibles de reutilización.
    - Las ropas utilizadas para el trabajo por los sujetos pasivos o el personal dependiente.
    - Cualquier otro bien cuyo valor de adquisición o importación sea inferior a quinientas mil pesetas (500.000 ptas.).
    Todo ello de acuerdo con lo previsto en los números 8 y 9 del artículo 40 de la Ley 20/1991, en la nueva redacción dada por el número veintiuno del artículo primero de la Ley 16/1994, de 7 de junio, por el que se modifica la Ley 20/1991, de 7 de junio, de modificación de los aspectos fiscales del Régimen Económico Fiscal de Canarias.
    De todo lo expuesto se desprende, a criterio de este Centro Directivo, que:

    A).- Están exentas del IGIC las entregas de bienes de inversión y las importaciones de los mismos, siempre que en el caso de entrega interior, el devengo se haya producido a partir del día 7 de julio de 1994 y en caso de importación a partir del día 26 de enero de 1996. Esta última fecha tiene su justificación en que el reconocimiento de la exención en la importación de bienes de inversión fue establecida en el mencionado Real Decreto-Ley 3/1996, que entró en vigor el día 27 de enero de 1996. En la factura a emitir por el transmitente, en el supuesto de entrega interior,, deberá consignar claramente la exención por tratarse de una entrega de un bien de inversión.
    En el supuesto de pagos anticipados realizados con anterioridad al día 8 de julio de 1994 respecto a entregas interiores de bienes de inversión, dichos pagos estarán sujetos y no exentos al IGIC, de acuerdo con el artículo 18, número 1, letra f) de la Ley 20/1991. Los pagos anticipados realizados con posterioridad a dicha fecha estarán exentos del IGIC.
    B).- Los bienes de inversión adquiridos o importados por la entidad consultante deberán estar afectados exclusivamente a explotaciones económicas situadas en Canarias. Este requisito aunque no venga expresamente previsto en el texto del segundo párrafo del artículo 25 mencionado, se desprende del espíritu del texto legal que se comenta y que en su Exposición de Motivos aclara que la Ley 10/1993 justifica su calificativo de especial con elementos como el de contar con un bloque de incentivos destinados a compensar problemas de discontinuidad territorial y en promover actividades generadoras de empleo o que acrecienten la competitividad interior y exterior de las empresas canarias.
    C).- La calificación de bien de inversión debe venir referida al adquirente o importador de los mismos, y nunca, en el caso de entrega interior, respecto de quien entrega el bien.
    D).- En ningún caso estarán exentas del IGIC las prestaciones de servicios ligadas al asesoramiento o la instalación o montaje de los bienes de inversión, salvo que quien asesore, instale o monte se trate de una persona física cuyas operaciones estén exentas de acuerdo con el artículo 10, número 1, apartado 28 de la Ley 20/1991.
    Tampoco estará exento del IGIC el arrendamiento o arrendamiento financiero de bienes de inversión, salvo en este último caso desde que el arrendatario ejercite la opción de compre o se comprometa a ejercitarla.
    E).- La enajenación, con o sin contraprestación, de los bienes de inversión, adquiridos o importados, por parte de la entidad consultante, con anterioridad al transcurso del período de un año a que se refiere el número 8 del artículo 40 de la Ley 20/1991, tendrá las siguientes consecuencias:
    - La pérdida de su condición de bien de inversión y por tanto la inoperatividad de la exención.
    - En el supuesto de que el bien haya sido adquirido en el ámbito territorial de aplicación del IGIC, el adquirente estará obligado a comunicar al transmitente la circunstancia de la pérdida de condición de inversión del bien transmitido y éste estará obligado a repercutir el IGIC correspondiente. en el caso de que el bien haya sido importado, el adquirente estará obligado a abonar a la Tesorería de la Consejería de Economía y Hacienda el importe de la deuda de IGIC correspondiente a la operación de importación.
    F).- En el caso de que los bienes de inversión, adquiridos o importados, no se utilicen en actividades de explotación de la entidad consultante supondrá la pérdida de su consideración como tal y la inaplicabilidad de la exención.

    Por último hay que señalar que de acuerdo con el artículo 21 bis de la Ley 20/1991, precepto añadido por el número trece del artículo primero de la Ley 16/1994, de 7 de junio, los destinatarios de las operaciones sujetas al IGIC responderán solidariamente e la deuda tributaria cuando como consecuencia de declaraciones o manifestaciones inexactas, se hubiesen beneficiado indebidamente de exenciones, supuestos de no sujeción o de aplicación de tipos impositivos menores de los que resulten procedentes con arreglo a derecho, todo ello con independencia de la posible comisión de la infracción tributaria simple tipificada en el artículo 63, número 2, apartado 21 de la Ley 20/1991.

    TERCERO.- En principio, siempre y cuando se cumplan los requisitos reseñados, están exentas del IGIC las entregas realizadas a la empresa consultante, relativas a bienes de inversión.

    Todo lo cual, con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, en la redacción dada por la Ley 25/95, de 20 de julio, comunico a Vd. a los efectos oportunos.

Actualizado  14/12/2012