Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 86


  • Fecha salida:  23/05/1996
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: Visto el escrito presentado en la Consejería de Economía y Hacienda por la entidad consultante, el día 23 de febrero de 1.996 (R.E.988 ), en el que se formula consulta tributaria en relación al Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), esta Dirección General, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1.991, de 7 de junio, de Modificación de los Aspectos Fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (en adelante Ley 20/1.991) en relación con el artículo 24.2.b) del Decreto del Gobierno de Canarias 338/1.995, de 12 de diciembre, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO.- El instante cuestiona si una empresa no radicada en las Islas Canarias y que realiza ocasionalmente entregas de bienes y prestaciones de servicios en dicho ámbito territorial, está afecta o no al IGIC.
    Asimismo, solicita aclaración sobre la correcta manera de actuar en relación al IGIC, en su caso, relativa a la facturación por dichas operaciones, siendo los destinatarios de las mismas Organismos Públicos Estatales.

    SEGUNDO.- Lo primero que debe determinarse, mas que si la empresa en cuestión está afecta al IGIC o no, es la sujeción al Impuesto de las actividades que realiza.
    Debido a la falta de concreción del escrito de consulta, la presente contestación se emite también con un carácter muy general. Así, acorde con lo dispuesto en los artículos 3 y 4 de la Ley 20/1991, están sujetas al IGIC por el concepto de entregas de bienes y prestaciones de servicios, las realizadas por empresarios y profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial , en el ámbito territorial de las Islas Canarias.
    Teniendo las sociedades mercantiles la consideración de empresarios o profesionales en todo caso (artículo 5.2.21 de la Ley 20/1991) e infiriendo que las entregas de bienes y prestaciones de servicios a que se refiere el instante se realizan con carácter oneroso, la cuestión para dilucidar la sujeción o no de tales operaciones al IGIC radica en determinar si las mismas se entienden realizadas en el ámbito de aplicación del Impuesto, esto es, las Islas Canarias.
    A tales efectos, los artículos 16 y 17 de la Ley 20/1991 (desarrollados en los artículos 36 a 39 del Real Decreto 2538/1994, de 29 de diciembre, por el que se dictan normas de desarrollo relativas al IGIC), regulan toda una serie de reglas generales y especiales a fin de determinar el lugar de realización de, respectivamente, las entregas de bienes y prestaciones de servicios.
    Dado que el instante no ha facilitado información alguna relativa al tipo de operaciones que realiza, será él mismo el que acorde con el contenido de los preceptos indicados determine la sujeción o no de dichas operaciones al IGIC.

    TERCERO.- En cuanto a la afectación concreta de la entidad consultante al IGIC, caso de que efectivamente, acorde con lo expuesto en el número anterior, realice operaciones sujetas al Impuesto, el artículo 19 de la Ley 20/1991, y 42 del Real Decreto 2538/1994, establecen que son sujetos pasivos del Impuesto:
    11.- Con carácter general, las personas físicas o jurídicas que tengan la condición de empresarios o profesionales y realicen las entregas de bienes o presten los servicios sujetos al Impuesto.
    21.- Excepcionalmente, se invierte la condición de sujeto pasivo en los empresarios o profesionales para quienes se realicen las operaciones sujetas a gravamen, cuando las mismas se efectúen por personas o entidades no establecidas en las Islas Canarias.
    A tales efectos, se consideran establecidos en las Islas Canarias a los sujetos pasivos que tengan en el mismo la sede de su actividad económica, un establecimiento permanente o su domicilio fiscal, aunque no realicen las operaciones sujetas desde un establecimiento situado en las Islas Canarias.
    Se considerará establecimiento permanente cualquier lugr fijo de negocios donde el sujeto pasivo realice actividades empresariales o profesionales.
    En particular tendrán esta consideración:

    a).- La sede de dirección, sucursales, oficinas, fábricas, talerres, instalaciones, almacenes, tiendas y, en general, las representaciones autorizadas para contratar en nombre y por cuenta del sujeto pasivo.
    b).- Las minas, canteras o escoriales, pozos de petróleo o de gas u otros lugares de extracción de productos naturales.
    c).- Las obras de construcción, instalación o montaje efectuadas por el sujeto pasivo y cuya duración excede de doce meses.
    d).- Las explotaciones agrarias, forestales o pecuniarias.

    Así, si tal como manifiesta el instante la sociedad consultante no tiene establecimiento permanente alguno en Canarias, con el alcance recogido en la Ley, será sujetos pasivos del Impuesto por las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetos al IGIC realizados por dicha entidad:

    a).- La propia sociedad consultante cuando los destinatarios de tales operaciones no sean empresarios o profesionales.
    b).- Los destinatarios de dichas operaciones cuando éstos sean empresarios o profesionales.

    Dado que los Organismos Públicos tienen reconocido su carácter empresarial o profesional, cuando éstos sean los destinatarios de las referidas operaciones realizadas por la entidad consultante, tendrán la consideración de sujetos pasivos del IGIC por las mismas.

    CUARTO.- Los artículos 20 de la ley 20/1991 y 43 del Real Decreto 2538/1994 disponen que los sujetos pasivos deberán repercutir íntegramente el importe del Impuesto sobre aquél para quien realice la operación gravada.
    Así, los destinatarios de las operaciones sujetas al IGIC realizadas por la entidad consultante deberán autorrepercutirse el Impuesto.
    Señalan asimismo los preceptos anteriormente citados que, en las entregas de bienes y prestaciones de servicios sujetas y no exentas al Impuesto cuyos destinatarios fuesen entes públicos, se entenderá siempre que los sujetos pasivos del Impuesto, al formular sus propuestas económicas, aunque sean verbales, han incluido dentro de las mismas el IGIC.
    Así, la entidad consultante facturará sus trabajos al Organismo Público pertinente por el importe que corresponda a la cuantía contratada, detraído el propio IGIC, sin que éste deba consignarse en las mencionadas facturas.

    Todo lo cual, con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, en la redacción dada por la Ley 10/85, de 26 de abril, comunico a Vd. a los efectos oportunos.

Actualizado  14/12/2012