Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 45


  • Fecha salida:  14/05/1994
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: Visto el escrito presentado en la Consejería de Economía y Hacienda de Santa Cruz de Tenerife, por la entidad consultante, el día 7 de abril de 1.994 (R.E.3856 de Santa Cruz de Tenerife), en el que se formula consulta sobre el tipo impositivo del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) aplicable al bacalao seco y salado, esta Dirección General, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1.991, de 7 de junio, de Modificación de los Aspectos Fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (en adelante Ley 20/1.991) en relación con la letra e) del apartado 4, del artículo 26, del Decreto del Gobierno de Canarias 230/1.991, de 20 de septiembre, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO.- El artículo 27,1. n) de la Ley 20/91, tras la modificación operada por el Real Decreto Ley 7/93, de 21 de mayo, dispone que estarán sujetos al tipo cero las entregas de carne y pescado que no hayan sido objeto de ningún proceso de transformación, elaboración o manufactura de carácter industrial, conforme a lo establecido en el artículo 55.4 apartado primero.
    Por su parte, el artículo 55.4 apartado primero no considera como proceso de elaboración, transformación o manufactura de carácter industrial, la mera conservación de los bienes tales como la refrigeración, congelación, secado, clasificación, limpieza, embalaje o acondicionamiento, descascarado, descortezado, astillado, troceado, desinfección o desinsectación.
    Por tanto, el secado no constituye, en principio, transformación, elaboración o manufactura, pero sí el salado, por no incluirse en la relación antes mencionada, en consecuencia, el bacalao seco y salado quedará gravado al tipo reducido del 2%, en virtud de lo que al respecto establece el apartado octavo del número 1 del Anexo Ii de la Ley 20/91, en la nueva redacción dada por el Real Decreto Ley 7/93, de 20 de mayo, es decir, por incluirse como sustancia y producto cualquiera que sea su origen que, por sus características, aplicaciones, componentes, preparación y estado de conservación, sean susceptibles de ser habitual e idóneamente utilizado para la nutrición humana o animal, de acuerdo con lo establecido en el Código Alimentario y disposiciones para su desarrollo, excepto las bebidas alcohólicas.

    Todo lo cual, con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, en la redacción dada por la Ley 10/85, de 26 de abril, comunico a Vd. a los efectos oportunos.

Actualizado  14/12/2012